Puedo hablar con otras personas acerca de Jesucristo

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que los niños sientan el deseo de ayudar a otros a aprender acerca de Jesucristo.

Preparación

  1. 1.

    Con la ayuda de la oración, estudie Alma 17–19, 23.

  2. 2.

    Prepárese para cantar con los niños o repetir la letra de “Espero ser llamado a una misión” (Canciones para los niños, pág. 91).

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un Libro de Mormón.

    2. b.

      El cartel HLJ.

    3. c.

      La lámina 2-17, Los cuatro hijos de Mosíah arrodillados en oración; la lámina 2-18, Ammón enseña al rey Lamoni.

  4. 4.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregúnteles cómo les fue con la asignación de la semana anterior.

Repaso

Haga algún comentario acerca de la reverencia que hayan mostrado los niños y de la forma en que se haya dicho la oración. Dé un repaso breve de la lección anterior para poner de relieve la importancia de la oración.

Los misioneros enseñan a otros acerca de Jesucristo

Actividad para despertar el interés

Cante o repita la letra de “Espero ser llamado a una misión” con los niños.

A la misión cuando sea grande,
espero que me han de llamar.
Procuraré hallarme listo
y como misionero actuar y predicar.
Espero compartir con otros
el evangelio de verdad.
Yo quiero ser buen misionero,
de mi Señor ser siervo en mi juventud.

• ¿Conocen ustedes a algún misionero?

Déles la oportunidad de hablar acerca de los misioneros que conocen, ya sean miembros de la familia que estén sirviendo o los misioneros que se encuentran sirviendo donde usted vive.

• ¿Qué hacen los misioneros?

Explíqueles que en esta lección aprenderán algunas maneras de ser misioneros mientras son niños.

Relato de las Escrituras

Muestre el Libro de Mormón y relate la historia de los hijos de Mosíah que se encuentra en Alma 17:6–12. Explique que cualquiera de los hijos de Mosíah podría haber sido rey, pero los cuatro prefirieron ser misioneros. Querían enseñarles a los lamanitas, quienes eran muy inicuos en esa época, porque querían que todas las personas tuvieran la oportunidad de aprender el evangelio. Debido a la iniquidad de los lamanitas, era muy peligroso ir a predicarles.

• ¿Cómo creen que los hijos de Mosíah se prepararon para ir a enseñar a los lamanitas?

Muestre la lámina 2-17, Los cuatro hijos de Mosíah arrodillados en oración.

Explíqueles que los hijos de Mosíah oraron y le pidieron a nuestro Padre Celestial que les ayudara a ser buenos misioneros. Él les contestó que los cuidaría y que podrían enseñar a mucha gente (véase Alma 17:10–11). Lea en voz alta Alma 17:12. Señale que la oración les dio a los hijos de Mosíah el valor para ir a predicar a los lamanitas.

Relato de las Escrituras

Explique que los hijos de Mosíah fueron a diferentes lugares para enseñar. Muestre la lámina 2-18, Ammón enseña al rey Lamoni, y cuente el relato que se encuentra en Alma 17:17–25. Explique que Ammón, uno de los hijos de Mosíah, se ofreció para ser siervo del rey de los lamanitas, el rey Lamoni. Le pidieron que cuidara las ovejas del rey y fue el mejor siervo que tuvo el rey Lamoni. Ammón dio tan buen ejemplo que el rey Lamoni y su pueblo quisieron aprender acerca del evangelio.

Explique que a causa del buen trabajo que hicieron Ammón y sus hermanos, miles de lamanitas se unieron a la Iglesia (véase Alma 23:5).

Análisis

• ¿Por qué arriesgaron su vida Ammón y sus hermanos para enseñar el evangelio a los lamanitas? (El evangelio les había traído felicidad y querían compartir ese mismo sentimiento con otras personas.)

• ¿Qué hizo Ammón para enseñar el evangelio a los lamanitas? (Oró para pedir ayuda; trabajó mucho; dio un buen ejemplo.)

Podemos ser misioneros

Explique que una de las maneras de ser misioneros es hablar con otras personas acerca de Jesucristo. Es importante que todos aprendan acerca de Jesucristo y Su Iglesia.

Relato

Cuente un relato de algún niño que haya ayudado a otras personas a aprender acerca de Jesucristo y Su Iglesia. Si lo desea, puede usar el relato que viene a continuación:

A Diego a veces le costaba mucho permanecer quieto y en silencio durante las conferencias de estaca porque sentía que la mayoría de los discursos eran para los adultos; pero en una oportunidad, cuando el presidente de la estaca dijo: “Niños, ustedes también pueden ser misioneros”, Diego prestó atención y comenzó a pensar en las maneras en que él podía ser misionero y hablar con otras personas acerca de Jesucristo.

A la mañana siguiente, durante el desayuno, Diego habló con sus padres acerca de la posibilidad de invitar a la señora Román, la vecina de al lado, a aprender más acerca de la Iglesia. Sus padres pensaron que sería una buena idea, así que Diego fue a la casa de la señora Román y le preguntó si le gustaría aprender más acerca de Jesucristo y Su Iglesia. La señora le dijo que sí, y al poco tiempo recibió las charlas misionales.

• ¿Qué hubiera sucedido si Diego no le hubiera preguntado a la señora Román si quería aprender acerca de Jesucristo y Su iglesia?

Los padres de Diego comenzaron a seguir su ejemplo y hablaron con sus amigos y conocidos acerca de la Iglesia. Algunos no querían aprender acerca de la Iglesia, pero otros sí, y se bautizaron. Cuando la señora Román se bautizó, ella le agradeció a Diego el haberle ayudado a aprender más acerca del Salvador.

Análisis

Utilizando a Diego como ejemplo, explique que los niños pueden ser misioneros y hablar con otras personas acerca de Jesucristo y Su Iglesia.

• ¿A quién le podrían hablar de Jesucristo?

Ayude a los niños a pensar en algunas personas a las que les podrían hablar de Jesucristo, tales como amigos, vecinos o parientes que no son miembros de la Iglesia o que no asisten a las reuniones.

Explíqueles que cada uno de nosotros puede también ser misionero dando un buen ejemplo, siendo amable y considerado con los demás y viviendo el evangelio. Recuérdeles que una de las formas en que Ammón fue buen misionero fue por medio del buen ejemplo que dio.

Relato

Con sus propias palabras cuente el siguiente relato acerca de dos niños que fueron misioneros:

Un día dos misioneros llamaron a una puerta y les abrió la señora Salazar. Los misioneros le dijeron que eran representantes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y la señora los invitó a pasar y les dijo que le gustaría aprender más acerca de la Iglesia. Esto hizo que los misioneros se sintieran muy felices.

La señora Salazar les comentó que hacía algún tiempo había vivido al lado de una familia miembro de la Iglesia y que los niños de esa familia eran muy corteses y amables. Ellos jugaban con todos sin hacer trampas y respetaban la propiedad ajena. La señora Salazar dijo que le gustaría aprender más acerca de la Iglesia que les había enseñado a aquellos niños a ser tan buenos vecinos.

• ¿Cómo eran los niños que vivían al lado de la casa de la señora Salazar?

• ¿Cómo podrían ustedes ser buenos ejemplos para sus vecinos y amigos?

Representación

Explique a los niños que les va a dar la oportunidad de representar diferentes situaciones en las que podrán actuar como misioneros, siendo bondadosos y considerados.

Pídales que escuchen atentamente cada caso. Dé a cada niño la oportunidad de participar por lo menos una vez. Utilice los siguientes ejemplos u otros similares:

Caso 1 (Se necesitan tres niños.)

Dos niños van caminando por una calle y de pronto ven a un pequeñito que comienza a trepar un árbol muy grande. Ustedes saben que es peligroso para el niñito.

• ¿Qué harían?

Caso 2 (Se necesitan dos niños.)

Ven a una vecina que carga unas bolsas con comida. Una de las bolsas se rompe y las naranjas ruedan por el piso.

• ¿Qué harían?

Caso 3 (Se necesitan por lo menos tres niños.)

Están jugando con sus amigos. Un niño que acaba de cambiarse a una casa cercana desea jugar con ustedes.

• ¿Qué harían?

Caso 4 (Se necesitan por lo menos cuatro niños.)

Una familia nueva se cambia a una casa que está cerca de donde tú vives. No son miembros de la Iglesia y tú crees que a los niños les gustaría ir a la actividad de la Primaria la próxima semana.

• ¿Qué harías?

Una vez terminada la representación, dé gracias a los niños por ser buenos misioneros.

Resumen

Cartel HLJ

Señale el cartel HLJ o pida a los niños que miren sus anillos HLJ. Dígales que al ser misioneros, están escogiendo lo correcto y siguiendo a Jesucristo. Pida a los niños que repitan las palabras del cartel (o dígales lo que significan las letras del anillo).

Testimonio

Felicite a los niños por el deseo que sienten de ser buenos misioneros. Exprese su testimonio acerca de la importancia de enseñar a todas las personas acerca de Jesucristo y Su Iglesia. El aprender acerca de Jesús y Su Iglesia nos hace felices.

Ayude a cada uno de los niños a pensar en una forma en que puede ser misionero durante la semana siguiente. Las ideas no tienen que ser complicadas ni prolongadas; recuérdeles que ellos pueden ser misioneros al ayudar a otros al igual que al invitar a otros a aprender acerca de la Iglesia.

Anime a los niños a hablar con su familia acerca de las formas en que pueden ser misioneros.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Con la aprobación de la presidenta de la Primaria, invite a los misioneros que sirven en la zona en la que usted vive o a algún misionero que haya regresado recientemente a asistir a la clase durante los últimos minutos de la misma para hablar con los niños de lo que pueden hacer para ser misioneros ahora que son niños.

  2. 2.

    Cuénteles acerca de alguna ocasión en que los misioneros le hayan ayudado o cuando usted haya ayudado a alguien más a aprender acerca de Jesucristo y Su Iglesia. Dígales cómo se sintió como resultado de esa experiencia.

  3. 3.

    Pídales que hagan ilustraciones de sí mismos como misioneros. Escriba en cada ilustración lo siguiente:

    (Nombre del niño)
    Misionero
    La Iglesia de Jesucristo de los
    Santos de los Últimos Días
  4. 4.

    Canten o repitan al unísono la letra de la primera estrofa de “Yo quiero ser un misionero ya” (Canciones para los niños, pág. 90), o “Llevaremos Su verdad al mundo” (Canciones para los niños, pág. 92).

    Yo quiero ser un misionero ya

    Yo quiero ser un misionero ya.
    A ser grande no quiero esperar.
    El evangelio quiero predicar;
    aunque niño soy yo sé que es verdad.

    Llevaremos Su verdad al mundo

    De buenos padres que aman a Dios
    nosotros como Nefi pudimos nacer,
    y nos enseñan a comprender
    que a Dios debemos obedecer.
    Estribillo
    Como el ejército de Helamán,
    debemos obedecer.
    Seremos misioneros del Señor
    llevando al mundo verdad.
    (© 1983 por Janice Kapp Perry. Usado con permiso.)