Administración de la Iglesia

Leales a la Fe: Una Referencia del Evangelio


Jesucristo está a la cabeza de la Iglesia. La misión de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es ayudar a toda persona a venir a Él (véase Moroni 10:32). Para cumplir esa misión, la Iglesia está organizada de acuerdo con el modelo revelado por el Señor “a fin de perfeccionar a los santos… hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios” (Efesios 4:12–13; véase también el versículo 11). El bosquejo que está a continuación resume la organización de la Iglesia.

El hogar y la familia

La familia es la unidad fundamental de la Iglesia y el hogar es el lugar más importante para aprender el Evangelio. No hay ninguna otra organización que pueda tomar el lugar de la familia. Aun cuando la Iglesia siga creciendo, su propósito siempre será apoyar y fortalecer a las familias y a las personas en forma individual en sus esfuerzos por vivir el Evangelio.

Administración general

En la actualidad, el Señor guía a Su pueblo del convenio por medio del Presidente de la Iglesia, a quien sostenemos como Profeta, Vidente y Revelador. El presidente de la Iglesia preside toda la Iglesia. Él y sus consejeros, que también son profetas, videntes y reveladores, integran el Quórum de la Primera Presidencia.

Los miembros del Quórum de los Doce Apóstoles también son profetas, videntes y reveladores y ellos, junto con la Primera Presidencia, son “testigos especiales del nombre de Cristo en todo el mundo” (D. y C. 107:23); ellos actúan bajo la dirección de la Primera Presidencia para “edificar la iglesia y regular todos los asuntos de ella en todas las naciones” (D. y C. 107:33). Ellos “[abren] la puerta [a las naciones] por medio de la proclamación del evangelio de Jesucristo” (D. y C. 107:35).

Los miembros de los Quórumes de los Setenta son llamados a proclamar el Evangelio y a edificar la Iglesia; ellos trabajan bajo la dirección de los Doce Apóstoles y del liderazgo de siete hermanos que son llamados para servir como la Presidencia de los Setenta. Los miembros del Primero y del Segundo Quórum de los Setenta son Autoridades Generales, y pueden ser llamados a prestar servicio en cualquier parte del mundo.

El Obispado Presidente es la presidencia del Sacerdocio Aarónico en toda la Iglesia. El Obispo Presidente y sus consejeros sirven bajo la dirección de la Primera Presidencia para administrar los asuntos temporales de la Iglesia.

Las organizaciones de los Hombres Jóvenes, la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes, la Primaria y la Escuela Dominical tienen presidencias a nivel general para brindar instrucción y dirección.

Administración de área

El área es la división geográfica más grande de la Iglesia. La Primera Presidencia asigna a la Presidencia de los Setenta que supervise directamente áreas seleccionadas de la Iglesia bajo la dirección del Quórum de los Doce Apóstoles. En otras áreas de la Iglesia, la Primera Presidencia asigna a las presidencias de área el presidir. Una presidencia de área consta de un presidente, quien es por lo general asignado del Primer o del Segundo Quórum de los Setenta, y de dos consejeros, que pueden ser asignados de entre cualquier Quórum de los Setenta. Las presidencias de área prestan servicio bajo la dirección de la Primera Presidencia, del Quórum de los Doce Apóstoles y de la Presidencia de los Setenta.

Hay hermanos que son ordenados al oficio de setenta pero que no prestan servicio como Autoridades Generales. A ellos se les llama Setentas Autoridades de Área, y se les asigna a otros quórumes de los Setenta que no sean el Primero ni el Segundo de acuerdo con el lugar geográfico que les corresponda. Su jurisdicción se limita a la región general donde vivan. Algunos Setentas Autoridades de Área prestan servicio en las Presidencias de Área.

Administración local

Barrios y ramas. Los miembros de la Iglesia están organizados en congregaciones que se reúnen con frecuencia para su mejoramiento espiritual y social. Las congregaciones más grandes se llaman barrios y cada barrio es presidido por un obispo, a quien le ayudan dos consejeros.

Las congregaciones pequeñas se llaman ramas, y cada rama es presidida por un presidente de rama, quien cuenta con la ayuda de dos consejeros. Se puede organizar una rama si por lo menos dos familias de miembros viven en un área y uno de dichos miembros es un digno poseedor del Sacerdocio de Melquisedec o un digno presbítero en el Sacerdocio Aarónico. Una presidencia de estaca, de misión o de distrito organiza y supervisa la rama. Una rama podría crecer y llegar a ser un barrio si está ubicada dentro de una estaca.

Todo barrio o rama queda dentro de un área geográfica específica. Hay organizaciones en el barrio o la rama que ayudan en la obra del Señor: el grupos de sumos sacerdotes; el quórum de élderes; la Sociedad de Socorro para mujeres de dieciocho años de edad en adelante; los quórumes del Sacerdocio Aarónico, para jóvenes de 12 a 17 años; el programa de las Mujeres Jóvenes, para jovencitas de 12 a 17 años; la Primaria, para niños de 18 meses a 11 años; y la Escuela Dominical, para todos los miembros de la Iglesia de 12 años en adelante. Cada una de esas organizaciones cumple una función importante en la enseñanza del Evangelio, en el servicio a los demás y en el apoyo a los padres con el deber sagrado que éstos tienen de ayudar a sus hijos a convertirse al Evangelio de Jesucristo. Dichas organizaciones también trabajan mutuamente para ayudar a los miembros a dar a conocer el Evangelio a otras personas.

Estacas, misiones y distritos. La mayoría de las áreas geográficas donde está organizada la Iglesia están divididas en estacas. El término estaca viene del profeta Isaías, quien profetizó que la Iglesia de los últimos días sería como una tienda sostenida por estacas (véase Isaías 33:20; 54:2). Por lo general hay de 5 a 12 barrios y ramas en una estaca. Cada estaca es presidida por un presidente de estaca, con la ayuda de dos consejeros. Los presidentes de estaca informan a la Presidencia de los Setenta o a la Presidencia de Área respectiva y reciben dirección de esos hermanos.

Una misión es una unidad de la Iglesia que por lo normal cubre un área mucho más grande que el de una estaca. Toda misión es presidida por un presidente de misión, con la ayuda de dos consejeros. Los presidentes de misión informan directamente a las Autoridades Generales.

Así como la rama es una versión más pequeña del barrio, el distrito es una versión más pequeña de la estaca. Se organiza un distrito cuando hay una cantidad suficiente de ramas en un área a fin de permitir que haya una fácil comunicación y el traslado conveniente a las reuniones de distrito. Se llama a un presidente de distrito a presidirlo, y cuenta con la ayuda de dos consejeros. El presidente de distrito informa a la presidencia de la misión. Un distrito puede llegar a convertirse en estaca.

Programas para miembros solteros. Muchos miembros de la Iglesia no se han casado, otros se han divorciado u otros son viudos; dichos miembros componen dos grupos: los jóvenes adultos solteros (de 18 a 30 años) y los adultos solteros (de 31 en adelante).

No existe un programa de la Iglesia para los jóvenes adultos solteros ni para los adultos solteros. En su lugar, cuando hay suficientes miembros solteros que viven en cierta área, se insta a los líderes locales del sacerdocio a llamar a representantes de los miembros solteros, los que trabajan bajo la dirección de esos líderes. Dichos representantes planifican actividades como bailes, proyectos de servicio y charlas fogoneras. Esas actividades dan a los miembros solteros oportunidades de reunirse y de fortalecerse mutuamente. A los miembros solteros también se les insta a reunirse con regularidad con sus líderes del sacerdocio para conversar acerca de sus necesidades y sus oportunidades de progresar espiritualmente y de prestar servicio.