Las actividades de grupo: Una base para establecer una relación con jóvenes del sexo opuesto

Mujeres Jóvenes, Manual 1, 1994


Objetivo

Que todas las jóvenes entiendan que el tener actividades sanas en grupo con jóvenes de ambos sexos contribuye al desarrollo de la amistad sincera entre chicas y muchachos.

Preparación

  1. 1.

    Lleve a la clase papel y lápiz para todas las alumnas.

  2. 2.

    Si es posible, haga copias de las citas que aparecen en la segunda sección de la lección y elija algunas jovencitas para que las lean en voz alta al resto de la clase. Si lo desea, divida la cita larga del presidente Spencer W. Kimball en tres partes.

Nota a la maestra

Lea detenidamente todo el material (o la actividad) optativo que está al final de la lección. Si decide emplear el análisis de grupo, haga las asignaciones con bastante anticipación.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Las actividades de grupo contribuyen al desarrollo de intereses nuevos, de la confianza en sí misma y de mejores relaciones sociales

Lea la siguiente cita de la Primera Presidencia y del Consejo de los Doce: Cita “ ‘Las alumnas y las maestras de la clase de Damitas… tienen en perspectiva muchas actividades sociales que se deben llevar a cabo entre jóvenes de ambos sexos, tanto en los programas de la escuela como en los de la Iglesia. A esa edad, las jovencitas no deben salir solas con muchachos’ “ (“Policies and Procedures”, New Era, enero de 1971, pág. 30).

El presidente Spencer W. Kimball dio los siguientes consejos a la juventud de la Iglesia: Cita “Mis queridos jóvenes, es necesario que comprendáis que debéis tomar la vida en serio. La vida no es exclusivamente para entretenerse y divertirse, sino que se trata de un asunto sumamente serio. Está bien que en los años de la infancia os relacionéis con niños de ambos sexos; y cuando llegáis a la adolescencia, vuestras relaciones sociales deben continuar siendo de amistad general entre muchachos y jovencitas. Pero las citas, o sea las salidas solos en pareja, deben posponerse hasta después de los dieciséis años, y aun entonces es preciso ejercer buen juicio para seleccionar a la persona con quien se salga, así como en el grado de seriedad de las relaciones.

“Aun así, se debe limitar el contacto físico todavía por unos cuantos años, puesto que a los diecinueve años el joven debe ir a cumplir una misión. Y no sólo debe limitarse el contacto, sino que también se evitará todo lo que pueda conducir a relaciones íntimas. La relación sexual y todas las intimidades que ésta lleva implícita corresponden exclusivamente al matrimonio” (véase “La decisión matrimonial”, Liahona, julio de 1976, págs. 1–3).

Pida a las alumnas que repasen los puntos que menciona el presidente Kimball en cuanto a las relaciones apropiadas entre los jóvenes del sexo opuesto; si quiere, anote las respuestas en la pizarra.

• ¿Por qué aconsejaría el presidente Kimball que los jóvenes no salgan solos en pareja hasta después de los dieciséis años?

• ¿Por qué es importante seguir ese consejo?

Continúa la cita

“Todo joven debe ahorrar dinero para la misión y mantenerse libre de cualquier clase de problemas, a fin de ser digno de ese llamamiento. Después de volver de la misión… entonces está libre para empezar a salir solo con muchachas a las que tenga interés de conocer mejor. Una vez que haya encontrado a la joven apropiada, la pareja debe casarse en el templo. Todo joven recibirá las bendiciones que desea si sabe dominarse y tener las experiencias en su debida secuencia: Primero, se establecen algunos contactos sociales limitados para conocerse; después, el joven va a la misión; luego, vienen el noviazgo, el casamiento en el templo, la finalización de una carrera y el establecimiento de una familia; y por último, un trabajo para ganarse la vida. Si cambia la secuencia de estas etapas, es posible que tenga que enfrentar dificultades” (véase Liahona, julio de 1976, págs. 1– 3).

Esta cita se dirige a los muchachos. Pregunte a la clase cómo se aplica también a las jovencitas.

• ¿Qué harán ahora con el fin de prepararse para salir solas con muchachos después de los dieciséis años? (Entre las respuestas se debe mencionar el hacer amistad con muchachos, desarrollar nuevos intereses y adquirir mejores relaciones sociales.)

• ¿Por qué es importante que los jóvenes de ambos sexos tengan una relación amistosa sin que haya entre ellos sentimientos románticos?

• ¿Qué beneficios traerá a los jóvenes de ambos sexos el participar en actividades de grupo?

Si quiere, anote las respuestas en la pizarra. Asegúrese de que se mencionen los siguientes puntos: les ayudan a adquirir mayor confianza en sí mismas; descubren nuevos intereses y aprenden sobre lo que interesa a otras personas; aprenden a comunicarse los unos con los otros; se desenvuelven mejor; y, por medio de esas relaciones amistosas, se convierten ellas mismas en personas más interesantes.

Las actividades de grupo establecen un buen cimiento para salir solas más adelante con muchachos

Haga hincapié en que los líderes de la Iglesia han aconsejado a las jovencitas que empleen esos años de adolescencia en prepararse para las relaciones más serias y en madurar.

Citas

“ ‘Veo esos años de la adolescencia como un período en el que empiezan a florecer en un proceso de maduración. Es preciso que ese proceso brinde a las jóvenes tanta satisfacción como la que sientan al alcanzar una meta… En esos años las chicas se preparan para las actividades de grupo, para aprender a divertirse, para madurar, para desarrollarse…

“ ‘La espera pasiva durante ese período es un desperdicio de tiempo… Es mucho lo que las jóvenes pueden hacer en lugar de esperar pasivamente. Pueden establecer relaciones y aprovechar el tiempo que tienen ahora en lugar de limitarse a esperar lo que pueda suceder en el futuro’ “ (Ruth H. Funk, citado por Gerry Avant en “Pre-dating Years: A Vital Season”, Church News, dic. 3 de 1977, pág. 9).

“ ‘Hay una infinidad de cosas agradables que una joven puede hacer, aparte de esperar que le llegue el momento de salir con un muchacho; por ejemplo, aprender a disfrutar de conocer a otras personas y desarrollar amistades, lo cual será muy interesante si ella hace su parte por que así sea.

“ ‘La chica que tiene muchos amigos siempre parece ser el centro de atracción y tener facilidad para hacer amistades; a medida que se agranda su círculo de relaciones, otros se sienten atraídos también. Y aunque no salga sola con muchachos, tendrá buenas experiencias, hará una buena colección de memorias y se divertirá.

“ ‘Y, si hay momentos en que está muy impaciente por tener que esperar para salir sola con un muchacho, es bueno que recuerde que debe hablar con su Padre Celestial sobre ese asunto’.

“…Los años de preparación, que son vitalmente necesarios, no deben interrumpirse antes de tiempo saliendo sola con un muchacho antes de tener la edad apropiada. ‘La jovencita debe tener mucho cuidado en ese período de su vida y esperar pacientemente; así, cuando llegue el momento en que las relaciones amistosas que haya desarrollado la lleven a salir sola con un muchacho, entonces será capaz de reconocer y emular las cualidades que ella misma desea poseer…

“ ‘Esos años anteriores, si se emplean debidamente, le darán experiencias que han de desarrollar en ella características que la llevarán a ser una influencia fuerte y positiva en otras personas’.

“…Sin ese tiempo que se requiere para su preparación, las relaciones de una joven pueden ser muy superficiales. ‘Sin ese tiempo, una jovencita no estará preparada para la responsabilidad de salir sola con muchachos y de fortalecer a otras personas al igual que a sí misma’ “ (Ardeth G. Kapp, citado por Gerry Avant, Church News, dic. 3 de 1977, págs. 9, 14). “El impulso de tener actividades en conjunto es normal para los de edad menor, cuando no se les estimula prematura y precozmente de otras maneras, y las actividades recreativas y sociales del grupo pueden ser sanas y divertidas. La seguridad física y moral aumenta con la multiplicidad de amigos. Las actividades recreativas del hogar, efectuadas conjuntamente, pueden ser no sólo muy divertidas, sino benéficas en extremo”.

Interrumpa la lectura de esta cita del presidente Kimball y diga a las alumnas que escuchen con atención para descubrir las ideas que él recomienda para tener actividades de grupo.

Si han empezado a hacer una lista de dichas actividades en la pizarra, llame a una de las jóvenes para que vaya agregando a esa lista a medida que se lean las palabras del presidente Kimball. Si no tienen una lista en la pizarra, dígales que la hagan ellas mismas en una hoja de papel y que después de terminar, comenten sobre los beneficios que esas actividades ofrecen.

Continúa la cita “Las charlas juveniles sirven para formar amistades, además de inspirar el espíritu y adiestrar la mente. Los días de campo en grupo pueden disciplinar a la juventud en cuanto a buenos modales y hermanamiento, y ampliar el círculo de amigos íntimos.

“Los deportes pueden desarrollar en el cuerpo fuerza y resistencia. Pueden adiestrar al espíritu para que haga frente a las dificultades, los fracasos y éxitos; pueden enseñar abnegación y comprensión, y desarrollar el buen espíritu deportivo y la tolerancia, tanto en el participante como en el espectador. El teatro puede desarrollar el talento, enseñar la paciencia y fomentar el compañerismo y la amistad. Las actividades musicales en grupo surten efectos similares, y pueden ablandar y enternecer el espíritu y satisfacer las necesidades estéticas…

“Los bailes bien ordenados proporcionan sitios favorables, momentos agradables y circunstancias propicias, en las cuales se conoce a nuevas personas y se aumenta el círculo de amigos. Pueden ser una puerta abierta a la felicidad. En una noche agradable de baile y conversación, uno puede llegar a conocer a muchos jóvenes excelentes, cada uno de los cuales tiene rasgos admirables y puede ser superior, en algunas cualidades por lo menos, a determinado compañero. Aquí las parejas pueden empezar a estimar y valorar, observando cualidades, logros y detalles sobresalientes por medio de la comparación y el contraste. Estas amistades perceptivas pueden servir de base a paseos prudentes, seleccionados y ocasionales para quienes tengan la edad y madurez suficientes, y a esto puede seguir más adelante, en el momento propicio, el noviazgo apropiado, cuyo punto culminante es un matrimonio feliz e interminable” (Spencer W. Kimball, El milagro del perdón, págs. 223–225).

Intercambio de ideas

Tenga con la clase un intercambio de ideas sobre actividades de grupo. Explíqueles que deben regirse por las siguientes pautas:

  1. 1.

    Ser ingeniosas; no descartar ninguna idea.

  2. 2.

    Pensar en algunas de las actividades de los muchachos que se pueden adaptar para que también participen en ellas las chicas, y en algunas actividades de las chicas en que se puede dar participación a los muchachos.

  3. 3.

    Considerar actividades que, al mismo tiempo que son divertidas, desarrollen también la confianza en sí mismo y el trato social (por ejemplo, practicar la comunicación en un intercambio de ideas, aprender las normas apropiadas de buena educación, etc.).

Las siguientes ideas estimularán el intercambio:

Las competencias

Se forman equipos, con muchachos y chicas en cada uno, para competir en cualquier tipo de deporte, prueba de atletismo o juego. Si lo que se elige es algo que no todos conozcan, debe asegurarse de dar instrucciones precisas antes de comenzar. Entre las actividades que pueden llevar a cabo consideren un campeonato de ajedrez (u otro juego por el estilo), un partido de vóleibol o una competencia de planchado, en la que se debe planchar una camisa en cierto tiempo determinado de antemano.

Filmación de una película

Se lleva una cámara de video y el equipo necesario, los trajes y, si se desea, decoraciones o artículos sencillos para completar el escenario, a un lugar interesante. La trama se va inventando a medida que se filma. (Se puede hacer “cine mudo”, sin necesidad de un libreto.) Una vez hecha la filmación, se reúnen todos para ver el video.

Composición de un libro

Valiéndose de revistas viejas, tijeras, papel, crayones o pinturas y goma de pegar, se recortan figuras o, si se cuenta con personas que tengan talento para el dibujo, se dibujan ilustraciones para escribir cuentos para niños. Una vez terminados, éstos se pueden donar a un hospital de niños, una guardería u otra institución infantil.

Teatro instantáneo

Se busca un libreto corto de comedia o melodrama, o pueden reunirse y escribir uno. Se consiguen los trajes apropiados y sencillos efectos sonoros o musicales. Cada participante elige su parte y la lee durante la presentación de la “obra” sin haber ensayado previamente. Si lo desean, pueden grabarla y luego reunirse para escucharla mientras participan de algún refrigerio.

Días festivos tradicionales

Primero, se averigua cómo se celebra en otro país un día festivo determinado. Luego, se hacen los preparativos para celebrarlo juntos, según las costumbres de dicho país, con las decoraciones, las representaciones y los alimentos apropiados.

Donación de tiempo y recursos

Llevar a un grupo de niños al zoológico, al parque o a una plaza de juegos; preparar de antemano un almuerzo o refrescos para ofrecerles. O preparar un programa para presentar en un hospital o una casa de ancianos.

Una cena de etiqueta

Hacer los planes para preparar y comer una cena de etiqueta, empleando mantelería, cubiertos y loza buenos, adornando la mesa, etc. Con anticipación a esta actividad, consiga una persona experta que enseñe las normas apropiadas de etiqueta (como qué cubiertos utilizar, cómo conducirse al comer ciertas comidas, los buenos modales en la mesa, etc.).

Análisis

Si el tiempo lo permite, pregunte a las alumnas cómo les ayudarían las actividades que hayan sugerido a tener una amistad mejor con los muchachos.

• ¿De qué forma contribuirán a que ellas sean más interesantes cuando llegue el momento de salir solas con un muchacho?

Aplicación de la lección

Dígales que sigan los consejos del presidente Kimball. Si se comprometen a seguir esos consejos, sus padres no tendrán por qué preocuparse por ellas. La joven que aprende un principio correcto y lo aplica demuestra una gran madurez.

Cita

Vuelvan a leer esta parte de la cita del presidente Kimball: “Todo joven recibirá las bendiciones que desea si sabe dominarse y tener las experiencias en su debida secuencia: Primero, se establecen algunos contactos sociales limitados para conocerse; después, el joven va la a misión; luego, vienen el noviazgo, el casamiento en el templo, la finalización de una carrera y el establecimiento de una familia; y por último, un trabajo para ganarse la vida. Si cambia la secuencia de estas etapas, es posible que tenga que enfrentar dificultades” (véase Liahona, julio de 1976, págs. 1–3).

Presentación por la maestra

Indíqueles que entre las bendiciones a las que él se refiere se encuentra la bendición muy grande de tener buenas amistades. Esos años de la adolescencia son la época de la vida en que se deben lograr las amistades especiales y se deben preparar para los años futuros de conocer mejor a los jóvenes saliendo solas con ellos.

Lección adicional o actividad

Nota a la maestra

Si lo desea, puede continuar este tema en otra lección o tener una charla fogonera (juvenil) o una actividad de mediados de semana con tres o cuatro muchachos de su barrio o rama (o de otro) que participen en un análisis conjunto del tema “Actividades de grupo: una forma de prepararse para salir solos en pareja”.

Si decide hacer esto último, invite con bastante anticipación a los muchachos del Sacerdocio Aarónico que vayan a participar. Asegúrese de que la presidenta de las Mujeres Jóvenes presente los nombres de los muchachos que se vayan a invitar, para su aprobación al obispo o presidente de rama. Pida a las alumnas que, con dos semanas de anticipación, le entreguen las preguntas que desean que los muchachos contesten, a fin de reunir una lista apropiada de preguntas que los jóvenes deban considerar. A continuación, damos algunas como ejemplo:

  1. 1.

    ¿Cómo les gusta que nos vistamos las chicas?

  2. 2.

    ¿Sobre qué temas prefieren que las muchachas les hablen?

  3. 3.

    ¿Prefieren que una chica sea conversadora o más bien callada?

  4. 4.

    ¿Les gusta que las chicas los llamemos por teléfono?

  5. 5.

    ¿Qué piensan de las muchachas que emplean un lenguaje profano o vulgar?

Tal vez los muchachos den respuestas más reflexivas y completas si reciben las preguntas antes de esa reunión; también sería conveniente dar a sus invitados algunas pautas e información sobre el origen de las preguntas, tales como el objetivo de esta lección y citas que usted piense que les pueden resultar útiles (como las del presidente Kimball).

Cerciórese de que los muchachos entiendan que esta actividad tiene por objeto ayudarles a valorar las amistades sinceras dentro de un grupo de jóvenes de ambos sexos y a prepararse para la época en que comiencen a salir solos en pareja.

Usted debe ser la moderadora y como tal debe dirigir la conversación. Guíe las respuestas y los comentarios para que sean apropiados y corrija con tacto y habilidad cualquier respuesta inapropiada o incorrecta. Como moderadora, estará encargada de establecer el ambiente para este intercambio y de informar a los participantes sobre el tema que se analizará. Comience haciendo que los participantes se presenten. Haga las preguntas que tenga en la lista preparada de antemano, pero escuche con atención las respuestas y haga cualquier otra pregunta que considere necesaria para aclarar o expandir un punto. Tenga preparadas preguntas adicionales por si lo que tiene no le alcanza y el interés empieza a decaer. Asegúrese de que todos los participantes intervengan en la conversación.

Al finalizar este intercambio, haga un resumen de las conclusiones a las que hayan llegado y agradezca a los invitados su participación.