Los anti-nefi-lehitas

Primaria 4: El Libro de Mormón, 1995


Objetivo

Fortalecer en los niños el deseo de guardar los convenios sagrados.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, Alma 23–24; 26:23–33; y 27. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Alma 25:1–26:22.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que promuevan la participación de los niños y que mejor los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar del Libro de Mormón para cada niño.

    2. b.

      Para la actividad suplementaria para despertar la atención: una caja o fuente llana, sal o arena suficiente como para colocar una capa fina dentro de la caja, un marcador o crayón y una piedra.

    3. c.

      La lámina 4–33, Los anti-nefi-lehitas entierran sus espadas (“Las bellas artes del evangelio” 311; 62565).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Indique a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Ponga a la vista la lámina de los anti-nefi-lehitas enterrando sus espadas y pregunte a los niños si enterrarían ellos sus armas si supieran que se encontraban en peligro de ataque. El pueblo de Anti-Nefi-Lehi sabía que sus enemigos planeaban matarlos, pero habían hecho un convenio [o pacto] solemne con el Padre Celestial de que no pelearían. Explíqueles que un convenio dentro del contexto del evangelio es un contrato, o promesa, realizado entre el Padre Celestial y Sus hijos. Pídales que presten atención durante el relato que les va a narrar de los anti-nefi-lehitas para de esa forma enterarse de por qué hicieron ese convenio y cómo guardaron la promesa que habían hecho.

Actividad optativa para despertar la atención

Rocíe la sal o la arena que está en el fondo de la caja y con el dedo escriba sobre ella la palabra Promesa. Después, formule a los niños las siguientes preguntas:

• ¿Han hecho alguna vez un contrato o una promesa con alguien que luego quebrantó su parte de dicha promesa? (Permita a los niños que expresen lo que sintieron cuando las personas no cumplieron con la promesa que les habían hecho, mientras usted sopla suavemente la sal o la arena para borrar la palabra que había escrito.)

• ¿Cómo le llamamos a una promesa que hacemos con nuestro Padre Celestial? (Un convenio o pacto.)

• ¿Cuándo hicimos promesas al Padre Celestial? (Cuando nos bautizamos.)

Recuerde a los niños que una promesa no debe tomarse a la ligera. Haga hincapié en la importancia de cumplir con nuestra palabra. Escriba la palabra Convenio en la piedra con un marcador o un crayón y explíqueles que un convenio dentro del contexto del evangelio es una promesa mutua entre el Padre Celestial y Sus hijos. Sople la piedra para demostrar que la palabra no puede borrarse fácilmente. Al hacer convenios, debemos recordar que son sagrados y estar decididos a guardarlos.

Relato de las Escrituras

Enseñe el relato de cómo los anti-nefi-lehitas honraron sus convenios, que se encuentra registrado en Alma 23–24; 26:23–33; y 27. (Para sugerencias de cómo enseñar el relato de las Escrituras, véase “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.) Utilice las láminas en los momentos adecuados.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Cómo se llamaban los cuatro hijos de Mosíah? (Mosíah 23:1.)

• ¿Por qué querían los hijos de Mosíah predicar el evangelio entre los lamanitas? (Mosíah 28:3.) ¿Por qué se rieron los nefitas de Zarahemla cuando los hijos de Mosíah les dijeron lo que pensaban hacer? (Alma 26:23–25.)

• ¿Cómo se convirtieron los lamanitas a Jesucristo? (Alma 23:5–6.) ¿Cuántos de esos conversos permanecieron fieles a su fe en Jesucristo? ¿Qué podemos hacer para mantener firme nuestra fe en Jesucristo?

• ¿Por qué adoptaron otro nombre los lamanitas conversos? (Alma 23:16–17.) Más tarde, cuando esos conversos se mudaron a la tierra de Jersón, ¿cómo eran llamados? (Alma 27:26.) Por medio de un convenio, ¿qué nombre hemos tomado sobre nosotros? (Mosíah 5:7–8.)

• ¿Por qué los anti-nefi-lehitas tomaron la determinación de no pelear más contra sus enemigos? (Alma 24:10–13, 16.)

• ¿Qué convenio hicieron los anti-nefi-lehitas con el Señor cuando enterraron sus armas? (Alma 24:17–18.) ¿Cuán firmes fueron los anti-nefi-lehitas en guardar ese convenio? (Alma 24:19–22.) ¿Qué mandamientos hemos hecho convenio de obedecer? (La Palabra de Sabiduría, la ley de diezmos, el guardar santo el día de reposo, el tener pensamientos limpios y comportarnos bien.)

• ¿Cómo reaccionaron muchos de los guerreros lamanitas cuando vieron que el pueblo de Dios no ponía resistencia sino que se tendían y se dejaban matar? (Alma 24:24–27.) ¿En qué forma ayuda nuestro ejemplo a otras personas a unirse a la Iglesia? ¿Por qué el ejemplo que damos al guardar nuestros convenios hace que otros deseen hacer lo mismo?

• ¿Qué actitud demostraron hacia el enemigo los anti-nefi-lehitas al enterrar sus armas? (Alma 26:32–33.) ¿Por qué creen que las personas que se han convertido verdaderamente al Evangelio de Jesucristo sienten amor y preocupación por todos, incluso por sus enemigos?

• ¿Por qué los anti-nefi-lehitas no tenían miedo de morir? (Alma 27:28.)

• ¿Por qué dijo el rey de los anti-nefi-lehitas que él y su pueblo serían esclavos de los nefitas? (Alma 27:4–8.)

• ¿Qué podríamos hacer para parecernos más a los anti-nefi-lehitas en cuanto a la forma de honrar nuestros convenios?

Actividades complementarias

Utilice en cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Pida a una persona adulta que asista a la clase y represente al rey de los lamanitas y diga por qué su pueblo no tomará las armas en contra de sus hermanos. Repase el convenio que hizo este rey al enterrar su espada. (Véase Alma 24:6–13, 16–18.)

  2. 2.

    Repasen el decimotercer Artículo de Fe. Pregunte a los niños si creen que el pueblo de Ammón vivió de acuerdo con esos principios. Pregúnteles por qué nos ayuda a guardar nuestros convenios el vivir de acuerdo con esos principios.

  3. 3.

    Canten o repitan la letra de las canciones “Siento el amor de mi Salvador” (Canciones para los niños, Nº 42) o “Amad a otros” (Canciones para los niños, Nº 74).

Conclusión

Testimonio

Testifique que como miembros de la Iglesia de Cristo, hemos hecho convenios sagrados que debemos honrar si deseamos recibir las bendiciones prometidas.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Alma 24:6–27 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.