Jesucristo fue elegido para ser nuestro Salvador

Primaria 6: El Antiguo Testamento, 1996


Objetivo

Que los niños comprendan la importancia de utilizar su albedrío para elegir y actuar por sí mismos.

Preparación

  1. 1.

    Con oración, estudie:

    • Abraham 3:27–28: Jesús fue elegido para ser nuestro Salvador.

    • Moisés 4:1–4: Satanás se rebeló contra el plan de nuestro Padre Celestial.

    • El capítulo 3, “Jesucristo, nuestro Guía escogido y nuestro Salvador” y el capítulo 4, “La libertad de escoger”, de Principios del Evangelio.

  2. 2.

    Lectura complementaria:

    • Apocalipsis 12:7–9: La guerra en el cielo; Satanás y sus seguidores son echados de allí.

    • Doctrina y Convenios 29:36–37: Siempre hemos tenido nuestro albedrío.

    • Doctrina y Convenios 76:25–28: Lucifer cayó y se convirtió en Satanás.

    • ”Miguel” en la Guía para el Estudio de las Escrituras (pág. 135).

    • 2 Nefi 2:27.

  3. 3.

    Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una combinación triple para cada niño.

    2. b.

      Un ejemplar de los libros canónicos.

    3. c.

      Las figuras recortadas del Plan de Salvación que se utilizaron en la lección 1 (de la 6–A a la 6–J).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Distribuya entre los niños las figuras recortadas que representan el Plan de Salvación y pídales que las coloquen en el orden correcto, comenzando con la “Vida preterrenal”. Luego, pídales que digan lo que saben acerca del plan de nuestro Padre Celestial a medida que coloquen cada una de las figuras.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato que se encuentra en Moisés 4:1–4 y Abraham 3:27–28 que habla sobre Jesucristo al ser escogido en la vida preterrenal para ser nuestro Salvador, de que elegimos aceptarlo como nuestro Salvador y de la guerra en los cielos. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.) Explique que el albedrío es la capacidad y el privilegio que nuestro Padre Celestial nos ha dado para escoger y actuar por nosotros mismos.

Podemos utilizar nuestro albedrío para escoger el bien o el mal, pero somos responsables de nuestras decisiones.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios en su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• Cuando nuestro Padre Celestial le preguntó a sus hijos espirituales a quién debía enviar para ser nuestro Salvador, ¿qué diferencia hubo entre la respuesta de Jesús y la de Lucifer? (Moisés 4:1–2.) ¿Cómo deseaba Lucifer cambiar el plan de nuestro Padre Celestial? (Moisés 4:1, 3; véase también la actividad complementaria Nº 1.)

• ¿Por qué nuestro Padre Celestial eligió a Jesús para ser nuestro Salvador? (Moisés 4:2.) ¿Por qué rechazó la proposición de Satanás? (Moisés 4:3.)

• ¿Qué ocurrió después de que nuestro Padre Celestial eligió a Jesús para ser nuestro Salvador? (Apocalipsis 12:7.) ¿Qué sucedió con Lucifer y los espíritus que lo siguieron? (Apocalipsis 12:8–9; D. y C. 29:36–37; 76:25–27; Abraham 3:28.) ¿Qué clase de cuerpo tienen ellos? (Explique que debido a que ellos se rebelaron y fueron expulsados del cielo, nunca podrán nacer en la tierra ni tener un cuerpo físico.) ¿Qué tratan de hacer esos espíritus ahora? (Moisés 4:4.)

• ¿Qué podemos hacer para evitar la influencia de Satanás? (Mateo 26:41; 3 Nefi 18:18; véase también la actividad complementaria Nº 4.) ¿Qué les sucede a aquellos que siguen a Satanás en esta vida? (Alma 30:60.) ¿Qué les sucede a aquellos que eligen seguir a Jesucristo? (2 Nefi 31:20.)

• ¿Qué les sucedió a los espíritus que siguieron a nuestro Padre Celestial y a Jesús? ¿Cómo saben ustedes que en la vida preterrenal eligieron seguir a Jesús? ¿Qué pueden hacer para seguir a Jesús ahora?

• ¿Qué es el albedrío? ¿Por qué deseaban el Padre Celestial y Jesús que tuviésemos nuestro albedrío? ¿Por qué es tan importante que utilicemos nuestro albedrío para escoger lo correcto? (2 Nefi 2:27.)

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Con el fin de que los niños se imaginen como sería vivir bajo el plan de Lucifer, dígales que durante los próximos minutos ellos deben hacer exactamente lo que usted diga y nada más (asegúrese de que entiendan que no pueden hablar). Pídales que se pongan de pie y permanezcan sin moverse en absoluto por algunos segundos; luego dígale a cada niño dónde debe sentarse. (No siente juntos a los amigos.) Dígales que deben sentarse completamente derechos, con los pies firmemente apoyados en el suelo, con la mirada hacia el frente, sin moverse ni hablar. Explíqueles que deben mantenerse en esa posición hasta que usted les diga lo contrario. Después de aproximadamente treinta segundos, permítales ponerse de pie y sentarse donde deseen.

    • ¿Cómo sería vivir bajo el plan de Lucifer? (Trate de que los niños comprendan que Lucifer deseaba que hiciéramos exactamente lo que se nos dijera, sin poder decidir por nosotros mismos.) ¿Por qué no hubiera dado buenos resultados esa idea?

    Permita que los niños expresen cómo se sintieron y cómo se sentirían si se vieran forzados a hacer exactamente lo que se les dijera todo el día y cada día. Exprese su gratitud por la bendición del albedrío.

  2. 2.

    Escriba las siguientes opciones en trozos de papel por separado. Permita que los niños se turnen para elegir una opción y hablen acerca de las consecuencias que resultan de esa elección. Una de las consecuencias que a los niños se les podría ocurrir se encuentra entre paréntesis junto a la opción correspondiente.

    • Orar (recibir la ayuda de nuestro Padre Celestial).

    • Asistir a la Iglesia (aprender sobre el Evangelio).

    • Mentir (la gente no les creerá la próxima vez).

    • Estar alegre en casa (el hogar es un lugar feliz donde estar).

    • Robar o hacer trampas (perder la influencia del Espíritu Santo).

    • Ser bondadoso con un vecino nuevo (hacer un nuevo amigo).

    • Ser reverente en la Iglesia (sentir el Espíritu de nuestro Padre Celestial).

    • Andar de mal humor en la casa (la familia no se lleva bien).

    • No guardar la Palabra de Sabiduría (dañar el cuerpo).

    Analice las consecuencias, buenas y malas, que resultan cuando utilizamos nuestro albedrío. Haga hincapié en que nuestro Padre Celestial nos bendice cuando utilizamos nuestro albedrío para tomar decisiones correctas.

  3. 3.

    Analice y ayude a los niños a aprender de memoria el Artículo de Fe N° 2. Hágale ver a los niños que cada uno de nosotros es responsable por la forma en que utilicemos nuestro albedrío.

  4. 4.

    Prepare una lista de situaciones que los niños podrían enfrentar en las que tendrían que elegir entre el bien y el mal. (Véase la siguiente lista. También podría pedirle a los niños que sugirieran algunas situaciones.) Pida a los niños que las lean y las analicen una por una o que las representen por medio de dramatizaciones. Hable sobre cómo nos sentimos cuando escogemos hacer algo que no está bien y cómo nos sentimos cuando elegimos hacer lo correcto.

    1. a.

      Un amigo te alienta a robar en una tienda.

    2. b.

      Estás a punto de comprar la entrada para el cine cuando ves un cartel que dice que la película no es apropiada.

    3. c.

      Varios niños del vecindario se comportan mal con un niño.

    4. d.

      Ves a alguien que está torturando a un animal.

  5. 5.

    Canten o repitan la letra de las canciones “Viví en los cielos” (Canciones para los niños, pág. 148) o “Dios vive” (Canciones para los niños, pág. 8).

Conclusión

Testimonio

Tal vez desee testificar acerca de la importancia de lo que Jesucristo hizo por nosotros como nuestro Salvador. Exhorte a los niños a utilizar su albedrío con prudencia al elegir hacer lo correcto.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella las “Sugerencias de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Moisés 4:1–4 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.