Jesucristo purifica el templo

Primaria 7: El Nuevo Testamento, 1997


Objetivo

Que cada uno de los niños sienta un amor y un respeto más grandes hacia nuestro Padre Celestial y Jesucristo, como así también hacia los lugares sagrados.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, Juan 2:13–16, Mateo 21:12–14, Lucas 19:45–48 y Éxodo 20:7. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VII–VIII y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Marcos 11:15–17.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayude a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento para cada niño.

    2. b.

      Tiras de papel o cartulina con las siguientes inscripciones: Demostramos amor y respeto por nuestro Padre Celestial y Jesús por medio de:

      • Nuestra reverencia en la Primaria y en la reunión sacramental.

      • Las palabras que utilizamos cuando oramos.

      • La forma en que vestimos.

      • La forma en que actuamos.

      • La forma en que hablamos.

    3. c.

      La lámina 7–9, Jesús purifica el templo (Las bellas artes del Evangelio 224; 62163).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para captar la atención

Trace una línea horizontal a lo ancho de la pizarra y escriba la palabra RESPETO en la parte superior de ésta y FALTA DE RESPETO en la parte inferior. Pida a los niños que hagan de cuenta que un amigo va a su casa y dígales que usted va a trazar una “línea de respeto” en la pizarra. Explíqueles que a medida que usted diga las cosas que el amigo de ellos hace (véase la lista a continuación), tienen que decidir si él demuestra respeto o falta de respeto hacia ustedes o hacia su casa. Trace una línea continua que cruce hacia arriba la línea horizontal en las situaciones de respeto y hacia abajo en aquellas donde se demuestre falta de respeto. Utilice ejemplos como los siguientes: El amigo:

  • Espera tranquilo afuera hasta que lo invitan a entrar.

  • Entra en la casa con los pies llenos de barro.

  • Agradece que lo hayan invitado.

  • Grita y habla fuerte dentro de la casa.

  • Saluda a los padres de ustedes con amabilidad.

  • Exige que le den algo de comer.

  • Tiene cuidado cuando juega o utiliza las cosas de ustedes.

  • No presta atención cuando los padres de ustedes le dirigen la palabra.

  • Los invita a ir a la casa de él o de ella.

La “línea de respeto” que usted trace debe quedar más o menos así:

Your “respect line” may look something like this:

respect line

Pida a los niños que se contesten a sí mismos las siguientes preguntas:

  • Cuando visitan a un amigo, ¿qué aspecto tiene la “línea de respeto” que demuestra el comportamiento de ustedes?

  • Cuando asisten a la Primaria, ¿qué aspecto tiene “la línea de respeto” que muestra la manera en que se han comportado?

Cuando están en casa, ¿qué aspecto tiene la “línea de respeto” por la forma en que actúan?

Relato de las Escrituras

Enseñe los relatos de la purificación del Templo de Jerusalén. El relato de la primera purificación se encuentra en Juan 2:13–16; el de la segunda, efectuada tres años más tarde y unos pocos días antes de Su crucifixión, se encuentra en Mateo 21:12–14 y en Lucas 19:45–48. (En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII, encontrará varias sugerencias de cómo hacerlo.) Al enseñar esos relatos, pida a los niños que se pregunten qué piensan ellos que Jesús sentía hacia nuestro Padre Celestial y el templo. Es importante que los niños comprendan que ese templo era un lugar sagrado, al igual que los templos y los centros de reuniones de la Iglesia en la actualidad, y que por esa razón Jesús desea que respetemos esos lugares sagrados.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué encontró Jesús que estaban haciendo algunas personas en el templo? (Juan 2:14.)

• ¿Por qué echó Jesús a los vendedores y a los cambistas fuera del templo? ¿Qué les dijo Jesús? (Juan 2:16; Mateo 21:13; Lucas 19:45–46.)

• ¿Qué hizo Jesús en el templo una vez que los hubo echado? (Mateo 21:14; Lucas 19:47.)

• ¿Por qué creen que es importante ser reverentes en los lugares sagrados, tales como nuestro hogar, los templos y los edificios de la Iglesia? ¿Hacia quién demostramos respeto?

Analice con los niños la importancia de ser reverentes en los lugares que han sido dedicados al Señor y hágales comprender que la reverencia demuestra un gran amor y una gran honra.

• ¿Hacia quién demostraba Jesús amor y respeto cuando echó a los vendedores y a los cambistas del templo? (Juan 2:16.) ¿Por qué lo hizo?

• ¿Cómo podemos demostrar amor y respeto por nuestro Padre Celestial y por Jesús en la Iglesia? ¿En nuestra casa? ¿En la escuela? ¿Cuando jugamos o nos divertimos?

Ponga a la vista las tiras de cartulina, una a la vez, y analice con los niños las formas de demostrar amor y respeto por nuestro Padre Celestial y Jesús. Incluya las siguientes ideas:

  • Cuando somos reverentes durante la Santa Cena, demostramos amor y respeto por Jesús y por los convenios que hacemos con nuestro Padre Celestial.

  • Cuando escuchamos los discursos en la reunión sacramental y somos reverentes en la Primaria, aprendemos más sobre nuestro Padre Celestial y Jesús, así como sobre lo que Ellos desean que hagamos.

  • Cuando oramos en forma apropiada, demostramos respeto por nuestro Padre Celestial.

  • Cuando vestimos con modestia, demostramos que respetamos nuestro cuerpo por ser éste una creación sagrada de nuestro Padre Celestial.

  • Cuando nos comportamos como nuestro Padre Celestial y Jesús desean, demostramos que creemos en Ellos y que para nosotros es importante hacer lo que Ellos nos pidan.

  • Cuando usamos con reverencia el nombre del Señor y no lo empleamos en forma impropia, les demostramos a los demás que a Él lo respetamos y amamos.

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o varias de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Pida a los niños que lean y memoricen Éxodo 20:7. Reláteles y analice con ellos el siguiente incidente que experimentó el presidente Spencer W. Kimball y trate de que los niños se prometan a sí mismos guardar este importante mandamiento:

    “En cierta ocasión, mientras uno de los empleados del hospital donde me encontraba internado me llevaba en una camilla hacia la sala de operaciones, de repente tropezó y al hacerlo, brotaron de sus labios palabras profanas y vulgares con las cuales estaba insultando al Señor. A pesar de que me encontraba casi inconsciente, levanté un poco la cabeza e implorando, le dije: ‘¡Por favor! ¡No blasfeme!’ El silencio se hizo sepulcral y una voz mansa susurró: ‘Lo siento’. Por un momento el joven había olvidado el mandamiento tan sagrado que el Señor le dio a su pueblo: “‘No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano’ (Éxodo 20:7)” (“La boca blasfema”, Liahona, septiembre de 1981, pág. 1).

  2. 2.

    Consiga varias fotografías o láminas de templos y edificios de la Iglesia. Escriba los nombres de los templos y de los edificios por separado en hojas de papel y pida a los niños que hagan coincidir las láminas o las fotografías con los nombres. Pídales que lo hagan nuevamente mientras usted explica cómo esos edificios hacen progresar la obra del Señor sobre la tierra.

  3. 3.

    Describa lo que ha sentido al asistir al templo o pida a otra persona de la rama o del barrio que exprese sus sentimientos en cuanto al templo. Ayude a los niños a darse cuenta de cuán sagrado es el templo y de que allí las personas se sienten más cerca del Señor. Analice qué pueden hacer los niños durante su vida para ser dignos de entrar en el templo.

  4. 4.

    Dé a cada niño una hoja de papel y un lápiz y pídales que escriban formas específicas en las cuales pueden demostrar amor, honor y respeto por nuestro Padre Celestial y Jesucristo durante la semana entrante. Pídales que guarden la lista como recordatorio, donde puedan verla seguido.

  5. 5.

    Trace otra “línea de respeto” en la pizarra a medida que los niños den algunos ejemplos de comportamiento que demuestre respeto y falta de respeto en el edificio de la Iglesia.

Cometido

Hable nuevamente sobre la “línea de respeto” y diga a los niños que necesitan mantenerla en todo lo que se refiere a la relación que tienen con nuestro Padre Celestial y Jesucristo. Exhórtelos a demostrar respeto y amor por nuestro Padre Celestial y Jesús y por todo lo que Ellos hacen y de esa forma mantener siempre alta la “línea de respeto”.

Conclusión

Testimonio

Exprese la reverencia que siente hacia nuestro Padre Celestial y Jesucristo y su deseo de demostrarles amor, honor y respeto por medio de su modo de vivir.

Sugerencia de lectura en el hogar

Sugiera a los niños que estudien en casa Mateo 21:12–14 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.