El valor para emprender lo nuevo

Mujeres Jóvenes, Manual 1, 1994


Objetivo

Que cada una de las jóvenes tenga el valor de aceptar las oportunidades que se le presenten de mejorar su vida.

Preparación

  1. 1.

    Lámina 19, de la reina Ester, que se encuentra al final del manual.

  2. 2.

    Prepare un cartel (pancarta) con el pasaje de Josué 1:9.

  3. 3.

    Prepare hojitas de papel en los que escriba algunos temas para analizar.

  4. 4.

    Prepárese para contarles alguna experiencia personal en la que usted haya necesitado valor para hacer algo diferente de lo acostumbrado.

  5. 5.

    Asigne a las jóvenes los pasajes de las Escrituras, los relatos o las citas que desee que se lean en la clase en voz alta.

Nota a la maestra

Esta lección se concentra en el valor para hacer cosas nuevas que sean edificantes, así como para continuar esforzándose al enfrentar situaciones difíciles. Al hablar de cosas nuevas o diferentes, hágales comprender que este valor no se refiere a la osadía de intentar acciones insensatas o que puedan llevarlas por mal camino.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Se necesita valor para tratar de emprender algo nuevo y edificante

Diga a las alumnas que piensen en alguna ocasión en que hayan tratado de hacer algo que para ellas fuera nuevo y que tuviera algún elemento edificante, como dar por primera vez un discurso, participar en una competencia, aprender un deporte o desarrollar una aptitud; pídales que cuenten lo que sintieron entonces. Luego, dígales que el tratar de emprender algo nuevo y edificante requiere valor.

En el transcurso de la conversación, al hablar ellas de sus experiencias, mencióneles las ideas siguientes:

  1. 1.

    La mayoría de las personas sienten temor al enfrentarse con una experiencia nueva.

  2. 2.

    Al tratar de hacer algo diferente, algo que sea nuevo para nosotras, es normal que nos sintamos preocupadas y aprensivas.

  3. 3.

    No debemos permitir que nuestros temores nos impidan intentar empresas que nos fortalecerán y que harán que nuestra vida sea mejor.

• ¿Qué temores pueden impedirnos intentar emprender algo nuevo?

Al expresar las jóvenes su opinión, saque a colación el hecho de que la mayoría de las personas temen que las califiquen de diferentes o las ridiculicen si fracasan en una nueva empresa; y por ese temor, muchas veces las personas se privan de tratar de aprender o de hacer algo nuevo.

Presentación por la maestra

Hable con la clase sobre el significado de la palabra valor, haciéndoles comprender que el valor nos da la fortaleza que necesitamos para hacer el intento; si estamos siempre temerosas de intentar cosas nuevas y edificantes, con esa actitud detendremos nuestro progreso y nos privaremos de experiencias que podrían fortalecernos y abrirnos nuevos horizontes. El valor, cuando se emplea junto con la fe y con un propósito correcto, es uno de los instrumentos más fuertes que tenemos para mejorar nuestra vida.

Análisis

• Mencionen algunas de las acciones para las cuales se pueda necesitar valor y que sean nuevas para ustedes.

A continuación se dan sugerencias: Dar un discurso, iniciar conversación con una persona que sea nueva (en el vecindario, en la escuela, en la iglesia, etc.), orar en público, presentarse a una prueba para una actividad cultural o deportiva en la escuela, expresar un elogio sincero a alguien, dar a conocer el evangelio a una amiga (o amigo), aprender un deporte o artesanía del que no se sepa nada, admitir que se cometió un error y pedir disculpas, solicitar un trabajo, etc.

Presentación por la maestra

Hágales ver que toda persona ha sentido esos temores y aprensiones en ciertos momentos; sin embargo, si no permitimos que el temor sofoque nuestro deseo de mejorar, nos volveremos más fuertes y estaremos mejor preparadas para enfrentar dificultades mayores. Contamos con una maravillosa fuente de sostén para ayudarnos a vencer los temores y darnos la fortaleza que necesitamos para emprender algo nuevo y edificante.

Cartel

Ponga a la vista el cartel con el pasaje de Josué 1:9; dígales a las jóvenes que lo lean y lo memoricen. Hágales comprender que, cuando nos esforzamos por hacer lo bueno y buscamos la ayuda del Señor, El nos sostiene y nos da la fortaleza que necesitemos.

Actividad

Haga que cada alumna saque uno de los papelitos que usted haya preparado con los temas que se mencionan a continuación (tenga suficientes para todas). Luego, que lean a la clase el papel que hayan sacado y expliquen cómo puede cada una de las sugerencias que contiene ayudarles a tener el valor de intentar algo nuevo. Si lo desea y le parece conveniente, agregue ideas adicionales que usted tenga para aclarar más cada punto.

Prepárate. (Toma tus decisiones en cuanto a la observancia de las normas y los valores antes de tener que enfrentar el problema; llegado el momento, eso te ayudará a pensar con más claridad y te dará el valor de hacer lo correcto. Debes estar preparada para mantenerte firme en tu decisión a pesar de lo que te presionen hacer y de las emociones del momento.)

Ten disposición para aprender. (Debes estar dispuesta a escuchar y aprender. Contempla la situación y analízala lo más objetivamente que te sea posible antes de envolverte en ella. Cuídate de la terquedad y del orgullo falso. Escucha al Espíritu para dejar que te guíe.)

Ten una actitud positiva. (Recuerda que eres hija de Dios y que, como tal, tienes un valor especial; acuérdate de que El te mandó acá para tener éxito. Además, posees talento y habilidades que irán aumentando a medida que los emplees.)

Ora. (La oración es la fuente de fortaleza que te dará valor para vencer el miedo e intentar nuevas empresas. Y el Espíritu Santo te guiará y fortalecerá.)

Ten confianza. (Date cuenta de los muchos recursos que tienes a tu alcance cuando intentas algo nuevo: tienes una mente sana con la que razonar; tienes para respaldarte a tu familia, a los líderes de la Iglesia, a tus maestros y amigos, y a las Escrituras.)

Da lo mejor de ti misma en el esfuerzo. (Al intentar algo nuevo, todo lo que se te requiere es que pongas en el esfuerzo lo mejor de ti misma. No le tengas miedo al fracaso, pues el intento te hará mejor aun cuando los resultados no sean tan perfectos como los querrías.)

Obtenemos fortaleza cuando enfrentamos con valor las oportunidades que se nos presentan

Relato y pasajes de las Escrituras

Dígales que las Escrituras relatan de muchas personas que enfrentaron con valor situaciones nuevas y dificultosas, y que, gracias al hecho de que fueron valientes, se vieron fortalecidas y bendecidas. Ester era una hermosa muchacha hebrea a quien el Rey de Persia había tomado por esposa; el ministro del rey odiaba a los judíos y tramó una trampa para hacer matar al pueblo de Ester, lo cual les causó gran aflicción cuando se enteraron de sus intenciones. Sabiendo que era necesario hacer algo por salvarlos, Mardoqueo, primo de Ester, buscó la ayuda de ella pidiéndole que hablara con el rey y tratara de persuadirlo de que no hiciera aquello tan terrible que se proponía. En esa época, era costumbre en el reino que ninguna persona se presentara ante el rey sin que éste la hubiera invitado, ni siquiera su propia esposa, y Ester lo sabía. También sabía que si al presentarse ante el rey, él le extendía el cetro, significaba que aceptaba su visita y que podía hablarle; pero si lo levantaba, eso querría decir que ella estaba condenada a morir. Así que Ester tuvo que enfrentar la decisión de arriesgar o no la vida para salvar a su pueblo.

• Lean juntas Ester 2:5–17; 3–4.

• ¿Cómo se habrá sentido Ester al enfrentar esa situación?

La reina le envió su respuesta a Mardoqueo. Haga que las jóvenes analicen Ester 4:16.

Si lo desea, reláteles lo que pasó cuando el rey vio a Ester (véase Ester 5:1–3).

• ¿Cómo se había preparado la reina para esa prueba de valor?

• ¿Sabía ella con seguridad si iba a tener éxito o a fracasar?

• ¿Qué habrá sentido Ester después de haber podido salvar a su pueblo?

Presentación por la maestra

Explíqueles que esa prueba de fe y valor fortaleció a la reina Ester y, por haber estado dispuesta a arriesgarse intentando algo totalmente nuevo para ella, se convirtió en una de las mujeres más amadas por el pueblo de Israel.

Si hay tiempo, cuénteles la historia de Gedeón, que se halla en el Antiguo Testamento (Jueces 6–8), y que nos habla de ese joven que no tenía confianza en sí mismo y se consideraba el más insignificante de su familia.

Un día, mientras se hallaba sacudiendo trigo, un ángel fue y se sentó debajo de un roble cercano. El ángel le dijo que el Señor quería que él rescatara al pueblo de Israel de sus enemigos, los madianitas; Gedeón le preguntó cómo podría él llevar a cabo esa enorme hazaña.

Pasaje de las Escrituras

Dígales que busquen Jueces 6:16 para descubrir lo que el Señor le contestó a Gedeón.

Presentación por la maestra

Explíqueles que el valor del joven se fortaleció hasta el punto de que pudo destruir el altar de Baal. Más adelante, dirigió a un grupo de trescientos hombres contra los poderosos ejércitos de Madián y, como la reina Ester, contribuyó a la liberación de su pueblo.

• ¿En qué cambiaron a Gedeón las pruebas de fe y valor por las que tuvo que pasar?

Hágales comprender que el Señor nos promete a todos que si tenemos valor para hacer lo correcto, El estará con nosotros y nos dará la fortaleza necesaria para enfrentar las pruebas y las oportunidades cotidianas. Esa fuerza nos ayudará a encarar las desilusiones y nos dará valor para volver a intentar la empresa.

Conclusión

Lea a la clase las siguientes palabras del élder F. Enzio Busche, de los Setenta: Cita “…Esto significa… seguir siempre la inspiración del Espíritu. Para hacerlo, se necesitan valor y decisión… pues esa inspiración puede asustarnos al conducirnos a caminar por nuevos senderos, senderos por los cuales nadie ha caminado, en los que se recorre ‘la segunda milla’ y se actúa en forma totalmente diferente de como actúa la gente del mundo. Por ejemplo, quizás seamos inspirados a sonreír cuando alguien nos ha ofendido, a dar amor cuando otros solamente pueden sentir odio, a mostrar gratitud cuando otras personas no encuentran nada para estar agradecidos, a aceptar trabajos que los orgullosos no podrían aceptar, a disculparnos en lugar de tratar de defendernos, y a hacer todas aquellas cosas, aparentemente sin sentido para los demás, que el Espíritu inspira hacer a una persona justa, honesta y atenta” (“El único tesoro verdadero”, Liahona, agosto de 1980, págs. 37–38).

Analice con las alumnas las situaciones que el élder Busche menciona y hágales ver la importancia de tener valor si se les presentan a ellas situaciones similares.

Aplicación de la lección

Aconséjeles que siempre oren antes de intentar algo nuevo; exhórtelas a buscar la guía del Espíritu Santo para reconocer y experimentar oportunidades que las fortalezcan y las edifiquen. Sugiérales que escriban en su diario personal lo que piensen antes y después de pasar por esas experiencias.