El Sermón del Monte

Primaria 7: El Nuevo Testamento, 1997


Objetivo

Lograr que los niños se esfuercen por llegar a parecerse más a Jesús por medio de la obediencia a las enseñanzas que Él impartió en el Sermón del Monte.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Mateo 5:1–6:4 y 7:12. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VII–VIII y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Lucas 6:17–36 y 3 Nefi 12.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento para cada niño.

    2. b.

      Hojas de papel en las que haya escrito algunas circunstancias que los niños podrían tener que enfrentar (véase la actividad para captar la atención).

    3. c.

      La lámina 7–12, El Sermón del Monte (Las bellas artes del Evangelio 212; 62166).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Pida a los niños que, uno a la vez, pasen al frente de la clase y escojan una hojita de papel en la que usted haya descrito una situación desagradable que podrían tener que enfrentar alguna vez. Utilice situaciones semejantes a las siguientes:

  • Tu hermano o hermana te critica.

  • Alguien es malo contigo en la escuela.

  • Hay otros niños que se burlan de ti porque no quisiste fumar con ellos.

  • Hay otros niños que se burlan de ti porque no dices malas palabras.

Pida al niño que leyó la situación que diga cómo habría reaccionado en un caso así. Permita que los demás aporten sus ideas y luego explíqueles que van a analizar algunas de las enseñanzas que Jesús impartió en el Sermón del Monte, las cuales les ayudarán a saber qué hacer en cada una de esas circunstancias. Esas enseñanzas nos ayudan a parecernos más a Jesús porque nos dicen cómo desea Él que vivamos.

Relato de las Escrituras

Ponga a la vista la lámina del Sermón del Monte y utilice los pasajes de las Escrituras que se mencionan en la sección “Preparación” para enseñar a los niños acerca del Sermón del Monte que pronunció Jesús. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo hacerlo). Haga hincapié en los siguientes puntos:

  • Las Bienaventuranzas.

  • Amar a nuestros enemigos.

  • Llegar a ser perfectos.

  • La regla de oro (hagan con los demás lo que quisieran que ellos hicieran con ustedes).

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• Explique que a las enseñanzas que se encuentran registradas en Mateo 5:3–11 se les suele llamar las Bienaventuranzas. (Ponga de relieve que, cuando Jesús declaró las Bienaventuranzas a los nefitas, incluyó la frase “que vienen a mí” en una de ellas. Compárese Mateo 5:3 con 3 Nefi 12:3.) ¿En qué forma pueden las Bienaventuranzas ayudarnos a que nos parezcamos más a Jesús?

• ¿Qué significa tener hambre y sed de justicia? (Mateo 5:6.) ¿Cómo podemos tener hambre y sed de justicia? ¿Qué bendiciones recibiremos al hacerlo?

• ¿Qué significa tener un corazón limpio o puro? (Mateo 5:8.) ¿Qué se les promete a los limpios o puros de corazón? ¿Cómo podemos desarrollar un corazón puro?

• ¿Por qué es importante ser un pacificador? (Mateo 5:9.) ¿Cómo podemos convertirnos en pacificadores?

• ¿Qué quiere decir ser “la sal de la tierra”? (Mateo 5:13.) ¿Nos gusta la sal? (Véase la actividad complementaria N° 2.) ¿Qué significa ser “la luz del mundo”? (Mateo 5:14–16.) ¿En qué forma podemos ser una luz para los demás?

• ¿Qué debemos hacer si tenemos un problema o estamos disgustados con alguien? (Mateo 5:23–24.) ¿En qué forma debemos tratar a nuestros enemigos o a las personas que no nos gustan? (Mateo 5:43–47.)

• ¿Cómo podemos llegar a ser perfectos? (Mateo 5:48.)

Analice con los niños la siguiente declaración del presidente Joseph Fielding Smith acerca de la perfección: “[La perfección] no vendrá tod[a] a la vez, sino línea por línea, precepto por precepto, ejemplo por ejemplo, y aún así no mientras vivamos en este estado mortal… Pero es aquí donde echamos los cimientos… para ser preparados para esa perfección. Hoy debemos ser mejores de lo que fuimos ayer y mañana mejores de lo que somos hoy” (Doctrina de Salvación, tomo II, pág. 17).

• ¿En qué forma debemos prestar nuestros actos de servicio? (Mateo 6:1–4.) ¿Qué servicio hacia los demás podemos prestar en secreto?

• A Mateo 7:12 se le llama muchas veces la regla de oro. ¿Qué nos pidió Jesús que hiciéramos? ¿Cómo podemos hacerlo?

Es importante que los niños comprendan que, si hacen todo lo posible por vivir de acuerdo con las enseñanzas que Jesús impartió en el Sermón del Monte, estarán entonces en la senda que lleva a la perfección. Ponga de relieve que la perfección se obtiene gradualmente y que no podrá lograrse en esta vida. Lo que debemos hacer ahora es tratar de parecernos cada día más a Jesús.

Pida a los niños que repasen las situaciones de la “Actividad para captar la atención” y que digan qué han aprendido sobre la forma en que Jesús desea que actuemos en ciertas circunstancias. Diga a los niños que piensen acerca de lo que pasaría si todos viviéramos las enseñanzas que Jesús impartió en el Sermón del Monte.

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o varias de las siguientes actividades:

  1. 1.

    En tarjetas u hojitas de papel escriba la primera parte de cada una de las bienaventuranzas, como por ejemplo: “Bienaventurados son los pobres en espíritu que vienen a mí”, y en otra tarjeta u hoja de papel la segunda parte de la Bienaventuranza, en este caso: “porque de ellos es el reino de los cielos”. Mezcle todas las tarjetas u hojas de papel y colóquelas boca abajo, una al lado de la otra, en filas sobre la mesa o el piso. Pida a los niños que, uno a la vez, se acerquen al frente y den vuelta dos tarjetas para ver si logran hacerlas coincidir. (Una tarjeta tiene que tener la primera parte de una Bienaventuranza y la otra el final de la misma. En caso de necesitar ayuda, los niños pueden utilizar las Escrituras.) Si las tarjetas que el niño ha dado vuelta coinciden, debe dejarlas boca arriba, pero si no son parte de una misma Bienaventuranza, debe dejarlas como las encontró. Si logran hacerlas coincidir todas antes de que todos los niños de la clase hayan participado, mézclelas de nuevo y haga pasar a los niños que todavía no hayan tomado su turno.

  2. 2.

    Si esta lección no cae en domingo de ayuno, prepare un plato sencillo de comida que por lo general se prepare con sal, como por ejemplo, arroz, pasta, frijoles [porotos, judías], etc. No le ponga sal y pida a los niños que la prueben. (Hable de antemano con los padres de los niños para saber si éstos pueden comer la comida que piensa preparar; hay pequeños que son alérgicos a algunos alimentos.) Agregue una cantidad pequeña de sal a la comida [suficiente como para darle gusto al platillo que preparó] y pida a los niños que la prueben nuevamente. Destaque la forma en que una pequeña cantidad de sal puede cambiar notablemente el gusto de los alimentos. Pida a los niños que analicen el cambio que ellos también pueden lograr en otros aspectos, cuando viven con rectitud. Lea Mateo 5:13.

  3. 3.

    Presente situaciones conflictivas; como por ejemplo, dos niños que desean sentarse en el mismo lugar, dos niños que discuten, etc. Haga que los niños representen esas situaciones y pida a uno de ellos que actúe como pacificador. Pídales que piensen en algunas situaciones o circunstancias en que fueron ofendidos; casos en los cuales alguien dijo algo malo de ellos, cuando otro niño les quitó algo que les pertenecía, en que un amigo se enojó con ellos, en que los criticaron por ser miembros de la Iglesia, etc. Pregúnteles cómo deben reaccionar ante esas situaciones, de acuerdo con lo que dice Mateo 5:44.

  4. 4.

    Pida a uno de los niños que haga la pantomima de un servicio que él o ella haya prestado o que podría prestar. Diga a los demás niños que adivinen lo que está haciendo su compañero. Analicen cuán importante es ayudar a nuestro prójimo. Pida a los niños que digan cómo se han sentido cuando han ayudado a otra persona y que piensen en todo lo bueno que resulta el ayudar a los demás.

  5. 5.

    Ayude a los niños a aprender de memoria Mateo 5:16 o la primera parte de Mateo 7:12.

  6. 6.

    Prepare hojas con las Bienaventuranzas para que cada uno de los niños se lleve una a casa o pídales que las marquen en sus ejemplares de las Escrituras.

  7. 7.

    Prepare hojas de papel con las siguientes referencias de las Escrituras o escríbalas en la pizarra:

    • Mateo 5:3 y 3 Nefi 12:3

    • Mateo 5:6 y 3 Nefi 12:6

    • Mateo 5:10 y 3 Nefi 12:10

    • Mateo 5:48 y 3 Nefi 12:48

    Pida a los niños que lean ambas referencias y analicen la manera en que son diferentes. Ponga de relieve que Jesús enseñó a los judíos las mismas cosas que a los nefitas, pero que esas enseñanzas están más claras en el Libro de Mormón.

  8. 8.

    Canten o reciten la letra de las canción “Yo trato de ser como Cristo” (Canciones para los niños, pág. 40).

Conclusión

Testimonio

Exprese su testimonio de que si vivimos de acuerdo con las enseñanzas que Jesús impartió en el Sermón del Monte nos encontraremos en la senda que conduce a la perfección.

Sugerencia de lectura en el hogar

Sugiera a los niños que estudien en casa Mateo 5:3–11 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.