José Smith enseña acerca del bautismo por los muertos

Primaria 5: Doctrina y Convenios y la Historia de la Iglesia, 1996


Objetivo

Que los niños entiendan la importancia del bautismo por los muertos.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Juan 3:5; Doctrina y Convenios 127:1, 5–10; 128:1, 12–13, 15–18; 138:6–19, 28–35, 58–60 y los relatos de los acontecimientos históricos que se encuentran en esta lección. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños los relatos y los acontecimientos históricos y de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VI–VIII y “La enseñanza de los acontecimientos históricos y de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: 1 Corintios 15:29; Doctrina y Convenios 137:1, 5–10; Artículos de Fe 1:4 y Principios del Evangelio (31110 002), capítulo 20.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de Doctrina y Convenios para cada niño.

    2. b.

      Un ejemplar de la Biblia.

    3. c.

      Un peine.

    4. d.

      La lámina 5–36, La pila bautismal del templo (Las bellas artes del Evangelio 504, 62031).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar el interés

Dé un peine a uno de los niños y pídale que se peine el cabello sin doblar los codos. Luego, pregúntele:

• ¿Por qué no puedes peinarte?

Ahora pregunte a todos los niños:

• Si no nos fuera posible doblar los codos, ¿cómo podríamos peinarnos? (Alguien tendría que peinarnos.)

• ¿Cuándo los ha ayudado otra persona a hacer algo que no pudieron hacer por sí mismos? ¿Cómo se sintieron? (Permita que todos los niños tengan la oportunidad de contestar.)

Pida a un niño que lea en voz alta Juan 3:5. Analice el significado del pasaje y recuerde a la clase que el bautismo es uno de los primeros pasos que damos en el camino que nos conduce a vivir nuevamente con nuestro Padre Celestial y con Jesucristo. Ninguna persona podrá entrar al reino de Dios a menos que se bautice.

Explique que hubo muchas personas que vivieron en la tierra cuando no existía el bautismo sobre ella o que murieron antes de tener la oportunidad de aprender acerca del Evangelio verdadero y bautizarse por medio de la apropiada autoridad del sacerdocio.

• Dado que el bautismo es un requisito para toda la gente, ¿cómo podrán entonces esas personas regresar a vivir con el Padre Celestial y con Jesucristo? (Alguien debe bautizarse por ellos.)

Indique que nuestro Padre Celestial ama a todos Sus hijos por igual y desea que cada uno de ellos tenga la oportunidad de vivir nuevamente con Él. Es por eso que ha hecho posible que los miembros de la Iglesia asistan a esas personas que no se bautizaron mientras vivían en la tierra. Nosotros podemos hacer por ellos lo que esa gente no puede hacer por sí misma.

Acontecimientos históricos y de las Escrituras

Enseñe a los niños acerca de las revelaciones que recibió José Smith y Joseph F. Smith sobre el bautismo por los muertos, tal como se describen en los siguientes relatos de los acontecimientos históricos y en los pasajes de las Escrituras dados en la sección “Preparación”. Muestre las lámina de la pila bautismal en el momento que considere más apropiado.

En mayo de 1842, los miembros de la Iglesia que vivían en Nauvoo se enteraron que Lilburn W. Boggs había recibido un disparo y resultado herido en Independence, Misuri. El señor Boggs había sido el gobernador de Misuri cuando los miembros vivían allí y había extendido la “orden de exterminación” que los había forzado a dejar el estado. El gobernador Boggs tenía muchos enemigos políticos, que pudieron haber sido muy bien quienes le dispararon; aun así, las autoridades de Misuri acusaron a José Smith de ser el promotor del delito. José Smith, sabiendo que era inocente, hizo una declaración al editor de un periódico y se olvidó del incidente.

Dos meses más tarde, el profeta y Orrin Porter Rockwell, uno de sus guardaespaldas, fueron arrestados. Boggs había acusado formalmente a Porter Rockwell de haber disparado el arma y a José Smith de haberle ordenado que lo hiciera. Sin embargo, bajo las leyes de los Estados Unidos, el Profeta y Porter Rockwell fueron arrestados en forma impropia e ilegal, por lo que fueron puestos en libertad. Dándose cuenta de que estaba en peligro, José Smith estuvo escondido por algunos meses.

Durante ese tiempo, el Profeta escribió dos cartas inspiradas a los miembros de la Iglesia en Nauvoo. Esas cartas contenían instrucciones que el Señor había dado concerniente a la forma en que debían efectuarse los bautismos por los muertos. Esas cartas forman parte ahora de las secciones 127 y 128 de Doctrina y Convenios.

Varios años antes, en el Templo de Kirtland, el Profeta había recibido una visión del reino celestial en la que vio a su hermano Alvin, que había fallecido antes de que José Smith hubiera recibido las planchas de oro (véase D. y C. 137). Se sintió muy sorprendido de ver a Alvin en el reino celestial ya que él no se había bautizado antes de morir, pero el Señor le explicó que todas las personas que habrían recibido el Evangelio, bautizado y vivido rectamente si hubieran tenido la oportunidad, estarán en el reino celestial (véase D. y C. 137:7). José Smith supo después que las personas que viven todavía en la tierra pueden efectuar los bautismos por los muertos en forma vicaria, actuando como sus representantes.

Escriba las palabras vicaria y representante en la pizarra. Explique que el hacer algo en forma vicaria significa que una persona hace algo en lugar de otra. A la persona que hace la obra o la diligencia se le llama representante. En el templo, nos es posible bautizarnos por las personas que murieron sin haber sido bautizadas, actuando como sus representantes. Nosotros somos los que entramos en el agua y nos bautizamos, pero como lo hacemos en nombre de ellos, es en realidad como si ellos mismos se hubieran bautizado; nuestra participación es sólo vicaria.

Explique que todos deben bautizarse para poder entrar en el reino celestial. Ya que el bautismo es una ordenanza terrenal, sólo las personas que viven en la tierra pueden efectuarlos. Mientras nos encontramos en este mundo, nos es posible brindar ayuda a las personas que murieron sin haber recibido el bautismo, bautizándonos vicariamente por ellas.

Explique que después de la resurrección de Jesucristo se efectuaron bautismos por los muertos (véase 1 Corintios 15:29) hasta que la Iglesia de Cristo cayó en la apostasía y el sacerdocio fue retirado de la tierra. Antes de que el profeta José supiera sobre el bautismo por los muertos, nadie de su época se había dado cuenta de que el bautismo vicario era parte del Evangelio de Jesucristo.

En el año 1918, Joseph F. Smith, sexto Presidente de la Iglesia, recibió una revelación explicando más acerca de lo que le sucedía a las personas que morían sin haber recibido el bautismo. Esa revelación se encuentra registrada en Doctrina y Convenios 138. El presidente Smith vio a Jesucristo y a algunos de sus discípulos en el mundo de los espíritus. Jesús organizó a sus discípulos para que enseñaran el Evangelio a las personas que antes de morir no habían tenido la oportunidad de aprender sobre él y bautizarse. Esa enseñanza prepararía a la gente para aceptar el bautismo vicario que se efectuaría en su nombre.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Por qué es necesario recibir el bautismo? (Juan 3:5; cuarto Artículo de Fe.) ¿Qué es el bautismo por los muertos? ¿Por qué efectúan bautismos por los muertos los miembros de la Iglesia?

• ¿De qué manera somos bautizados? ¿Por qué somos bautizados por inmersión? (El salir del agua simboliza el levantarnos de la tumba en la Resurrección; véase D. y C. 128:12.) Muestre la lámina de la pila bautismal del templo y explique que ésta por lo general se encuentra en el sótano o en la planta más baja del templo. ¿Por qué se coloca la pila bautismal en la planta más baja del templo? (D. y C. 128:13.)

• ¿Por qué mandó el Señor a los miembros de la Iglesia llevar registros fieles de los bautismos que se efectuaran por los muertos? (D. y C. 127:6–7, 9; véase la actividad complementaria Nº 2.)

• ¿Quiénes pueden efectuar bautismos por los muertos? (Los miembros de la Iglesia que tengan por lo menos doce años de edad y hayan obtenido de su obispo la recomendación correspondiente.)

• ¿Qué vio Joseph F. Smith en la visión que tuvo del mundo de los espíritus? (D. y C. 138:11–19, 28–35.) ¿Qué sucede con las personas que mueren sin haber escuchado el Evangelio? (D. y C. 138:31–33.)

• ¿Por qué es importante que cada uno de nosotros se asegure de que se haya efectuado la ordenanza del bautismo por nuestros antepasados? (D. y C. 128:15.) Explique que las demás ordenanzas, tales como el matrimonio en el templo, se pueden efectuar también en beneficio de los muertos por medio de representantes. De esa forma, a todos los miembros de nuestra familia les es posible sellarse juntos por la eternidad. Todos nuestros antepasados que hayan sido justos serán parte de nuestra familia eterna. (Véase la actividad complementaria Nº 4.)

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Con sus propias palabras, narre el siguiente relato:

    Brigitte y Carla se conocieron en Europa mientras cursaban el tercer grado escolar. Carla recién se había bautizado y deseaba que todo el mundo supiera que era miembro de la “única Iglesia verdadera”. Por ese motivo, algunas de sus compañeras de clase se burlaban de ella; en cambio, Brigitte se convirtió en su amiga.

    La familia de Brigitte era activa en la iglesia a la cual pertenecían, pero aun así, respetaban todas las demás religiones. Brigitte fue incluso a algunas de las actividades de la Iglesia en compañía de Carla. Las dos niñas permanecieron amigas durante todos los años escolares, a la edad, de diecisiete años, Brigitte murió.

    Dos meses después, Carla se despertó una noche y vio a Brigitte parada a los pies de la cama. No dijo nada, por lo que Carla se preguntaba por qué se le había aparecido. Al siguiente año ocurrió lo mismo y al tercero también Brigitte visitó a su amiga de la infancia.

    Con el correr del tiempo, Carla se mudó a los Estados Unidos y contrajo matrimonio en el Templo de Salt Lake. Después que ella hubo entrado al templo, Brigitte se le apareció cada vez más seguido. Luego, una semana antes de que Carla y su esposo tenían planeado ir al templo nuevamente, Brigitte se le apareció tres noches seguidas.

    A la tercera noche, Carla despertó a su esposo y le contó de las visitas que le había hecho Brigitte. Ambos estuvieron de acuerdo de que a Brigitte se le había enseñado el plan del Evangelio en el mundo de los espíritus y que lo había aceptado. Ahora, deseaba bautizarse. Carla y su esposo oraron al Señor pidiéndole que les ayudara a obtener los registros necesarios y Él les inspiró a ponerse en contacto con un investigador que pudo obtener el certificado de fallecimiento de Brigitte. A Carla le fue posible entonces enviar el nombre de Brigitte al templo para que se hiciera la obra por ella, incluyendo el bautismo.

    Pocas semanas después, Carla despertó nuevamente y vio a Brigitte, esta vez vestida de blanco y parada en un lugar que se asemejaba a un cuarto bautismal. A la mañana siguiente, Carla recibió una carta del templo en donde le decían que ya se había efectuado el bautismo por Brigitte. (Véase Carla Sansom, “From Beyond the Veil”, Ensign, febrero de 1978, págs. 49–50.)

    Nota para el maestro: Antes de que se puedan efectuar las ordenanzas por una persona fallecida que haya nacido en los últimos noventa y cinco años, es necesario obtener el permiso del pariente vivo más cercano.

  2. 2.

    Lea y analice con los niños Doctrina y Convenios 127:6–7 y 128:6–8. Trate de que los niños comprendan por qué es importante guardar registros fieles de las ordenanzas que se han efectuado. Explique que la Iglesia guarda un registro por cada uno de los miembros con los datos más importantes, tales como las fechas de nacimiento, bautismo y matrimonio, y los nombres de algunos de los miembros de la familia. Es importante que todos nosotros guardemos también nuestro propio registro.

    Si es posible, muestre a los niños algunos de sus registros más importantes, tales como su certificado de nacimiento y de bautismo, y aliéntelos a pedirle a los padres que les ayuden a hacer un pequeño archivo de sus registros más importantes.

  3. 3.

    Si puede, ponga a la vista una fotografía de sus parientes o de un antepasado suyo del cual pueda hablar a la clase.

    • ¿Han asistido alguna vez a una reunión familiar en la cual se encuentran reunidos todos los parientes o la mayoría de ellos?

    • ¿Quiénes fueron? ¿Fueron sus abuelos? ¿Fueron sus bisabuelos?

    Hable a los niños sobre alguna reunión familiar a la cual usted haya ido o sobre el antepasado cuya fotografía haya puesto a la vista. Recuérdeles que quienes hayan vivido rectamente y recibido todas las ordenanzas necesarias tendrán la oportunidad de vivir con sus familias para siempre. Al asegurarnos que se han efectuado las ordenanzas, tales como el bautismo, por todos nuestros familiares fallecidos, hacemos posible que ellos puedan vivir con nosotros para siempre.

    Pida a los niños que relaten algo que sepan sobre sus abuelos u otros antepasados.

  4. 4.

    Ponga a la vista un cuadro genealógico de su familia. Indique que todas las personas son hijos de una familia y que cada hijo o hija es sellado a sus padres; de esa forma, las familias se entrelazan unas con otras por muchas generaciones.

    Explique que si nuestros antepasados no han recibido las ordenanzas, tales como el bautismo o no han sido sellados a sus padres, nosotros debemos llevar o enviar los nombres de esas personas al templo para que se haga por ellos esa obra tan importante. Dígales que después que hayan cumplido los doce años, si han vivido correctamente, pueden recibir una recomendación para ir al templo y hacer bautismos por los muertos.

  5. 5.

    Narre con sus propias palabras el siguiente relato:

    El hermano J. Hatten Carpenter, quien prestó servicio como registrador en el Templo de Manti, relató un suceso que ocurrió un día en el templo, mientras un patriarca observaba cómo se efectuaban los bautismos por los muertos. El patriarca vio “los espíritus de las personas por quienes se estaba oficiando en la pila bautismal; la ordenanza se hacía por medio de un representante. Allí se encontraban los espíritus esperando que les llegara el turno y, cuando el registrador pronunciaba el nombre de una persona para ser bautizada, el patriarca notaba como se iluminaba con una sonrisa el rostro del espíritu cuyo nombre se había llamado y, dejando atrás a sus compañeros, se colocaba junto al registrador. Allí, veía como el representante se bautizaba por él y luego con una gran alegría reflejada en su cara se alejaba para dar paso al siguiente espíritu que disfrutaría también del mismo privilegio”.

    Más tarde, el patriarca notó que algunos de los espíritus se veían muy tristes y entonces se dio cuenta de que los obreros del templo habían terminado de efectuar bautismos por ese día. Los espíritus tristes eran los de las personas cuyos bautismos no se efectuarían ese día.

    El hermano Carpenter dijo: “Con frecuencia pienso en esa experiencia porque muchas veces me siento junto me siento junto a la pila bautismal y digo los nombres de las personas fallecidas para que se efectúen las ordenanzas que significan tanto para ellos” (citado en Joseph Heinerman, Temple Manifestations, [Manti, Utah: Mountain Valley Publishers, 1974], págs. 101–102, véase también The Utah Genealogical and Historical Magazine, 11 [julio de 1920]: 119).

  6. 6.

    Canten o repitan la letra de las canciones “Las familias pueden ser eternas”, (Canciones para los niños, pág. 98) o “Estoy haciendo mi genealogía”, (Canciones para los niños, pág. 100).

Conclusión

Testimonio

Exprese gratitud por haber recibido el bautismo y por la oportunidad de ayudar, para que todas las personas que han vivido sobre la tierra tengan también la oportunidad de recibirlo. Si lo considera apropiado, aliente a los niños a hablar con sus familias sobre la posibilidad de efectuar bautismos por sus antepasados.

Sugerencias de lectura

Sugiera que los niños estudien en casa Juan 3:5 y Doctrina y Convenios 128:15; 138:29–34 como repaso de la lección de hoy.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella la “Sugerencia de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.