Jacob y su familia

Primaria 6: El Antiguo Testamento, 1996


Objetivo

Que los niños sientan el deseo de ser honrados y de tener integridad.

Preparación

  1. 1.

    Con oración, estudie:

    • Génesis 28:1–5: A Jacob se le envía a buscar esposa entre las hijas de Labán.

    • Génesis 29:1–30: Jacob se casa con Lea y con Raquel.

    • Génesis 29:31–35; 30:1–13, 17–24; 35:16–19: Nacen los hijos de Jacob.

    • Génesis 30:25–35; 43: Jacob trabaja más tiempo para Labán y prospera.

    • Génesis 31:1–18, 38–46, 52–55: Jacob y su familia dejan a Labán.

  2. 2.

    Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia para cada niño.

    2. b.

      Una gráfica grande como la que aparece al final de la lección. (Nota: Guarde esta gráfica para utilizarla en la lección 15.)

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Ponga a la vista la gráfica que ha preparado. Explique que esta gráfica muestra cómo algunas de las personas del libro de Génesis están emparentadas unas con otras. Pida a los niños que llenen los espacios en blanco de la gráfica con los nombres de la gente que se describe en las pistas que se dan a continuación.

  • El Señor hizo convenio con él de que sus descendientes poseerían el sacerdocio y llevarían el Evangelio a todo el mundo. (Abraham)

  • Ella fue bendecida para dar a luz a un hijo durante su vejez. (Sara)

  • El Señor le mandó a su padre ofrecerlo como sacrificio. (Isaac)

  • Ella fue la madre recta de gemelos. (Rebeca)

  • Él vendió su primogenitura por comida. (Esaú)

  • Él obedeció a su padre al viajar a la casa de su tío para buscar esposa. (Jacob)

Explique el parentesco que existía entre esas seis personas. Diga a los niños que los demás espacios en blanco los irán llenando durante el transcurso de la lección.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato de Jacob y sus esposas e hijos de los pasajes de las Escrituras que aparecen en la sección “Preparación”. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.) A medida que enseña el relato, recalque que Jacob trató diligentemente de tener integridad y de obrar justamente con los demás.

Quizás también desee explicar que a Jacob se le mandó tener más de una esposa. Pida a los niños que anoten los nombres de las esposas y de los hijos de Jacob en la gráfica a medida que éstos se mencionen en la lección. (Si usted desea agregar el nombre de Dina, la hija de Jacob, agregue un espacio más.

Preguntas para analizar y aplicar

Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

• ¿Por qué viajó Jacob hasta la casa de Labán? (Génesis 28:1–5; recuerde a los niños que Jacob se casaría dentro del convenio si se casaba con una fiel hija de Labán.) ¿Por qué es tan importante el matrimonio dentro del convenio? (Las bendiciones completas del convenio que Abraham hizo con el Señor están sólo al alcance de aquellos que se casen bajo ese convenio [en el templo].)

• ¿Cuál era el convenio que el Señor hizo con Abraham? Explique que ese convenio continuó a través de los hijos de Jacob y sus familias y ha sido restaurado en nuestros días. Recuerde a los niños que todos los que se bautizan se convierten en la posteridad de Abraham y pueden recibir todas las bendiciones del sacerdocio, entre las que se encuentran el don del Espíritu Santo, las bendiciones patriarcales y todas las ordenanzas del templo. ¿Cómo podemos ser dignos de recibir las mismas bendiciones que se le prometieron a Abraham?

• ¿Cómo recibió Labán a Jacob? (Génesis 29:13.) ¿Por qué fue Jacob bienvenido en la casa de Labán? (Génesis 29:14.)

• Cuando Labán le ofreció a Jacob pagarle por su trabajo, ¿qué le pidió Jacob? (Génesis 29:18.) ¿Qué le dijo Labán? (Génesis 29:19.) ¿Por qué estuvo dispuesto Jacob a trabajar siete años para casarse con Raquel? (Génesis 29:18, 20.) Cuando los siete años pasaron, ¿en qué forma rompió Labán su promesa? (Génesis 29:21, 23, 25.) ¿De qué manera se excusó Labán por lo que había hecho? (Génesis 29:26.) ¿Qué pudo haber hecho diferente Labán? A medida que analiza estas preguntas, es importante que los niños comprendan que Jacob trabajó mucho para guardar su parte del acuerdo que había hecho con Labán, pero que éste no se comportó honradamente con él. Si lo desea, tome algunos minutos para hablar sobre cuán cuidadosos debemos ser en guardar las promesas que hacemos y cuán diligentes debemos ser para cumplirlas. (Véase la actividad complementaria N° 2.)

Explique que una semana después Jacob se casó con Raquel. ¿Cuántos años más accedió Jacob a trabajar para Labán después de que se casó con Raquel? (Génesis 29:30.) ¿Con quién más se casó Jacob? (Génesis 30:4, 9.) ¿Cuáles eran los nombres de los doce hijos de Jacob? (Génesis 35:23–26.)

Explique a los niños que esos doce hijos fueron el comienzo de las doce tribus de Israel. Cuando cada uno de los hijos se casó y tuvo hijos, nietos, bisnietos, etc., las familias fueron tan grandes que se las llamó tribus.

Cuando Jacob decidió reunir a su familia y regresar a su antiguo hogar, ¿por qué deseaba Labán que Jacob se quedara? (Génesis 30:27.)

• Con el fin de decidir cuánto le debía Labán a Jacob de salario, ¿qué sugirió Jacob? (Génesis 30:30–32.) ¿Qué pensaban Labán y sus hijos acerca de la prosperidad de Jacob? (Génesis 30:43; 31:1–2.) ¿Qué le dijo el Señor a Jacob que hiciera? (Génesis 31:3.)

• ¿Qué hizo Jacob por Labán en los veinte años que trabajó para él? (Génesis 31:38–41.) ¿En qué sentido Labán se comportó mal con Jacob a lo largo de los años? (Génesis 31:7.) ¿De qué manera bendijo el Señor a Jacob por su paciencia? (Génesis 31:8–9.) Destaque que si hacemos lo correcto, cuando alguien se comporte mal con nosotros el Señor está al tanto de nuestra situación y nos bendecirá por nuestra paciencia y rectitud (véase Génesis 31:12).

• ¿Por qué es importante decir siempre la verdad? ¿Por qué no pueden confiar en alguien que no siempre dice la verdad? Recalque que si decimos la verdad sólo cuando nos conviene, los demás no podrán confiar en nosotros y quizás tampoco nos crean cuando digamos la verdad. ¿Cómo podemos ganarnos la confianza de nuestros padres?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Haga una copia de la hoja de trabajo que se encuentra al final de la lección o haga la actividad como clase.

  2. 2.

    Analice con los niños el tema de hacer promesas.

    • ¿Qué significa hacer una promesa? (Estar de acuerdo en hacer o no hacer algo.) Recuerde a los niños que cuando fuimos bautizados, hicimos un convenio o promesa de guardar los mandamientos de nuestro Padre Celestial. Una de las cosas que prometimos fue decir la verdad y cumplir con nuestra palabra.

    • ¿Por qué es importante cumplir con nuestras promesas? Explique que es muy difícil confiar en alguien que no cumple con sus promesas. Aliente a los niños a pensar muy bien en las promesas, antes de hacerlas. Algunas promesas es preferible no hacerlas, como por ejemplo, prometer no decir la verdad sobre algo que ha sucedido.

    Pida a los niños que presten atención a la siguiente lista de cosas que quizás prometerían hacer. Pídales que levanten la mano derecha si piensan que sería bueno hacer esa promesa; y después analice cada promesa y las consecuencias de hacer o de quebrantar esa promesa.

    • Le dijiste a un amigo que te ibas a encontrar con él a cierta hora para ir a la escuela juntos.

    • Dijiste que ibas a dar un discurso en la Primaria la próxima semana.

    • Le dijiste a tu amiga que le ayudarías a jugarle una broma a su hermano.

    • Le dijiste a tu mamá que cuidarías a tu hermanita después de la escuela.

    • Le dijiste a tu amigo que no dirías quién quebró el cristal de la ventana del vecino.

    • Le dijiste a tu mamá que estarías en casa a las cinco en punto.

  3. 3.

    Ponga a la vista una billetera u otro objeto deseable. Pida a los niños que hagan de cuenta que encontraron ese objeto camino a la Iglesia. No saben quién es el dueño y se sienten tentados a quedarse con lo que han encontrado. Pídales que analicen qué podrían hacer. Tal vez desee decirles a los niños dónde se colocan en el centro de reuniones los objetos perdidos. Aliéntelos a devolver los objetos de valor que encuentren a alguien qué sepa cómo dar con el dueño.

  4. 4.

    Por separado, en tiritas de papel, escriba los nombres de los niños y colóquelos en un recipiente. Lea una de las siguientes situaciones y luego saque un nombre del recipiente y pídale a ese niño que diga qué se debe hacer en ese caso. Después, permita que ese niño saque el siguiente nombre. Si la clase es pequeña, vuelva a colocar los nombres en el recipiente, una vez que se hayan utilizado, para que de esa forma los niños puedan contestar más de una pregunta. Si lo desea, agregue otros ejemplos.

    • Te dan cambio de más en la tienda.

    • Has olvidado hacer la tarea de la escuela y te sientes tentado a decirle al maestro que estuviste enfermo.

    • Mientras te encuentras jugando con el juguete de un amigo, se te rompe.

    • Deseas dinero para comprar caramelos, y ves la cartera de tu mamá sobre la mesa.

    • Utilizaste algo que le pertenece a tu papá sin pedirle permiso y se te perdió.

    • Sin querer, a uno de tus amigos se le olvidó uno de sus juguetes en tu casa. Es algo que tú tienes muchas ganas de tener.

    • Estás arreglando todo para jugar un partido con una amiga mientras ella va a tomar un vaso de agua. Te das cuenta de que mientras ella se encuentra fuera del cuarto tú puedes arreglar el juego para poder ganar.

    • Por accidente, dejas caer un objeto frágil que le pertenece a otra persona. Tu amigo te dice que si fue un accidente no tienes por qué admitir que lo hiciste.

    Puedes ver el examen de otro compañero y sabes que por lo general sus respuestas son correctas.

  5. 5.

    Pida a los niños que lean Éxodo 20:15–16. Explique que esos son dos de los diez mandamientos que el Señor nos ha dado. (Explique que hablar “falso testimonio” significa decir una mentira acerca de alguien.) ¿Por qué es tan importante obedecer cada uno de estos mandamientos?

  6. 6.

    Canten o repitan la letra de la canción “Haz el bien”, (Himnos, N° 155).

Conclusión

Testimonio

Quizás desee testificar acerca de lo que vale el ser honrado. Aliente a los niños a decir siempre la verdad y a ser honrados en todo lo que hagan. Testifique que, si lo hacen, nuestro Padre Celestial les ayudará y bendecirá. Exhorte a los niños a analizar la importancia que de ser honrados con su familia.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella las “Sugerencias de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Génesis 29:15–30 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.