Lección 14

El poder de Dios para librarnos

Enseñanzas y doctrina del Libro de Mormón: Manual para el maestro


Introducción

El Libro de Mormón contiene numerosos relatos de personas y sociedades que estaban sujetas a alguna forma de cautiverio. Muchos de esos relatos demuestran que Jesucristo es el Gran Libertador y la fuente de ayuda cuando huir o ser rescatados parecen ser una imposibilidad. Al acercarnos al Señor mediante el arrepentimiento, la humildad y la oración, estamos más preparados espiritualmente para implorar y recibir el poder de Dios para librarnos.

Lectura preparatoria

Sugerencias para la enseñanza

1 Nefi 1:20; Alma 36:1–3, 27–29

Dios tiene poder para librarnos

Invite a los alumnos a considerar alguna ocasión en que les haya impresionado el valor y la fortaleza de alguien que haya afrontado grandes desafíos o dificultades. Pídales que compartan brevemente lo que hayan observado.

Pida a los alumnos que lean en silencio 1 Nefi 1:1 y que presten atención a lo que Nefi dijo acerca de las dificultades que había tenido en su vida.

  • ¿Cómo resumió Nefi sus sentimientos después de haber tenido “muchas aflicciones”?

  • ¿Por qué piensan que alguien puede sentir que es “altamente favorecido del Señor” aun al pasar desafíos o dificultades?

Diga a los alumnos que correlacionen 1 Nefi 1:1 con 1 Nefi 1:20 y que busquen una de las razones por las que Nefi describió que se sentía “altamente favorecido del Señor”.

  • ¿Qué principio de ese versículo podría ayudar a alguien a sentir esperanza cuando afronte desafíos o dificultades? (Los alumnos deben reconocer el siguiente principio: Al ejercer fe en Jesucristo, podemos recibir la misericordia y la liberación de Dios).

Explique que la frase “yo, Nefi, os mostraré” sugiere que Nefi tenía la intención de registrar ejemplos del poder liberador de Dios. Invite a los alumnos a leer rápidamente los capítulos 1–8 y 16–18 de 1 Nefi y a buscar ejemplos de la vida de Nefi que ilustren el poder de Dios para librarnos. Pídales que compartan los ejemplos que hayan encontrado. Si los alumnos tienen dificultad para encontrar ejemplos, tal vez desee señalarles uno o más de los siguientes pasajes: 1 Nefi 3:23–31; 4:1–18; 7:16–19; 8:7–12; 16:10, 18–31, 36–39; 17:48–55; y 18:1–3, 11–21.

Lea en voz alta la siguiente declaración del élder L. Tom Perry (1922–2015), del Cuórum de los Doce Apóstoles:

Élder L. Tom Perry

“Muchas de las historias del Libro de Mormón son historias de liberación. La partida de Lehi al desierto con su familia era sobre la liberación de la destrucción de Jerusalén. La historia de los jareditas es una historia de liberación, como lo es la historia de los mulekitas. Alma, hijo, fue librado del pecado. Los jóvenes guerreros de Helamán fueron librados en batalla. Nefi y Lehi fueron librados de la prisión. El tema de la liberación es evidente en todo el Libro de Mormón” (véase “El poder de librarse”, Liahona, mayo de 2012, pág. 94).

Como ejemplo de liberación espiritual, explique que Alma le describió su liberación del pecado a su hijo Helamán. Pida a un alumno que lea en voz alta Alma 36:1–3 e invite a otro alumno a leer Alma 36:27–29 también en voz alta (note que Alma 5:1–12 contiene un consejo similar). Pida a la clase que siga la lectura en silencio en busca de perspectivas que puedan ayudar a alguien que esté afrontando aflicciones o dificultades.

  • ¿Qué enseñanzas encontraron en esos pasajes que pudieran ayudar a alguien que esté afrontando dificultades físicas o espirituales?

  • ¿Qué tipo de cautiverio físico o espiritual afronta la gente hoy en día? (Algunos ejemplos son la mala salud, la adicción a las drogas y a la pornografía, la pobreza, el abuso, la discriminación, el pecado, la incredulidad y la rebelión).

Muestre y lea la siguiente declaración del élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles:

Élder Jeffrey R. Holland

“¿Luchan ustedes contra el demonio de la adicción del tabaco, de las drogas, de los juegos de azar o de la perniciosa plaga moderna de la pornografía? ¿Están pasando por dificultades matrimoniales o alguno de sus hijos se halla en peligro? ¿Tienen problemas de identidad sexual o de autoestima? ¿Afrontan ustedes o algún ser querido alguna enfermedad, depresión o la muerte? Sean cuales sean los otros pasos que deban dar para resolver esos problemas, vengan primero al evangelio de Jesucristo. Confíen en las promesas del cielo. En ese respecto, el testimonio de Alma es mi testimonio: ‘… sé que quienes pongan su confianza en Dios serán sostenidos en sus tribulaciones, y sus dificultades y aflicciones’ [Alma 36:3]” (véase “Las cosas destrozadas pueden repararse”, Liahona, mayo de 2006, págs. 70–71).

  • ¿Qué dijo el élder Holland que nos ayudaría a comenzar a superar nuestras preocupaciones y nuestros desafíos?

1 Nefi 6:4; Mosíah 21:2–5, 14–16; 23:23–24; 24:13–15, 21; Alma 34:9; Helamán 5:9

Jesucristo es la fuente de la liberación

Invite a los alumnos a describir varias de las razones por las que un escritor se sentiría motivado a escribir un libro. (Por ejemplo, el escritor tal vez desee contar una historia, compartir su conocimiento sobre algún tema o ganarse la vida). Después de que algunos alumnos hayan compartido sus ideas con el resto de la clase, invite a los alumnos a leer 1 Nefi 6:4 en silencio y a determinar una de las razones que motivaron a Nefi a escribir.

  • ¿Cuál dijo el profeta Nefi que era el propósito por el que escribió su registro? (Él deseaba persuadir a las personas a venir a Dios y que fueran salvas).

Testifique a los alumnos que el poder de Dios para salvar es el poder para liberar.

Copie lo siguiente en la pizarra y explique a los alumnos que esos pasajes describen a personas que necesitaban ser libradas:

El pueblo de Limhi

El pueblo de Alma

Todas las personas

Mosíah 21:2–5, 14–16

Mosíah 23:23–24; 24:21

Alma 34:9; Helamán 5:9

Pida a los alumnos que lean en silencio los pasajes que aparecen en la pizarra y que determinen qué enseña cada pasaje acerca de la fuente de la liberación de los desafíos y las dificultades.

  • ¿Qué aprenden de esos pasajes acerca de la fuente de la liberación? (A medida que los alumnos respondan, haga hincapié en la siguiente doctrina: Jesucristo tiene el poder para librarnos de nuestro estado perdido y caído, así como de otros desafíos de la vida terrenal).

Muestre la siguiente declaración del presidente Henry B. Eyring, de la Primera Presidencia, y pida a un alumno que la lea en voz alta:

Presidente Henry B. Eyring

“Deseo testificar del poder liberador de Dios. En algún momento de nuestra vida todos necesitaremos ese poder. Cada persona viviente está en medio de una prueba… Hay dos cosas que serán iguales para todos nosotros; son parte del diseño de la vida terrenal.

“En primer lugar, a veces las pruebas nos exigirán el máximo, hasta el punto en que sentiremos la necesidad de recibir ayuda más allá de nuestra capacidad. Y en segundo lugar, por Su misericordia y sabiduría, Dios ha puesto a nuestro alcance el poder para librarnos” (“The Power of Deliverance”, Devocional de la Universidad Brigham Young, 15 de enero de 2008, pág. 1; speeches.byu.edu).

  • ¿En qué ocasiones han recibido “ayuda más allá de [su] capacidad” durante las dificultades?

Si dispone de tiempo, tal vez desee hacer referencia al relato del pueblo de Alma que se encuentra en Mosíah 24:13–15 a fin de ilustrar la idea de que la liberación de Dios no siempre significa que nuestras cargas serán quitadas; en cambio, a menudo Dios nos libra aumentando nuestra capacidad para llevar nuestras cargas. La paciencia y la perseverancia son necesarias en esas situaciones, tal como cuando los problemas de salud continúan a lo largo de nuestra vida. La liberación llega a la manera de Dios y en Su propio tiempo.

Mosíah 7:33; 29:20; Alma 58:10–11; 3 Nefi 4:33

Cómo acceder al poder para librarnos

Testifique que cuando nos encontramos en situaciones en las que la salida o el rescate parecen imposibles, hay esperanza para cada uno de nosotros. Recuerde a los alumnos que las Escrituras contienen instrucciones de cómo acceder al poder liberador del Salvador.

Escriba las siguientes referencias en la pizarra. (No incluya la información entre paréntesis, ya que se proporciona solamente para uso del maestro). Invite a los alumnos a leer cada pasaje en busca de acciones que nos ayuden a acceder al poder liberador del Salvador.

Mosíah 7:33 (Volvernos al Señor con íntegro propósito de corazón, confiar en Él, servirle diligentemente)

Mosíah 29:20 (Ser humildes, clamar a Él poderosamente)

Alma 58:10–11 (Derramar nuestra alma en oración, tener la esperanza de ser librados)

3 Nefi 4:33 (Arrepentirnos, ser humildes)

Después de darles suficiente tiempo, invite a los alumnos a compartir y analizar las acciones que hayan encontrado, y escriba sus respuestas en la pizarra. Recalque el siguiente principio: Cuando nos volvemos a Dios con íntegro propósito de corazón y oramos para pedirle ayuda con un espíritu de arrepentimiento y humildad, podemos acceder a Su poder liberador.

Muestre la siguiente declaración del presidente Henry B. Eyring:

Presidente Henry B. Eyring

“El Señor siempre desea conducirnos a la liberación por medio de nuestra creciente rectitud, lo cual requiere arrepentimiento y humildad. El camino que conduce a la liberación siempre requiere humildad para que el Señor pueda guiarnos de la mano hacia donde Él desee llevarnos a través de nuestras dificultades y hasta la santificación” (“The Power of Deliverance”, Devocional de la Universidad Brigham Young, 15 de enero de 2008, pág. 4; speeches.byu.edu).

  • ¿De qué manera el arrepentimiento, la humildad y la oración nos ayudan a acceder al poder liberador del Señor?

  • ¿En qué ocasión ustedes o alguien que ustedes conozcan han acudido al Señor en busca de liberación y la han recibido? ¿De qué modo esa experiencia ha aumentado la confianza que ustedes tienen en Jesucristo?

Inste a los alumnos a que piensen en alguna ocasión en que sintieron el poder liberador del Señor en su vida. Aliéntelos a escribir sus experiencias para que las recuerden en el futuro. Considere invitar a los alumnos a compartir sus experiencias que no sean demasiado sagradas o personales.

Material de lectura para el alumno