Adán y Eva vivieron el Evangelio de Jesucristo

Primaria 6: El Antiguo Testamento, 1996


Objetivo

Que los niños comprendan que el Evangelio de Jesucristo es eterno y se basa en verdades que nos ayudarán a obtener la exaltación.

Preparación

  1. 1.

    Con oración, estudie:

    • Moisés 5:58–59: El Evangelio le fue predicado a Adán por medio de ángeles.

    • Moisés 6:1: Adán obedeció a Dios y llamó a sus hijos al arrepentimiento.

    • Moisés 6:48–63: A Adán se le enseñó el Plan de Salvación.

    • Moisés 6:64–68: Adán fue bautizado y recibió el Espíritu Santo y el sacerdocio.

  2. 2.

    Lectura complementaria:

    • 2 Nefi 31:5, 9–12, 15–21: Nefi enseña los mismos principios que se le enseñaron a Adán.

  3. 3.

    Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Perla de Gran Precio y uno del Libro de Mormón para cada niño.

    2. b.

      Un ejemplar de Doctrina y Convenios.

    3. c.

      Una rebanada de pan o una fruta y una piedra, la ilustración de una piedra, o un pedazo de metal que no se herrumbre (véase la actividad para captar la atención).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Muestre a los niños la rebanada de pan o la fruta y haga preguntas parecidas a las que aparecen a continuación:

  • ¿Será esto diferente si lo guardo durante un mes? ¿O un año?

  • ¿Cambiará si le da el sol durante una semana?

  • ¿Cambiará si lo dejo dentro del agua por una semana?

  • ¿Se verá diferente si lo piso?

Muestre a los niños la piedra, el trozo de metal o la ilustración y haga las mismas preguntas acerca de ese objeto o al del objeto en la ilustración.

Explique que algunas cosas a nuestro alrededor cambian y otras no. Pida a los niños que piensen en otros ejemplos de cosas que cambian y de otras que no lo hacen.

• ¿Cambia el Evangelio de Jesucristo? Es importante que los niños comprendan que el Evangelio de Jesucristo existió antes de la creación de la tierra para darnos la oportunidad de llegar a ser como nuestro Padre Celestial y es una parte del plan que Él tiene para nosotros (véase Mosíah 3:17). El Evangelio que Adán y Eva recibieron después que comieron el fruto prohibido y se volvieron mortales es el mismo Evangelio que tenemos en la actualidad.

Relato de las Escrituras

Utilice Moisés 5:58–59; 6:1, 48–68 para enseñar a los niños el relato de cómo se les enseñó a Adán y Eva el Evangelio y la manera en que ellos lo vivieron. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.)

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios en su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué les enseñaron los ángeles a Adán y a Eva? (Moisés 5:58.) ¿Por qué piensan que a nosotros se nos enseña el mismo Evangelio que se les enseñó a Adán y a Eva? (El Evangelio se basa en verdades eternas e inalterables.)

• ¿Por qué necesitaban Adán y Eva el Evangelio de Jesucristo? (Moisés 6:48–52, 57.) ¿Por qué necesitamos todos el Evangelio?

• ¿Qué son los primeros principios y ordenanzas del Evangelio? (Artículo de Fe N° 4.) ¿Qué principios y ordenanzas se les enseñaron a Adán y a Eva? (Moisés 6:52.) Indique que los primeros principios y ordenanzas del Evangelio eran los mismos en la época de Adán que los de la actualidad.

• ¿Cuál es la diferencia entre un principio del Evangelio y una ordenanza? (Un principio es una doctrina o ley básica, mientras que una ordenanza es una ceremonia sagrada con un significado espiritual que la efectúa alguien que posee la autoridad del sacerdocio.)

• ¿Qué hizo Adán que demostró que tenía fe en Jesucristo? (Moisés 5:4–6.) Es importante que los niños comprendan que después de que Adán aprendió esas enseñanzas, también vivió de acuerdo con ellas. ¿Cómo demostramos que tenemos fe en el Salvador?

• ¿Cómo sabemos que Adán se arrepintió de su transgresión en el Jardín de Edén? (Moisés 6:53.) ¿Cómo podemos ser perdonados de las cosas malas que hacemos? ¿Por qué debemos arrepentirnos? (Moisés 6:57.)

• ¿De qué forma fue bautizado Adán? (Moisés 6:64.) Indique que “sumergido en el agua” significa que fue puesto debajo del agua. ¿Cómo nos bautizamos nosotros?

• ¿Qué se le enseñó a Adán acerca del Espíritu Santo? (Moisés 6:61; Él es un Consolador, el dador de paz, el maestro de la verdad.) ¿Qué recibió Adán después de ser bautizado? (Moisés 6:65–66.) ¿Cómo recibimos el don del Espíritu Santo? (D. y C. 20:41.) ¿En qué forma les puede ayudar el Espíritu Santo?

• ¿Qué diferencia hay entre el Espíritu Santo y el don del Espíritu Santo? (El Espíritu Santo es uno de los miembros de la Trinidad y un personaje de espíritu que puede ayudar a cualquiera que sea digno. El don del Espíritu Santo es el privilegio que recibimos después del bautismo, cuando somos confirmados, de tener al Espíritu Santo como compañero constante, si guardamos nuestros convenios bautismales.) “El Espíritu Santo puede guiar a una persona en forma temporal, sin que ésta haya recibido el don del Espíritu Santo” (Principios del Evangelio, pág. 138).

• ¿Por qué son los primeros principios y ordenanzas del Evangelio importantes a lo largo de nuestra vida? Explique que siempre debemos tener fe en Jesucristo y obedecer Sus mandamientos. Debemos arrepentirnos diariamente. Renovamos nuestros convenios bautismales todos los domingos, al participar de la Santa Cena. Si escuchamos la inspiración del Espíritu Santo seremos guiados y bendecidos durante toda nuestra vida para finalmente llegar a ser como nuestro Padre Celestial.

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Ponga a la vista las figuras recortadas del Plan de Salvación que utilizó en la lección 1.

    • ¿En qué punto del plan nos encontramos ahora?

    Quite todas las figuras con excepción de Nacimiento, Vida terrenal, Muerte y Reino celestial. Explique que todos estamos tratando de ir de la Vida terrenal al Reino celestial. Recalque que es necesario hacer ciertas cosas para alcanzar esa meta. Pida a los niños que busquen uno o más de los siguientes pasajes de las Escrituras con el fin de encontrar estas palabras claves:

    • 2 Nefi 31:19: Fe en Cristo.

    • 2 Nefi 31:11: Arrepentimiento.

    • 2 Nefi 31:5: Bautismo.

    • 2 Nefi 31:12: Recibir el Espíritu Santo.

    • 2 Nefi 31:15: Perseverar hasta el fin.

    Analice la información que contiene 2 Nefi 31:17–21 con el fin de que los niños comprendan qué debemos hacer a lo largo de nuestra vida para alcanzar el reino celestial. Es importante que ellos se den cuenta de la importancia que tiene nuestra vida aquí en la tierra.

  2. 2.

    Lea declaraciones similares a las siguientes, con el fin de hacer hincapié en que el Evangelio de Jesucristo no cambia. Pida a los niños que se pongan de pie si la declaración es correcta.

    • Jesucristo fue bautizado por inmersión, por tanto, nosotros también debemos ser bautizados por inmersión. (Verdadero.)

    • A mis padres se les enseñó que debían vestirse con modestia y en forma apropiada, pero yo puedo vestirme como me plazca. (Falso.)

    • Adán y Eva oraron a nuestro Padre Celestial, y yo también oro al Padre Celestial. (Verdadero.)

    • A Adán y a Eva se le enseñaron los mismos principios y ordenanzas del Evangelio de acuerdo con el Artículo de Fe N° 4. (Verdadero.)

    • El Espíritu Santo ayudó solamente a la gente que vivió hace mucho tiempo. (Falso.)

    • A las personas sobre las cuales leemos en las Escrituras se les enseñó a tener fe en Jesucristo; y a mí se me enseña a tener fe en Jesucristo. (Verdadero.)

    • Adán y Eva se arrepintieron de sus transgresiones, por tanto, yo no tengo que arrepentirme si hago algo malo. (Falso.)

    • En las Escrituras leemos acerca de pagar el diezmo, pero esa ley fue solamente para la gente que vivió hace muchos años. (Falso.)

    • Jesucristo enseñó a la gente a amar y a prestar servicio a los demás y a mí se me ha enseñado a amar y a prestar servicio a los demás. (Verdadero.)

  3. 3.

    Analice el significado de tener fe en Jesucristo. Es una creencia poderosa en Jesús que nos inspira a obedecer Sus enseñanzas. Es importante que los niños comprendan que cuando tenemos fe en Jesucristo, no sólo creemos en Él sino que también hacemos aquello que Él desea que hagamos.

  4. 4.

    Analice el significado del arrepentimiento. “El arrepentimiento es el medio que se nos ha proporcionado para liberarnos de nuestros pecados y recibir el perdón de ellos”. Con el fin de arrepentirnos, debemos sentir un verdadero pesar por nuestros pecados. Debemos dejar de pecar y comenzar a guardar los mandamientos. (Véase Principios del Evangelio, págs. 123–125.)

  5. 5.

    Hable sobre los sentimientos que le embargaron durante su bautismo y pida a los niños que relaten lo que recuerden acerca del de ellos.

  6. 6.

    Trate de que los niños comprendan la importancia de recibir el don del Espíritu Santo. Hable sobre alguna experiencia que hayan tenido usted o alguien que usted conozca en la que el Espíritu Santo les haya ayudado. Invite a los niños a hablar sobre experiencias que ellos hayan tenido al respecto.

  7. 7.

    Explique lo que significa “perseverar hasta el fin”. Trate de que los niños comprendan que el bautismo en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es simplemente el comienzo. Nosotros perseveramos hasta el fin y recibimos la vida eterna por medio de la obediencia a los mandamientos durante el resto de nuestra vida. Entregue a cada niño una hoja de papel y pídales que escriban lo que pueden hacer durante su vida que les ayude a preseverar hasta el fin, como por ejemplo, orar, pagar el diezmo, asistir a la Iglesia, leer las Escrituras, etc. Aliente a los niños a llevar los papeles a la casa y hablar con la familia sobre cómo pueden ayudarse mutuamente a perseverar hasta el fin.

  8. 8.

    Canten o repitan la letra de las canciones “La fe” (Canciones para los niños, pág. 50), “Cuando me bautice” (Canciones para los niños, pág. 53) o “El Espíritu Santo” (Canciones para los niños, pág. 56).

Conclusión

Testimonio

Exprese sus sentimientos en cuanto a Jesucristo y a lo que Él ha hecho por usted. Haga hincapié en la importancia de desarrollar fe en Él y de vivir Su Evangelio, el cual abarca el arrepentimiento de nuestros pecados, el ser bautizados, el recibir el don del Espíritu Santo y el perseverar hasta el fin por medio de la obediencia a Sus mandamientos.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella las “Sugerencias de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Moisés 6:52, 64–68 y 2 Nefi 31:15–21 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.