El Buen Pastor

Primaria 7: El Nuevo Testamento, 1997


Objetivo

Que los niños aprendan a confiar en Jesús porque Él es el Buen Pastor.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Juan 10:1–18, Marcos 10:13–16 y 3 Nefi 11:37–38. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VII–VIII y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Mateo 19:13–15 y Lucas 18:15–17.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a lograr el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento para cada niño.

    2. b.

      Un ejemplar del Libro de Mormón para cada niño.

    3. c.

      La lámina 7–19, El Buen Pastor y la lámina 7–24, Jesús y los niños (Las bellas artes del Evangelio 216; 62467).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Explique a los niños que les va a hablar sobre ciertas responsabilidades que tiene una persona. Dígales que les va a dar una pista a la vez, de lo que esa persona hace. Cuando crean que sepan lo que hace esa persona, deben ir al frente del salón de clases y susurrarle la respuesta a usted. Si la respuesta es correcta, deben permanecer de pie, pero si está equivocada, deben volver a sentarse. Utilice pistas como las siguientes:

  • Trabajo al aire libre.

  • Me preocupo mucho por los que están bajo mi cuidado.

  • En ocasiones tengo que ahuyentar animales salvajes o ladrones.

  • Tengo que estar siempre muy alerta.

  • Debo proteger a los pequeños.

  • Debo buscar a las que se han perdido.

  • Aquellas por las que velo conocen mi voz y me siguen.

  • Busco buenas pasturas y agua fresca para las que tengo que cuidar.

  • Los ángeles anunciaron el nacimiento de Jesucristo a algunas personas que tenían estas mismas responsabilidades.

  • Cuido ovejas.

Cuando todos los niños se hayan dado cuenta de que esa persona es un pastor, pídales que regresen a sus asientos. Explíqueles que durante la lección van a aprender acerca del Buen Pastor, que es Jesucristo.

Relato de las Escrituras

Ponga a la vista la lámina del Buen Pastor y explique que el pastor simboliza la relación de Jesús con Sus discípulos, debido a que los buenos pastores se dedicaban por completo a sus ovejas. En la época bíblica, cuando se llevaba a las ovejas al redil (un lugar con paredes altas coronadas de espinas para prevenir que los lobos se metieran por allí) durante la noche, los pastores se turnaban para hacer guardia y se acostaban atravesados frente a la entrada, convirtiéndose literalmente en la puerta del redil (Juan 10:7, 9). Si un animal salvaje lograba saltar la muralla que rodeaba al redil, el pastor daba la vida si era necesario, para proteger a las ovejas. Cuando a la mañana los pastores llamaban sus rebaños, cada una de las ovejas reconocía la voz de su pastor. Para que una oveja se mantuviera protegida, debía seguir de cerca a su pastor mientras él la llevaba a donde había buenas pasturas.

Enseñe a los niños la parábola del Buen Pastor, tal como se encuentra en Juan 10:1–6.

(En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo hacerlo.)

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Por qué las ovejas siguen a su pastor? (Juan 10:4.) ¿Qué piensan que significa que “conocen su voz”? ¿Qué voz debemos conocer nosotros? ¿Cómo llegamos a conocer la voz del Salvador?

• ¿Quiénes son los ladrones y los salteadores hoy en día? (Juan 10:1.) (Haga que los niños piensen en personas o cosas que podrían influenciarles para que se alejen de su Pastor, que es Jesús.) ¿Por qué las ovejas no se dejaron llevar por los “ladrones… y salteadores”? (Juan 10:8.) ¿Cómo podemos protegernos de las malas influencias? ¿Quiénes más nos pueden proteger de esas influencias? (El Espíritu Santo, el Profeta, nuestros padres, los buenos amigos, los maestros y el obispo.)

• ¿En qué forma es Jesús el Buen Pastor? (Juan 10:9–11.) Si Jesús es el Buen Pastor, ¿qué somos nosotros? ¿De qué manera el saber que Jesús es el Buen Pastor nos ayuda a seguirlo?

• ¿Cómo demuestra el Buen Pastor el amor que siente por Sus ovejas? (Juan 10:11.) ¿De quién recibió Jesús el poder de dar Su vida y volverla a tomar? (Juan 10:17–18. Él pudo morir porque Su madre era mortal y pudo tomar nuevamente Su vida porque Su Padre, el Padre Celestial, era inmortal.) ¿Qué significado tiene para nosotros el hecho de que “el buen pastor su vida da por sus ovejas”? (Juan 10:11.) ¿De qué forma hace posible el sacrificio de Jesús que podamos vivir nuevamente con Él y nuestro Padre Celestial?

Es importante que los niños comprendan que una de las formas en que Jesucristo es el Buen Pastor es porque Él sufrió voluntariamente por nuestros pecados y dio Su vida por nosotros. Por consiguiente, todos resucitaremos, y además, tenemos la oportunidad de arrepentirnos, bautizarnos y ser perdonados de nuestros pecados.

Explique a los niños que les va a relatar otra historia que demuestra cómo el Buen Pastor se preocupa por Sus ovejas. Muestre la lámina de Jesús y los niños.

Enseñe el relato de la vez en que Jesús bendijo a los niños (véase Marcos 10:13–16).

• ¿Por qué trataron los discípulos de Jesús de alejar a los niños? (Traducción de José Smith Mateo 19:13.) ¿Qué dijo Jesús cuando Sus discípulos trataron de alejar a los niños? (Marcos 10:14.) ¿Cómo se comportó con los niños? (Marcos 10:16.) ¿Cómo creen que se habrían sentido ustedes si hubieran sido algunos de esos niños? ¿En qué forma el saber que Jesús nos ama hace que sea más fácil seguirlo?

• Jesús dijo que tenemos que llegar a ser “como un niño” para entrar en el reino de Dios (Marcos 10:15; Mosíah 3:19; 3 Nefi 11:37–38). ¿Qué piensan que significa llegar a ser “como un niño”? ¿Cómo piensan que tienen que ser para entrar en el reino de los cielos? ¿Por qué desea Jesús que entremos en el reino de los cielos?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o varias de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Dé a cada niño un trozo de cordel de por lo menos unos treinta centímetros de largo. Pídales que coloquen el trozo de cordel enfrente de ellos sobre una mesa o el piso con un extremo hacia ellos y el otro hacia el frente, y traten de empujarlo, alejándolo de ellos, y luego pídales que traten de acercarlo a ellos. Relacione este experimento con la forma en que los pastores guían a sus ovejas (Juan 10:4). Explique que en Israel los pastores guiaban su rebaño caminando enfrente de él. En otros países, los pastores hacen caminar a los animales adelante y ellos van detrás, arreándolos. Jesús, como nuestro Buen Pastor, va adelante, mostrándonos el camino y pidiéndonos que le sigamos.

  2. 2.

    Lea y analice Salmos 23 con los niños.

  3. 3.

    Divida la clase en pequeños grupos y pídales que piensen en algunas de las formas en que Jesús ha demostrado y continúa demostrando amor por nosotros (algunas de las ideas podrían ser al pagar por la transgresión de Adán, al sufrir por nuestros pecados, al enseñarnos el Evangelio por medio de las Escrituras, al ser un ejemplo, al brindarnos Su ayuda cuando la necesitamos, etc.) Analice cómo esas cosas nos sirven para saber que Jesús nos ama.

  4. 4.

    Lea y analice el relato de la ocasión en que Jesús bendijo a los niños nefitas (3 Nefi 17:12–13, 21–24).

  5. 5.

    Repase con los niños cualquiera de los tres primeros Artículos de Fe o los tres en conjunto.

  6. 6.

    Ayude a los niños a aprender de memoria Juan 10:11.

  7. 7.

    Canten o repitan la letra de la canción “Siento el amor de mi Salvador” (Canciones para los niños, pág. 42).

Conclusión

Testimonio

Testifique que Jesús nos ama a cada uno y desea que le sigamos. Relate una experiencia de su vida en la cual haya sentido de manera particular el amor de Jesús o cuando haya sido bendecido por haberle seguido.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Juan 10:1–18 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.