Hacer lo justo me trae felicidad

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que los niños comprendan que el hacer lo malo les hace sentir tristes, mientras que el hacer lo bueno les hace sentir felices.

Preparación

  1. 1.

    Con espíritu de oración, estudie Lucas 15:11–24.

  2. 2.

    Haga los arreglos necesarios para cantar con los niños “Sonrisas” (Canciones para los niños, pág. 128) y “Escojamos lo correcto” (Canciones para los niños, pág. 82). La letra de estas canciones se encuentra al final del manual.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Una piedrita para cada niño.

    3. c.

      En un pliego de papel grande, dibuje una cara feliz/triste, tal como la que aparece en la lección 22.

    4. d.

      Un lápiz regular o de cera para cada niño.

    5. e.

      Un círculo grande de papel para cada niño.

    6. f.

      La lámina 2-46, El hijo pródigo (Las bellas artes del evangelio 220, 62155 002).

  4. 4.

    Haga todos los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Nota: Recuerde que los niños menores de ocho años no han llegado a la edad de responsabilidad y por lo tanto no requieren del arrepentimiento. Anime a los niños a hacer lo que es correcto, pero no los haga sentir culpables por lo que hayan hecho mal.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que les dio la semana pasada.

Cuando hacemos lo que es incorrecto, nos sentimos incómodos

Actividad para despertar el interés

Pida a un niño que se quite uno de los zapatos y que ponga una piedrita en él. Luego dígale que se vuelva a colocar el zapato y que dé unos pasos. Pídale que diga lo que siente.

Explíqueles a los niños que cuando algo no está bien, nos sentimos incómodos e infelices y pensamos mucho en lo que está mal.

Dígale al niño que se saque la piedrita del zapato y que vuelva a dar otros pasos; pídale que le diga a la clase si le es más cómodo caminar sin la piedra.

Dé una piedrita a cada niño y permita que la coloquen en su zapato. Pídales que se pongan de pie y que den algunos pasos; luego recoja las piedritas y pídales que se vuelvan a poner de pie y noten lo bien que se siente caminar ahora que las piedritas ya no están más en sus zapatos.

Compare la piedrita con una acción incorrecta. Cuando hacemos algo incorrecto o malo, eso nos hace sentir incómodos e infelices. Pero cuando nos sentimos mal por hacer algo incorrecto o malo y tratamos de corregir nuestra decisión mala, es como sacar la piedrita de nuestro zapato: los sentimientos de tristeza o incomodidad se alejan y somos felices otra vez.

Explique que la lección de hoy se trata de cómo podemos reemplazar los sentimientos de incomodidad o tristeza con sentimientos de felicidad.

Podemos reemplazar los sentimientos de infelicidad con sentimientos de felicidad

• ¿Cómo nos sentimos cuando hacemos algo incorrecto o malo?

Relato y análisis

Con sus propias palabras, cuente el siguiente relato acerca de una niña que hizo algo malo y se sintió triste. Pida a los niños que escuchen lo que hizo la niña para reemplazar ese sentimiento de tristeza con uno de felicidad.

María, la amiga de Ángela, tenía un juego de té con frutitas y vegetales de juguete. A Ángela le gustaba mucho el juego de María y deseaba tener uno igual. Un día mientras María no estaba prestando atención, Ángela tomó algunas de las frutitas y vegetales de juguete, se los puso en el bolsillo y se los llevó a la casa sin decirle a nadie.

• ¿Creen que Ángela se pudo divertir jugando con los juguetes que se había llevado?

Ángela no pudo jugar abiertamente por que no quería que su mamá se diera cuenta de que los había tomado. Escondió las frutitas y los vegetales de juguete debajo de su cama, y allí tenía que meterse cada vez que deseaba jugar con ellos. Ángela no se sentía feliz a pesar de que ahora tenía los juguetes que deseaba.

• ¿Qué podía hacer Ángela para dejar de sentir esa infelicidad?

Felicite a los niños por sus comentarios y explique lo que hizo Ángela:

La mamá se dio cuenta de que Ángela estaba jugando debajo de la cama y le preguntó qué estaba haciendo. Ángela le mostró los juguetes y le contó lo mal que se sentía. La mamá de Ángela le ayudó a entender lo que debía hacer para sentirse bien nuevamente. Ángela le devolvió los juguetitos a María y le dijo que la disculpara, y después se sintió feliz y aliviada. Estaba contenta de haber podido corregir su error.

• ¿Qué hizo Ángela que no era correcto?

Análisis

Muestre la cara feliz/triste. Muestre primero la cara triste y luego la feliz.

• ¿Cuál cara muestra cómo se sintió Ángela después de tomar los juguetes? (Pida a un niño que le dé vuelta al dibujo para mostrar la cara triste.)

• ¿Qué hizo Ángela para corregir lo que había hecho mal?

• ¿Cuál cara muestra cómo se sintió Ángela después de devolverle los juguetes a María? (Pida a un niño que le dé vuelta al dibujo para mostrar la cara feliz.)

Diga a los niños que de vez en cuando todos hacemos algo incorrecto y eso nos hace sentir tristes. Pero cuando pedimos disculpas y tratamos de corregir nuestras decisiones malas, nos podemos sentir felices de nuevo.

Jesucristo quiere que nos sintamos felices

Presentación por el maestro

Explique que el pedir disculpas y el tratar de corregir nuestras decisiones incorrectas son dos pasos del arrepentimiento.

Pida a los niños que repitan varias veces la palabra arrepentimiento.

Explique que Jesucristo desea que escojamos lo correcto, pero que Él sabe que algunas veces vamos a tomar decisiones incorrectas, y por eso ha hecho posible que nos arrepintamos cuando hagamos cosas malas. Nos promete que si nos arrepentimos, Él perdonará nuestros errores y nos hará sentir felices de nuevo. El arrepentimiento es una parte importante de ser miembros de la Iglesia de Jesucristo.

Recuerde a los niños que el hacer cosas incorrectas o malas es como tener una piedra en nuestro zapato: nos sentimos incómodos. El arrepentimiento es como sacar la piedra del zapato. Cuando el problema se va, nos sentimos felices de nuevo.

Relato de las Escrituras

Muestre la Biblia y explique que en este libro de Escritura el Salvador contó la historia de un hijo que escogió hacer algo incorrecto y después se arrepintió e hizo lo correcto. Pida a los niños que escuchen con atención y que le digan lo que el hijo hizo y cómo le ayudó su padre.

Con sus propias palabras, diga la historia que se encuentra en Lucas 15:11–24. Muestre la lámina 2-46, El hijo pródigo, en el momento apropiado.

Explique que esta historia se llama “El hijo pródigo”. Diga a los niños que la palabra pródigo significa malgastador, o sea, alguien que desperdicia. Indique que el hijo más joven quería su dinero porque no le gustaba trabajar y deseaba hacer su propia voluntad. Cuando obtuvo su dinero, se fue y lo desperdició en cosas que no eran buenas.

Explique que cuando se le acabó el dinero al hijo, se dio cuenta de que había estado haciendo cosas vanas e incorrectas. Decidió volver con su padre, pedirle disculpas y decirle que se sentía mal. Estaba tan triste que sintió que ni siquiera era digno de ser el hijo de su padre, pero decidió volver a su casa y pedir empleo como sirviente.

• ¿Cómo creen que se sintió el hijo al darse cuenta de que lo que había hecho era incorrecto?

Lea Lucas 15:20–24 en voz alta.

• ¿Qué hizo el padre cuando su hijo regresó?

• ¿Cómo creen que se sintió el hijo cuando su padre salió a recibirlo?

Indique que así como el padre del joven se sintió feliz cuando el hijo dejó de hacer lo malo para hacer lo correcto, nuestros padres y nuestro Padre Celestial se sienten felices cuando tratamos de corregir nuestras decisiones malas. Nosotros también nos sentimos felices cuanto escogemos lo correcto.

Podemos sentirnos felices cuando corregimos nuestras decisiones incorrectas

Actividad

Dé a cada niño un círculo de papel y el lápiz regular o de cera. Pida a los niños que dibujen una cara sonriente/triste. Muéstreles la suya para que la copien y ayúdeles si lo necesitan.

Describa algunas situaciones en las cuales alguien ha tomado la decisión incorrecta. Diga a los niños que levanten sus caras de papel y muestren cómo se ha de haber sentido la persona después de tomar la decisión incorrecta. Después pregúnteles lo que esa persona debe hacer para corregir la decisión incorrecta y dígales que indiquen con su cara de papel cómo se va a sentir la persona después de hacer el cambio. Use las siguientes situaciones u otras similares:

  1. 1.

    Tomás se subió a un cerco en su camino a la escuela, y al hacerlo se rasgó los pantalones. Sabía que su mamá se iba a molestar puesto que ella ya le había advertido que no lo hiciera en su ropa de escuela.

    • ¿Qué debe hacer Tomás?

  2. 2.

    Su mamá le dio a Karina dos caramelos: uno para ella y otro para su hermana, pero cuando su hermana no estaba, Karina se comió los dos caramelos.

    • ¿Qué debe hacer Karina?

  3. 3.

    Benito fue a jugar a la casa de su amiguito, pero no lo encontró. Cuando ya se iba, vio un juguete de su amigo que estaba en el patio. Benito se lo llevó a casa y jugó con él.

    • ¿Qué debe hacer Benito?

  4. 4.

    Mientras iba a la escuela, Raquel encontró una cartera (bolsa de mano). Más tarde una niña le preguntó si había visto la cartera y Raquel le dijo que no.

    • ¿Qué debe hacer Raquel?

  5. 5.

    Felipe estaba jugando en el patio de la casa con su hermanito, pero éste hizo algo que le molestó. Felipe golpeó a su hermanito y lo hizo llorar.

    • ¿Qué debe hacer ahora Felipe?

Canción

Diga a los niños que levanten sus caras de papel y que al cantar o recitar las palabras de la canción “Sonrisas”, las cambien a tristes o alegres según sea apropiado.

Resumen

Testimonio

Comparta su testimonio con los niños de que podemos tener sentimientos de felicidad cuando escogemos lo correcto. También podemos tener sentimientos de felicidad cuando corregimos nuestras decisiones malas. Explique que a medida que aprendamos a seguir las enseñanzas de Jesucristo con más fidelidad, cometeremos menos errores al tomar decisiones.

Permita que los niños se lleven sus caras de papel a casa y sugiérales que le digan a su familia lo que aprendieron acerca de los sentimientos de felicidad e infelicidad.

Canción

Canten o reciten la letra de “Escojamos lo correcto” (Canciones para los niños, pág. 82).

Pida a un niño que ofrezca la última oración e indíquele que le pida a nuestro Padre Celestial que ayude a los niños a reconocer y corregir las decisiones incorrectas que tomen.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para maestro”.

  1. 1.

    Valiéndose de las mismas situaciones descritas bajo la sección “Podemos sentirnos felices cuando corregimos nuestras decisiones incorrectas”, ayude a los niños a pensar en cómo podrían haberse evitado esas decisiones malas. Permita que lleguen a sus propias conclusiones.

  2. 2.

    Canten o reciten la letra de “Si te sientes feliz” (Canciones para los niños, pág. 125), ayudando a los niños a inventar versos nuevos que hablen de decisiones felices.

    Por ejemplo:

    ¡Si te sientes hoy feliz, sé bueno, sí! (Aplaudir.)
    ¡Si te sientes hoy feliz, sé bueno, sí! (Aplaudir.)
    Si te sientes muy feliz, tu rostro no podrá mentir.
    ¡Si te sientes hoy feliz, sé bueno, sí! (Aplaudir.)

    Otras opciones incluyen:

    … di la verdad! (Tocarse la boca dos veces.)
    … ve a compartir! (Extender el brazo en acción de dar.)
    … ora al Señor! (Cruzar los brazos e inclinar la cabeza.)

    Es posible que usted desee terminar la canción cantando todas las ideas en forma combinada de la siguiente manera:

    ¡Si te sientes hoy feliz, sé bueno, si (Aplaudir), di la verdad (Tocarse la boca dos veces), ve a compartir (Extender el brazo en acción de dar), ora al Señor (Cruzar los brazos e inclinar la cabeza)!

  3. 3.

    Pida a los niños que formen un círculo. Haga una pregunta de repaso y entonces tire algún objeto suave al niño que usted quiera que la conteste. Después de que el niño le haya contestado, pida que él mismo le tire el objeto a usted. Continúe este juego hasta que cada niño haya contestado por lo menos una pregunta.

    Otras preguntas posibles:

    • ¿Cómo se sentía tu pie cuando tenías la piedra dentro del zapato?

    • ¿Cómo nos sentimos cuando hacemos algo malo?

    • ¿Por qué Ángela no disfrutaba de jugar con los juguetitos de María?

    • ¿Qué hizo Ángela para cambiar sus sentimientos de infelicidad?

    • ¿Cómo nos sentimos cuando tratamos de corregir nuestras decisiones malas?