El día de reposo

Mujeres Jóvenes, Manual 1, 1994


Objetivo

Que cada una de las alumnas haga un esfuerzo por mejorar en la observancia del día de reposo.

Preparación

  1. 1.

    Lleve a la clase papel y lápiz para cada alumna.

  2. 2.

    Prepare para cada joven una hoja de papel con un dibujo que tenga el aspecto de una regla de medir. Debe ser similar a la ilustración que se encuentra a continuación:

  3. 3.

    Asigne a las jóvenes los pasajes de las Escrituras, los relatos o las citas que desee que se lean en la clase en voz alta.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

El prepararnos para el día de reposo magnifica las bendiciones de ese día

Actividad

Entregue a cada alumna un lápiz y un papel; dígales que doblen el papel por la mitad, a lo largo, para hacer dos columnas, y que en la primera escriban “Las cosas que hice el domingo pasado”. Esta actividad no debe ocuparles más de cinco minutos. Dígales que guarden los papeles para utilizarlos más adelante en esta lección.

Relato

Léales el siguiente relato:

“Recuerdo que antes pensaba: ‘¿Qué me pasa? No me gusta el domingo; me siento confusa ese día, y tengo dolor de cabeza; me da por llorar; discuto acaloradamente con mis padres. Y aun cuando voy a la Iglesia regularmente, no me parece lograr nada con la asistencia. ¿Dónde están todas las bendiciones que se nos prometen? Yo hago lo posible por guardar el día de reposo y mantenerlo sagrado; no voy al cine ni a hacer compras; voy a todas las reuniones. ¿Qué me pasa entonces?’ Y bien, al final supe lo que me pasaba.

“Me di cuenta muy claramente de que el domingo, cuando hacía los deberes de la escuela, cuando miraba televisión, cosía o visitaba a mis amigas y charlábamos de todas las cosas de que hablan las jóvenes, no estaba realmente observando el día de reposo como día sagrado. El domingo era como cualquier otro día.

“Después de una lección sobre el día de reposo, decidí que empezaría a cambiar. Lo primero fue hacerme yo misma un examen imparcial y profundo. Una vez tomada la decisión, me llené de ideas inspiradoras en cuanto a lo que debía hacer para que fuera un día especial. En la lección se nos sugirió que hiciéramos con anticipación una lista de todo lo que podíamos hacer a fin de prepararnos para ese día. Apenas hice la lista, todo cobró su debido orden de importancia”.

Intercambio de ideas Diga a las alumnas que se fijen en la lista que hicieron al comenzar la clase y que digan qué cosas de esas podrían haber hecho el sábado a fin de que el domingo fuera un día especial. Señale que el domingo es un día santo y que debemos hacer preparativos especiales para guardarlo. Divida la clase en grupos y dígales que cada grupo debe nombrar a una de ellas para que anote los resultados. Dé a cada grupo una de las preguntas que aparecen a continuación y dígales que tienen unos cinco minutos para intercambiar ideas al respecto; en ese intercambio pueden emplear las listas que hicieron de las actividades dominicales.

  1. 1.

    ¿Qué preparativos se podrían hacer el sábado a fin de hacer que el domingo sea un día especial?

  2. 2.

    Para que el domingo sea un día más espiritual, ¿qué actividades deben eliminarse?

  3. 3.

    ¿Qué preparativos contribuirían a proveer tiempo o actividades que toda la familia pueda compartir?

Que la joven elegida en cada grupo anote las ideas y las conclusiones a las que hayan llegado las jóvenes de su grupo.

Análisis en la pizarra

• ¿Qué bendiciones podremos recibir si nos preparamos para el día de reposo? (Satisfacción; expectativa; tiempo para pensar, meditar y orar, y para leer las Escrituras; un sentimiento de unidad con los demás de la familia y de acercamiento a nuestro Padre Celestial.) Anote las respuestas en la pizarra.

Pasaje de las Escrituras

Explíqueles que cuando guardamos sagrado el día de reposo, se nos bendice por obedecer un mandamiento de nuestro Padre Celestial. Pida a una alumna que lea Exodo 20:8–11.

El deseo de adorar se expresa con palabras, pensamientos, cantos y acciones

Análisis de un pasaje de las Escrituras

En Doctrina y Convenios 59:9–10 se nos dice adonde debemos ir el día de reposo. Pida a una de las jóvenes que lea esos versículos.

• ¿A dónde se nos manda que vayamos el día de reposo?

• ¿Qué actitud debemos observar durante la reunión sacramental?

• El hecho de que la familia asista junta a las reuniones, ¿por qué fortalece las relaciones y los lazos familiares?

Cita y análisis

Lea la cita siguiente:

“Son demasiadas las veces en que vamos a adorar y presentar nuestras ofrendas al Señor sin tratar de prepararnos interiormente con el mismo esmero e igual perfección con que nos ocupamos de nuestra vestimenta y nuestra apariencia” (Robert L. Simpson,

“Conference Report”, octubre de 1966, pág. 129).

• ¿De qué modo podemos “prepararnos interiormente” para el día de reposo?

Casos para analizar Presente los casos siguientes para que las jovencitas los analicen (ayúdeles a comprender que hay muchas formas de guardar sagrado el día del Señor y muchas formas de no hacerlo):

  1. 1.

    Elena y Sara se deslizaron silenciosamente en el último banco de la capilla en el preciso momento en que el obispo anunciaba la oración. Durante toda la reunión estuvieron cuchicheando y pasándose notitas la una a la otra.

    • ¿Qué efecto puede haber tenido su comportamiento en las personas sentadas a su alrededor que habían ido con el deseo de adorar al Señor?

  2. 2.

    Durante el himno previo a la Santa Cena, Emilia se echó para atrás en el asiento, cerró los ojos y sostuvo el himnario cerrado sobre la falda, sin cantar con los demás.

    • ¿Qué agregan la música y la letra de los himnos al espíritu de una reunión?

  3. 3.

    Susana se sentó junto a Miriam en la reunión sacramental. Mientras se bendecía y se repartía la Santa Cena, ella estaba pensando en la película que había visto la noche anterior y se sobresaltó cuando Miriam le dio un codazo para hacerle notar que el diácono le estaba sirviendo el pan.

    • ¿Cómo se comparan el aspecto de aparente reverencia de Susana con sus pensamientos íntimos?

    • ¿Qué deben hacer las jóvenes durante la Santa Cena para que la ordenanza conserve su carácter sagrado?

  4. 4.

    Teresa estaba cautivada por el discurso que pronunciaba en ese momento el obispo; era sobre el arrepentimiento, y la joven tenía una sensación de paz y calma, y la seguridad de que lo que se hablaba era verdaderamente un hermoso principio del evangelio.

    • ¿En qué demostró Teresa tener una actitud de reverencia?

    • ¿Qué bendiciones se reciben cuando se tiene esa actitud?

  5. 5.

    Adriana había invitado a Sandra a su casa para escuchar una cinta nueva de música que se había hecho muy popular. Pero Sandra se enteró de que Ana María, otra amiga, estaba enferma y resolvió que sería mejor ir a visitarla y llevarle unas galletitas que había hecho con su mamá.

    • ¿Qué tiene que ver la acción de Sandra con la actitud de adorar al Señor?

    • ¿Por qué habría corrido el riesgo de perder esos sentimientos si hubiera ido a la casa de Adriana?

Haga un resumen, haciéndoles comprender que se puede adorar al Señor por medio de la palabra, de pensamientos nobles, de música que eleve el espíritu y de buenas acciones. Explíqueles que se adora al Señor con la manera de vivir y con los hechos, o sea, obedeciendo a nuestro Padre Celestial.

Cita

Léales la siguiente cita del presidente Ezra Taft Benson:

“El propósito del día de reposo es elevarnos espiritualmente, renovar nuestros convenios, adorar al Señor, descansar y orar. Tiene como objeto que alimentemos el espíritu a fin de que, al obedecer ese mandamiento de Dios, nos conservemos sin mancha del mundo” (God, Family, Country: Our Three Great Loyalties, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1974, págs. 10–14).

Debemos evaluar las actividades que realizamos el domingo

Análisis

• ¿Cómo es posible saber qué debemos y qué no debemos hacer el día de reposo?

• ¿Les gustaría tener una lista de esas actividades?

Explique a la clase que en la antigüedad, el pueblo de Israel no siguió las normas que se le habían dado para guardar sagrado el día del Señor; para que supieran exactamente qué les estaba permitido y qué se les prohibía, los rabinos les imponían ciertas reglas estrictas. Por ejemplo:

  1. 1.

    “No se debía atar ni desatar cierto tipo de nudos. Pero estaba permitido deshacer un nudo que se pudiera desatar con una sola mano.

  2. 2.

    “No se debía apagar ni encender ningún fuego.

  3. 3.

    “Los viajes se limitaban a una distancia menor de dos kilómetros. Esa distancia, que llegó a conocerse con el nombre de ‘una jornada de día de reposo’, se estableció midiendo la distancia de ida y vuelta que había entre el tabernáculo que tenía Israel en la época de Moisés y las tiendas del campamento más alejado. Si una persona recorría un camino más largo, se consideraba que estaba trabajando y, por lo tanto, cometía un pecado” (“Is It Lawful to Do Good on the Sabbath”, New Testament Daily Teacher Manual, manual de seminario, 1980–1981, pág. 97).

  4. 4.

    También existía la duda sobre si estaba permitido comer un huevo que una gallina hubiera puesto el domingo, alegando que la gallina no conocía la ley. Había rabinos que lo permitían y había otros que lo prohibían (véase de Albert E. Bailey, Daily Life in Bible Times, Nueva York: Charles Scribner’s Sons, 1943, pág. 255).

Cita

Dígales que, en lugar de esas restricciones, en nuestros tiempos se nos han dado otras instrucciones con respecto al día de reposo.

“En nuestros días, el Señor ha hecho mucho hincapié en la observancia del día de reposo…

“Por el hecho de vivir en una sociedad que se dedica a profanar el día de reposo, debemos… vivir en el mundo pero no ser del mundo… “No tenemos por qué hacer compras el domingo. En la ciudad de Sión no se hará compra alguna el día del Señor.

“No tenemos por qué participar en actividades recreativas, ni cazar ni pescar los domingos.

“Si realmente nos lo proponemos… observaremos el día de reposo de acuerdo con las instrucciones que el Señor nos da… en Doctrina y Convenios” (Marion G. Romney, “Conference Report”, abril de 1974, págs. 116–117).

• De acuerdo con lo que dice en Doctrina y Convenios 59:9, ¿cuál es uno de los propósitos principales del día de reposo? (Que nos conservemos sin mancha del mundo.)

• ¿Qué haremos para darnos cuenta de si determinada actividad nos conservará sin mancha del mundo?

Evaluación individual Escriba en la pizarra las preguntas que están a continuación y diga a las jovencitas que las copien en la columna de la derecha del papel que tienen.

  1. 1.

    ¿Es la actividad para hacer algún bien?

  2. 2.

    ¿Elevará el espíritu?

  3. 3.

    ¿Lo haría Jesús?

Que las alumnas contesten esas tres preguntas y evalúen las actividades que por lo general llevan a cabo los domingos.

Presentación por la maestra

Esas tres preguntas son pautas que nos ayudan a decidir si es apropiado o no realizar cierta actividad el domingo. Esa forma de encararlo requiere más madurez que el tener reglas específicas para cada situación que pudiera surgir. Si tenemos presente el propósito del día de reposo y si nuestra meta es conservarnos sin mancha del mundo, seremos más capaces de decidir con prudencia cuáles son las actividades apropiadas para ese día.

Cita

Después de analizar con la clase esas tres ideas, lea las siguientes palabras de uno de los presidentes de la Iglesia:

“Ya sea en casa o en la Iglesia, nuestros pensamientos y conducta deben estar siempre en armonía con el espíritu y el propósito del día de reposo. Los lugares de diversión, aunque tengan un fin bueno en los momentos apropiados, no contribuyen al progreso espiritual ni nos conservarán ‘sin mancha del mundo’, sino que más bien nos privarán de la ‘abundancia de la tierra’ que se promete a los que cumplan la ley del día de reposo. Los que tienen el hábito de violar el día del Señor, al no hacer de éste un ‘día santo’, pierden la oportunidad de tener el alma llena de gozo por un dedal de placer; de esa manera, prestan demasiada atención a sus deseos físicos pagando por ello el alto precio de su bienestar espiritual” (Harold B. Lee, Decisions for Successful Living, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1973, págs. 147–148).

Volantes

Entregue a cada alumna una de las hojas en las que dibujó la regla y exhórtelas a observar más fielmente el día del Señor evaluando sus actividades de acuerdo con las tres normas que han recibido. Expréseles su testimonio de la importancia de conservar sagrado el día de reposo y de las bendiciones que se reciben por hacerlo.