Adán-ondi-Ahmán

Primaria 5: Doctrina y Convenios y la Historia de la Iglesia, 1996


Objetivo

Que los niños esperen y se preparen con entusiasmo para la segunda venida de Jesucristo y el Milenio.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, los relatos de los acontecimientos históricos que se encuentran en esta lección y Doctrina y Convenios 29:9–11; 43:20–23, 29–31; 45:32, 39–40, 44–45, 55–59; 101:22–34; 107:53–56; 115:7–10 y la sección 116. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños los relatos y los acontecimientos históricos y de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VI–VIII y “La enseñanza de los acontecimientos históricos y de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Mateo 24:36; Hechos 1:9–11; Doctrina y Convenios 49:7 y Principios del Evangelio (31110 002), capítulos 41, 43 y 44.

  3. 3.

    Seleccione las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Haga tiras con cartulina o papel con las siguientes palabras: primer, esposa, jardín, fruta, sacados, mortales, hijos.

  5. 5.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de Doctrina y Convenios para cada niño.

    2. b.

      Una ejemplar de la Biblia.

    3. c.

      El mapa de Misuri y las zonas circunvecinas, que se encuentra al final de la lección.

    4. d.

      La lámina 5–28, La Segunda Venida (Las bellas artes del Evangelio 238; 62562).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar el interés

Escriba el nombre de Adán en la pizarra.

• ¿Quién fue Adán?

Pida a los niños que, por turno, elijan una de las pequeñas tiras de papel que usted preparó y que, utilizando la palabra que escogieron como recordatorio, hablen sobre lo que sepan de Adán. Ayúdeles cuando lo considere necesario.

Asegúrese de que se menciona lo siguiente:

Adán fue el primer hombre que Dios colocó sobre la tierra. Adán y su esposa, Eva, vivieron en el Jardín de Edén. Después de haber comido de la fruta del árbol de la ciencia del bien y del mal, fueron sacados del jardín o huerto del Edén, se volvieron mortales y pudieron tener hijos.

Explique a los niños que en esta lección aprenderán algunas cosas acerca de Adán que le fueron reveladas a José Smith.

Acontecimientos históricos y de las Escrituras

Enseñe a los niños acerca del crecimiento de la Iglesia al norte de Misuri y sobre los acontecimientos que tuvieron lugar en Adán-ondi-Ahmán, tal como se describen en los siguientes relatos de los acontecimientos históricos y en Doctrina y Convenios 107:53–56; 115:7–10; y en la sección 116. Ponga a la vista la lámina y el mapa cuando lo considere necesario. Después enseñe a los niños cómo será la vida durante el Milenio tal como se describe en Doctrina y Convenios 45:55–59 y 101:22–34.

La Iglesia progresa en Far West

Los miembros de la Iglesia habían sido expulsados del Condado de Jackson, en Misuri, pero en 1836 recibieron permiso de las autoridades gubernamentales para mudarse al norte del estado y establecer un nuevo condado, el cual tenía que estar rodeado de una franja de tierra despoblada de unos diez kilómetros y medio de ancho para que, de esa forma, los miembros de la Iglesia y los que no lo eran pudieran permanecer separados. Los santos se mudaron para ese lugar y edificaron una ciudad principal llamada Far West, con algunas otras poblaciones a sus alrededores.

Mientras tanto en Kirtland, Ohio, había muchos problemas, especialmente con personas que habían sido miembros de la Iglesia y que se habían convertido en enconados enemigos del Profeta. En enero de 1838, José Smith fue advertido que algunos hombres, que deseaban hacerse cargo de la dirección de la Iglesia, planeaban matarlo. Al hacerse necesario que José Smith dejara Kirtland y como la Iglesia en Far West necesitaba ayuda para organizarse debidamente, el Profeta y su esposa, Emma Smith, se mudaron a Far West.

A pesar de que los enemigos de José Smith no deseaban que él dejara Kirtland, algunos amigos le ayudaron a escaparse de la ciudad escondiéndolo en una gran caja y colocándolo en una carreta tirada por bueyes. Más tarde, salieron de la ciudad sin que sus enemigos se dieran cuenta de que el Profeta iba escondido en la caja. Una vez que estuvo sin peligro fuera de la ciudad, montó a caballo y se encaminó a Far West con el hermano Sidney Rigdon. Viajaron unos noventa kilómetros y esperaron a que sus familias se les unieran antes de proseguir el viaje. Sus enemigos los persiguieron armados por más de trescientos kilómetros, pero no pudieron alcanzarlos. Los miembros de la Iglesia en Far West enviaron carromatos y provisiones al encuentro del Profeta y del grupo que lo acompañaba, y los recibieron agradecidos en Far West.

Pocos meses después de que José Smith llegara a Far West, recibió una revelación en la que se le mandaba a los miembros de la Iglesia a edificar un templo en ese lugar. El Señor les dijo que debían comenzar a construir el templo el 4 de julio de 1838 (véase D. y C. 115:8–10). La mañana del 4 de julio, la milicia mormona (un pequeño ejército local), los líderes de la Iglesia y los miembros formaron un gran desfile y, marchando al compás de la música, se dirigieron hasta el sitio del templo y formaron un círculo. Sidney Rigdon pronunció un discurso, y una vez que hubo terminado la multitud exclamó: “Hosanna” y Solomón Hancock cantó una canción compuesta para esa ocasión por Levi W. Hancock. Después, el profeta José Smith supervisó la colocación de las cuatro piedras angulares del edificio del templo.

José Smith recibió revelaciones acerca de Adán-ondi-Ahmán

Un día del mes de mayo de 1838, José Smith y otros de los hermanos buscaban lugares para edificar otros poblados en los cuales los miembros de la Iglesia pudieran vivir, cuando llegaron a un lugar llamado Spring Hill donde el Profeta recibió una revelación (D. y C. 116), en la que el Señor le decía que el nombre de ese lugar era Adán-ondi-Ahmán. Orson Pratt más tarde dijo que “ese fue el lugar donde vivió Adán y que, en el idioma original que él hablaba, ese nombre significa el valle de Dios” (en Journal of Discourses, tomo XIII, pág. 343).

Escriba Adam-ondi Ahmán en la pizarra.

De acuerdo con José Smith, Adán-ondi-Ahmán es donde Dios habló con Adán y el lugar donde Adán ofreció sacrificios al Señor. Antes de morir, Adán llamó a toda su familia con el objeto de bendecirla (véase D. y C. 107:53–56).

Adán-ondi-Ahmán será también un lugar muy importante en el futuro, ya que cuando esté cerca la segunda venida de Cristo, Adán volverá allí y llevará a cabo un gran concilio. Todos los profetas que hayan poseído las llaves de la autoridad del sacerdocio sobre la tierra vendrán a formar parte de ese concilio e informarán a Adán la obra que han realizado. Jesucristo llegará entonces a Adán-ondi-Ahmán y Adán le hará entrega de las llaves del sacerdocio y Cristo regresará entonces a la tierra para dar comienzo al Milenio, mil años en los cuales el Señor vivirá y reinará sobre la tierra.

Esa información acerca de Adán-ondi-Ahmán entusiasmó mucho a los miembros de la Iglesia. José Smith les dijo que ese lugar sería un lugar de recogimiento para los miembros que se mudaban de Kirtland a Misuri. Muchos de ellos se mudaron a Adán-ondi-Ahmán durante el verano de 1838 y consideraban que era una gran bendición vivir donde Adán lo había hecho.

El Milenio

Mientras analiza con los niños cómo será la vida sobre la tierra durante el Milenio, explique los siguientes conceptos de Doctrinas y Convenios 101:22–34 (si lo desea pida a los niños que busquen los versículos en sus propios ejemplares de las Escrituras):

  • Todos podrán ver al Salvador (vers. 23).

  • Todo lo corrupto será destruído (vers. 24).

  • La gente y los animales vivirán en paz (vers. 26).

  • Satanás no tendrá poder para tentar a nadie (vers. 28).

  • No habrá pesar ni muerte (vers. 29).

  • Las personas envejecerán y luego súbitamente se transformarán de seres mortales a inmortales (vers. 30–31).

  • El Señor revelará todas las cosas acerca de los cielos y de la tierra, incluso la forma en que se creó la tierra y qué pasará con ella (vers. 32–34).

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Por qué era tan importante el lugar conocido como Spring Hill? (D. y C. 107:53–56; 116.) ¿Cómo creen que se sintieron los miembros de la Iglesia cuando supieron que Adán había vivido allí?

• ¿Qué acontecimientos ocurrieron hace mucho tiempo en Adán-ondi-Ahmán? (D. y C. 107:53–56; explique que Adán tenía 927 años cuando bendijo a su familia y predijo qué pasaría con su posteridad.) ¿Qué acontecimiento tendrá lugar en Adán-ondi-Ahmán? (Adán regresará nuevamente; D. y C. 116.) Explique que Cristo también irá a Adán-ondi-Ahmán para recibir de Adán y de los demás profetas las llaves de la autoridad del sacerdocio en preparación para Su segunda venida y el comienzo del Milenio.

• ¿Qué quiere decir la segunda venida de Jesucristo? Explique a los niños que Jesús era un bebé cuando vino por primera vez a vivir sobre la tierra, pero cuando regrese nuevamente lo hará como un adulto. Recuérdeles que después de Su muerte y de Su resurrección, Cristo se le apareció a Sus Apóstoles y luego ascendió al cielo. Más tarde, dos ángeles se le aparecieron a los Apóstoles y les dijeron que algún día Jesús regresaría a la tierra de la misma forma que se había ido (véase Hechos 1:9–11; véase también D. y C. 29:11; 45:44). Desde esa época, la gente ha estado esperando con gran ansiedad la segunda venida de Jesús a la tierra.

• ¿Cuándo tendrá lugar la Segunda Venida? (D. y C. 29:9–11.) Explique que la frase “la hora está cerca” significa que Jesús vendrá pronto; sin embargo, con excepción del Padre Celestial, nadie sabe exactamente cuando vendrá (véase Mateo 24:36; D. y C. 49:7). ¿Por qué es bueno no saber cuando vendrá Jesús?

• ¿Por cuánto tiempo gobernará Jesús sobre la tierra cuando regrese? (D. y C. 29:11.) ¿Cómo se llamará ese período de mil años? (D. y C. 43:30.)

• Cuando vuelva Jesús, ¿qué pasará con las personas dignas? (D. y C. 45:45, 57–59.) ¿Por qué debemos de esperar con entusiasmo la segunda venida de Jesucristo y el Milenio? (D. y C. 45:39, 44; explique que en el versículo 39 la palabra teme significa un sentimiento de reverencia y no en realidad de temor.) Es preciso que los niños comprendan que quienes amen y obedezcan al Salvador y esperen su llegada serán bendecidos. ¿Cómo podemos prepararnos para la segunda venida del Salvador? (D. y C. 43:20–23; 45:32, 57; véase la actividad complementaria Nº 1.)

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Prepare las siguientes tiras de cartulina o papel escribiendo en ellas las formas en las cuales podemos prepararnos para la Segunda Venida y el Milenio (véase D. y C. 43:20–23; 45:32, 57):

    • Arrepentirse y bautizarse.

    • Estar en lugares santos.

    • Recibir la verdad.

    • Permitir que el Espíritu Santo sea nuestra guía.

    • No permitir que Satanás nos engañe.

    Pida a uno de los niños que elija una tira de papel, lea a la clase lo que dice en ella y la coloque en la pizarra, sobre la mesa o el piso. Analice con ellos qué significa lo que dice y cómo se pueden preparar de esa forma (por ejemplo, para “estar en lugares santos” los niños deben vivir una vida recta para ser dignos de entrar en el templo, asistir a la Iglesia y permanecer alejados de los lugares que puedan ser una mala influencia, y mantener un buen ambiente dentro del hogar).

  2. 2.

    Escriba en tarjetas u hojas de papel las siguientes palabras o frases: Adánondi-Ahmán, Segunda Venida, Milenio, Estar preparados. Coloque las tarjetas o las hojas de papel boca abajo sobre la mesa o el piso. Pida a los niños que, de a uno, elijan una tarjeta y digan algo que han aprendido acerca de ese tema en esta lección. Pida al niño que acabó de participar que coloque nuevamente la tarjeta junto a las demás y que las mezcle antes de que el siguiente niño pase a elegir su tarjeta. Continúe haciendo lo mi smo hasta que todos hayan participado por lo menos una vez y todos los temas se hayan analizado.

  3. 3.

    Haga una copia del dibujo que se encuentra al final de la lección para cada uno de los niños o dibújelo sobre la pizarra. Explíqueles que cada uno de esos dibujos representa una de las señales que aparecerán antes de la segunda venida de Jesucristo.

    Pida a cada niño que busque uno o más de los siguientes pasajes de las Escrituras y descubra qué dibujo representa la señal mencionada en ese pasaje.

    • D. y C. 29:14

    • D. y C. 29:16

    • D. y C. 29:18

    • D. y C. 45:26–27

    • D. y C. 45:32

    • D. y C. 45:33

    Indique a los niños que si hacemos todo lo posible por vivir el Evangelio, no tenemos por qué tener temor de la Segunda Venida. Seremos protegidos para poder hacer lo que el Padre Celestial desea que hagamos y podremos esperar con entusiasmo volver a estar nuevamente con Jesucristo.

  4. 4.

    Ayude a los niños a aprender de memoria o a repasar el décimo Artículo de Fe.

  5. 5.

    Canten o repitan la letra de la canción “Cuando venga Jesús”, (Canciones para los niños, pág. 46).

Conclusión

Testimonio

Exprese el amor y la gratitud que siente por el Salvador y explique cuán maravilloso será cuando Él regrese para vivir en la tierra. Inste a los niños a prepararse para la Segunda Venida y el Milenio siguiendo a Jesucristo y obedeciendo Sus mandamientos.

Sugerencias de lectura

Sugiera que los niños estudien en casa Doctrina y Convenios 29:10–11 y 107:53–56 como repaso de la lección de hoy.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella la “Sugerencia de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.