El propósito de los convenios y las ordenanzas

Mujeres Jóvenes, Manual 1, 1994


Objetivo

Que cada una de las jovencitas comprenda la influencia que puede tener en ella el hacer convenios y participar en ordenanzas.

Preparación

  1. 1.

    Láminas 11, “El bautismo” (62018); 12, “La Santa Cena” (62021); 13, “El templo”.

  2. 2.

    Dibuje y recorte una escalera de papel (o prepárese para dibujarla en la pizarra el día de la clase), haciendo los peldaños de manera que haya lugar para escribir en ellos.

  3. 3.

    Asigne a las alumnas los siguientes pasajes de las Escrituras: Enós 1:15–17; Doctrina y Convenios 82:10; el quinto Artículo de Fe; Doctrina y Convenios 84:19–22; Moisés 6:58–59; y Lucas 22:19–20.

  4. 4.

    Para cada una de las preguntas para analizar, prepare una hoja con la pregunta, y las referencias y citas correspondientes.

  5. 5.

    Asigne a las jóvenes los pasajes de las Escrituras, los relatos o las citas que desee que se lean en la clase en voz alta.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Introducción

Pasajes asignados de las Escrituras

Antes de empezar la lección, entregue a las jóvenes las referencias mencionadas (si algunas tienen dificultad para leer, sería conveniente que les diera esta asignación anticipadamente para que se preparen). Pídales que busquen el pasaje y estén listas para leerlo en voz alta cuando llegue el momento de hacerlo.

Presentación por la maestra

Enséñeles la gran importancia que tiene que comprendamos claramente los acuerdos que hacemos con otras personas. Para ello, dígales que se imaginen que alguien les ha ofrecido un trabajo para ir a la salida de la escuela, tres veces por semana; aunque el salario por hora es bueno, su futuro patrón les dice que les pagará sólo cuando pueda.

Análisis

• ¿Entrarían en un acuerdo de ese tipo? ¿Por qué o por qué no?

• ¿Qué deben saber antes de hacer un acuerdo con otra persona?

Hágales notar que, en cualquier clase de acuerdo, la persona con quien lo hagamos tiene que inspirarnos confianza; es preciso que sepamos que podemos confiar en ella.

Cuando participamos en ordenanzas del sacerdocio, hacemos convenios sagrados

Presentación por la maestra

Explíqueles que hay una persona en la que siempre podemos confiar para hacer acuerdos con ella; además, cuando los hacemos, podemos estar seguras de que los acuerdos serán siempre justos y nunca fracasarán. Los que se hacen con esa persona toman el nombre de convenios y nos brindan bendiciones que tienen un valor eterno. Esa persona es el Señor.

Pida a la alumna a quien le haya asignado la lectura de Enós 1:15–17 que lea esos versículos.

Análisis en la pizarra

Escriba en la pizarra la palabra convenios. A continuación, lea la definición siguiente: “Un convenio es un pacto, un acuerdo, un contrato o compromiso mutuo, solemne y obligante, entre Dios y una persona o un grupo de personas electas” (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, 2ª ed., Salt Lake City: Bookcraft, 1966, pág. 166; cursiva agregada).

• ¿De qué modo nos enteraremos de cuáles son los términos de los convenios que hacemos con nuestro Padre Celestial?

Explíqueles que las Escrituras contienen la mayoría de esos términos, y que aclaran lo que nuestro Padre Celestial espera de nosotros y lo que El nos promete a cambio si cumplimos.

Pida a la joven a quien haya asignado la referencia de Doctrina y Convenios 82:10 que la lea en voz alta a la clase. Hágales notar que el hecho de que recibamos las bendiciones depende de que cumplamos nuestra parte del acuerdo. Podemos confiar completamente en que nuestro Padre Celestial cumplirá Su palabra.

Explíqueles que muchas ordenanzas del sacerdocio nos requieren hacer convenios con el Señor en el momento de tomar parte en ellas.

Escriba en la pizarra la palabra ordenanzas.

• ¿Qué es una ordenanza?

Emplee la cita siguiente para hacerles comprender el significado que tiene en la Iglesia la palabra “ordenanza”:

“Una ordenanza es un símbolo terrenal de una realidad espiritual; generalmente también se utiliza esa acción para simbolizar un convenio o acuerdo con el Señor” (John Widtsoe, Priesthood and Church Government, rev. ed., Salt Lake City: Deseret Book Co., 1954, pág. 348; cursiva agregada).

Láminas Coloque a la vista de la clase las láminas del bautismo, la Santa Cena y el templo; explíqueles que el bautismo, la Santa Cena y los sellamientos del templo son ordenanzas. Al participar en cada una de ellas, hacemos ciertos acuerdos, o sea, convenios con nuestro Padre Celestial.

Pasajes de las Escrituras y análisis Pida a las alumnas a quienes haya asignado los pasajes de Moisés 6:58–59 y Lucas 22:19–20 que los lean en voz alta. Haga notar a la clase cómo nos ayuda el simbolismo de las ordenanzas del bautismo y de la Santa Cena a recordar los convenios que hemos hecho con el Señor.

• ¿Por qué son necesarios los convenios y las ordenanzas del evangelio? ¿Por qué no es suficiente con sólo tratar de ser una buena persona?

Pida a la joven que tenga el pasaje de Doctrina y Convenios 84:19–22 que lo lea.

Presentación por la maestra

Explique a la clase que cada uno de los convenios y las ordenanzas del evangelio son para nuestro bien, y que el obedecer los convenios y participar en las ordenanzas nos prepara para regresar a la presencia de nuestro Padre Celestial. El hacer con El esos convenios, tomar parte en las ordenanzas sagradas y ser fieles a las promesas que le hemos hecho es como subir una escalinata que finalmente nos llevará otra vez junto a nuestro Padre.

Cita y ayuda visual (o dibujo en la pizarra)

Pida a una de las jovencitas que lea la cita que aparece a continuación; mientras ella lo haga, coloque a la vista de todas la escalera que preparó (o haga usted el dibujo en la pizarra).

“Cuando Jacob fue desde Beerseba a Harán, en el camino tuvo un sueño en el cual se vio en la tierra, al pie de una escalera que llegaba hasta el cielo, y en lo alto de la escalera estaba el Señor Jehová y por ella subían y bajaban ángeles. Jacob comprendió que los peldaños de la escalinata representaban los convenios que él había hecho allí con el Señor y que, a fin de obtener las bendiciones prometidas, él mismo tendría que subir esos escalones; entonces, esas bendiciones lo capacitarían para entrar en los cielos y estar con el Señor” (Marion G. Romney, “Temples—The Gates to Heaven”, Ensign, marzo de 1971, pág. 16).

Análisis

Pregunte a la clase qué convenios se pueden considerar como si fueran peldaños de una escalera; a medida que las alumnas los mencionen, vaya escribiéndolos en los escalones. Sería conveniente que les dijera que piensen en los convenios que se hacen al participar en las ordenanzas del sacerdocio tales como el bautismo y la confirmación, el tomar la Santa Cena, la ordenación al sacerdocio (de los muchachos), la investidura y el matrimonio celestial. (Si lo desea, puede utilizar los pasajes de Mosíah 18:8–10; Doctrina y Convenios 20:37; 20:75–79; 84:33—34, 39–40; 132:6.)

Hablen de la forma en que el participar de esas ordenanzas y vivir de acuerdo con los convenios que hayamos hecho nos “capacitarían para entrar en los cielos y estar con el Señor”.

Tenemos la responsabilidad de cumplir los convenios que hacemos con el Señor

Presentación por la maestra

Haga comprender a las jóvenes que cuando hacemos un convenio con el Señor, hacemos la sagrada promesa de “recordarle siempre y guardar sus mandamientos” (D. y C. 20:77). Una vez que hayamos hecho convenios con el Señor, tenemos la obligación de recordar nuestras promesas y cumplirlos.

Relato de una experiencia

Relate la siguiente experiencia que tuvo una hermana samoana cuando era joven:

“Después de recibir instrucciones del obispo y el presidente de la estaca, por fin entré en el templo. ¡Qué gloriosa bendición la de estar en esa casa! Abrí por completo los ojos, los oídos y el corazón para absorber las enseñanzas que allí se imparten. Con todas las fibras de mi ser y con todos mis huesos, sentí la realidad de cada uno de los convenios que hice. Me parecía estar de pie frente al Señor mismo cada vez que hacía un convenio con El… En esos momentos se me hizo una realidad el hecho de que estoy en el mundo pero no soy del mundo” (Sipuao Matuauto, “The Glorious Moments”, Ensign, agosto de 1974, pág. 64).

Recalque el hecho de que el poseedor del sacerdocio que administra en ese momento la ordenanza, en verdad representa al Señor. Pida a la alumna a quien haya asignado el quinto Artículo de Fe que lo lea a la clase.

Presentación por la maestra

Hágales notar que nuestro Padre Celestial siempre sabe qué convenios hemos hecho.

Quizás haya veces en que nos parezca que estamos solas para defender y guardar esos convenios; sin embargo, el Señor nos tiene muy en cuenta y estará cerca de nosotros cada vez que nos esforcemos por ser fieles.

Cita

Lea la siguiente cita de un líder de la Iglesia.

“Cuando bajamos a las aguas bautismales e hicimos convenio con nuestro Padre Celestial de servirlo y obedecer Sus mandamientos, El se comprometió, también por medio de ese convenio, a no abandonarnos nunca, a no dejarnos librados a nuestros propios medios, a no olvidarnos jamás, y a que en medio de las pruebas y las tribulaciones, cuando todo estuviera en contra de nosotros, El estaría cerca y nos sostendría. Ese fue el convenio que El hizo con nosotros y… podemos estar seguros de las promesas que El nos ha hecho” (George Q. Cannon, Gospel Truth, vol. 1, comp. por Jerreld L. Newquist, Salt Lake City: Zion’s Book Store, 1957, pág. 170).

Comente con la clase cómo el saber que nuestro Padre Celestial ha prometido ayudarnos fortalecerá nuestra determinación y capacidad de mantenernos fieles a los convenios que hemos hecho con El.

El mantenernos fieles a los convenios que hemos hecho tendrá influencia en el curso que ha de seguir nuestra vida

Relato optativo

Si lo desea, cuente el siguiente relato para demostrar la influencia que tuvieron en una joven los convenios que ella hizo de niña.

Hace muchos años, una niña se bautizó en un lago cercano a su casa. Mientras todavía tenía puesta la ropa mojada, su padre le explicó que el bautismo era el primer paso hacia el Reino Celestial, diciéndole que debía prepararse para dar el segundo paso, que sería recibir la investidura y casarse en el templo. Luego, le explicó pacientemente que cuando la confirmara, ella recibiría el don del Espíritu Santo y que ese don le ayudaría a cumplir los convenios que había hecho.

Mientras la confirmaban, la niña le hizo al Señor la solemne promesa de que nunca haría nada que le impidiera dar ese segundo paso. En los años de la adolescencia, cuando tomaba una decisión o tenía que enfrentarse a tentaciones, siempre se acordaba de su promesa. Ahora, varios años después de aquello, casada ya y madre de seis hijos, todavía recuerda lo importante que fue esa promesa para ayudarle a mantenerse digna de recibir la investidura, de entrar en el convenio del matrimonio celestial y de tener su familia eterna.

Preguntas y referencias Para que las jóvenes se den cuenta mejor del modo en que su vida se verá afectada según la forma en que cumplan los convenios que han hecho con el Señor, hágales pensar en las preguntas que están a continuación. Puede hacer usted misma las tres preguntas y dejar que la clase responda o dividir la clase en tres grupos y entregarle una pregunta a cada uno para que la estudien y hagan sus comentarios al resto de la clase.

Las preguntas se dan con referencias de las Escrituras, citas e ideas para ayudarles a buscar la respuesta.

  1. 1.

    El no hacer convenios, ¿de qué manera afectará tu vida? (Véase D. y C. 58:30; 132:7.) “Tomemos a dos hombres; podrán ser iguales en lo que a bondad concierne, podrán ser igualmente morales, caritativos, honrados y justos, pero uno se ha bautizado y el otro no. Hay una diferencia muy grande entre ellos, porque uno es hijo de Dios, redimido por haber cumplido Sus leyes, mientras que el otro permanece en las tinieblas” (Joseph F. Smith, Doctrina del evangelio, pág. 93).

  2. 2.

    ¿De qué modo afecta tu vida el hacer convenios pero no cumplirlos? (Véase D. y C. 1:14–15; 58:29. Refiérase también a las palabras del élder Cannon, citadas anterior- mente en esta lección.) ¿En qué se diferenciaría nuestra vida al no tener las bendiciones que menciona el élder Cannon?

  3. 3.

    ¿De qué modo afecta tu vida el hacer convenios y mantenerte fiel a ellos? (Véase D. y C. 54:6; Mosíah 5:7, 15.) Dios… por el amor que siente por nosotros, condescendió a hacer convenios con nosotros a fin de que podamos vernos libres de fracasos, sufrimientos y remordimientos, y elevarnos a la plenitud de la gloria que se promete a los que sean fieles y perseveren hasta el fin” (ElRay Christiansen, Ensign, enero de 1973, pág. 51).

Aplicación de la lección

Exhorte a las jovencitas a emplear el tiempo de la Santa Cena en reflexionar sobre los convenios que hicieron en el bautismo y proponerse obedecerlos más plenamente durante la semana siguiente.