Cómo familiarizarse con el Nuevo Testamento

Primaria 7: El Nuevo Testamento, 1997


Objetivo

Lograr que los niños se familiaricen con el Nuevo Testamento y exhortarlos a estudiar las Escrituras.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, 2 Timoteo 3:1–7, 13–17. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el objetivo principal de la lección. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VII–VIII y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Principios del Evangelio (31110 002), capítulo 10.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Prepare ocho tiras de cartulinas con las siguientes inscripciones: Las Escrituras, Los libros canónicos, La Biblia, El Antiguo Testamento, El Nuevo Testamento, El Libro de Mormón, Doctrina y Convenios, La Perla de Gran Precio. (Si lo desea, escriba las palabras en la pizarra en lugar de en tiras de cartulina.)

  5. 5.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento para cada niño.

    2. b.

      Un juego de libros canónicos.

Nota: Habrá niños en su clase que no lean muy bien; por tanto, busque la manera de que participen sin que se sientan incómodos al hacerlo. Todas las semanas, los niños deben tener una experiencia positiva con las Escrituras; el entusiasmo que usted demuestre por ellas, hará que los pequeños sientan el deseo de estudiarlas y aprender por sí mismos.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Dé a los niños las siguientes pistas y pídales que levanten la mano cuando piensen que saben de qué se trata.

  • Hay cuatro de ellos.

  • (Diga el nombre de uno de los niños de la clase o de alguien que ellos sepan que tiene los cuatro libros de las Escrituras).

  • Se les llama libros canónicos.

  • Contienen la palabra de Dios.

  • Son libros.

Cuando los niños hayan adivinado que son las Escrituras, indíqueles que esta lección les enseñará acerca de las Escrituras y explique la importancia que tienen en nuestra vida.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños, hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué son las Escrituras? ¿En qué forma son diferentes las Escrituras de otros escritos? (2 Timoteo 3:16.)

• ¿Por qué necesitamos estudiar las Escrituras? ¿Cuándo debemos comenzar a estudiar las Escrituras? (2 Timoteo 3:14–15.) ¿Por qué es importante empezar a estudiar las Escrituras cuando somos jóvenes?

Muéstreles sus ejemplares de las Escrituras y ponga a la vista la tira de cartulina que dice “Los libros canónicos”. Explique que los llamamos libros canónicos porque son las Escrituras oficiales que utilizamos en la Iglesia.

Pida a los niños que hablen acerca de lo que sepan de las Escrituras. Al analizar cada uno de los libros de las Escrituras, ponga a la vista las tiras de cartulina correspondientes o escriba las palabras en la pizarra. (Véase Principios del Evangelio, capítulo 10.)

• ¿En cuál de los libros canónicos leemos acerca de Jesucristo? Lea o pida a uno de los niños que lea los siguientes versículos: Moisés 8:24 (hasta donde dice Espíritu Santo), Doctrina y Convenios 20:29, 2 Nefi 25:26 y Salmos 83:18 (explique que Jehová es otro nombre que tiene Jesucristo). Es importante que los niños comprendan que los cuatro libros canónicos testifican de Jesucristo.

• Pida a los niños que abran sus ejemplares de la Biblia en la “Tabla de los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento” (el índice, la primer página de la Biblia, después del título). ¿En qué dos secciones principales se divide la Biblia? ¿Qué se encuentra anotado debajo de cada sección? Explique que los libros más pequeños del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento fueron escritos por diferentes profetas o líderes de la Iglesia. (Si hay una lista de abreviaturas, explique a los niños qué significan.) ¿Dónde encontramos el relato de la vida y del ministerio terrenal de Jesús? (En el Nuevo Testamento.) Pida a los niños que se fijen en los libros del Nuevo Testamento que se encuentran en la Tabla y explíqueles que las lecciones de este año se concentrarán en las enseñanzas de dicho libro.

• ¿Quiénes fueron Mateo, Marcos, Lucas y Juan? ¿Sobre qué escribieron? (Ayude a los niños a comprender que cada uno de esos cuatro hombres escribió un relato de la vida de Jesús y, en ocasiones, escribieron acerca de los mismos sucesos y testificaron que Él era el Salvador.) Pida a los niños que hablen de las enseñanzas y los relatos de la vida de Jesús que más les gusten.

• Pida a los niños que abran la Biblia en el capítulo 1 del libro de Hechos. Explique que el libro de Hechos habla en cuanto a los apóstoles que enseñaron el Evangelio después de la muerte y la resurrección de Jesús. ¿Qué creen ustedes que hacían los apóstoles de la época de Jesús? ¿Qué hacen los apóstoles en la actualidad?

• Pida a los niños que abran la Biblia en la página que contiene la tabla de libros.. Explique que la mayoría del resto de los libros del Nuevo Testamento son epístolas (cartas) que escribieron los Apóstoles de Jesús y otros líderes de la Iglesia para los miembros de ésta. ¿Por qué piensan ustedes que las escribieron? Señale que esas epístolas sirvieron para que los primeros miembros de la Iglesia comprendieran mejor el Evangelio y para aconsejarlos a ser fieles. ¿Qué tenemos en la Iglesia en la actualidad que son como esas epístolas? (Los artículos que escriben las Autoridades Generales y que se publican en la revista Liahona, las trasmisiones vía satélite y las conferencias generales y de estaca.)

Explique que cada uno de los libros del Nuevo Testamento se divide en capítulos y versículos para que de esa forma nos sea más fácil encontrar un pasaje o frase determinados.

• Escriba Mateo 28:2–9 en la pizarra. ¿En cuál de los libros canónicos encontramos este pasaje? ¿Qué número nos indica el capítulo? ¿Qué números nos indican los versículos? Lea esos versículos con los niños. ¿De qué trata ese relato de las Escrituras? ¿Por qué es importante tener ese acontecimiento registrado en las Escrituras?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido utilice una o varias de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Ayude a los niños a aprender de memoria los libros del Nuevo Testamento en su debido orden. Si lo desea, hágalo utilizando la canción “Los libros del Nuevo Testamento”, Más cantos para niños (PBMU0392SP), pág. 30. Repase los nombres de esos libros durante las próximas semanas.

  2. 2.

    Analice el Artículo de Fe Nº 8 con los niños y ayúdelos a aprenderlo de memoria (véase “Qué hacer para que los niños aprendan de memoria las Escrituras con más facilidad” pág. XI). Recuerde a los niños que el ejemplar de la Biblia que poseemos es la traducción de documentos antiguos que se han copiado y vuelto a copiar a mano y que al hacerlo, tanto durante la traducción como en las copias, se cometieron algunas equivocaciones. Aun cuando la mayor parte de lo escrito en la Biblia es correcto, el profeta Nefi dijo que “se han quitado muchas cosas claras y preciosas” (1 Nefi 13:28) de ese libro. El profeta José Smith, por medio de la inspiración de Dios, hizo una revisión de la Biblia y le agregó partes que se habían quitado o cambiado. Explique que esas partes nos ayudan a comprender mejor el Evangelio.

  3. 3.

    En la combinación triple, publicada en el año 1993, al final de la “Guía para el Estudio de las Escrituras” se encuentran las selecciones de la traducción de José Smith de la Biblia en inglés; si tiene una disponible, muestre a los niños dónde se encuentra parte de esa traducción inspirada.

    Pídales que comparen Mateo 6:13 en la Biblia con Mateo 6:14 en la traducción inspirada de José Smith y analicen cómo el versículo en TJS nos ayuda a comprender mejor ese pasaje de las Escrituras.

  4. 4.

    Si tiene disponible la combinación triple anteriormente mencionada, explique brevemente las siguientes secciones: Las notas al pie de la página, la Guía para el Estudio de las Escrituras, Mapas e índice de lugares geográficos y fotografías de lugares mencionados en las Escrituras; además de la Concordancia y las notas al pie de la página de la Biblia.

  5. 5.

    Lea y analice Lucas 24:27. Ayude a los niños a comprender que muchas veces Jesús estudió y enseñó por medio de las Escrituras. ¿Qué parte de las Escrituras habrá estudiado Jesús? (El Antiguo Testamento.)

  6. 6.

    Quite las tiras de cartulina del lugar donde las colocó, mézclelas y póngalas sobre el piso o una mesa. Haga a los niños preguntas como las siguientes:

    • ¿Quáles son las dos tiras de cartulina que tienen escrito algo que significa lo mismo? (“Las Escrituras” y “Los libros canónicos”.)

    • ¿Quáles son las dos tiras de cartulina que tienen escrito los nombres de libros que son parte de un tercero? (“El Nuevo Testamento” y “El Antiguo Testamento”, los cuales son parte de la Biblia.)

    • ¿Qué libros forman parte de los libros canónicos? (La Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio.)

    Cuando uno de los niños conteste la pregunta, pídale que se acerque y ponga a la vista las tiras de cartulina correspondientes.

  7. 7.

    Canten o lean la letra de las canciones “Al leer las Escrituras” (Himnos, N° 180) o “Escudriñar, meditar y orar” (Canciones para los niños, pág. 66).

Conclusión

Testimonio

Testifique de la veracidad de las Escrituras y de la importancia que tienen en nuestra vida. Hable con los niños de alguna vez en que, al leer las Escrituras, encontró la ayuda que necesitaba. Exhórteles a leer diariamente las Escrituras.

Sugerencias de lectura en el hogar

Sugiera que los niños estudien 2 Timoteo 3:14–17 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.