La primera compañía de pioneros cruza las llanuras

Primaria 5: Doctrina y Convenios y la Historia de la Iglesia, 1996


Objetivo

Que los niños sientan gratitud por los esfuerzos que hicieron los primeros pioneros para llegar al Valle de Lago Salado.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Doctrina y Convenios 136:1–18, 28–33 y los relatos de los acontecimientos históricos que se dan en esta lección. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños los relatos y los acontecimientos históricos y de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VI–VIII y “La enseñanza de los acontecimientos históricos y de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Dibuje o copie un carromato en dieciséis hojas de papel (vea el modelo al final de la lección). Enumere los carromatos del 1 al 16 y en la parte de atrás de cada uno escriba la pregunta o declaración correspondiente de los títulos numerados que se encuentran en los relatos de los acontecimientos históricos (por ejemplo, escriba ¿Quiénes iban en la primera compañía de pioneros? en la parte de atrás del carromato número 1). Coloque los carromatos alrededor del salón en su debido orden.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de Doctrina y Convenios para cada niño.

    2. b.

      Un pañuelo para vendar los ojos.

    3. c.

      Un mapa de la ruta hacia el oeste que siguieron los miembros de la Iglesia, que se encuentra al final de la lección 39.

    4. d.

      La lámina 5–43, Un carromato de los pioneros tirado por bueyes; la lámina 5–44, El odómetro; la lámina 5–45, El cruce del río Platte; la lámina 5–46, El boletín de las llanuras.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar el interés

Pida a un voluntario para que se deje vendar los ojos. Una vez que haya vendado al niño o a la niña, hágalo girar varias veces y luego pídale que trate de encontrar la puerta del salón de clases. Haga que los demás niños se paren para obstaculizarle el paso hacia la puerta. Una vez que el niño se haya tropezado con algunos obstáculos, llévelo nuevamente hasta el lugar desde el cual había salido y explíquele que hay una forma mejor de llegar a la puerta.

Pida a los niños que se formen en línea dejando un pasillo en el medio y lleve al niño que tiene los ojos vendados para que camine por él. Después que el niño haya llegado a la puerta, quítele la venda y pida al resto de la clase que regrese a sus asientos.

• ¿Con qué clase de problemas se enfrentó por primera vez (diga el nombre del niño) al tratar de alcanzar la puerta?

Explique que el Señor sabía que los miembros de la Iglesia se enfrentarían con muchos peligros y obstáculos durante su viaje hacia el oeste, hacia las Montañas Rocosas. Ninguno de ellos había estado jamás en esa parte del país. El Señor instruyó a Brigham Young que eligiera un grupo selecto de personas para que salieran primero como pioneros, con el fin de preparar el camino para los miles de miembros que los seguirían. Ese primer grupo de pioneros marcó la ruta hacia el oeste y luego regresaron para guiar a los demás a su nuevo hogar.

Explique que un pionero es alguien que prepara el camino para que los demás lo sigan. Hasta el año 1869, que se terminaron de colocar las vías para el tren, se les llamó pioneros a todos los miembros de la Iglesia que se trasladaron al oeste.

Acontecimientos históricos y de las Escrituras

Enseñe a los niños acerca de las instrucciones que el Señor le dio a Brigham Young relacionadas con la manera en que los miembros de la Iglesia debían organizarse para trasladarse al oeste, tal como se describen en Doctrina y Convenios 136:1–18, 28–30.

Después enseñe a los niños la forma en que se llevó a cabo el viaje de la primera compañía de pioneros al Valle del Lago Salado tal como se describe en los siguientes relatos de los acontecimientos históricos. Muestre las láminas y el mapa en los momentos que considere más apropiados.

Pida a los niños que traten de imaginarse que viajan hacia el oeste a través de las llanuras con el presidente Brigham Young y la primer compañía de pioneros. Explíqueles que el viaje al Valle del Lago Salado llevó casi dieciséis semanas y que los dieciséis carromatos representan esas semanas. Pida a uno de los niños que lea la pregunta que se encuentra escrita sobre la parte de atrás del carromato número uno y que después la conteste utilizando para ello la información que se encuentra en el correspondiente relato del acontecimiento histórico. Si lo desea, permita que los niños traten de contestar la pregunta antes de que usted relate la información histórica. Continúe con los siguientes carromatos en el debido orden.

  1. 1.

    1. ¿Quiénes iban en la primera compañía de pioneros?

    Brigham Young dirigía la primera compañía de pioneros, que partió de Winter Quarters en abril de 1847. El grupo estaba compuesto de 143 hombres, 3 mujeres y dos niños. Esos pioneros llevaban consigo 73 carromatos y 93 caballos, 66 bueyes, 52 mulas, 19 vacas, 17 perros y algunas gallinas. Los bueyes tiraban de los carromatos a través de las llanuras. Los bueyes son animales fuertes pero lentos. Los pioneros llevaron también consigo un bote y un cañón.

  2. 2.

    2. ¿Cuáles eran las reglas de la caravana?

    Al comienzo del viaje, Brigham Young puso las siguientes reglas a los pioneros que integraban la caravana:

    1. a.

      A las cinco de la mañana sonará la trompeta. Todos deben levantarse, orar, desayunar y estar listos para partir a las siete.

    2. b.

      Durante el viaje, los carromatos deben permanecer juntos.

    3. c.

      Todo hombre debe permanecer junto a su carromato y mantener su pistola a mano.

    4. d.

      De noche, los carromatos deben colocarse en círculo. La trompeta sonará a las ocho y media y para las nueve todos deben haber orado y estar acostados.

  3. 3.

    3. ¿Qué hacían los pioneros durante el día?

    Los primeros pioneros tenían que preparar el camino para los miembros de la Iglesia que los seguirían más adelante. A medida que viajaban, hacían caminos y preparaban puentes u otros medios para cruzar los ríos y arroyos. Hacían también mapas del camino y registraban información que pudiera ser de utilidad para las próximas compañías de pioneros, tales como los lugares buenos para acampar o para alimentar a los animales. También se mantenían ocupados cazando para comer, reparando los carromatos y el equipo y cuidando de los animales.

  4. 4.

    4. ¿Qué hacían los pioneros durante la noche?

    Durante la noche, los pioneros ponían los carromatos en círculo, con la parte abierta hacia afuera. A los caballos y a los bueyes se les ataba dentro del círculo. Algunas personas habían llevado instrumentos musicales; a los pioneros les gustaba mucho cantar y bailar. Wiliam Clayton escribió el himno “¡Oh, está todo bien!” (Himnos, No. 17) durante el difícil viaje a Winter Quarters y los pioneros lo cantaban muchas veces con el fin de adquirir valor para enfrentar los problemas. Les gustaba jugar, por ejemplo al juego de damas, y relatar cuentos divertidos.

    Haga a los niños algunas adivinanzas semejantes a las que los pioneros hubieran disfrutado:

    Cuando Brigham Young partió de Winter Quarters, ¿qué vio en su mano derecha? (¡Cuatro dedos y un pulgar!)

    ¿Qué animales pueden saltar (brincar) más alto que una casa? (¡Todos, porque las casas no saltan!)

    ¿Para qué sirve la cáscara del huevo? (¡Para que los huevos no se desparramen!)

  5. 5.

    5. ¿Qué ruta siguieron los pioneros?

    Ya existía una buena ruta a través de las Montañas Rocosas cuando los pioneros se trasladaron al oeste. A esa ruta se la conocía como “El camino a Oregon” y era utilizada por cientos de personas, tales como traficantes comerciales, tramperos y exploradores. El camino a Oregon pasaba junto a la ribera sur del Río Platte, pero como Brigham Young y los demás pioneros deseaban evitar problemas con las demás personas que viajaban al oeste, construyeron una nueva ruta por la margen norte del río. Era mucho más fácil viajar por ese nuevo camino que por “El camino a Oregon” porque no era tan empinado. A esa nueva ruta se le llamó “El camino mormón”.

  6. 6.

    6. Cuando los pioneros partieron por primera vez de Winter Quarters, William Clayton caminó junto a su carromato contando durante todo el día. Un día llegó a contar hasta cuatro mil setenta. ¿Qué contaba?

    Los pioneros querían mantener un registro de la distancia que viajaban diariamente, por lo que William Clayton ató una bandera roja a una de las ruedas de su carromato y contó las veces que la banderita daba una vuelta completa. De esa forma podía calcular la distancia que el carromato viajaba al utilizar el diámetro de la rueda multiplicado por el número de veces que la banderita daba vueltas. Ese era una trabajo muy cansador, por lo que el hermano Clayton inventó una maquinita que contaría por él y algunos otros hermanos le ayudaron a construirla. Esa máquina, llamada odómetro, se instaló en la rueda de un carromato y a medida que ésta daba vuelta, pequeños engranajes como rueditas que había dentro de la máquina se movían y calculaban la distancia que los pioneros viajaban al día (véase la actividad complementaria N° 1).

  7. 7.

    7. ¿Qué animales vieron los pioneros en las llanuras?

    Mientras que los pioneros cruzaban las verdes llanuras vieron muchos animales salvajes, como por ejemplo, antílopes, ciervos y lobos. Vieron también miles de bisontes. Las manadas de bisontes comían la hierba de la pradera por donde ellos pasaban y no dejaban por lo general nada para los animales de los pioneros. Cuando el alimento para los bueyes y los caballos escaseaba, los pioneros no podían viajar muy lejos ese día. Ellos cazaban y comían carne de bisonte, pero se les había mandado sólo matar lo suficiente para satisfacer sus necesidades.

  8. 8.

    8. ¿Cómo se llevaban los pioneros con los indios que encontraban a su paso?

    Los pioneros estaban siempre alertas para protegerse de los ataques de los indios. Algunas veces ellos trataban de meterse en el campamento durante la noche con el fin de robar animales; otras, les exigían regalos para poder pasar por sus tierras, pero la mayoría de los indios eran amistosos y dispuestos a ayudar, y los miembros de la Iglesia los trataban como amigos.

  9. 9.

    9. ¿En qué forma observaban el día de reposo los pioneros?

    El presidente Brigham Young dijo a los miembros de la Iglesia que cruzaban las llanuras que los domingos descansaran y dejaran que los animales también hicieran lo mismo. Ese día no se permitía pescar, cazar ni hacer trabajo de ninguna clase. Se efectuaban reuniones sacramentales, se oraba y se estudiaban las Escrituras; en ocasiones, se escribían cartas para los familiares que habían quedado atrás.

  10. 10.

    10. ¿Qué marcaba la mitad del viaje de los pioneros?

    Chimney Rock (La piedra de la chimenea), cerca de lo que en la actualidad es el límite entre el estado de Nebraska y Wyoming, marcaba la mitad del viaje entre Winter Quarters y el Valle del Gran Lago Salado. Los santos vieron esa enorme formación rocosa en forma de chimenea muchos kilómetros antes de llegar a ella el 26 de mayo de 1847. Luego, los hermanos pararon en una población cercana, Fort Laramie, con el fin de hacer algunas reparaciones en los carromatos y el equipo.

  11. 11.

    11. ¿Cómo cruzaron el río Platte los pioneros?

    Después que los pioneros dejaron Fort Laramie, tuvieron que cruzar el río Platte. Para transportar sus pertenencias y provisiones, utilizaron una pequeña lancha forrada de cuero que habían llevado consigo y construyeron balsas livianas para cruzar los carromatos. Habían otras personas que también deseaban cruzarlo y pagaron por ello a los miembros de la Iglesia para que transportaran sus pertenencias a través del río y para ello les pagaron con harina, tocino y otros comestibles. Las provisiones de los miembros eran escasas y esos alimentos fueron muy bien recibidos. El hermano Wilford Woodruff dijo: “Me pareció tan grande el milagro de ver llenarse nuestros costales nuevamente de harina… el Señor verdaderamente nos ha acompañado durante este viaje, y nos ha bendecido y preservado maravillosamente” (citado por Joseph Fielding Smith, Elementos de la Historia de la Iglesia, págs. 468–469).

  12. 12.

    12. ¿Cómo dejaban los pioneros mensajes a lo largo del camino?

    Los pioneros escribían la cantidad de kilómetros que viajaban al día y muchas veces dejaban la información para que los hermanos que hicieran ese mismo viaje la tuvieran a medida que avanzaban. En ocasiones, esa información se tallaba en el tronco de un árbol o en un poste de madera que se afirmaba en el suelo. En otras, utilizaban para ello los cráneos de bisontes que encontraban en el camino. Esos mensajes se llegaron a conocer como “los boletines de las llanuras”. Una vez el hermano Brigham Young escribió sobre uno de esos cráneos lo siguiente:

    • Los pioneros

    • acamparon aquí

    • 3 de junio de 1847

    • hoy hicimos 15 millas

    • Todo está bien

    • Brigham Young.

    (Aclaración para el maestro: B. H. Roberts cree que esa fecha es incorrecta y que debería ser 23 de junio. Véase A Comprehensive History of the Church, tomo III, págs. 177–178.)

  13. 13.

    13. ¿Quién fue Jim Bridger y qué les dijo a los miembros acerca del Valle del Lago Salado?

    Mientras los pioneros viajaban a lo largo del río Sweetwater hacia el Valle del Lago Salado, se encontraron con varios tramperos. Un día se encontraron con uno de los más famosos tramperos del oeste, el señor Jim Bridger, quien le dijo a Brigham Young que él no creía que se pudiera sembrar en el Valle del Lago Salado y le ofreció mil dólares por el primer costal de maíz que los pioneros cosecharan en ese lugar.

    Brigham Young había escuchado que California y Oregon eran lugares muy hermosos cuya tierra era rica y en la cual se podía sembrar y cosechar fácilmente. Sin embargo, también sabía que miles de personas, incluyendo algunos enemigos de la Iglesia, se estaban mudando para esos lugares. Los miembros necesitaban establecerse en un lugar en el cual no fueran perseguidos nuevamente. Brigham Young sabía que nuestro Padre Celestial ayudaría a los miembros de la Iglesia a convertir el Valle del Lago Salado en un lugar hermoso.

  14. 14.

    14. ¿Qué parte del viaje fue lo más difícil?

    Los caballos y los bueyes tuvieron gran dificultad para seguir el viaje una vez que llegaron a las Montañas Rocosas. Las laderas de las montañas eran sumamente empinadas y había muchos arroyos y ríos que cruzar; además, hacía mucho frío durante la noche y mucho calor durante el día. Esa parte del viaje fue muy difícil para las personas; muchos de los hermanos se enfermaron por lo que la compañía se vio obligada a dividirse en tres grupos: uno pequeño que fue adelante para preparar el camino para los carromatos, luego el grupo principal y a continuación los seguían los enfermos.

  15. 15.

    15. ¿Quiénes fueron los primeros pioneros que entraron al Valle del Lago Salado?

    El 20 de julio de 1847, un pequeño grupo explorador llegó al “East Canyon”, la entrada este que domina el valle. Al día siguiente, Orson Pratt y Erastus Snow cabalgaron adelante de los carromatos y fueron los primeros pioneros que entraron al valle. Los primeros carromatos llegaron al valle dos días más tarde. Los pioneros se reunieron y dedicaron la tierra al Señor. Inmediatamente se pusieron a trabajar para sembrar e hicieron un dique en un arroyo cercano y anegaron la zona para prepararla para plantar.

  16. 16.

    16. “¡Éste es el lugar!”

    Brigham Young y el resto de los pioneros entraron al Valle del Lago Salado el 24 de julio de 1847. El hermano Brigham Young se encontraba muy enfermo e iba acostado en un carromato conducido por el hermano Wilford Woodruff, quien lo dio vuelta para que el presidente Young pudiera ver el valle. El Señor le había mostrado a Brigham Young en una visión el lugar en el cual los miembros de la Iglesia debían establecerse; por tanto, después de contemplar el valle por algunos momentos, dijo: “Éste es el lugar; adelante” (Elementos de la Historia de la Iglesia, pág. 475).

    Los pioneros se sintieron muy agradecidos al Señor por las bendiciones que habían recibido durante el viaje hasta ese nuevo lugar. Nadie había muerto durante el difícil camino. Los pioneros trabajaron mucho y con gran valentía con el fin de preparar el camino para miles de miembros que viajarían al Valle del Lago Salado. Ellos sabían que cumplirían con la profecía de José Smith y llegarían “a ser un pueblo fuerte en medio de las Montañas Rocosas” (José Smith, Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 311).

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Cómo debían organizarse los pioneros para viajar al oeste? (D. y C. 136:2–3.) ¿Por qué creen que tenían que organizarse de esa forma? ¿Qué tenía que llevar cada compañía? (D. y C. 136:5, 7.) ¿Cuál fue el propósito de la primera compañía?

• ¿Qué prometieron hacer los pioneros durante el viaje? (D. y C. 136:2, 4.) ¿Por qué fue tan importante para ellos guardar todos los mandamientos? ¿Por qué es tan importante para nosotros guardar todos los mandamientos?

• ¿Qué se le mandó hacer a los pioneros cuando se sintieran alegres? (D. y C. 136:28.) ¿Por qué es tan importante alabar al Señor y ser agradecidos? ¿Qué debían hacer los pioneros cuando se sintieran tristes? (D. y C. 136:29.) ¿Qué debemos hacer cuando nos sintamos tristes?

• ¿Cuál fue la meta final que tenían los pioneros? ¿Qué obstáculos o problemas enfrentaron mientras se dirigían al oeste? ¿Cómo pudieron solucionar esos problemas? ¿En qué forma los ayudó el Señor? Al enfrentar esos problemas, ¿qué aprendieron los pioneros? (D. y C. 136:31–32.)

• ¿Cuál es nuestra meta más importante? (Vivir nuevamente con el Padre Celestial y Jesucristo en el reino celestial.) ¿Qué obstáculos enfrentamos al tratar de alcanzar esa meta? Anote en la pizarra las ideas de los niños. ¿Cómo podemos vencer esos obstáculos o dificultades? ¿De qué manera nos ayuda el Señor?

• ¿Qué otras metas tenemos? ¿Qué debemos hacer para alcanzar esas metas?

• ¿Qué hicieron los primeros pioneros para preparar el camino para los demás miembros que los seguirían? ¿Cómo pueden ayudar a otras personas a alcanzar sus metas? ¿En qué forma pueden ser ustedes pioneros para los niños más pequeños?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Con papel grueso o cartulina haga una rueda grande y pase un lápiz o un palito por el centro de la misma. Pida a los niños que hagan de cuenta que son William Clayton y que esa es la rueda del carromato al lado de la cual van a caminar.

    Pida a los niños que hagan una marca en la rueda para que de esa forma puedan contar las vueltas, Después, pídales que midan la circunferencia de la rueda (el borde exterior) con una cinta métrica. Escriba la cantidad en la pizarra. Pida que uno o dos niños sostengan el lápiz y hagan rodar la rueda por sobre la pared alrededor del cuarto. mientras los demás niños caminan junto a la rueda y cuentan las vueltas que da. (Si tiene una clase numerosa, quizás desee hacer la actividad dos veces con la participación de la mitad de los niños cada vez.)

    Multiplique la cantidad que puso en la pizarra por el número de vueltas y tendrá la medida que hay alrededor del salón de clases. Pida a los niños que imaginen que tienen que contar las vueltas que da la rueda durante todo el día, como lo hizo el hermano William Clayton.

  2. 2. •

    Con papel grueso o cartulina haga un círculo grande (puede ser el mismo círculo de la actividad No. 1). Trace líneas a través del círculo cruzándolas todas en el centro como si fueran los rayos de una carreta. En cada uno de esos triángulos que se formaron dentro del círculo, escriba una meta que los niños quisieran trazarse, tal como: • Mantener mi cuarto limpio.

    • Obedecer la Palabra de Sabiduría.

    • Ser un buen alumno.

    • Aprender a tocar un instrumento musical.

    • Ser cariñoso con mi familia.

    • Ser honrado.

    • Aprender a jugar un deporte.

    • Leer las Escrituras diariamente.

    • Aprender de memoria los Artículos de Fe.

    Pase un lápiz por el centro del círculo para que éste pueda dar vueltas y pida a un niño que lo haga girar y que una vez que ha parado lea lo que se encuentra escrito en el triángulo que ha quedado hacia arriba. Pida a los niños que nombren obstáculos o dificultades que podrían surgir para impedirles alcanzar esa meta y qué podrían hacer para solucionarlos. Trate de que todos los niños tengan la oportunidad de hacer girar el círculo por lo menos una vez.

    Cuando todos los niños hayan participado, escriba en la pizarra: Vivir con el Padre Celestial y Jesucristo en el reino celestial. Analice con los niños los obstáculos que podrían enfrentar mientras tratan de alcanzar esa meta. Solicíteles que sugieran la forma de vencer esos obstáculos.

  3. 3.

    Pida a varios de los niños que hagan de cuenta que son algunos de los primeros pioneros, incluyendo al presidente Brigham Young y los hermanos William Clayton, Orson Pratt y Erastus Snow. Pida a otro niño que les haga una entrevista y les pida que le relaten algunas de las dificultades que tuvieron que enfrentar durante el viaje, tales como cruzar los ríos, buscar comida, medir las distancias y dejar mensajes para los demás pioneros. Pida a los “pioneros” que expliquen cómo vencieron esos obstáculos o dificultades para poder llegar a la meta que se habían impuesto.

    Sería preferible que hablara con esos niños una semana antes con el fin de que traigan, si es posible, algunos disfraces sencillos o algo de la época para ponerse.

  4. 4.

    Para que los niños comprendan algunas de las dificultades a las cuales se enfrentaron los pioneros, relate lo que contó el hermano Wilford Woodruff acerca de lo que sucedió cuando los pioneros trataron de cruzar el río Platte el 23 de abril de 1847:

    “A lomo de caballo, doce de nosotros comenzamos a explorar un lugar por el cual cruzar una parte sumamente peligrosa del río Platte, llamada Loup Fork…

    “Los hombres… encontraron que todo el lecho del río era arena movediza, en la cual si un caballo o carromato se detenía, comenzaría a hundirse. Teníamos dos canales por los cuales cruzar con un banco de arena en el medio. La parte más honda del río tenía entre un metro y un metro veinte de profundidad, la corriente era muy rápida y era necesario cruzar unos trescientos metros. En algunos lugares, las arenas movedizas hundían tanto al hombre como al caballo instantáneamente, y cuanto más esfuerzo se hacía para salir, más rápido se hundía. Claro está que evitamos esos lugares lo más posible…

    “…Tenía dos yuntas de ganado y los caballos en mi carreta, que estaba cargada con quinientos kilos de provisiones. Pero tan pronto como comencé a cruzar me di cuenta de que el ganado no servía de mucho debido a la lentitud con que se movían y que comenzaríamos a hundirnos. Salté de mi carreta y quedé con el agua hasta la cintura. Enseguida llegaron unos diez hermanos para darme una mano con una cuerda que ataron a los bueyes, ayudándome así a cruzar con gran dificultad la primera corriente de agua. Nos detuvimos en un banco de arena fuera del agua, pero aún así mis caballos y el carromato comenzaron a hundirse”.

    Descargaron todas las provisiones que tenía el carromato del élder Woodruff y las cruzaron en un bote. Después, con la ayuda de hombres y caballos tiraron el carromato hasta la otra orilla del río. La mayoría de los carromatos se vieron forzados a cruzar en diferentes lugares. Esa noche, el élder Woodruff fue asignado a hacer guardia en el campamento durante la primera parte de la noche. Él dijo: “Aun a pesar de haber estado en el agua durante toda la tarde, estuve de guardia con mi ropa todavía mojada durante la mitad de la noche y dormí con ella durante la otra mitad” (citado en Matthias F. Cowley, Wilford Woodruff: History of His Life and Labors [Salt Lake City: Deseret News, 1909], págs. 268–270).

  5. 5.

    Canten o repitan la letra de la canción “¡Oh, está todo bien!” (Himnos, Nº 17). Analice cómo la letra de la canción proporcionaba aliento a los santos que cruzaban las llanuras. Explique que aun cuando el viaje de los pioneros fue sumamente difícil, ellos lo hicieron con alegría porque amaban el Evangelio y deseaban poder vivirlo en paz.

Conclusión

Testimonio

Testifique sobre la gratitud que siente por los pioneros y por el esfuerzo que ellos hicieron por establecer la Iglesia en el Valle del Lago Salado. Inste a los niños a trabajar diligentemente, como los pioneros lo hicieron, para alcanzar sus metas y ayudar a los demás.

Sugerencias de lectura

Sugiera que los niños estudien en casa Doctrina y Convenios 136:1–5, 7, 28–29 como repaso de la lección de hoy.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella la “Sugerencia de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.