Enoc y un pueblo de Sión

Primaria 6: El Antiguo Testamento, 1996


Objetivo

Que los niños deseen llegar a ser puros de corazón como lo fue Enoc.

Preparación

  1. 1.

    Con oración, estudie:

    • Moisés 6:26–47: Enoc es llamado de Dios. Él se siente inadecuado pero es bendecido.

    • Moisés 7:1–4: Enoc habla con el Señor cara a cara.

    • Moisés 7:11–33, 41, 44, 47: Se establece la ciudad de Sión. Enoc tiene una visión de todos los habitantes de la tierra.

    • Moisés 7:62–65, 69; Artículo de Fe N° 10: El regreso de la ciudad de Sión.

  2. 2.

    Lectura complementaria:

    • D. y C. 107:48–49: Enoc camina y habla con el Señor.

    • Génesis 5:21–24: Enoc camina con Dios.

    • El resto de los capítulos 6 y 7 de Moisés.

  3. 3.

    Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Perla de Gran Precio para cada niño.

    2. b.

      Un ejemplar del Libro de Mormón y uno de Doctrina y Convenios.

    3. c.

      Un recipiente transparente y pequeño con agua limpia que quepa en un recipiente más grande que contenga agua sucia o barrosa (con lodo) (véase la actividad para captar la atención).

    4. d.

      La lámina 6–6: La ciudad de Enoc.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Ponga a la vista un recipiente transparente y pequeño de agua limpia dentro de un recipiente más grande que contenga agua sucia. Indique que es posible que el agua que contiene el recipiente pequeño se mantenga pura aun cuando esté rodeada de agua sucia. Compare el agua limpia con la gente que trata de vivir una vida pura en un mundo inicuo. Es posible mantenernos puros y rectos si no permitimos que ninguna impureza o maldad entre en nuestra vida. Diga a los niños que en esta lección aprenderán acerca de Enoc, un Profeta del Antiguo Testamento que era puro de corazón.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato de Enoc según se encuentra en los pasajes de las Escrituras enumeradas en la sección “Preparación”. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.) Haga hincapié en los siguientes factores de la vida de Enoc:

• Enoc se sintió inadecuado cuando se le llamó por primera vez como Profeta. Era muy joven y “tardo en el habla” (Moisés 6:31); pero aún así, él ejercitó su fe y obedeció la voluntad del Señor.

• Enoc habló con el Señor cara a cara y tuvo muchas visiones. Él profetizó sobre la Restauración del Evangelio y la salida a luz del Libro de Mormón (“la verdad haré brotar de la tierra” [Moisés 7:62]), de la predicación del Evangelio a todo el mundo, de la edificación de la Nueva Jerusalén y del advenimiento del milenio.

• Enoc enseñó, ayudó a convertir y bautizó a muchas personas, quienes se volvieron tan rectas que vivieron en una “Ciudad de Santidad, a saber, Sión” (Moisés 7:19).

• Esa ciudad santa “fue llevada al cielo” y regresará en el Milenio. Cuando regrese, se unirá a la Sión de la tierra, la cual es la Nueva Jerusalén.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios en su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Cómo recibió Enoc su llamamiento? (Moisés 6:26–27, 42.) ¿Qué fue llamado a hacer Enoc?

• ¿Cómo vivía la mayoría de la gente durante la época en que Enoc recibió su llamamiento? (Moisés 6:27–29.)

• ¿Por qué pensó Enoc que su llamamiento era demasiado difícil para él? (Moisés 6:31.) ¿Qué le dijo específicamente el Señor a Enoc que hiciera antes de ser bendecido? (Moisés 6:32.) ¿Qué le dijo el Señor a Enoc que dijera? (Moisés 6:33.) ¿Cómo se cumplieron las promesas del Señor registradas en Moisés 6:34? (Moisés 7:13.)

• Piensen en una instancia en la que hayan tenido algún problema muy difícil. ¿Qué pueden aprender del ejemplo de Enoc sobre la forma de resolver las dificultades? (Véase la actividad complementaria N° 1.)

• ¿Qué aprendemos de las visiones de Enoc acerca del Señor? (Moisés 7:4.) ¿Qué aprendió Enoc sobre la gente del mundo? (Moisés 7:41.)

• Ponga a la vista la lámina La ciudad de Enoc. ¿En qué forma fue bendecida la gente que escuchó y obedeció las palabras de Enoc? (Moisés 7:16–17.) ¿Por qué a su ciudad se la llamó Sión? (Moisés 7:18–19.) ¿Qué piensan que significa ser “uno en corazón y voluntad”? ¿Qué pueden hacer para que sus respectivas familias sean más como las personas que vivieron en Sión? (Véase la actividad complementaria N° 4.)

• ¿Qué pasó con Enoc y con toda la gente que vivía en la ciudad de Enoc? (Moisés 7:21, 69; D. y C. 107:49.) ¿Qué quiere decir ser “llevada al cielo” o trasladada? Trate de que los niños comprendan que cuando las personas son trasladadas, sus cuerpos cambian para que de esa forma no experimenten dolor ni “nunca [prueben] la muerte” (3 Nefi 28:7). Cuando la Segunda Venida tenga lugar esas personas serán cambiadas “de la mortalidad a la inmortalidad en un abrir y cerrar de ojos” (3 Nefi 28:8).

• ¿Por qué lloró el Señor? (Moisés 7:28, 32–33.) ¿Cómo desean que se sientan sus padres y el Señor cuando vean la forma en que se comportan? ¿Cómo sabemos que toda persona, en forma individual, es importante para el Señor?

• Cuando Enoc lloró, ¿de qué manera lo consoló el Señor? (Moisés 7:44–45, 47.) ¿Cómo nos consuela el pensar acerca de Jesucristo, de Su amor y de Su sacrificio a pesar de que hay tanta iniquidad en el mundo?

• ¿Cuando se establecerá nuevamente Sión, o una ciudad de los puros de corazón? (Moisés 7:62.) ¿Cuál es la “verdad” que deberá “inund[ar] la tierra” con el fin de prepararla para el establecimiento de Sión? (El presidente Ezra Taft Benson definió esa verdad como el Libro de Mormón [véase “El don de la revelación moderna”, Liahona, enero de 1987, pág. 79.) ¿Qué podemos hacer para ayudar a que se cumpla esa profecía sobre el Libro de Mormón?

• ¿Dónde estará ubicada Sión, la Nueva Jerusalén? (Artículo de Fe N° 10.)

• ¿Cuánto tiempo morará Jesucristo en la tierra, con los justos en Sión? (Moisés 7:64–65.) Recalque que a ese período de mil años se le llama Milenio.

• ¿Cómo pueden ustedes tomar parte en la preparación para esa época de gozo en la cual Sión será establecida? (Véase la actividad complementaria N° 3.)

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Compare el relato del llamamiento de Enoc con el relato que se encuentra en Éter 12:27 sobre las promesas que Dios hace a quienes se sientan inadecuados para aceptar llamamientos. Pida a los niños que marquen en sus ejemplares de la Perla de Gran Precio cualquiera de los siguientes versículos, que podrían fortalecerles o ayudarles cuando se sientan inadecuados:

    • Moisés 6:31—Enoc se sintió débil y, por tanto, oró con humildad.

    • Moisés 7:13—Enoc tuvo fe y sus debilidades se convirtieron en puntos fuertes.

    • Moisés 6:35—Enoc fue obediente.

    • Moisés 6:37—Enoc se esforzó diligentemente.

    • Moisés 7:41, 44—Enoc tuvo compasión.

  2. 2.

    Analice la siguiente declaración del presidente Spencer W. Kimball:

    “Por muchos años se nos ha enseñado que la meta importante resultante de nuestro trabajo, de nuestras esperanzas y de nuestras aspiraciones en esta obra, es la edificación de una Sión de los Últimos Días, una Sión caracterizada por el amor, la armonía y la paz, una Sión en la cual los hijos del Señor sean como uno solo… “Este día vendrá; ¡y es nuestro destino hacer nuestra parte para que así sea…!

    “…eso puede lograrse solamente mediante el esfuerzo diario y constante de todo miembro de la Iglesia…Quisiera sugerir tres cosas fundamentales que debemos hacer si es que deseamos ‘edificar nuevamente a Sión’…

    “Primero, debemos eliminar… [el] egoísmo…

    “Segundo, debemos cooperar completamente y trabajar en mutua armonía…

    “Tercero, debemos… sacrificar todo lo que no sea requerido por el Señor” (Véase “Convirtámonos en puros de corazón”, Liahona, agosto de 1978, págs. 126–130).

    Anote en la pizarra las tres cosas que el presidente Kimball dijo que debemos hacer para “edificar nuevamente a Sión”. Pida a los niños que piensen en formas específicas en que se pueden lograr cada una de ellas.

  3. 3.

    Ayude a los niños a aprender de memoria el décimo Artículo de Fe. Explique que el tiempo en que la tierra será renovada y Jesucristo vendrá a reinar personalmente en ella será el Milenio.

  4. 4.

    Amarre con un cordel un manojo de palitos finos. Pida a uno de los niños que trate de romper los palitos mientras se encuentran atados todos juntos. Explique que eso es muy difícil para una sola persona. Desate los palitos y dé a cada uno de los niños uno para que lo rompa. Analice la importancia que tiene cada persona al hacer su parte para establecer una sociedad semejante a Sión en su casa y dentro de su círculo de amistades. Quizás desee sugerir a los niños que realicen esta actividad en casa y después hablen con sus respectivas familias sobre la forma en que cada uno de ellos puede hacer su parte para que el hogar sea más semejante a la ciudad de Enoc.

  5. 5.

    Pida a los niños que digan qué pueden hacer a diario para volverse cada vez más puros de corazón. Pídales que nombren las cosas que piensen que les quitará esa pureza. (Haga lo posible para que los niños piensen más en cosas positivas que negativas.) Escriba sus ideas en tiritas de papel y colóquelas luego en un recipiente. Denomine “Sión” el frente de la clase y pida a los niños que se pongan de pie, uno junto al otro, formando una fila que mire hacia “Sión”. Tome una tirita de papel del recipiente, lea lo que dice y pida a los niños que den un paso al frente si eso los ayuda a ser más puros o que den un paso atrás si lo que han leído los haría indignos. Continúe leyendo las ideas hasta que los niños lleguen a “Sión”.

    Canten o repitan la letra de las canciones “Sigue al Profeta” (Canciones para los niños, pág. 58), “Yo trato de ser como Cristo” (Canciones para los niños, pág. 40) o “Cuando venga Jesús” (Canciones para los niños, pág. 46).

Conclusión

Testimonio

Quizás desee testificar que el ser puro de corazón, como lo fueron Enoc y su pueblo, brinda felicidad. Aliente a los niños a decidir una o dos cosas específicas que puedan hacer durante la semana entrante para llegar a ser más puros y, de esa forma, ayudar a los que los rodean para que ellos también lleguen a ser mejores.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a hablar con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella las “Sugerencias de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Moisés 7:18–21 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.