El profeta Isaías

Primaria 6: El Antiguo Testamento, 1996


Objetivo

Enseñar a los niños que el profeta Isaías recibió revelación para su época y para los postreros días.

Preparación

  1. 1.

    Con oración, estudie:

    • 2 Reyes 18:1–7: Ezequías es un rey justo de Israel.

    • Isaías 36:1–2, 4, 13–15: El rey Senaquerib de Asiria conquista muchas ciudades de Judá. Él envía a su siervo Rabsaces a Jerusalén con el fin de amenazar al rey Ezequías y a los judíos.

    • Isaías 37:1–4: El rey Ezequías le pide a Isaías que ore pidiendo ayuda para salvar a Jerusalén.

    • Isaías 37:5–7: Isaías profetiza que Asiria será derrotada y que el rey Senaquerib será asesinado en su propia tierra.

    • Isaías 37:15–20: Ezequías ora por la liberación.

    • Isaías 37:21, 33–38: Se cumple la profecía de Isaías de que el Señor defendería a Jerusalén.

    • Isaías 38:1–5: La vida de Ezequías se alarga.

    • Isaías 40:3–5; 45:23: Isaías profetiza sobre la segunda venida de Jesucristo. Todo el mundo sabrá que Jesús es el Cristo.

    • Isaías 63:1–2: Cristo vestirá de rojo cuando venga.

    • Isaías 66:15, 18; Doctrina y Convenios 88:96–98: Los inicuos serán quemados y los justos serán elevados.

    • Isaías 2:4; 11:6–9: Isaías profetiza acerca del Milenio.

    • Isaías 54:10, 13–14, 17: En los postreros días a los justos se les protegerá y bendecirá.

  2. 2.

    Lectura complementaria:

    • Filipenses 2:10–11.

    • Doctrina y Convenios 29:11.

    • Principios del Evangelio, capítulo 43, “La segunda venida de Jesucristo” y el capítulo 44, “El Milenio”.

  3. 3.

    Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      La primera página de un periódico.

    2. b.

      La lámina 6–28: La Segunda Venida (Las bellas artes del Evangelio 238; 62562).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Muestre a los niños el periódico.

• ¿Por qué tenemos periódicos? (Para saber lo que pasa en el mundo.) Invite a uno o dos niños que pasen al frente y lean uno de los titulares. Pídales que digan de que se trata el artículo. Si lo desea, analice por algunos minutos la importancia del acontecimiento que describe el artículo del periódico.

Explique que muchos Profetas que vivieron durante la época del Antiguo Testamento hablaron a la gente sobre acontecimientos importantes que ocurrirían en el futuro, incluso algunos que tendrían lugar durante los postreros días. En esta lección, los niños aprenderán acerca de algunos acontecimientos importantes que el profeta Isaías profetizó alrededor de 700 años antes del nacimiento de Jesucristo.

Relato de las Escrituras

Utilice la lámina en el momento que considere conveniente para enseñar a los niños las profecías de Isaías concernientes a Ezequías y su pueblo, a la segunda venida de Jesucristo y al Milenio, de los pasajes de las Escrituras enumerados en la sección “Preparación”. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.) Nota: Sírvase presentar la información sobre la Segunda Venida en forma positiva para que los niños la vean como un acontecimiento gozoso en lugar de algo que infunda miedo.

A medida que analiza las profecías de Isaías, traiga a colación los siguientes puntos:

  • El profeta Isaías vivió aproximadamente 700 años antes del nacimiento de Jesucristo.

  • Muchas de las enseñanzas y profecías de Isaías fueron citadas por otros Profetas en el Libro de Mormón y en el Nuevo Testamento, y por el Salvador mismo.

  • Isaías profetizó sobre muchos acontecimientos que ya han tenido lugar y muchos que todavía no han sucedido.

  • Cuando Jesús visitó a los nefitas, después de Su resurrección, les aconsejó que escudriñaran (estudiaran) las palabras de Isaías (véase 3 Nefi 23:1).

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios en su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

Ezequías ora pidiendo dirección y sigue el consejo de Isaías

• ¿Qué clase de persona era Ezequías? (2 Reyes 18:3, 5–6.) ¿Qué hizo para evitar que la gente siguiera adorando ídolos? (2 Reyes 18:4.) Por motivo de su rectitud, ¿de qué forma fue bendecido? (2 Reyes 18:7.)

• Una vez que el ejército asirio hubo conquistado muchas ciudades de Judá, ¿a quién se dirigió Ezequías para pedir ayuda? (Isaías 37:2, 15.) ¿Qué le dijo el Señor a Ezequías por intermedio de Isaías? (Isaías 37:6–7, 33–34.) Si nos ponen en ridículo por confiar en Dios, ¿en qué forma podemos recibir fortaleza? (Por medio de la oración, el ayuno, la lectura de las Escrituras y la obediencia a las palabras del Profeta actual.)

• ¿De qué manera el Señor protegió al pueblo de Jerusalén? (Isaías 37:36–38.) ¿Qué le sucedió al rey de Asiria? Es importante que los niños comprendan que aun cuando al orar no seamos testigos de resultados tan espectaculares, nuestras oraciones son escuchadas y contestadas. Hable sobre alguna experiencia apropiada en la que usted oró pidiendo ayuda y recibió una respuesta a su oración. Pida a los niños que ellos también hablen de sus experiencias personales. Haga hincapié en que nuestro Padre Celestial puede muy bien no librarnos de los problemas, pero de todos modos nos brindará fortaleza y consuelo.

• Cuando Ezequías supo que iba a morir, ¿qué le pidió al Señor que recordara? (Isaías 38:3.) ¿Cómo contestó el Señor a su oración? (Isaías 38:5–6.) Cuando le pedimos a nuestro Padre Celestial que nos sane, a nosotros o algún ser querido, nuestra oración puede ser contestada de varias formas. Sin embargo, debemos estar siempre dispuestos a aceptar la voluntad de nuestro Padre Celestial.

Isaías profetizó de la segunda venida de Jesucristo y del Milenio

• ¿Quiénes dijo Isaías que verían al Salvador en Su segunda venida? (Isaías 40:5; 66:18.) ¿Cómo dijo Isaías que Jesús vendría vestido en la Segunda Venida? (Isaías 63:2.)

• ¿Qué profetizó Isaías que algún día harían todas las personas? (Isaías 45:23; véase también Filipenses 2:10–11. En estos versículos, el término jurar significa testificar.) Explique que eso no quiere decir que todos se arrepentirán de sus pecados, sin embargo, todos admitirán que Jesucristo es nuestro Salvador. ¿Por qué es importante que obtengamos un testimonio de Jesucristo desde ahora? ¿Qué podemos hacer para fortalecer nuestro testimonio?

• ¿Cómo describió Isaías la segunda venida de Jesús? (Isaías 66:15.) Explique que para quienes han sido inicuos, ese será un momento espantoso; sin embargo, para quienes han sido rectos, será un día grande y glorioso (véase Isaías 66:13). ¿Cómo distinguirá el Señor a los inicuos de los rectos? (Isaías 66:18.) Destaque que nuestro Padre Celestial y Jesús conocen los deseos de nuestro corazón. Si tratamos de vivir dignamente, seremos protegidos y bendecidos en ese momento. ¿Qué dijo el Señor que pasaría con los santos cuando los inicuos fueran quemados? (D. y C. 109:75–76.) (Véase las actividades complementarias N° 1 y N° 2.)

• ¿Cómo creen que será vivir en la tierra durante el Milenio? (D. y C. 29:11.) ¿Qué dijo Isaías acerca de las guerras entre las naciones de la tierra? (Isaías 2:4.) ¿De qué manera se comportarán los animales salvajes? (Isaías 11:6–9; 65:25.) ¿Por qué piensan que será una bendición vivir en un mundo donde se les ha enseñado el Evangelio a todos? (Isaías 11:9; 54:13–14.) ¿Qué podemos hacer para ser dignos de vivir sobre la tierra en esa época?

Explique que sólo nuestro Padre Celestial sabe cuándo tendrá lugar la Segunda Venida y cuándo comenzará el Milenio. De todas formas, debemos prepararnos para ese momento.

Haga hincapié en que el Milenio es una época que debemos esperar con gran entusiasmo. Aun cuando sabemos que habrá tiempos difíciles antes de la Segunda Venida, si vivimos rectamente, seremos bendecidos y recibiremos ayuda durante esa época.

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Analice varios acontecimientos de los postreros días. Explique qué señales nos indican la segunda venida de Jesús, tales como la iniquidad, la guerra, los desórdenes sociales, la Restauración del Evangelio, la salida a luz del Libro de Mormón, la predicación del Evangelio a todo el mundo, la restauración del poder sellador, el hecho de que los lamanitas llegaran a ser un pueblo poderoso y la edificación de la Nueva Jerusalén.

    Concluya el análisis remitiéndose a Isaías 54:10, 13–14, 17. Haga hincapié en que quienes se comportan rectamente serán bendecidos durantes los tiempos difíciles.

  2. 2.

    Pida a los niños que cierren los ojos e imaginen un mundo donde todas las criaturas vivan en paz. Pregúnteles de qué manera ese mundo podría ser diferente del nuestro. Ayúdeles a pensar en bendiciones, tales como el que no haya guerras, delitos, enfermedades, etc., como parte de ese mundo. Explíqueles que así será la tierra durante el Milenio. Pida a uno de los niños que lea en voz alta Juan 14:27.

  3. 3.

    Pida a cada uno de los niños que, de a uno, hagan la pantomima de alistarse para hacer algo (por ejemplo: ir a la escuela, acostarse, cenar, dar un examen, etc.). Diga al resto de la clase que trate de adivinar para qué se está preparando ese niño. Una vez terminada la actividad, analicen cómo podemos prepararnos para la época en que Jesús vendrá nuevamente y anote los comentarios en la pizarra. Por ejemplo, entre los comentarios de los niños podrían estar el asistir a la Iglesia, ser bondadoso, leer las Escrituras, orar, etc.

    Explique a los niños que cada uno de ellos se está preparando para la Segunda Venida al asistir a la Iglesia y guardar los mandamientos de Dios. Aliente a los niños a seguir arrepintiéndose, guardar los mandamientos y hacer todo aquello que les servirá para aumentar su testimonio.

  4. 4.

    Explique que Isaías profetizó de muchos acontecimientos que ya han sucedido. Pida a los niños que busquen los siguientes pasajes de las Escrituras y descubran qué profetizó Isaías y cómo ese acontecimiento tuvo lugar (eso podría hacerse por medio de un juego de hacer coincidir o buscar el par, o con un volante):

    • Isaías 2:1–2 (El reino de Dios se establecería en las Montañas Rocosas.)

    • Isaías 7:14 (El nacimiento de Jesucristo.)

    • Isaías 29:4 (La salida a luz del Libro de Mormón.)

    • Isaías 52:7–8 (Los misioneros dan a conocer el Evangelio.)

    • Isaías 53:3–5 (La expiación de Jesucristo.)

  5. 5.

    En una hoja grande de papel, haga que los niños escriban un titular acerca de la Segunda Venida basándose en lo que hayan aprendido en esta lección. Quizás algunos de los niños deseen escribir un artículo corto acerca de cómo prepararnos para la Segunda Venida.

  6. 6.

    Analice y ayude a los niños a aprender de memoria el Artículo de Fe N° 10. Explique que paradisíaca significa que la tierra volverá a su estado de paraíso como lo era en el Jardín de Edén.

  7. 7.

    Canten o repitan la letra de las canciones “Cuando venga Jesús” (Canciones para los niños, pág. 46), “Voy a vivir el Evangelio” (Canciones para los niños, pág. 72) o “Yo trato de ser como Cristo” (Canciones para los niños, pág. 40).

Conclusión

Testimonio

Es posible que desee testificar del amor que nuestro Padre Celestial y Jesucristo tienen por cada uno de nosotros y cuánto desean que vivamos rectamente y nos preparemos para los acontecimientos futuros. Aliente a los niños a esperar con ansiedad la paz y el gozo que volverán a tener lugar cuando Jesucristo regrese a la tierra.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella las “Sugerencias de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Isaías 54:10, 13–14, 17 y 11:6–9 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.