El Sacerdocio de Melquisedec

Mujeres Jóvenes, Manual 1, 1994


Objetivo

Que cada una de las jóvenes comprenda cuáles son los deberes y obligaciones de quienes poseen el Sacerdocio de Melquisedec.

Preparación

  1. 1.

    Lámina 10, “La restauración del Sacerdocio de Melquisedec” (62371), que se encuentra al final de este manual.

  2. 2.

    Si es posible, haga una copia para cada alumna de la hoja “Oficios y responsabilidades del Sacerdocio de Melquisedec”, que está al final de esta lección.

  3. 3.

    Asigne a las jóvenes los pasajes de las Escrituras, relatos o citas que desee que se lean en la clase en voz alta.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Introducción

Cita

“…El sacerdocio es el poder de Dios dado al hombre para bendecir y llevar a la salvación a todo el género humano. Si bien a veces nos referimos a los poseedores del sacerdocio como ‘el sacerdocio’, nunca debemos olvidar que el sacerdocio no es propiedad de nadie y que no está incorporado en los que lo poseen; es un encargo sagrado que debe utilizarse para el beneficio de hombres, mujeres y niños por igual. El élder John A. Widtsoe dijo: ‘El hombre no tiene mayor derecho que la mujer de recibir las bendiciones que provienen del sacerdocio y de poseer el sacerdocio’ (Priesthood and Church Government, Salt Lake City: Deseret Book Co., 1939, pág. 83). Por ejemplo, nuestras mujeres jóvenes deben tener tantas oportunidades de recibir bendiciones de los líderes del sacerdocio como nuestros hombres jóvenes” (Dallin H. Oaks, “La Sociedad de Socorro y la Iglesia”, Liahona, julio de 1992, pág. 42).

El Sacerdocio de Melquisedec ha sido restaurado

Presentación por la maestra

Ponga a la vista de la clase la lámina de la restauración del Sacerdocio de Melquisedec.

Explíqueles que Pedro, Santiago y Juan poseen las llaves de ese sacerdocio y que se les aparecieron a José Smith y a Oliver Cowdery, poco antes de que se organizara la Iglesia, a fin de restaurar en la tierra los poderes de dicho sacerdocio.

Los poseedores del Sacerdocio de Melquisedec tienen deberes específicos

Actividad con la pizarra

Explique a la clase que el Señor ha organizado al sacerdocio de manera que Su reino pueda extenderse por todo el mundo y bendecir a todo miembro de la Iglesia. Cada uno de los oficios del Sacerdocio de Melquisedec tiene ciertas responsabilidades, a fin de que la obra y los propósitos del Señor se lleven a cabo de la forma en que El lo desea.

Dígales que les leerá algunas claves para que reconozcan un oficio o un quórum del Sacerdocio de Melquisedec y que, tan pronto como se den cuenta de qué oficio o quórum se habla, levanten la mano. Usted debe leer todas las claves aun cuando las jovencitas conozcan la respuesta desde la primera que haya leído. Después de leerlas, dígales que contesten.

A medida que se den las respuestas correctas, escríbalas en la pizarra.

  1. 1.

    (a) Los miembros del quórum al que pertenezco son llamados testigos especiales de Jesucristo para todo el mundo. (b) Todos los miembros de la Iglesia nos sostienen como Profetas, Videntes y Reveladores. (c) Como miembro de ese quórum, por lo general doy un discurso en la conferencia general. ¿A qué quórum pertenezco? (El Quórum de los Doce Apóstoles.)

  2. 2.

    (a) El quórum del que soy miembro tiene la responsabilidad especial de llevar a cabo la obra misional en todo el mundo y de administrar el evangelio en los países extranjeros. (b) La Iglesia puede tener hasta siete de estos quórumes de Autoridades Generales. (c) Una vez que esté totalmente organizado, este quórum contará con setenta miembros. ¿Qué quórum es? (Uno de los Quórumes de los Setenta.)

  3. 3.

    (a) En mi quórum puede haber hasta noventa y seis miembros. (b) Nosotros podemos bautizar y también conferir el don del Espíritu Santo a los conversos nuevos de la Iglesia. (c) Si voy a la misión, siempre me verán allí con un compañero. (d) Muchas veces me llaman para dar bendiciones de salud a los enfermos. ¿Qué oficio del sacerdocio poseo? (Elder.)

  4. 4.

    (a) Poseo el Sacerdocio de Melquisedec. (b) Casi siempre estoy en las conferencias generales. (c) Soy el sumo sacerdote que preside en la Iglesia. (d) Sólo un hombre a la vez puede tener este oficio en la Iglesia. ¿Qué llamamiento tengo? (El de Presidente de la Iglesia.)

  5. 5.

    (a) Soy sumo sacerdote. (b) Tengo dos consejeros y hay otros doce representantes que prestan servicio conmigo. (c) Soy responsable de todas las actividades del sacerdocio en algunos barrios de la Iglesia. (d) Casi siempre doy un discurso durante la conferencia de estaca. ¿Qué llamamiento tengo? (El de presidente de estaca.)

  6. 6.

    (a) Soy el sumo sacerdote que preside en un barrio (o rama). (b) Soy el presidente del quórum de presbíteros en la unidad que presido (véase D. y C. 107:87–88). (c) Dedico gran parte de mis labores a los jóvenes de mi barrio (o rama). (d) Una de las importantes responsabilidades que tengo es entrevistar a las jóvenes. ¿Cuál es mi llamamiento? (El de obispo o presidente de rama.)

  7. 7.

    (a) En el quórum al que pertenezco no hay límite en el número de miembros. (b) Puedo ser obispo o consejero de un obispo. (c) El presidente de estaca es el presidente de mi quórum. ¿Qué oficio tengo en el sacerdocio? (El de sumo sacerdote.)

Análisis

Para que las jóvenes entiendan mejor los deberes y obligaciones de los poseedores del Sacerdocio de Melquisedec, repasen juntas los datos que aparecen a continuación bajo el subtítulo “Oficios y responsabilidades del Sacerdocio de Melquisedec”. Utilice los pasajes de las Escrituras cuyas referencias se dan para contestar las preguntas de las alumnas.

Oficios y responsabilidades del Sacerdocio de Melquisedec

Melchizedek Priesthood(haga clic para ver en formato más grande)

Oficio

Número en el quórum

Responsabilidades

Referencias de las Escrituras

Elder

96

1. Enseñar.

2. Predicar.

3. Bautizar.

4. Confirmar.

5. Dirigir reuniones.

6. Bendecir a los enfermos.

7. Participar en los consejos disciplinarios

8. Participar en los deberes del Sacerdocio Aarónico.

9. Ordenar élderes, presbíteros, maestros y diáconos.

D. y C. 20:39, 41–45; D. y C. 42:43–44, 80.

Sumo sacerdote

Todos los sumos sacerdotes de la estaca

1. Cumplir las mismas responsabilidades que los élderes.

2. Se le puede ordenar a los oficios de obispo, presidente de estaca, etc.

D. y C. 20:67; 107:10; D. y C. 84:111; 68:19.

Patriarca

No hay quórum; los patriarcas son también sumos sacerdotes.

1. Cumplir las mismas responsabilidades que los élderes y los sumos sacerdotes.

2. Dar bendiciones patriarcales.

D. y C. 107:39–53.

Setenta

70

1. Es Autoridad General.

2. Predicar el evangelio en todo el mundo.

D. y C. 107:25, 34, 38, 93–97.

Apóstol

12

1. Cumplir todas las responsabilidades del sacerdocio.

2. Prestar servicio como testigo especial de Jesucristo para todo el mundo.

3. El Quórum de los Doce Apóstoles posee las llaves del Reino en la tierra; éstas entran en funciones cuando muere el Presidente de la Iglesia.

D. y C. 18:26–27; D. y C. 107:23, 33.

La ordenación al Sacerdocio de Melquisedec es una gran bendición

Presentación por la maestra

Explique a la clase que el Sacerdocio de Melquisedec es una de las mayores bendiciones que Dios ha dado a Sus hijos, y que da a los hombres el poder de llevar a cabo las ordenanzas salvadoras que toda persona necesita a fin de obtener la vida eterna además de todas las bendiciones más grandes de Dios. Por ser este sacerdocio mayor tan vital para el progreso eterno del hombre, la ordenación para recibirlo es un paso sumamente importante en la vida del hombre.

Dígales que todo joven de la Iglesia debe prepararse para recibir ese sacerdocio. Al acercarse a la edad correspondiente, el obispo (o presidente de rama) y el presidente de estaca lo entrevistarán y evaluarán su dedicación al Señor y a la Iglesia; si lo consideran digno, será ordenado al Sacerdocio de Melquisedec, el cual recibirá con un juramento y convenio que se le explicarán previamente (véase D. y C. 84:33–44).

Cita

El élder Marion G. Romney, quien fue en vida miembro del Consejo de los Doce y consejero de la Primera Presidencia, enseñó cuáles son las responsabilidades de los que poseen el Sacerdocio de Melquisedec, diciendo: “El Señor explica con estas palabras la condición del que reciba el sacerdocio y luego quebrante el convenio: ‘…el que violare este convenio, después de haberlo recibido, y lo abandonare totalmente, no recibirá perdón de los pecados en este mundo ni en el venidero’ (D. y C. 84:41).

“Al saber que existe un castigo tal por quebrantarlo, quizás haya quien se sienta inclinado a dudar si será conveniente aceptar las obligaciones de ese convenio; es decir, podrá dudar de esa conveniencia hasta leer el versículo que viene después de la declaración del castigo, en el cual se nos entera de que los que no reciban el juramento y convenio no estarán mucho mejor, o posiblemente nada mejor, que aquellos que lo reciban y lo quebranten, pues en dicho versículo el Señor dice: ‘Y ¡ay! de todos aquellos que no obtengan este sacerdocio que habéis recibido…’ (D. y C. 84:42).

“Ese es el solemne significado del juramento y convenio que corresponden al sacerdocio” (The Improvement Era, junio de 1962, pág. 416).

Pasaje de las Escrituras

Repase y analice con las jovencitas Doctrina y Convenios 84:41–42 para que comprendan la gran responsabilidad que toman sobre sí los hombres al ser ordenados al Sacerdocio de Melquisedec.

Análisis

Considere con la clase las siguientes preguntas a fin de que las jóvenes entiendan la importancia que tiene que demuestren respeto hacia el Sacerdocio de Melquisedec y hacia los que lo poseen.

• Sin el Sacerdocio de Melquisedec, ¿sería posible para las mujeres progresar eternamente?

• ¿De qué manera reflejan nuestros pensamientos, palabras y acciones el respeto que sentimos por ese sacerdocio?

• Cuando tratamos con respeto a los poseedores del sacerdocio, ¿en qué sentido estamos también honrando el Sacerdocio de Melquisedec?

• ¿Qué podemos hacer para animar a los poseedores del sacerdocio a que lo honren?

Conclusión

Presentación por la maestra

Dé fin a la lección recalcando la importancia de honrar el Sacerdocio de Melquisedec y a los que lo poseen. Los poseedores de ese sacerdocio se han comprometido a obedecer a nuestro Padre Celestial y a emplear ese poder para bendecir a Sus hijos. Igual que nosotras, ellos se encuentran en el proceso de tratar de ser como es Dios. La fe y confianza que les demostremos los motivará y los inspirará a honrar plenamente el sacerdocio.