Juan el Bautista preparó el camino para Jesucristo

Primaria 7: El Nuevo Testamento, 1997


Objetivo

Que los niños comprendan que fueron preordenados para cumplir con una parte importante de la obra del Padre Celestial en la tierra.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Lucas 1:5–25, 57–80; Mateo 3:1–6 y Doctrina y Convenios 84:27–28. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VII–VIII y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento para cada niño.

    2. b.

      Una hoja de papel que tenga escrito Soy un espíritu elegido, para cada uno de los niños.

    3. c.

      La lámina 7–2, Juan predica en el desierto (Las bellas artes del Evangelio 207; 62132).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Antes de comenzar la clase, pida a uno de los niños, sin que los demás escuchen que, una vez que se haya dicho la primera oración, reparta entre los demás las hojas de papel que usted preparó.

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Pida al niño previamente asignado que reparta las hojas de papel entre los miembros de la clase. Explique que antes de comenzar la clase usted escogió a ese niño que repartió las hojas de papel para que prestara ese servicio. La preordenación es algo parecido a eso. (Escriba la palabra Preordenación en la pizarra.) El Padre Celestial nos preordenó en la vida preterrenal cuando nos escogió para que hiciéramos una obra especial para Él en la tierra. El ser preordenados no quiere decir que tengamos que hacer la obra que se nos ha encomendado, ya que seguimos teniendo nuestra libertad o albedrío, pero tenemos la oportunidad de realizarla si decidimos hacerlo. Explique a los niños que en esta lección aprenderán sobre Juan el Bautista, el cual fue preordenado o escogido para llevar a cabo una misión muy importante sobre la tierra. Pida a los niños que lean en voz alta lo que dice en las hojas de papel. Hágales saber que los pasajes de las Escrituras que van a estudiar explican que Juan el Bautista fue un espíritu escogido, elegido en la vida preterrenal para preparar el camino para Jesucristo.

Relato de las Escrituras

Enseñe el relato del nacimiento de Juan el Bautista, de su niñez y de su misión, tal cual se encuentran en los pasajes de las Escrituras mencionados en la sección “Preparación”. Exhiba en el momento apropiado la lámina “Juan predica en el desierto”. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág.VIII, encontrará varias sugerencias de cómo hacerlo.) Ayude a los niños a comprender que Juan el Bautista fue preordenado para preparar a la gente a fin de que escuchara a Jesucristo.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué sabemos acerca de los padres de Juan el Bautista? (Lucas 1:5–7.)

• ¿Por qué quedó mudo Zacarías y no pudo hablar? (Lucas 1:18–20.) • ¿Por qué Zacarías y Elizabet le pusieron a su hijo el nombre de Juan? (Lucas 1:13.)

• ¿Qué sabemos de la niñez de Juan? (Lucas 1:80; D. y C. 84:27–28.)

• ¿Cuál fue la misión para la cual fue preordenado Juan el Bautista? (Lucas 1:15–17, 76–77.)

• ¿De qué manera cumplió Juan el Bautista su misión preordenada de preparar el camino para Jesucristo? (Mateo 3:1–6.)

Explique que, de la misma forma que Juan el Bautista fue un espíritu escogido para ayudar a edificar el reino de nuestro Padre Celestial al preparar el camino para Jesucristo, nosotros también somos espíritus escogidos para ayudar a edificar el reino del Padre Celestial tratando de que la gente sepa más acerca de Jesucristo.

Lea la siguiente cita del presidente Ezra Taft Benson: “Ustedes son espíritus escogidos, muchos de los cuales han sido reservados durante casi seis mil años para venir ahora, en esta época, en que las tentaciones, las responsabilidades y las oportunidades son mucho más grandes” (en Conference Report, octubre de 1977, pág. 43; Ensign, noviembre de 1977, pág. 30).

• ¿Qué sienten al saber que el Padre Celestial los conoce personalmente y los ha escogido para venir a la tierra en esta época?

• ¿Cuáles son algunas de las cosas que tal vez fuimos preordenados a hacer con el fin de ayudar a edificar el reino del Padre Celestial? (Prestar servicio misional, dar buenos ejemplos al guardar nuestros convenios, poseer el sacerdocio, criar una familia digna, cumplir con los llamamientos de la Iglesia.)

• ¿Cómo pueden saber lo que nuestro Padre Celestial desea que hagan aquí en la tierra? (Orar antes de tomar cualquier decisión, prestar atención al Espíritu.) Explique que el Padre Celestial nos ha dado también la oportunidad de recibir, al llegar a la edad apropiada, bendiciones patriarcales por medio del patriarca de la estaca. Por lo general, las bendiciones patriarcales indican qué llamamientos podríamos recibir o qué desea el Padre Celestial que hagamos en la vida. ¿Cómo pueden prepararse para hacer lo que el Padre Celestial desea de ustedes?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o varias de las siguientes actividades:

  1. 1.

    En una hoja de papel para cada niño o en la pizarra, escriba lo siguiente (sin incluir las respuestas):

    Juan el Bautista:

    1. a.

      Vivió en el __________ .

    2. b.

      Era __________ meses mayor que Jesús.

    3. c.

      Vestía ropa hecha de __________ y __________ .

    4. d.

      Comía __________ y __________ .

    5. e.

      Preparó el camino para __________ .

    Respuestas: a. desierto; b. seis; c. pelo de camello, cuero; langostas, miel silvestre; e. Jesucristo.

    Pida a los niños que lean Lucas 1:26–27, 35–36, 76 y Mateo 3:1, 4 con el fin de ayudarlos a llenar los espacios en blanco. (Si los niños no saben lo que son las langostas de tierra, explíqueles que son insectos voladores grandes.) Hágales comprender que aun cuando Juan el Bautista vivió una vida sencilla y humilde en el desierto, cumplió fielmente su misión y preparó el camino para Jesucristo.

  2. 2.

    Para que los niños aprendan quiénes fueron algunas de las personas preordenadas para sus misiones terrenales, pídales que lean los siguientes pasajes de las Escrituras:

    • Jeremías 1:5—Jeremías.

    • 1 Nefi 11:18—María, la madre de Jesús (en una visión que recibió Nefi).

    • Éter 3:14—Jesucristo.

    • Doctrina y Convenios 138:53, 55—José Smith y algunas otras personas.

    • Abraham 3:23—Abraham.

Conclusión

Testimonio

Testifique que, de la misma forma que Juan el Bautista fue preordenado para preparar el camino para Jesucristo y testificar acerca de Él, cada uno de nosotros ha sido preordenado para la misión que se nos ha dado aquí en la tierra. Exprese sus sentimientos acerca de la importancia de vivir el Evangelio y de ser dignos de llevar a cabo lo que el Padre Celestial nos ha preordenado hacer.

Sugerencias de lectura en el hogar

Sugiera a los niños que estudien en casa Lucas 1:5–23, 57–80 y Mateo 3:1–6 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.