Josué guía a Israel

Primaria 6: El Antiguo Testamento, 1996


Objetivo

Que los niños escojan servir al Señor.

Preparación

  1. 1.

    Con oración, estudie:

    • Deuteronomio 34:9: Moisés ordena a Josué para ser el Profeta y el líder de Israel.

    • Josué 1:1–3, 5–11: El Señor le dice a Josué que tome posesión de la tierra prometida.

    • Josué 1:16–18: A Josué se le manda tener valentía.

    • Josué 2:1–24: Josué envía espías a Jericó, donde Rahab los protege. Ellos prometen salvar a Rahab, y a los de su casa.

    • Josué 3:6–17; 4:13–18: Los israelitas cruzan el Jordán sobre tierra seca.

    • Josué 6:1–25: Los muros de Jericó se derrumban y la ciudad es destruida; sólo se salvan Rahab y los de su casa.

    • Josué 24:14–15, 24, 31: Josué y su pueblo hacen convenio de servir al Señor.

  2. 2.

    Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia para cada niño.

    2. b.

      Un ejemplar del Libro de Mormón.

    3. c.

      Una venda (un pañuelo o trozo de tela) para tapar los ojos.

    4. d.

      Las láminas 6–29: Josué toma Jericó y 6–30: Moisés ordena a Josué.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Hable a los niños sobre un grupo de personas que fueron en una excursión a una caverna poco alumbrada. Cuando la gente se encontraba en la parte más profunda de la caverna, se apagaron las luces. El guía les dijo que no se asustaran; él sólo quería demostrarles lo que era la obscuridad total. Antes de volver a encender la luz, le pidió a la gente que señalaran la dirección que deberían tomar para salir de la caverna y que siguieran señalando hasta que pudieran ver nuevamente. Cuando la luz se encendió, todos estaban señalando en direcciones diferentes. En la obscuridad habían perdido el sentido de orientación.

Pida un voluntario que se deje vendar los ojos, con el fin de domostrar qué fácil es perdernos en la obscuridad (pida al niño que cierre los ojos para que no perciba ninguna luz que pudiera pasar a través de la venda). Pida al niño que se quede quieto, y luego de hacerlo, hágalo dar varias vueltas en el mismo lugar y camine con él algunos pasos alrededor del salón. Antes de quitarle la venda de los ojos, pídale que trate de señalar dónde se encuentra la silla en que estaba sentado.

Pregunte a los niños si les gustaría vivir en completa obscuridad. Explique que la clase de luz de la cual han estado hablando durante esta actividad es una luz física, pero que la luz espiritual es aún más importante. Pida a los niños que lean Juan 8:12 y 1 Nefi 12:17. Explique que si escogemos seguir a Jesús, viviremos en la luz, pero si escogemos seguir a Satanás, estaremos en obscuridad espiritual. Pida a los niños que presten atención al relato de Josué para enterarse a quién eligió seguir.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato de cuando Josué guía a los hijos de Israel a la tierra prometida, tal como se encuentra en los pasajes de las Escrituras que aparecen en la sección “Preparación”. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.) Utilice las láminas en los momentos apropiados.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué le prometió el Señor a Josué mientras éste se preparaba para entrar en la tierra prometida? (Josué 1:5.) ¿Qué debía hacer Josué para recibir la ayuda del Señor? (Josué 1:7–8; explique que el libro de la ley son las Escrituras.) ¿Qué se le dijo a Josué que hiciera con las Escrituras? (Josué 1:8.) ¿En qué forma se aplica ese consejo a nosotros hoy día?

• Antes de que los hijos de Israel entraran a la tierra prometida, a Josué se le pidió cuatro veces que fuera valiente y se esforzara (véase Josué 1:6–7, 9, 18). ¿Por qué piensan que debía ser fuerte y tener valor en ese tiempo en particular? ¿Por qué debemos ser espiritualmente fuertes y valientes en la actualidad?

• ¿Cómo ayudó Rahab a los dos espías que envió Josué? (Josué 2:4–6, 15–16.) ¿Qué favor le pidió Rahab a los espías? (Josué 2:12–13.) ¿Qué dijo Rahab que demostró que ella creía en el Dios de Israel? (Josué 2:11.) Haga notar a los niños que Rahab se unió a los israelitas después de la destrucción de Jericó. Tanto Pablo como Santiago escribieron acerca de ella (véase Hebreos 11:31; Santiago 2:24–25).

• ¿Qué hizo el Señor para demostrar a los hijos de Israel que Él estaba con Josué de la misma forma que lo había estado con Moisés? (Josué 3:7–8, 15–17; explique que el arca del pacto (convenio) era un altar portátil que contenía escrituras sagradas, incluso los escritos de Moisés y las tablas con los Diez Mandamientos.) ¿Por qué es importante seguir al Profeta actual?

• ¿Qué tuvieron que hacer los sacerdotes antes de que las aguas del río Jordán se dividieran? (Josué 3:13, 15–17.) ¿Cómo piensan que se sintieron los sacerdotes al caminar hacia el desbordante río llevando el arca del pacto? ¿Cómo podemos seguir el ejemplo de esos sacerdotes en nuestra vida? Es importante que los niños comprendan que algunas veces debemos obedecer aun cuando parezca que no estamos siendo bendecidos. Las bendiciones se reciben después de la prueba de nuestra fe y nuestra obediencia.

• ¿De qué manera tomaron control de Jericó los israelitas? (Josué 6:11–16, 20; véase la actividad complementaria N° 1.) ¿Cómo creen que se sintió el pueblo de Jericó al ver a los israelitas marchar alrededor de la ciudad, día tras día? Haga hincapié en que los muros de la ciudad cayeron debido al poder del Señor y a la fe y obediencia de los israelitas. ¿Qué creen que hubiera sucedido si los israelitas no hubieran escogido hacer las cosas a la manera del Señor?

• ¿Qué hizo Josué antes de pedirle al pueblo que escogiera a quién servir? (Explique que en calidad de Profeta, él dio el ejemplo que los hijos de Israel debían seguir.) Cuando Josué le pidió a los hijos de Israel que eligieran a quien servir, ¿a quién eligieron? (Josué 24:15, 24, 31.) ¿De qué manera podemos servir al Señor? (Al tener fe en nuestros líderes de la Iglesia y al seguir sus palabras.) El presidente Spencer W. Kimball dijo: “La lealtad al Señor también incluye lealtad para con sus líderes” (Sed leales al Señor”, Liahona, noviembre de 1980, pág. 2). ¿Por qué no podemos servir al Señor y a Satanás al mismo tiempo? (Véase la actividad complementaria N° 2.)

• ¿Por qué es importante que escojamos ahora seguir al Señor? (Véase la actividad complementaria N° 3.)

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Trace en la pizarra figuras sencillas, semejantes a las que se dan a continuación, con el fin de ilustrar los acontecimientos de la toma de la ciudad de Jericó por los israelitas, mientras usted narra el relato correspondiente:

    Joshua and Jericho
  2. 2.

    Sin que los demás niños oigan sus instrucciones, pida a dos niños que hagan la pantomima de levantar algo muy pesado y grande. Pida a los niños que se paren frente a frente a un metro de distancia el uno del otro. Luego, deben simular que levantan el objeto y tratan de moverlo simultáneamente hacia adelante, pero sin lograr moverlo, ni para adelante ni para atrás. Mientras los niños hacen la pantomima, diga al resto de la clase que un día, dos personas que hacían una mudanza se esforzaron varios minutos para tratar de pasar un objeto muy pesado a través de la abertura de una puerta. Finalmente, exhaustos, los hombres se dieron por vencidos. Uno de ellos dijo: “Me he quedado sin fuerzas, pero creo que nunca podré meterlo por la puerta hacia adentro”. “¿Meterlo?”, dijo el otro. ¡Yo creí que estábamos tratando de sacarlo!”

    Explique que es imposible ir en dos direcciones al mismo tiempo. Debemos escoger la dirección que deseamos seguir. Pregunte a los niños por qué no es posible seguir a Jesús y a Satanás al mismo tiempo. (Véase Mateo 6:24; Alma 5:38–40.)

  3. 3.

    Ayude a los niños a aprender de memoria el siguiente pasaje de las Escrituras: “…escogeos hoy a quién sirváis… pero yo y mi casa serviremos a Jehová” (Josué 24:15).

  4. 4.

    Antes de la clase, haga una copia de las siguientes inscripciones y péguelas con cinta engomada debajo de las sillas de los niños:

    El Espíritu Santo permanece con nosotros.

    El Espíritu Santo se aleja de nosotros.

    Obtenemos fe.

    Perdemos fe.

    Somos más capaces de resistir la tentación.

    Somos menos capaces de resistir la tentación.

    Obtenemos bendiciones espirituales.

    Perdemos bendiciones espirituales.

    Encontramos la felicidad.

    Encontramos la desdicha.

    Escriba en la pizarra o en un cartel los siguientes títulos:

    • Los resultados de seguir a Jesucristo

      Los resultados de seguir a Satanás.

    Pida a los niños que busquen las tiras de papel con las inscripciones y las coloquen debajo del título correspondiente. Explique que si escogemos ahora servir al Señor, podemos evitarnos mucho dolor y sufrimiento y recibir mayor felicidad. Un profeta de los últimos días nos ha dicho que a Satanás le encanta cuando nos sentimos desalentados y dudamos al tomar decisiones porque le es más fácil tentarnos. El Profeta dijo: “…si vosotros no lo habéis hecho ya, tomad la decisión de decidiros” (Spencer W. Kimball, “Los héroes de la juventud”, Liahona, agosto de 1976, pág. 39).

  5. 5.

    Analicen y aprendan de memoria el Artículo de Fe N° 11. Recalque que nuestro Padre Celestial nos da nuestro albedrío en todo, incluso la elección de a quién vamos a adorar. Sabemos que todos los hijos del Señor pueden adorar como lo deseen, pero por medio de las Escrituras y de nuestros Profetas, sabemos que la eleción correcta es adorar a Dios.

  6. 6.

    Canten o repitan la letra de las canciones “¿Puede un niño como yo?” (Canciones para los niños, pág. 14), “En mi juventud buscaré al Señor” (Canciones para los niños, pág. 67) o “Escojamos lo correcto” (Canciones para los niños, pág. 82).

Conclusión

Testimonio

Quizás desee testificar que únicamente al servir al Señor podremos encontrar la felicidad verdadera y eterna . Repita con la clase al unísono lo siguiente: “…escogeos hoy a quién sirváis… pero yo y mi casa serviremos a Jehová” (Josué 24:15).

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella las “Sugerencias de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Josué 3:13–17, 6:1–5 y 24:15 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.