La conversión de Saulo

Primaria 7: El Nuevo Testamento, 1997


Objetivo

Alentar a los niños a convertirse más plenamente a Jesucristo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Hechos 7:57–60, 8:1–3, 9:1–30, 26:9–23 y Mosíah 5:2. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VII–VIII y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Hechos 22:3–21.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento para cada niño.

    2. b.

      Un vaso lleno de agua.

    3. c.

      La lámina 7–42, Pablo en el camino a Damasco.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Muestre el vaso de agua a los niños.

• ¿Qué sucede cuando el agua hierve? (Se convierte en vapor.)

• ¿Qué sucede cuando el agua se congela? (Se convierte en hielo.)

Explique que cuando el agua cambia a hielo o a vapor decimos que se ha “convertido”. Es diferente del agua original.

• Cómo se convierte la gente al Evangelio de Jesucristo? ¿En qué forma cambia la vida de ellos cuando se convierten?

Escriba la palabra convertido en la pizarra. Explique que esta lección es acerca de la conversión milagrosa de un hombre al Evangelio de Jesucristo.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato de la conversión de Saulo a la Iglesia de Jesucristo, tal como se encuentra en Hechos 9:1–20. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo hacerlo.) Es importante que los niños comprendan que este Saulo no es el hombre que fue el primer rey de Israel, sino el que se convirtió en el gran misionero Pablo.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿En qué forma persiguió Saulo a los miembros de la Iglesia? (Hechos 7:57–60; 8:1–3; 9:1–2.) ¿Cómo podrían haberse sentido hacia él los miembros de la Iglesia? ¿Cómo se sentirían ustedes si alguien los persiguiera debido a sus creencias? ¿En qué forma debemos actuar cuando alguien hace eso? Exhorte a los niños a hablar sobre cualquier experiencia que hayan tenido en la que alguien se burló de ellos o los trató mal debido a sus creencias.

• ¿Qué pasó en el camino a Damasco que causó que Saulo se diera cuenta que necesitaba arrepentirse de sus pecados? (Hechos 9:3–6.) ¿Con quién habló Saulo en esta visión? (Hechos 9:5.) ¿En qué forma nuestro Padre Celestial y Jesucristo nos hacen saber cuándo necesitamos arrepentirnos? (Por medio de la inspiración del Espíritu Santo y la guía de nuestros padres, los profetas y las Escrituras.)

• ¿Qué significa “dar coces contra el aguijón”? (Hechos 9:5.) (Un aguijón es la punta de hierro de una vara llamada aguijada que la gente utilizaba con los animales para impulsarlos a andar. Muchas veces los animales daban coces cuando se les hostigaba haciendo que el aguijón los lastimara aún más. Jesucristo le dijo a Saulo que sus acciones lo estaban lastimando más a él que a los demás. Cuando luchamos en contra de lo que es correcto, los más heridos somos nosotros. ¿En qué forma puede alguien lastimarse cuando lucha contra la verdad? Si es posible, dé a los niños un ejemplo apropiado de su propia experiencia.

• ¿Qué hizo Saulo para arrepentirse y volverse a Jesucristo? ¿Qué necesitamos hacer nosotros para arrepentirnos de nuestros pecados? Analice los siguientes puntos (si lo desea, anótelos en la pizarra):

  • Reconoció sus pecados. (Hechos 9:6.)

  • Ayunó y oró pidiendo perdón. (Hechos 9:9,11.)

  • Se bautizó. (Hechos 9:18.)

  • Trató de enmendar el mal que había hecho. (Hechos 9:20.)

  • Cambió y jamás volvió a perseguir a la gente.

Explique que Saulo no era inicuo de corazón sino que había sido engañado. Necesitaba arrepentirse y ser bautizado.

• ¿Por qué es importante arrepentirse cuando hacemos algo malo? ¿Cómo nos hace sentir el arrepentimiento?

• ¿Qué le pidió hacer el Señor a Ananías? ¿Por qué? (Hechos 9:10–12.) (Explique que este Ananías es diferente del que murió súbitamente debido a su falta de honradez.) ¿Por qué tenía temor Ananías de hacer lo que el Señor le había pedido? (Hechos 9:13–14.)

• ¿Por qué llamó el Señor a Saulo “instrumento escogido”? (Hechos 9:15–16.) ¿Qué cosas importantes deseaba nuestro Padre Celestial que Saulo hiciera? (Hechos 26:16, 18.) ¿Qué cosas de importancia querría nuestro Padre Celestial que ustedes hicieran? ¿Cómo pueden saber en cuanto a esas cosas?

• ¿Cómo perdió Saulo la vista? (Hechos 9:8; 22:11.) ¿Qué sucedió cuando Ananías bendijo a Saulo? (Hechos 9:17–18.)

• Después de la conversión de Saulo, ¿por qué motivo ni la gente ni los discípulos le creían cuando predicaba? (Hechos 9:21, 26.) ¿Por qué tuvo Saulo que abandonar el país? (Hechos 9:23, 29–30.)

• ¿Qué hace nuestro Padre Celestial cuando nos arrepentimos de nuestros pecados? (D. y C. 58:42.) ¿En qué forma podemos ayudar a otras personas que tratan de arrepentirse y de seguir a Jesús?

• ¿Cuál era el testimonio que Saulo tenía de Jesucristo? (Hechos 9:20; 26:22–23.) ¿Cómo sabemos cuando en verdad estamos convertidos al Evangelio de Jesucristo? (Mosíah 5:2.)

Analice la siguiente cita del presidente Ezra Taft Benson, decimotercer presidente de la Iglesia: “Cuando experimentamos ese poderoso cambio, el cual se ha logrado sólo por medio de la fe en Jesucristo y mediante la influencia del Espíritu Santo en nosotros, es como si en realidad nos hubiéramos convertido en una persona nueva… Han abandonado una vida de pecado… y quedado limpios. No tienen más el deseo de volver al mal camino. Son en verdad una nueva persona” (The Teachings of Ezra Taft Benson, pág. 470). (Si lo desea, utilice la actividad complementaria N° 1 con el fin de exhortar a los niños a experimentar lo descrito por el presidente Benson.)

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o varias de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Pida a los niños que mencionen todo lo que piensan que los niños de su edad podrían tener de qué arrepentirse, como por ejemplo: decir mentiras, hacer trampas, enojarse, decir malas palabras y desobedecer a sus padres. Escriba las ideas en la pizarra a medida que las vayan mencionando. Dígales que van a tener una prueba. A medida que usted señale una por una lo que ha escrito en la pizarra, pídales que se pregunten a sí mismos: “¿Tengo que arrepentirme de eso?” Pídales que contesten “sí” o “no” en silencio, sólo para sí mismos, a cada una de las preguntas. Repase los pasos que Saulo tomó para arrepentirse.

  2. 2.

    Escriba por separado cada una de las letras de la frase: “Arrepentirse y convertirse a Dios” (véase Hechos 26:20) en hojitas de papel o tarjetas de cartulina por separado. Coloque sobre la mesa los papeles boca abajo en su debido orden. Pida a los niños que se turnen para elegir una letra del alfabeto. Cuando adivinen una letra que pertenezca a la frase, dé vuelta las hojitas de papel o las tarjetas que tengan esa letra escrita. Explíqueles que nosotros nos convertimos cuando nos arrepentimos y nos volvemos a Dios.

  3. 3.

    Analicen y aprendan de memoria el Artículo de Fe N° 4.

  4. 4.

    Con la aprobación de la presidencia de la Primaria, invite a la clase a un converso reciente o a un ex misionero para que relate alguna experiencia especial en que la vida de una persona cambió cuando comenzó a creer en Cristo, se arrepintió y fue bautizada. Pida a esa misma persona que hable sobre el gozo y la felicidad que se recibe cuando se vive de conformidad con las enseñanzas del Evangelio.

  5. 5.

    Pida a uno de los niños que dibuje en la pizarra un camino que se bifurque y a otro que escriba el nombre de una ciudad que le gustaría visitar sobre una de las bifurcaciones del camino.

    • ¿Qué harían si hubieran tomado el camino equivocado y se dieran cuenta de que no es el que debían seguir?

    • ¿Podrían llegar a esa ciudad desde donde se encuentran?

    • ¿Qué tendrían que hacer para ir a la ciudad a donde desean ir?

    • ¿En qué forma es el arrepentimiento semejante a volver al camino correcto?

  6. 6.

    Canten o repitan la letra de la canción “Cuando me bautice” (Canciones para los niños, pág. 53).

Conclusión

Testimonio

Testifique cuán importante es el arrepentimiento en nuestra vida y la importancia de estar verdaderamente convertidos al Evangelio de Jesucristo. Hable del amor que siente por el Evangelio.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Hechos 9:1–20 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.