David y Goliat

Primaria 6: El Antiguo Testamento, 1996


Objetivo

Alentar a los niños a buscar la ayuda de nuestro Padre Celestial para vencer los obstáculos que se les presenten.

Preparación

  1. 1.

    Con oración, estudie:

    • 1 Samuel 17:1–11: Israel y los filisteos están en guerra. Goliat desafía a cualquier israelita para pelear con él.

    • 1 Samuel 17:12–58: David mata a Goliat. Israel derrota a los filisteos.

  2. 2.

    Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia para cada niño.

    2. b.

      Tres piedras planas (o tres trozos de papel) sobre las cuales los niños puedan pararse, en las que ha puesto un rótulo con un desafío o dificultad que un niño podría enfrentar; como por ejemplo: “Te enfermas de gravedad y tu enfermedad dura varios días”; “Algunos de tus vecinos están probando drogas e insisten mucho y te presionan para que tú también lo hagas”; y “Alguien que tú quieres mucho fallece”.

    3. c.

      La lámina 6–37: David mata a Goliat (Las bellas artes del Evangelio 112; 62073).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Pregunte a los niños si alguna vez han utilizado una pasadera [piedras planas de diferentes formas que se utilizan como apoyo para pisar sobre ellas] para cruzar una corriente de agua o un charco. Pida a uno de los niños que demuestre cómo se hace, utilizando las tres piedras planas (o trozos de papel) que haya colocado sobre el piso. Analice cómo las piedras pueden ayudarnos y al mismo tiempo hacernos tropezar y caer si no tenemos cuidado. Pida a uno de los niños que lea el rótulo de la primera piedra y pregunte al resto de la clase de qué forma ese problema podría ser una piedra de tropiezo. Después, pregunte cómo ese mismo problema podría convertirse en una pasadera que ayuda a las personas a ser mejores.

Continúe el análisis con las dos piedras restantes. Es importante que los niños comprendan que los problemas que enfrentamos en la vida pueden ser piedras de tropiezo o pasaderas, depende de cómo los resolvamos. Si nos enojamos y somos infelices debido a las dificultades que enfrentamos en la vida, éstas se convierten en piedras de tropiezo para nosotros. Pero si en cambio, tratamos de superar nuestras dificultades con una actitud positiva y de aprender de ellas, nos convertimos entonces en personas mejores y nuestros problemas son como una pasadera para nosotros. Si lo desea, haga que los niños se turnen para utilizar las piedras como una pasadera. Diga a los niños que les va a enseñar acerca de un joven llamado David, que convirtió una gran dificultad en una pasadera.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato de David dando muerte a Goliat de 1 Samuel 17 y utilice la lámina en el momento que considere apropiado. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.) Es importante que los niños comprendan cómo David hizo que su problema se convirtiera en una pasadera en lugar de en una piedra de tropiezo.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios en su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué podían ganar o perder los israelitas con la pelea contra Goliat? (1 Samuel 17:8–9; explique que ellos peleaban para conservar su libertad.)

• ¿Por qué ninguno de los israelitas quiso pelear con Goliat? (1 Samuel 17:4–7.) Goliat medía aproximadamente 3 metros y se estimaba que su armadura pesaba 67 kilos y medio. (Véase la actividad complementaria N° 1.)

• ¿Por qué se encontraba David en el campo de batalla? (1 Samuel 17:17–18.) ¿Por qué se enojó el hermano mayor de David con él cuando le escuchó preguntar sobre Goliat? (1 Samuel 17:26–28.) ¿De qué manera lo juzgó injustamente el hermano de David? ¿Qué podemos hacer para evitar juzgar injustamente a nuestros hermanos y hermanas? ¿Qué podemos hacer para evitar ponernos celosos por las fortalezas o habilidades de los demás?

• ¿Qué le dijo David al rey Saúl para convencerlo de que podía matar a Goliat? (1 Samuel 17:34–37.) ¿A quién atribuyó David el mérito de haberlo librado de las garras del león y del oso? (1 Samuel 17:37.) ¿A quién debemos nosotros atribuirle el mérito cuando tenemos éxito al sobreponernos a una piedra de tropiezo?

• ¿Cómo se preparó Goliat para la batalla? (1 Samuel 17:5–7.) ¿Qué armas utilizó David? (1 Samuel 17:38–40.) ¿Qué poseía David que no tenía Goliat? (1 Samuel 17:45–47; explique que el arma verdadera que poseía David para vencer a Goliat era la ayuda del Señor.) (Véase la actividad complementaria N° 3.) ¿De quién debemos depender cuando enfrentamos dificultades? ¿Qué debemos hacer para ser merecedores de esa ayuda? Explique que el Señor nos ayuda cuando nuestros deseos, como fueron los de David, son correctos y si es la voluntad del Señor que se haga lo que deseamos.

• ¿En qué forma reaccionó Goliat cuando vio acercarse a David para pelear con él? (1 Samuel 17:42–44.)

• ¿Cómo pudo David matar a Goliat a pesar de toda la armadura que éste tenía puesta? (1 Samuel 17:45–50.) Explique que mientras Goliat trató de protegerse físicamente, David se protegió espiritualmente. La mayor parte del cuerpo de Goliat se encontraba cubierta con la armadura, pero al tener su frente al descubierto, su armadura física no fue suficiente para salvarlo. ¿Qué podría sucedernos a nosotros si nuestra armadura espiritual nos deja alguna parte al descubierto, sin protección? ¿Cómo podemos protegernos mejor espiritualmente?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Muestre a los niños un trozo de cuerda o cordel, que usted haya cortado, de tres metros de largo. Si lo desea, sujételo de la pared o del techo o pida a dos niños que sostengan las puntas y estiren la cuerda para mostrar la altura que tenía Goliat. Para que los niños se den cuenta de cuánto pesaba la armadura de Goliat, pida a los niños que digan voluntariamente cuanto pesan para ver cuántos de ellos se necesitan para alcanzar 67 kilos y medio, que era lo que se estimaba que pesaba la armadura. Pida a los niños que digan cómo se sentirían si tuvieran que pelear contra un enemigo así.

  2. 2.

    Ponga a la vista una piedra o un pedazo de papel que usted haya pintado para que parezca una piedra. Pida a los niños que coloquen los asientos en círculo mientras usted permanece de pie en el medio. Entregue la piedra a uno de los miembros de la clase y pídales que la pasen el uno al otro alrededor del círculo mientras usted tararea una canción tal como “Muestra valor” (Canciones para los niños, pág. 80). Explique a los niños que cuando usted pare de tararear ellos deben dejar de pasar la piedra. Dígales que usted es Goliat y les va a dar un desafío o plantearles un problema. El niño que se quedó con la piedra debe responder dando una solución positiva al desafío o problema. Si lo desea, utilice los siguientes desafíos o utilice algunos de los que usted mismo haya pensado:

    1. a.

      Tienes un hermano menor que parece acaparar toda la atención. Eso te enoja tanto que a veces sientes el deseo de pegarle.

    2. b.

      Tus mejores amigos han comenzado a decir malas palabras y a blasfemar y se burlan de ti porque tú no lo haces. Tú quieres que ellos te acepten y sigan siendo tus amigos, pero sabes que decir malas palabras y blasfemar no está bien.

    3. c.

      Estás teniendo dificultades en la escuela y tus calificaciones no son muy buenas.

  3. 3.

    Pida a los niños que hagan los papeles de David y Goliat; para ello, haga que uno de los niños lea 1 Samuel 17:44 y otro 1 Samuel 17:45. Analice cómo la valentía de David provenía de la fe que él tenía en el Señor. Explique que todos tenemos obstáculos o “Goliats” en nuestra vida. Ellos pueden ser un impedimento en nuestro camino hacia la paz y la felicidad, tal como Goliat trató de obstaculizar el camino hacia la paz y la libertad de los israelitas. Pida a los niños que presten atención al siguiente relato para saber qué obstáculo enfrentó el presidente David O. McKay, noveno Presidente de la Iglesia, cuando era joven y qué hizo para alcanzar la paz.

    “Una noche [cuando era joven]… me desperté y tuve la impresión de escuchar pasos cerca de la ventana… Me invadió un gran temor, lo sabía, porque comencé a respirar agitadamente y a escuchar los fuertes latidos de mi corazón… “Debido a las enseñanzas que me había inculcado mi madre y los dictados de mi alma, busqué la ayuda del Señor por medio de la oración. Para mí, había una sola forma de orar y era de rodillas, junto a la cama. No fue muy fácil levantarme y ponerme de rodillas en la obscuridad, pero lo hice y oré como nunca lo había hecho antes pidiendo a Dios consuelo y protección. Apenas había dicho ‘Amén’, sentí una voz que me decía tan claramente como nunca había oído antes en mi vida: ‘No temas, nada te va a hacer daño’. Inmediatamente, mi miedo desapareció, enseguida me sentí reconfortado y volví a acostarme, durmiéndome tranquilamente” (“A Lesson in Faith”, Improvement Era, agosto de 1964, pág. 637).

  4. 4.

    Si le es posible, haga una copia de la lámina que se encuentra al final de la lección para cada niño. Pida a los niños que escojan a los “Goliats”, o sea problemas o dificultades en su vida que deseen vencer o superar y los escriban en el gigante. Después, pídales que piensen la forma de vencerlos o superarlos, que los escriban en hojas de papel y los corten como si fueran piedras. Explique que no todos los problemas y las dificultades se pueden vencer o solucionar, pero si pedimos la ayuda de nuestro Padre Celestial, Él nos dará la fortaleza necesaria para soportarlas. Aliente a los niños a elegir una dificultad que deseen solucionar y que al tratar de hacerlo ejerzan su fe y oren al respecto.

  5. 5.

    Cante o repita la letra de la canción “Muestra valor” (Canciones para los niños, pág. 80) junto con los niños.

Conclusión

Testimonio

Exprese gratitud por la ayuda que ha recibido de nuestro Padre Celestial para vencer sus “Goliats” personales (si lo desea, cuénteles alguna experiencia personal.) Testifique que si oramos, tenemos fe y hacemos nuestra parte, nuestro Padre Celestial nos ayudará.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella las “Sugerencias de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa 1 Samuel 17:44–50 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.