Jesucristo utilizó el poder de Su sacerdocio para bendecir a los demás

Primaria 7: El Nuevo Testamento, 1997


Objetivo

Que los niños comprendan mejor el poder del sacerdocio.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Marcos 4:35–41, 6:33–44, Lucas 9:37–43, Mateo 14:23–33, Hechos 10:38 y Doctrina y Convenios 13, 27:12, 124:123. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VII–VIII y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Mateo 8:23–27; Juan 6:1–14, 16–21 y Principios del Evangelio (31110 002), capítulo 13.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento para cada niño.

    2. b.

      Las láminas 7–15, Se calma la tempestad (Las bellas artes del Evangelio 214; 62139); 7–16, Se alimenta a cinco mil personas (62143) y 7–17, Jesús anda sobre el mar.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Apague la luz de la habitación o encienda una linterna. Pregunte a los niños qué se necesita para que se encienda la luz. (El poder de la energía eléctrica.) Pídales que nombren cosas que usamos que necesitan el poder de la energía eléctrica para funcionar. ¿Qué otras clases de poder conocen? Diga a la clase que hoy van a aprender acerca de un poder que es superior a todos, más grande aún que los de la naturaleza. Se trata del poder de Dios, al cual llamamos sacerdocio.

Actividad optativa para captar la atención

Muestre a los niños un imán y algunos pedacitos de metal. Permita que los niños utilicen el imán para mover los trozos de metal de un lado a otro de la mesa. Si no pudiera conseguir un imán, infle un globo y frótelo con una tela hasta que se pegue a la pared o a la ropa de uno de los niños. Otra opción es la de pedirle a uno de los niños que se pase un peine por el cabello varias veces y luego lo utilice para recoger pequeños pedacitos de papel.

• ¿Qué hizo que el imán atrajera al metal, que el globo se pegara a la pared y a la ropa, o que el peine recogiera el papel? (El imán tiene el poder de atraer al metal. La electricidad estática mantiene al globo pegado a la pared o a la ropa y permite al peine recoger los pedacitos de papel.)

• ¿Qué otros poderes les acuden a la mente? (Los rayos, la electricidad, el viento, etc.)

Explique a los niños que van a aprender acerca de un poder que es el más grande de todos. Se trata del poder de Dios: el sacerdocio.

Relatos de las Escrituras y preguntas para analizar y aplicar

Enseñe los relatos de las Escrituras que demuestran cómo utilizó Jesús ese poder y ponga a la vista las láminas en los momentos adecuados. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo hacerlo.)

  1. 1.

    Se calma a la tempestad (Marcos 4:35–41).

    • ¿Qué sintieron los discípulos de Jesús durante la tempestad? ¿Por qué pensaron que Jesús no se preocupaba por ellos? ¿Cómo saben que nuestro Padre Celestial se preocupa por ustedes?

    • ¿En qué forma calmó Jesús la tempestad? (Marcos 4:39.)

    • ¿Qué poder utilizó Jesús para calmar la tempestad? (Su poder, o sea, el poder de Dios.) ¿Cómo llamamos al poder y a la autoridad de Dios? (D. y C. 124:123. El sacerdocio.)

    • Luego de calmar la tempestad, ¿qué les preguntó Jesús a Sus discípulos? (Marcos 4:40.)

    • ¿Qué pensaban los discípulos acerca de Jesús después de que Él hubo calmado la tempestad? (Mateo 8:27; Marcos 4:41.)

  2. 2.

    Se alimenta a cinco mil personas (Marcos 6:33–44).

    • ¿Por qué piensan ustedes que la gente siguió a Jesús hasta el desierto? (Marcos 6:33.) ¿Qué hizo Jesús antes de efectuar el milagro de dar de comer a cinco mil personas? (Mateo 14:14.) ¿Qué poder utilizó Jesús para sanar al enfermo? (El poder del sacerdocio.) ¿Cuál es la fuente del poder que bendice nuestra vida? (Hechos 10:38.)

    • ¿Qué poder utilizó Jesús para proporcionar comida suficiente para todos? ¿Qué fue lo milagroso de la cantidad de comida que sobró? (Marcos 6:42–44; Juan 6:12–13.)

  3. 3.

    Jesús sana a un muchacho poseído por un espíritu inmundo (Lucas 9:37–43).

    • ¿Qué le sucedía al hijo de aquel hombre? (Lucas 9:38–40.) ¿Qué le pidió el hombre a Jesús que hiciera?

    • ¿Qué hizo Jesús por el muchacho? (Lucas 9:42.) ¿Cómo reaccionaron las personas que se hallaban con Jesús ante ese milagro? (Lucas 9:43.)

    • ¿A quiénes había pedido anteriormente ayuda el hombre? (Lucas 9:40.) ¿Por qué piensan que los discípulos no pudieron brindarle ayuda a ese hombre y a su hijo? ¿Por qué llamó incrédulos Jesús a Sus discípulos? (Lucas 9:41.) ¿Por qué piensan que la fe es necesaria para que funcione el poder del sacerdocio?

  4. 4.

    Jesús anda sobre el mar (Mateo 14:22–33).

    • ¿Por medio de qué poder caminó Jesús sobre el agua hasta la barca donde se encontraban Sus discípulos? ¿Qué pensaron al principio los discípulos cuando lo vieron? (Mateo 14:26.) ¿Qué les dijo Jesús? (Mateo 14:27.)

Resumen de las preguntas para analizar y aplicar

Explique a los niños que Jesús efectuó esos cuatro milagros por medio de Su poder. También utilizó el poder del sacerdocio para efectuar muchos otros milagros. En la actualidad, Jesús ha compartido ese poder con los poseedores del sacerdocio.

Pedro, Santiago y Juan recibieron las llaves del sacerdocio en el Monte de la Transfiguración (Mateo 17:1–9). Se confirieron esas llaves del sacerdocio a Pedro, a Santiago y a Juan para que ellos pudieran tener el poder del sacerdocio cuando Jesús ya no estuviera en la tierra. Pedro sería el Presidente de la Iglesia después de que Jesús resucitara y necesitaba las llaves del sacerdocio para llevar adelante la obra de la Iglesia.

• ¿Qué llaves del sacerdocio les otorgaron Moisés y Elías a Pedro, Santiago y Juan? (Moisés les otorgó las llaves del sacerdocio del recogimiento de Israel; Elías les dio las llaves del poder sellador [véase D. y C. 110:12–16].)

• ¿Cómo utilizamos las llaves del recogimiento en la actualidad? (Artículo de Fe Nº 10. La obra misional.) ¿Cómo pueden participar ustedes en la obra misional ahora y prepararse para servir una misión regular?

• ¿Dónde utilizamos las llaves de sellar en la actualidad? (En el templo.) ¿Cómo se pueden preparar ustedes para entrar en el templo?

Explique a los niños que después de la muerte de Jesús y de los apóstoles, las bendiciones de la Iglesia y del sacerdocio fueron quitadas del mundo. Fue necesario que el sacerdocio se restaurara nuevamente a la tierra. Jesús restauró Su Iglesia y el sacerdocio mediante José Smith para que todos nosotros pudiéramos recibir las bendiciones del sacerdocio en nuestra vida.

• ¿Por qué es importante para la Iglesia tener el sacerdocio en la actualidad? ¿Cómo se llaman los dos sacerdocios? ¿Cómo se restauró el Sacerdocio Aarónico? (D. y C. 13.) ¿Cómo se restauró el Sacerdocio de Melquisedec?(D. y C. 27:12.)

Es importante que los niños comprendan que al llegar a la edad de doce años, los varones dignos pueden recibir el mismo sacerdocio que Juan el Bautista restauró a José Smith y Oliver Cowdery. Explíqueles que a los jóvenes que reciben el Sacerdocio Aarónico se les concede el poder para actuar en nombre de Dios al bendecir a los miembros de su barrio o rama. (Véase la actividad complementaria N° 5.)

• ¿Qué bendiciones recibimos por medio del poder del sacerdocio? (La bendición de los bebés y el darles un nombre, el bautismo, la confirmación, la Santa Cena, los sellamientos del templo, etc.) ¿Cuáles son algunas de las bendiciones personales que recibimos mediante el sacerdocio? (Bendiciones cuando estamos enfermos, bendiciones de padre, de maestros orientadores.)

• ¿Cómo ha bendecido el sacerdocio la vida de ustedes?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o varias de las siguientes actividades:

  1. 1.

    En hojitas dobladas de papel escriba Bautismo y confirmación, Bendición a los enfermos, Bendición de padre, Matrimonio en el templo y Santa Cena. Coloque las hojitas de papel en una caja o en un sobre con un rótulo que diga “Ordenanzas y bendiciones del sacerdocio”. Pida a un niño que saque una hojita de papel y la lea a la clase. Analicen la función del sacerdocio en esa bendición u ordenanza. Repita el procedimiento hasta que se terminen las hojas de papel. Pida a los niños que hablen sobre experiencias que hayan tenido con esas ordenanzas y bendiciones.

  2. 2.

    Repase el Artículo de Fe Nº 5 y ayude a los niños a aprenderlo de memoria.

  3. 3.

    Canten o repitan la letra del himno “Paz, cálmense” (Himnos, N° 54).

  4. 4.

    Muestre el videocasete “Un joven y el poder de Dios” (Colección de videocasetes de la Primaria, 53179 002).

  5. 5.

    Explique que cuando un niño de la Iglesia cumple doce años de edad, puede, si es digno, recibir el Sacerdocio Aarónico y ser ordenado al oficio de diácono. Prepare tiras de cartulina o papel con las siguientes inscripciones:

    • Repartir la Santa Cena.

    • Recoger las ofrendas de ayuno.

    • Servir como mensajero del obispo.

    • Cuidar la propiedad del Señor.

    Pida a los niños que mencionen los deberes y las responsabilidades de los diáconos. Cada vez que un niño dé una respuesta correcta, coloque en un lugar visible la tira de cartulina apropiada. Si fuera necesario, déles algunas indicaciones para que recuerden cuáles son esos deberes y responsabilidades.

Conclusión

Testimonio

Testifique acerca del poder del sacerdocio que Jesucristo tuvo. Testifique también que los hombres y los jóvenes dignos de la Iglesia poseen ese mismo poder del sacerdocio en la actualidad y que hay ciertas bendiciones que sólo podemos lograrlas a través del sacerdocio.

Sugerencias de lectura en el hogar

Sugiera a los niños que estudien en casa Marcos 4:35–41 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.