La crucifixión y sepultura de Jesucristo

Primaria 7: El Nuevo Testamento, 1997


Objetivo

Fortalecer el testimonio de cada niño en cuanto al hecho de que, habiendo muerto Jesús por nosotros, todos volveremos a vivir.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Mateo 27:32–66, Lucas 23:26–56 y Juan 10:17–18, 19:13–42. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VII–VIII y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Marcos 15:20–47.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento para cada niño.

    2. b.

      Un ejemplar del Libro de Mormón.

    3. c.

      Las láminas 7–33, La Crucifixión (Las bellas artes del Evangelio 230; 62505); 7–34, La sepultura de Jesús (Las bellas artes del Evangelio 231; 62180) y 7–35, El sepulcro de Jesús (Las bellas artes del Evangelio 232; 62111).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Relate a los niños la siguiente historia:

En un frío día de invierno, un avión de pasajeros se estrelló contra un puente de Washington D. C., la capital de los Estados Unidos, y cayó en las aguas heladas del río Potomac. Muchos murieron en aquel accidente, pero seis personas lograron mantenerse a flote tomadas de la cola del avión en tanto que, desde un helicóptero, unos hombres trataban de alcanzarles un salvavidas con una cuerda. El agua estaba terriblemente helada y a los seis sobrevivientes les resultaba muy difícil mantenerse asidos al avión. Tenían miedo de morir antes de que les llegara el turno de recibir el salvavidas y ser rescatados.

Cada vez que desde el helicóptero le alcanzaban el salvavidas a uno de los hombres, éste se lo pasaba a otra persona para que la rescataran primero. Así lo hizo hasta que todos los demás quedaron a salvo, pero ya no pudo sostenerse más. Cuando el helicóptero volvió para rescatarlo, aquel hombre había desaparecido en las aguas del río; murió antes de que nadie pudiera salvarlo.

• ¿Por qué se imaginan que aquel hombre continuó cediendo el salvavidas a los demás? ¿Qué pensarían si hubieran sido una de las personas que ese hombre ayudó a salvar?

Exprese a los niños su opinión acerca del valor y del amor que se necesitan para dar la vida por los demás, como lo hizo aquel hombre.

Indíqueles que esta lección les enseñará acerca del dolor y del sufrimiento que Jesús padeció en la cruz. Él dio voluntariamente Su vida a fin de que toda persona que haya vivido o viva sobre la tierra vuelva a vivir gracias a Su gran amor por nosotros.

Breve repaso

Recuerde a los niños las condiciones que Adán y Eva trajeron sobre sí mismos y su posteridad cuando comieron el fruto prohibido en el Jardín de Edén. A consecuencia de su transgresión, el cuerpo de Adán y Eva pasó a ser mortal. Ello significó que, algún día, habrían de morir. Como descendientes de Adán y Eva, también nosotros tendremos que morir como ellos.

Dé su testimonio de que la muerte física es parte del plan de nuestro Padre Celestial y que Él, en Su infinita misericordia, envió a Jesucristo, Su Hijo Unigénito, para vencer los efectos de la muerte. Por medio de la muerte y la resurrección de Cristo, todos hemos sido rescatados de la muerte física. Un día moriremos, sí, pero seremos resucitados (véase Juan 3:16–17 y Helamám 14:15).

Repase brevemente de las lecciones anteriores los acontecimientos acerca del sufrimiento, la traición, el arresto y el juicio de Jesús.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato de la crucifixión y sepultura de Jesús, tal como se encuentra en Mateo 27:32–66. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras,” pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo hacerlo.) Consulte asimismo Lucas 23:34, 39–43, y Juan 19:19-22, 25–27, 34, 39. Utilice las láminas correspondientes en el momento oportuno.

Quizás desee consultar la siguiente lista para facilitar la enseñanza de los diversos puntos de la lección:

  1. 1.

    Simón de Cirene llevó la cruz de Jesús (Mateo 27:32).

  2. 2.

    Jesús fue crucificado entre dos ladrones (Mateo 27:33–38; Lucas 23:32–33).

  3. 3.

    Pilato escribió un título y lo puso sobre la cruz (Juan 19:19–22).

  4. 4.

    Se burlaron de Jesús (Mateo 27:39–44).

  5. 5.

    Jesús habló con uno de los ladrones (Lucas 23:39–43).

  6. 6.

    Jesús le pidió a Juan que cuidara a Su madre (Juan 19:25–27).

  7. 7.

    Las tinieblas cubrieron toda la tierra (Mateo 27:45–46).

  8. 8.

    Jesucristo murió (Mateo 27:50–56). Los soldados romanos lo hirieron en el costado con una lanza (Juan 19:34).

  9. 9.

    El cuerpo de Jesús fue puesto en un sepulcro (Mateo 27:57–61; Juan 19:38–42).

  10. 10.

    Enviaron guardias para que vigilaran el sepulcro (Mateo 27:62–66).

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• Después del juicio de Jesús, ¿qué hizo Pilato? (Mateo 27:26). ¿Qué significa azotar? (Golpear con un látigo.) ¿Qué significa crucificar? (Colgar a una persona en una cruz clavándola o atándola a ella de pies y manos.) Explique a los niños que la crucifixión era el método que se empleaba para causar una muerte lenta y dolorosa, que generalmente se aplicaba a los esclavos y a los peores criminales.

• ¿Con qué nombre se conoce al lugar donde Jesús fue crucificado? (Mateo 27:33; Lucas 23:33.)

• ¿Junto a quiénes fue crucificado Jesús? (Mateo 27:38; Lucas 23:33.)

• ¿Qué le dieron de beber los soldados a Jesús (Mateo 27:34.) Explique a los niños que el vinagre mezclado con hiel se daba como medicina para aplacar los sentidos o aliviar el dolor. Ayúdeles a entender que Jesús rehusó esa medicina porque quería estar completamente consciente al completar Su obra de la Expiación.

• ¿A quiénes pidió Jesús que Su Padre Celestial perdonara? (Lucas 23:34.) ¿Por qué piensan ustedes que fue importante que Jesús perdonara a los soldados? ¿Por qué es importante que perdonemos a los demás? ¿De qué manera somos bendecidos cuando perdonamos a otras personas?

• ¿Quiénes eran algunos de los que se burlaban de Jesús y lo insultaban cuando se hallaba en la cruz? (Mateo 27:39–44.) ¿Qué le decían? ¿Cómo respondió Jesús? (1 Nefi 19:9.) ¿Cómo debemos responder nosotros cuando alguien nos insulta?

• ¿Cómo reaccionaron los dos ladrones ante Jesús? (Lucas 23:39–43.) ¿Qué dijo el segundo ladrón, lo cual demostró que estaba empezando a arrepentirse? (Lucas 23:40–42.) ¿Qué le respondió Jesús? (Lucas 23:43.)

• ¿Cómo demostró Jesús amor por Su madre mientras sufría en la cruz? (Juan 19:25–27.) ¿Qué nos enseña eso en cuanto a Jesús?

• ¿Por cuánto tiempo cubrieron la tierra las tinieblas? (Mateo 27:45.) ¿Qué exclamó Jesús a gran voz? (Mateo 27:46.) ¿Había realmente abandonado Dios a Su Hijo? Explique a los niños que nuestro Padre Celestial retiró momentáneamente Su espíritu de Jesús a fin de que Él pudiera completar por Sí mismo Su victoria sobre el pecado y la muerte.

• ¿Qué significa decir que Jesús “entregó su espíritu”? (La única forma en que Jesús podía morir era permitiendo que Su espíritu saliera de Su cuerpo. Las Escrituras confirman que Él dio voluntariamente Su vida; nadie podía quitársela.) Pida a los niños que lean Juan 10:17–18. ¿Por qué estaba Jesús dispuesto a dar Su vida?

• ¿Qué acontecimientos milagrosos se produjeron en los momentos de la muerte de Jesús? (Mateo 27:51–53.) ¿Qué significa “rasgarse en dos”? (Romperse en mitades.) ¿Qué testimonio ofreció el centurión (un oficial del ejército romano) al ver lo que sucedía? (Mateo 27:54.)

• ¿Quién era José de Arimatea? (Mateo 27:57.) ¿Qué hizo ese hombre? (Mateo 27:58–60.)

• ¿Qué querían los fariseos que hiciera Pilato? (Mateo 27:62–66.) ¿Por qué pidieron que se vigilara el sepulcro? ¿Por qué no tuvieron importancia alguna sus intenciones? ¿Qué nos enseña esto acerca del poder de los hombres y del poder del Señor?

Resumen de preguntas para analizar y aplicar

Usted podría utilizar las siguientes preguntas para ayudar a los niños a entender la relación que existe entre la transgresión de Adán y Eva y la necesidad consecuente de un Salvador.

• ¿Cómo transgredieron Adán y Eva uno de los mandamientos de nuestro Padre Celestial en el Jardín de Edén? (Comieron el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal.) ¿Cuál fue el resultado de su transgresión? (Tuvieron que salir del Jardín de Edén. Se convirtieron en seres mortales y pudieron tener hijos. Ellos y toda su posteridad quedaron sujetos a la muerte. Esto era parte del plan de nuestro Padre Celestial.)

• ¿Qué sucede con nuestro cuerpo y nuestro espíritu cuando morimos? (Nuestro espíritu sale de nuestro cuerpo y pasa a morar en el mundo de los espíritus; nuestro cuerpo, ya sin vida y sin espíritu, es por lo general sepultado en la tierra.) ¿Qué podemos hacer para reunir nuestro cuerpo con nuestro espíritu? (Nada; puesto que somos seres mortales, no tenemos el poder para hacerlo por nosotros mismos.)

• ¿Quién ha hecho posible que salgamos de esta difícil situación? ¿Por qué era Jesús la única persona que podía salvarnos? (Él era puro y sin pecado, el Hijo Unigénito de nuestro Padre Celestial en la carne y poseía el poder para vencer la muerte.) ¿Cómo se sienten al saber que existe alguien que puede hacer posible que ustedes y sus familias sean resucitados?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o varias de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Anote los siguientes pasajes de las Escrituras en un cartel o en la pizarra e indique a los niños que cada uno de ellos contiene una de las declaraciones hechas por Jesús mientras se encontraba sobre la cruz. Pídales que las lean y digan qué poder o atributo hizo que Jesús dijera o hiciera esas cosas.

    Lucas 23:34 (Fue misericordioso y perdonó a todos.) Lucas 23:43 (Tenía el poder para predecir lo que había de acontecer.) Juan 19:26–27 (Demostró amor y preocupación por su madre.) Mateo 27:46 (Declaró que dependía del Padre Celestial.) Lucas 23:46 (Se sometió a la voluntad de nuestro Padre Celestial.) Juan 19:30 (Cumplió el plan de nuestro Padre Celestial.)

  2. 2.

    Anote en la pizarra los nombres de personas o grupos de personas mencionadas en los pasajes de las Escrituras que relatan la muerte y sepultura de Jesús. Pida a los niños que digan lo que recuerdan acerca de dichas personas o grupos y ayúdeles a reconocer lo que hizo cada una de ellas:

    • Jesucristo

    • Pilato

    • Simón de Cirene

    • Los soldados

    • Los que se burlaban

    • Los dos ladrones

    • María, la madre de Jesús

    • Juan el Amado

    • El centurión

    • José de Arimatea

  3. 3.

    Analicen y ayude a los niños a memorizar el Artículo de Fe Nº 2.

  4. 4.

    Canten o lean la letra de la canción “¿Vivió Jesús una vez más?” (Canciones para los niños, Nº 45).

Conclusión

Testimonio

Exprese su gratitud por el gran sacrificio que Jesús hizo por nosotros al morir en la cruz. Dé su testimonio de que todos seremos resucitados y viviremos nuevamente gracias a Su gran amor por nosotros.

Sugerencia de lectura en el hogar

Sugiera a los niños que estudien en casa Mateo 27:34–50 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.