La curación de Naamán

Primaria 6: El Antiguo Testamento, 1996


Objetivo

Fortalecer en los niños el deseo de obedecer a los líderes justos.

Preparación

  1. 1.

    Con oración, estudie:

    • 2 Reyes 5:1–9: Naamán va a ver a Eliseo para que lo sane de la lepra.

    • 2 Reyes 5:10–19: Naamán se cura.

    • 2 Reyes 5:20–27: Giezi busca obtener ganancia personal de Naamán y es maldecido con lepra.

  2. 2.

    Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una caja con sorpresas para cada uno de los niños, tales como lápices, notas de agradecimiento o láminas.

    2. b.

      Las láminas 6–42: El siervo de Eliseo y Naamán; y 6–43: Naamán queda limpio.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Coloque la caja con las sorpresas sobre la mesa y escriba en la pizarra el siguiente mensaje en código o haga una copia para cada niño.

AMLIWRCESN TESN SLUA ECOATJXA TQSUSE SHUAXY TSEOABKRBBE SLUA BMUELSEA

Diga a los niños que este mensaje les dará instrucciones de cómo encontrar algo que a ellos les gusta. Explique que para descodificar el mensaje, deben obedecer sus instrucciones al pie de la letra. Pídales que borren o tachen una letra sí y otra no de cada una de las palabras del mensaje, comenzando con la primera letra de cada palabra. Cuando descubran lo que dice el mensaje, pídales que no digan nada hasta que todos hayan tenido la oportunidad de descifrarlo. El mensaje debe quedar así:

M I R E N E N L A C A J A Q U E H AY S O B R E L A M E S A

Después que todos hayan recibido una sorpresa o un regalo pequeñito de la caja, analice cómo la obediencia a las instrucciones los llevó a recibir una agradable sorpresa. (Como actividad suplementaria, puede esconder una caja con una sorpresa dentro del salón de clases antes de que los niños entren y luego darles pistas a los niños para que al seguirlas encuentren la caja.) Explique que en esta lección aprenderán acerca de un líder militar muy importante que siguió las instrucciones de un Profeta y se curó de una terrible enfermedad.

Actividad optativa para captar la atención

En un mapa de carreteras, señale una intersección donde el viajero deberá decidir ir hacia la derecha o hacia la izquierda. Trace la ruta de cada una de las carreteras y luego muestre cuán lejos terminan una de otra. Compare este ejemplo con el obedecer o desobedecer a los líderes de la Iglesia.

Relato de las Escrituras

Utilice las láminas en los momentos apropiados para enseñar a los niños el relato de la curación de Naamán de los pasajes de las Escrituras enumerados en la sección “Preparación”. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.) Explique que Eliseo había sido un amigo cercano del profeta Elías y que fue su sucesor.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios en su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué clase de persona era Naamán? (2 Reyes 5:1.) ¿De qué enfermedad sufría? Explique que la lepra es una enfermedad de la piel y como la gente tenía miedo de contagiarse, a los leprosos muchas veces se les echaba fuera de las ciudades y tenían que vivir con otros enfermos de lepra en lugares asignados para ellos.

• ¿Quién le dijo a la esposa de Naamán que había un Profeta de Dios en Samaria que podía sanar a Naamán de la lepra? (2 Reyes 5:2–3.) ¿Qué nos dice esto de la fiel muchacha israelita? ¿De qué manera nuestra fe puede ayudar a los demás?

• ¿Por qué se enojó el rey de Israel cuando recibió la carta del rey de Siria pidiéndole que sanara a Naamán? (2 Reyes 5:7.) Explique que el poder que tiene un rey es diferente del poder del sacerdocio que tenía Eliseo. El rey no tenía poder para sanar y tenía miedo de que el rey de Siria se enojara si Naamán no sanaba.

• ¿Qué instrucciones envió el profeta Eliseo a Naamán por intermedio de un mensajero? (2 Reyes 5:10.) ¿Por qué se enojó Naamán? (2 Reyes 5:11–12; porque Eliseo envió a un mensajero en lugar de ir él mismo y porque la respuesta era tan sencilla.) ¿En qué momentos no prestamos atención a los mensajes sencillos que nos envía nuestro Padre Celestial porque deseamos respuestas más espectaculares? ¿Por qué lo hacemos? (Véase la actividad complementaria N° 2.)

• ¿Cómo lo convencieron los criados de Naamán para que hiciera lo que el profeta Eliseo le había dicho? (2 Reyes 5:13.) ¿Qué debemos hacer si no deseamos seguir las enseñanzas del Profeta? ¿Qué sucedió cuando Naamán obedeció las instrucciones de Eliseo? (2 Reyes 5:14.) ¿Qué sucede cuando obedecemos al Profeta? (Véase la actividad complementaria N° 3.) ¿Qué debemos hacer si deseamos recibir una bendición especial, como por ejemplo, la de ser sanados? (Véase la actividad complementaria N° 4.)

• Cuando Naamán le ofreció dinero y ropa a Eliseo, ¿por qué él lo rechazó? (2 Reyes 5:16; véase los versículos 15 al 22 para leer el relato completo.)

Explique que a Naamán lo sanó nuestro Padre Celestial por medio del poder del sacerdocio y que los poseedores del sacerdocio no pueden utilizarlo para recibir reconocimiento ni bienes materiales. ¿Qué debemos hacer para expresar nuestra gratitud por la ayuda que recibimos y recompensar a las personas que nos ayudan?

• ¿Qué mentira le dijo Giezi a Naamán? (2 Reyes 5:21–22.) Después de guardar el dinero y la ropa en su casa, ¿en qué forma contestó Giezi la pregunta que le hizo Eliseo acerca de dónde había estado? (2 Reyes 5:25.) ¿Qué puede sucedernos si decimos mentiras? ¿Quién sale más perjudicado cuando mentimos?

• ¿Qué dijo Eliseo que le pasaría a Giezi como consecuencia de lo que había hecho? (2 Reyes 5:27.) ¿Qué aspecto tenía Giezi cuando se alejó de la presencia de Eliseo? (2 Reyes 5:27.) Explique que la apariencia de Giezi, de estar “blanco como la nieve” es un síntoma de la lepra.

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Pida a los niños que repasen los relatos de las Escrituras de esta lección y que hagan una representación o una pantomima de la interacción entre la esposa de Naamán, la criada israelita, Naamán, Eliseo, el mensajero de Eliseo, el criado de Naamán y Giezi. Podría escribir los nombres de esas siete personas por separado en tiras de papel para que los niños se lo prendan a la ropa durante la pantomima.

  2. 2.

    Lea y analice la siguiente cita del presidente Spencer W. Kimball: “Esperando algo espectacular, uno puede no estar alerta a la constante corriente de comunicación” (“La palabra del Señor a sus profetas” Liahona, octubre de 1977, pág. 65). Recuerde a los niños la ocasión en que, al leer las Escrituras, José Smith recibió la inspiración de ir al bosque a orar para saber a cuál iglesia debería unirse. Si lo desea, hábleles acerca de alguna experiencia personal que haya tenido, en la cual se sintió inspirado por medio de algo sumamente sencillo. Analice cómo las respuestas podrían recibirse en situaciones como las siguientes:

    • Alguien ora para saber si la Iglesia es verdadera.

    • Alguien ora para pedir ayuda con una clase muy difícil de la escuela.

    • Alguien ora para llevarse mejor con los amigos y los familiares.

  3. 3.

    Ponga a la vista la lámina del Profeta actual y comente o lea un mensaje que haya dado para los miembros de la Iglesia. Explique a los niños de qué manera el prestar atención a lo que el Profeta nos enseña y obedecer lo que él nos pide que hagamos bendecirá nuestra vida. Quizás desee también analizar algo que su presidente de estaca o su obispo haya pedido a los miembros de su estaca o barrio que hagan y las bendiciones que recibirán si son obedientes.

  4. 4.

    Narre a los niños el siguiente relato:

    En 1952, el presidente David O. McKay se encontraba en Berlín, Alemania, cuando recibió un mensaje de uno de los miembros de la Iglesia en esa misión; se trataba de una hermana que había perdido a su esposo y a su hijo mayor. La habían expulsado de su casa y debido la falta de nutrición y el vivir a la intemperie había finalmente quedado paralítica y hacía cinco años que se encontraba recluida en una cama. Ella expresó el deseo de que sus dos hijos más pequeños, un varón y una niña de unos diez y doce años de edad, fueran enviados para ver al Presidente de la Iglesia. Esa buena hermana dijo: “Sé que si envío mis hijos a darle la mano al presidente McKay y al regresar a casa me toman la mano y yo tomo sus pequeñas manitas en la mía, voy a mejorar.

    Se hicieron los arreglos necesarios para que ellos hicieran el viaje. El presidente McKay dijo: “Cuando vi venir hacia mí a los niños, me acerqué a ellos, les di la mano y les dije: ‘¿Le llevarían este pañuelo a su mamá junto con mis bendiciones?’ Más tarde me enteré de que una vez que me hubieron dado la mano, no quisieron darle la mano a nadie más, ni tampoco tocar con las manos a nadie hasta después de volver junto a su madre”.

    “Tiempo después la esposa del presidente de misión informó:

    “Inmediatamente después de que los niños llegaron a su casa, la mamá comenzó a tener sensación en los pies y en los dedos de los pies y poco a poco comenzó también a sentir las piernas. Ahora ella se levanta por sí sola de la cama y se sienta en una silla; luego, caminando con la ayuda de la silla, va hasta la pileta de la cocina y le pide a los niños que le lleven la vajilla para lavarla y hace también algunas otras cosas más; la hermana se siente sumamente agradecida de poder ahora ayudar”. (Adaptado de Cherished Experiences from the Writings of presidente David O. McKay, com. Clare Middlemiss, rev. ed. [1976], págs. 142–144.)

    Explique a los niños que las personas pueden sanarse:

    • Según la fe que tengan en Jesucristo.

    • Si son dignas y han hecho lo que está a su alcance.

    • Si es la voluntad del Señor.

  5. 5.

    Canten o repitan la letra de la novena estrofa de la canción “Sigue al Profeta” (Canciones para los niños, pág. 58).

Conclusión

Testimonio

Si lo desea testifique sobre la importancia que tiene seguir el consejo de los líderes justos y de las bendiciones que se reciben en la vida por medio de la obediencia.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella las “Sugerencias de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa 2 Reyes 5:9–14 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.