Sé valiente y haz lo justo

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño comprenda que puede tomar la decisión de hacer lo justo tal como lo hizo Jesucristo cuando Satanás trató de tentarlo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Mateo 4:1–11.

  2. 2.

    Haga una corona sencilla de papel grueso, tal como se muestra a continuación:

    paper crown
  3. 3.

    Calque o copie el tablero del juego “Haz lo justo” (que se encuentra al final de la lección) en un papel grueso o cartulina.

  4. 4.

    Escriba las preguntas que aparecen al final de la lección, utilizando una hoja de papel para cada una de ellas, y colóquelas en una bolsa de papel u otro recipiente.

  5. 5.

    Haga arreglos para cantar o repetir con los niños la letra de “Muestra valor” (Canciones para los niños, pág. 80), la cual se encuentra también al final del manual.

  6. 6.

    Optativo: Haga copias de la carta del élder Pinegar y póngalas en sobres.

  7. 7.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Algunas piedritas.

    3. c.

      Dos botones u otros objetos de diferentes formas o colores para utilizar como fichas en el juego de repaso “Haz lo justo”.

    4. d.

      El cartel HLJ.

    5. e.

      La lámina 2-21, El élder Rex D. Pinegar; la lámina 2-22, Un templo que se utilizaba en la antigüedad (Las bellas artes del evangelio 118; 62300 002).

  8. 8.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregúnteles a los niños cómo les fue con la asignación de la semana anterior.

Podemos tomar nuestras propias decisiones

Actividad para despertar el interés

Muestre el tablero del juego “Haz lo justo” y diga a los niños que deben prestar mucha atención a la lección para que puedan contestar las preguntas que van con el juego.

Análisis

• ¿Alguno de ustedes se ha atrevido a hacer algo alguna vez porque un amigo lo retó?

Permítales contarle acerca de alguna experiencia que hayan tenido.

Carta

Diga a los niños que va a leerles una carta del élder Rex D. Pinegar, una Autoridad General de la Iglesia. Explique que él cuenta acerca de una experiencia que tuvo al aceptar un reto cuando tenía siete años. Muestre la lámina 2-21, El élder Rex D. Pinegar, y lea o relate la carta. (Si hizo una copia de la carta y la puso en un sobre, léala en lugar de leer del manual.)

“Mis queridos amigos:

“La palabra ¡atrévete! es una palabra que muy a menudo oyen decir a sus amigos cuando quieren que ustedes les demuestren que son valientes, fuertes o intrépidos. Es posible que hasta les inviten a hacer algo que sus padres o maestros les han dicho que no deben hacer, algo que ustedes mismos saben que no es correcto. Cuando yo era niño, tuve una experiencia que me enseñó que cuando hacemos algo incorrecto a sabiendas, quizás pensemos y creamos que somos valientes, pero en realidad dejamos ver nuestra debilidad. Una persona demuestra ser en verdad valiente y fuerte sólo cuando tiene el valor de hacer lo justo.

“Cuando tenía aproximadamente siete años de edad, tuve un amigo a quien quería mucho y a menudo, cuando salíamos de la escuela, caminábamos juntos de regreso a la casa … hablábamos de ser valientes y de poder hacer muchas cosas.

“A veces nos retábamos a saltar un charco o trepar un árbol, tan sólo para probar que éramos valientes o que podíamos hacer lo que otros niños mayores hacían.

“Un día, al llegar a mi casa, nos detuvimos en la calle para hablar de quién era el más veloz de la escuela … Cuando yo insistí tenazmente en que podía correr más rápido que él, mi amigo se quedó mirándome, y dijo:

“—Si eres tan veloz, atrévete a cruzar la calle antes de que ese automóvil llegue aquí.

“Miré hacia donde él señalaba y vi que un auto se aproximaba a una distancia bastante corta. Sin decir una palabra, me lancé a la calle para probar que era veloz y valiente. Segundos después rechinaron los frenos del auto, el paragolpes me pegó y caí inconsciente al suelo.

“Cuando abrí los ojos, mi cuerpo adolorido, mi orgullo herido y el rostro preocupado de mi madre me hicieron comprender que no había sido ni veloz ni valiente, sino que había sido un tonto. Había causado tristeza a mí mismo y a otras personas…

“La lección que aprendí por medio de esa experiencia ha sido muy valiosa durante toda mi vida. Aprendí que el único reto que una persona debe aceptar es el de ATREVERSE A ESCOGER LO CORRECTO.

“Si aceptan el reto de hacer algo que no es correcto, algo que sus padres o nuestro Padre Celestial no desean que hagan, terminarán con un sentimiento de tristeza y desilusión. Por el contrario, si aceptan el desafío de hacer lo correcto, podrán tener un buen sentimiento y satisfacción personal.

“De amigo a amigo, les insto a que sean obedientes a sus padres y a las enseñanzas del Señor … Al atreverse a escoger lo correcto, llegarán a ser amigos de Jesucristo y disfrutarán de Sus grandes bendiciones.

“Ruego que siempre tengan el valor de ESCOGER LO CORRECTO.

“Con cariño, su amigo, Rex D. Pinegar” (“Friend to Friend”, Friend, oct. de 1974, págs. 10–11).

Análisis

• ¿Qué decisión tomó Rex D. Pinegar cuando era niño?

• ¿Escogió lo correcto?

• ¿Qué debía haber hecho?

• ¿Qué piensan que el élder Pinegar aprendió de ese accidente?

• Cuando alguien les desafía a hacer algo, ¿tienen que hacerlo?

Recuerde a los niños que el élder Pinegar les dijo que deben atreverse a escoger lo correcto.

• ¿Qué significa atreverse a escoger lo correcto?

Explique que no es fácil escoger lo correcto, especialmente cuando alguien nos desafía a hacer algo que no está bien, porque queremos que nuestros amigos piensen que somos fuertes y valientes, y no nos gusta que se burlen de nosotros. Explique que atreverse a hacer lo correcto significa hacer lo que está bien aun cuando sea difícil.

Canción

Pida a los niños que se pongan de pie para cantar la primera estrofa de “Muestra valor”. Si los niños no conocen la canción, cántela o repita la letra algunas veces para ayudar a que los niños la aprendan. Sugiérales que la próxima vez que alguien les desafíe a hacer algo incorrecto, piensen en la letra de esta canción; les recordará que deben escoger lo correcto y les ayudará a tener el valor para hacerlo.

Anillo HLJ

Pida a los niños que miren sus anillos HLJ si los traen puestos. Haga notar que también los anillos pueden ayudarles a recordar que deben escoger lo correcto y hacer lo justo.

Presentación por el maestro

Diga a los niños que un desafío para hacer algo malo es una tentación. Pídales que repitan en voz alta la palabra tentación algunas veces. Explique que Satanás trata de tentarnos para que tomemos decisiones equivocadas. Nuestro Padre Celestial y Jesucristo quieren que todos hagamos lo justo porque quieren que seamos felices y saben que la única manera de lograrlo es tratar de hacer lo justo. En cambio, Satanás no quiere que seamos felices y sabe que cuando tomamos decisiones incorrectas, nos sentimos desdichados.

Satanás quería que Jesucristo tomara decisiones incorrectas

Relato de las Escrituras

Cuente a los niños el relato que se encuentra en Mateo 4:1–11, de cuando Satanás quiso tentar a Jesucristo.

Explíqueles que después que Jesucristo fue bautizado, se dirigió al desierto para estar solo. Allí no había gente ni casas. Deseaba estar solo para ayunar y orar porque quería sentirse cerca de nuestro Padre Celestial. Ayunó cuarenta días y cuarenta noches. Esto quiere decir que no comió nada durante cuarenta días.

• ¿Cómo se sienten cuando no han comido nada por unas cuantas horas?

• ¿Cómo piensan que Jesús se sintió después de ayunar cuarenta días?

Satanás había estado esperando que se le presentara la oportunidad de tentar a Jesucristo y pensó que ése era el momento oportuno porque sabía que Jesús tenía hambre y se sentía muy débil por la falta de alimento. También sabía que Jesús tenía el poder para hacer cualquier cosa y deseaba que utilizara ese poder incorrectamente.

Ponga a la vista de los niños las piedras, la corona de papel y la lámina 2-22, Un templo que se utilizaba en la antigüedad, y pida a los niños que escuchen con atención para ver qué relación tienen estos objetos con las tentaciones de Jesús.

Sostenga las piedras en alto y lea en voz alta Mateo 4:3. Explíqueles que primero Satanás trató de hacer que el Salvador convirtiera las piedras en pan. Jesús sabía que no era bueno que Él utilizara Su poder de esa manera, aun cuando tenía hambre. Podía haberlo hecho, pero le dijo a Satanás que la comida no era tan importante como lo es hacer lo que es correcto.

Ahora sostenga en alto la lámina 2-22, Un templo que se utilizaba en la antigüedad. Explique que Satanás trató de hacer que el Salvador saltara desde la torre del templo para probar que era el Hijo de Dios. Satanás le dijo a Jesús que si Él saltaba y los ángeles lo salvaban, eso probaría que Él era el Hijo de Dios (véase Mateo 4:6). Jesús rehusó hacerlo porque no estaba bien; y tampoco está bien hacer tonterías como ésa y pretender que nuestro Padre Celestial nos proteja (véase Mateo 4:7).

Sostenga en alto la corona. Explique que Satanás trató de tentarlo una vez más. Satanás le dijo a Jesús que podía ser dueño de todas las riquezas y de todos los poderosos reinos del mundo si lo adoraba a él (véase Mateo 4:8–9). Jesús le dijo que solamente debía adorar a nuestro Padre Celestial y le ordenó a Satanás que se fuera.

Pasaje de las Escrituras

Lea en voz alta, en Mateo 4:10, lo que Jesús le dijo a Satanás: “Vete, Satanás”. Pida a los niños que se pongan de pie y repitan esas palabras.

Explíqueles que Jesucristo siempre escogió lo correcto porque Él amaba el bien y había prometido obedecer todos los mandamientos de nuestro Padre Celestial.

Podemos escoger lo correcto tal como lo hizo Jesús

Cartel HLJ

Muestre el cartel HLJ y pida a los niños que repitan las palabras escritas en el mismo. Explique que cuando siempre tratamos de tomar decisiones correctas, nos parecemos más a Jesús. Nuestro Padre Celestial nos ayudará si tratamos de hacer lo justo.

Juego de repaso

Ayude a los niños a jugar “Haz lo justo”. Dígales que este juego les recordará que Jesús siempre hizo lo justo y que ellos también pueden hacerlo.

Divida la clase en dos grupos, entregue a cada equipo un botón como marcador, y dígales que lo pongan en el espacio que dice “Salida”. Pida a los niños de cada equipo que se turnen para sacar las preguntas que usted preparó (las preguntas pueden usarse más de una vez) y que se las entreguen para que usted las lea en voz alta. Si el equipo contesta correctamente, debe avanzar el número de espacios que indique la pregunta. Si cae en un cuadro HLJ, subirá la escalera hacia el cuadro de la línea superior, pero si cae en un cuadro “DE” (decisión equivocada), debe descender al cuadro de abajo.

Preguntas para el juego

  1. 1.

    ¿Por qué corrió el élder Rex D. Pinegar enfrente del auto cuando era niño? (Avancen dos espacios.)

  2. 2.

    ¿Se sintió contento o triste el élder Pinegar por haber aceptado el reto? (Avancen un espacio.)

  3. 3.

    ¿Durante cuántos días ayunó y oró Jesucristo en el desierto? (Avancen dos espacios.)

  4. 4.

    ¿Quién trató de tentar a Jesús? (Avancen tres espacios.)

  5. 5.

    ¿Qué significa ayunar? (Avancen cinco espacios.)

  6. 6.

    ¿De cuántas maneras diferentes trató Satanás de tentar a Jesús? (Avancen dos espacios.)

  7. 7.

    ¿Qué quería Satanás que Jesús hiciera con las piedras? (Avancen cuatro espacios.) 8. ¿Qué quería Satanás que hiciera Jesús cuando estaba en la torre del templo? (Avancen tres espacios.)

  8. 9.

    ¿Qué le prometió Satanás a Jesús si Él se postraba a sus pies y le adoraba? (Avancen cinco espacios.)

  9. 10.

    ¿Hizo Jesús lo que Satanás quería que hiciera? (Avancen tres espacios.)

  10. 11.

    ¿Qué quieren nuestro Padre Celestial y Jesucristo que hagamos cuando alguien nos reta a hacer algo tonto o malo? (Avancen cinco espacios.)

  11. 12.

    ¿Qué debemos hacer cuando tenemos que tomar una decisión? (Avancen seis espacios.)

  12. 13.

    ¿Qué es una tentación? (Avancen seis espacios.)

  13. 14.

    ¿Nos sentiremos felices o desdichados cuando tomemos una decisión equivocada? (Avancen un espacio.)

  14. 15.

    Cuando alguien nos reta a hacer algo, ¿tenemos que hacerlo? (Avancen dos espacios.)

Respuestas a las preguntas

  1. 1.

    Aceptó el reto de su amigo.

  2. 2.

    Triste.

  3. 3.

    Cuarenta.

  4. 4.

    Satanás.

  5. 5.

    No comer ni beber nada.

  6. 6.

    Tres.

  7. 7.

    Convertirlas en pan.

  8. 8.

    Que saltara de la torre para probar que Él era el Hijo de nuestro Padre Celestial.

  9. 9.

    Todos los reinos de la tierra y sus poderes.

  10. 10.

    No.

  11. 11.

    Escoger lo correcto.

  12. 12.

    Escoger lo correcto.

  13. 13.

    El reto de hacer algo incorrecto.

  14. 14.

    Desdichados.

  15. 15.

    No.

Resumen

Presentación por el maestro

Explique que aun cuando Jesucristo fue tentado, Él siempre hizo lo justo. Cuando tenemos que tomar decisiones, podemos preguntarnos: “¿Qué es lo que mi Padre Celestial y Jesucristo quieren que haga?” También podemos cantar “Muestra valor” o “Escojamos lo correcto” y mirar nuestro anillo HLJ. Estas cosas nos recordarán que debemos siempre escoger lo correcto.

Cartel HLJ

Pida a los niños que repitan lo que está escrito en el cartel.

Testimonio

Testifique a los niños que el escoger lo correcto les hará felices. Si lo desea, podría contarles alguna experiencia en la que alguien le haya retado a tomar una decisión incorrecta.

Explique cuál fue su decisión y cómo se sintió después.

Anime a los niños a escoger lo correcto si alguien les reta a hacer algo que no está bien.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Ayude a los niños a decir las siguientes palabras o a cantarlas con la música de “Si te sientes feliz” (Canciones para los niños, pág. 125), utilizando los movimientos que se indican a continuación:

    Este día lo correcto escogeré. (Aplaudir al ritmo de la música y dar una vuelta.)
    Este día y siempre la verdad diré. (Dar golpecitos en los labios y dar una vuelta.)
    Buen ejemplo yo daré; a Jesucristo seguiré.
    Este día y siempre la verdad diré. (Repetir la acción.)

    Puede cantar o decir la canción varias veces, reemplazando “verdad diré” por otras frases como “bien me portaré” o “a Él oraré”.

  2. 2.

    Ayude a los niños a demostrar cómo se atreverían a escoger lo correcto cuando deben tomar una decisión. Puede utilizar las situaciones que se encuentran a continuación u otras que usted prepare:

    1. a.

      Un amigo te reta a robar dulces de la tienda.

    2. b.

      Otros niños de la Primaria se burlan de un niño nuevo por la ropa que lleva.

    3. c.

      Tu hermanita rompe el juguete que más te gusta.

    4. d.

      Tu mamá te acaba de pedir que le ayudes a hacer algunos quehaceres y tu amiga llama a la puerta para pedirte que salgas a jugar.

    5. e.

      Tus amigos te desafían a correr en una calle muy ocupada para buscar la pelota con la que ellos están jugando.

    6. f.

      Un extraño te ofrece dulces.

  3. 3.

    Muestre la lámina 2-38, La Primera Visión y relate brevemente la historia de la Primera Visión, tal como se encuentra en José Smith—Historia 1:14–20. Explíqueles que cuando José Smith dijo que había visto a nuestro Padre Celestial y a Jesucristo, muchos no le creyeron y se burlaron de él. Querían que dijera que no era cierto que había visto una visión (véase José Smith—Historia 1:21–26). Pero José se atrevió a hacer lo correcto: hizo lo que nuestro Padre Celestial y Jesucristo querían que hiciera.

  4. 4.

    Dé a cada niño una copia del escudo HLJ (que se encuentra al principio de este manual) y lápices de cera para colorearlos. Diga a los niños que tener el valor de atreverse a hacer lo correcto es como un escudo que les protegerá de las consecuencias de tomar decisiones equivocadas. Pídales que guarden el escudo en algún lugar de la casa donde lo puedan ver para que les recuerde que deben escoger lo correcto.