El árbol de la vida

Primaria 4: El Libro de Mormón, 1995


Objetivo

Fortalecer el deseo de los niños de obedecer la palabra de Dios y de ser dignos de obtener la vida eterna.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, 1 Nefi 8, 11 y 15:21–36. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.)

  2. 2.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que promuevan la participación de los niños y que mejor los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Si es posible, prepare copias de la lámina del árbol de la vida para cada niño (véase el ejemplo al final de la lección).

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar del Libro de Mormón para cada niño.

    2. b.

      Un trozo de cuerda, cordel o hilo de unos cinco metros de largo; un pañuelo para tapar los ojos; y dos tarjetas, una que tenga escrita la palabra Nacimiento y otra que diga Vida eterna.

    3. c.

      El cartel con los símbolos y significados del árbol de la vida, con los significados cubiertos con tiras de papel.

    4. d.

      Las láminas 4–9, Jesús el Cristo (“Las bellas artes del evangelio” 240; 62572); 4–10, El nacimiento de Jesús (“Las bellas artes del evangelio” 200; 62116); 4–11, La Crucifixión (“Las bellas artes del evangelio” 230; 62505); 4–12, El sueño de Lehi del árbol de la vida (62620); 4–13, El árbol de la vida y la barra de hierro; y 4–14, Lehi trata de alcanzar la fruta.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Pida a dos de los niños que se paren delante de la clase, uno en cada lado del aula. Pida al primer niño que sostenga la tarjeta con la palabra Nacimiento y al otro la que tiene escrita la palabra Vida eterna. Con un pañuelo, cubra los ojos de un tercer niño y luego de hacerlo dar unas vueltas, vea si él o ella puede caminar sin ayuda desde donde se encuentra el primer niño hasta donde está el segundo. Después, haga que los dos niños sostengan cada uno un extremo de la cuerda, manteniéndola tirante y que el tercer niño camine de uno al otro, pero esta vez tomado de la cuerda para que le sirva de guía. Analice con la clase por qué la segunda vez fue más fácil que la primera. Explíqueles que mientras nos encontremos sobre la tierra, todos estamos tratando de volver a la presencia de nuestro Padre Celestial; y Él nos ha dado algo de lo cual agarrarnos para encontrar nuestro camino de regreso a Él.

• ¿Qué nos ha dado nuestro Padre Celestial para guiarnos a fin de que podamos volver a Su presencia? (Las Escrituras, los profetas, el Espíritu Santo.)

Muestre la lámina de Jesucristo y diga a los niños que esta lección explicará por qué el seguir las enseñanzas de Cristo puede ayudarnos a regresar a la presencia del Padre Celestial.

Relato de las Escrituras

Enseñe el relato del sueño de Lehi de 1 Nefi 8 y su interpretación, que se encuentra en 1 Nefi 11 y 15:21–36, utilizando el Libro de Mormón y las láminas que se sugieren. (Para sugerencias de cómo enseñar el relato de las Escrituras, véase “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.) Explique que en las Escrituras muchas veces se utilizan símbolos. Un símbolo es por lo general un objeto bien conocido que se utiliza para representar un principio o una enseñanza. Por ejemplo, un cordero puede ser un símbolo de pureza, por lo que a Jesús se le llama el Cordero de Dios. Explíqueles que en esta lección aprenderán acerca de los símbolos que Lehi vio en un sueño y sus significados.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que están a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Por qué quería Lehi que su familia comiera del fruto del árbol de la vida? (1 Nefi 8:10–12.) ¿Qué desea nuestro Padre Celestial para todos Sus hijos?

• ¿Por qué creen que algunos de los hijos de Lehi comieron del fruto del árbol y otros no lo hicieron? (1 Nefi 8:13–17.) ¿Cuáles son algunas de las razones por las que no siempre obedecemos los mandamientos de nuestro Padre Celestial?

• ¿Qué significan los símbolos del sueño de Lehi? Ponga a la vista el cartel con los símbolos y significados del árbol de la vida y vaya poniendo al descubierto cada significado a medida que se analice.

Símbolos:

Significados:

1. El árbol (1 Nefi 8:10).

1. El amor de Dios al dar al mundo Su Único Hijo (1 Nefi 11:21–22; Juan 3:16).

2. El fruto (1 Nefi 8:11).

2. La vida eterna (1 Nefi 15:36; D. y C. 14:7).

3. La barra de hierro (1 Nefi 8:19).

3. La palabra de Dios (1 Nefi 15:23–24).

4. El vapor de tinieblas (1 Nefi 8:23).

4. Las tentaciones del diablo (1 Nefi 12:17).

5. El edificio grande y espacioso (1 Nefi 8:26–27).

5. El orgullo del mundo (1 Nefi 11:36).

• Cuando Nefi le pidió al ángel que le mostrara el significado del árbol, él tuvo una visión del nacimiento y del ministerio del Salvador. ¿Por qué son el nacimiento y el ministerio de Jesucristo una muestra del gran amor que Dios tiene por nosotros?

• ¿Qué representa el fruto del árbol? (El don de la vida eterna.) Nefi vio que Jesucristo, debido al amor que sentía por nosotros, sería crucificado por nuestros pecados para que pudiéramos arrepentirnos y obtener la vida eterna. Explíqueles que la vida eterna significa vivir con nuestro Padre Celestial, como familia, en el reino celestial. ¿Qué debemos hacer para obtener la vida eterna?

• ¿Qué representa la barra de hierro? (La palabra de Dios.) ¿Por qué el leer a diario el Libro de Mormón nos ayuda a permanecer en la senda que nos lleva de regreso a nuestro Padre Celestial? (1 Nefi 15:24.) ¿Qué bendiciones han recibido por haber leído el Libro de Mormón?

• ¿Qué representa el vapor de tinieblas? (Las tentaciones del diablo, las cuales nos pueden confundir y apartarnos del camino recto.) ¿De qué formas nos tienta Satanás para que dejemos el sendero estrecho y angosto? ¿Qué podemos hacer para resistir sus tentaciones? ¿Por qué somos más felices cuando permanecemos en el sendero estrecho y angosto?

• ¿Qué representa el edificio grande y espacioso? (El orgullo del mundo.) ¿De qué maneras se han burlado de ustedes por haber tratado de hacer lo correcto? ¿Quién influye en la gente para que se burle de nosotros?

Si es posible, dé una lámina del sueño de Lehi a cada niño para que la lleven a casa. Pídales que digan qué pueden hacer durante la próxima semana para mantenerse asidos a la barra de hierro. (Las respuestas pueden incluir cosas tales como leer diariamente el Libro de Mormón, obedecer a los padres, orar, ser honestos, elegir buenos amigos, elegir formas sanas de divertirse, etc.)

Actividades complementarias

Se pueden utilizar en cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Jueguen a hacer coincidir. Utilizando la información que se encuentra en el cartel del árbol de la vida, escriba cada uno de los símbolos y de los significados del sueño de Lehi en tarjetas u hojas separadas de papel de 7,5 cm x 12,5. Utilice otras seis tarjetas u hojas de papel del mismo tamaño en las que haya dibujado estrellas, caras felices o corazones (dos de cada uno), con el fin de hacer tres juegos de tarjetas. Mezcle todas las tarjetas y colóquelas boca abajo en cuatro columnas sobre el piso o una mesa. Pida a los niños que por turno se acerquen y den vuelta dos tarjetas. Lea en voz alta lo que dicen. Si las tarjetas coinciden, déjelas boca arriba. El juego se termina una vez que se hayan dado vuelta todas las tarjetas.

  2. 2.

    Ayude a los niños a aprender de memoria 1 Nefi 15:23–24.

  3. 3.

    Canten o repitan la letra de las canciones “Mandó a Su Hijo” (Canciones para los niños, Nº 20), “El plan de Dios puedo seguir” (Canciones para los niños, Nº 86), “Soy un hijo de Dios” (Canciones para los niños, Nº 2), “La barra de hierro” (Himnos, Nº 179).

Conclusión

Testimonio

Exprese su testimonio de que al obedecer los mandamientos, podremos regresar a vivir con nuestro Padre Celestial.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa 1 Nefi 8:5–34, como repaso de la lección.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.