Cómo vivir con rectitud en medio de las presiones del mundo

Mujeres Jóvenes, Manual 1, 1994


Objetivo

Que las jóvenes de la clase aprendan a vivir con rectitud en medio de las presiones del mundo.

Preparación

  1. 1.

    Lámina 17, “Daniel” (62096), que se encuentra al final del manual.

  2. 2.

    Lleve a la clase himnarios y lápices para todas las alumnas.

  3. 3.

    Prepare para cada alumna una copia del volante “Vivir con rectitud en medio de las presiones del mundo”.

  4. 4.

    Optativo: Prepare una tarjeta o trozo de papel para cada una con esta expresión: “Que sea yo capaz de soportar las presiones del mundo hoy a fin de que en las eternidades reine en gloria celestial” (véase la sección “Conclusión”).

  5. 5.

    Asigne a una jovencita para que se prepare para dirigir a la clase cuando cante el himno “Firmes creced en la fe” (Nº 166 del himnario nuevo). Si lo desea, puede dar fin a la clase con ese himno.

  6. 6.

    Asigne a las jóvenes los pasajes de las Escrituras, los relatos o las citas que desee que se lean en la clase en voz alta.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Introducción

El hermano Evan Stephens (pronúnciese “Stevens”), que hace muchos años era director del Coro del Tabernáculo, después de dirigir el coro durante una sesión de la conferencia general, se sentó esperando con gran interés el discurso del presidente Joseph F. Smith. Las palabras del Profeta lo conmovieron mucho, pues se refirió a los jóvenes, a las presiones del mundo que deben soportar y a la importancia de que se mantengan fieles a las enseñanzas del evangelio. Al terminar la sesión, el hermano Stephens se fue a caminar por un cañón cercano a la ciudad de Salt Lake, meditando sobre las palabras inspiradas del Presidente. Estando junto al arroyo, se sentó “en una roca que se hallaba firmemente asentada a pesar de la intensa presión del agua que corría caudalosamente”; esa roca le pareció un símbolo de lo que había escuchado esa mañana y, de pronto, le brotaron las palabras y la música de lo que llegaría a ser uno de los himnos preferidos de la juventud. Mientras se hallaba sentado en aquella roca, escribió la letra y compuso la música de “Firmes creced en la fe”, porque él, al igual que el Profeta, amaba a los jóvenes; más adelante dijo que ese himno era su “consejo espiritual para la juventud” (Adaptado de la obra de J. Spencer Cornwall, Stories of Our Mormon Hymns, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1963, págs. 173–174).

Análisis

Entregue a las jóvenes los himnarios y dígales que busquen “Firmes creced en la fe”; pídales que se turnen para leer las cuatro estrofas y el coro del himno.

• ¿Qué mensaje quiso expresar el compositor?

Podemos vivir con rectitud en un mundo inicuo

Presentación por la maestra

Destaque el hecho de que desde el principio del mundo ha habido hombres y mujeres que demostraron gran valor al tomar la decisión de no “fallar” sino vivir con rectitud en medio de las presiones del mundo inicuo que los rodeaba. Uno de los ejemplos más conocidos de esto es el de Daniel, cuyo relato se encuentra en el Antiguo Testamento.

• ¿Cómo demostró Daniel que es posible vivir con rectitud en un mundo inicuo?

Diga a las alumnas que busquen el libro de Daniel en el Antiguo Testamento.

Volante

Entregue a cada una la copia de las preguntas y referencias que preparó. Antes de que empiecen el ejercicio, explíqueles los detalles que aparecen a continuación; después, déles tiempo para buscar la respuesta, si es que aparece en el libro de Daniel.

Presentación por la maestra

Explíqueles que “siendo un jovencito, Daniel había sido llevado a una tierra extraña, una tierra con costumbres extrañas, con un idioma diferente, con un ambiente desconocido y una religión extraña… Tuvo que pasar su primera prueba cuando el rey ordenó que todos los que habían sido llevados a Babilonia tomaran de su vino y comieran de su comida, que consistía en alimentos muy pesados. Por las enseñanzas que había recibido de sus padres, que eran los mandamientos del Señor, Daniel sabía que esas cosas no eran buenas para el cuerpo… A él y a sus amigos les habían enseñado a obedecer los mandamientos de Dios… Daniel suplicó que les permitieran seguir las normas de salud a las que estaban acostumbrados”. Para que les concedieran lo pedido, sugirió que les dieran diez días como período de prueba para ver cuál de los regímenes de alimentación era mejor. (Adaptado del discurso de L. Tom Perry, “In the World”, Speeches of the Year, 1981, Provo: Brigham Young University Press, 1981, págs. 2–7.)

Volante

  1. 1.

    Al comparar la dieta que seguían Daniel y sus amigos con la del rey, ¿cuáles fueron los resultados? (Daniel 1:15).

  2. 2.

    ¿Qué bendiciones les dio Dios a los jóvenes por ser fieles y obedecer las normas de salud que les habían enseñado? (Daniel 1:17).

    La segunda prueba que tuvo que enfrentar Daniel fue cuando el rey Nabucodonosor tuvo un sueño, del cual quería la interpretación. Ninguno de los magos ni astrólogos del reino pudo decirle en qué consistía el sueño ni cómo se interpretaba. Esto lo hizo enojar hasta el punto de que mandó matar a todos los sabios de Babilonia y también a Daniel y sus amigos.

  3. 3.

    ¿Qué hizo Daniel cuando se enteró de lo que había mandado el rey? (Daniel 2:16).

  4. 4.

    ¿Y qué hizo para recibir la respuesta con respecto al sueño del rey? (Daniel 2:17–20).

  5. 5.

    Después que el joven le hizo saber en qué consistía el sueño y le dio la interpretación, ¿cuál fue la reacción del rey y qué recibió Daniel como recompensa? (Daniel 2:47–48).

    El jovencito todavía tenía que pasar otra prueba. “Daniel logró una posición de prominencia, que mantuvo bajo el reinado de tres reyes… fue nombrado jefe de todos los príncipes… Estos estaban celosos de él… y trataron de encontrar alguna falta, algo de lo que pudieran acusarlo ante el rey. Cuando no hallaron nada, tramaron una trampa. Los príncipes malvados propusieron al rey una nueva ley por la cual se declaraba que durante treinta días ninguna persona del reino podría orar, sino que todos debían rendir alabanzas sólo al rey. Al soberano le gustó la idea… y decretó un castigo para los que no cumplieran la ley… Cuando Daniel se enteró, se quedó muy afligido, porque para él era sumamente importante orar y poder comunicarse con su Dios” (véase de L. Tom Perry, “In the World”, pág. 6).

  6. 6.

    ¿Cuál era el castigo por desobedecer esa ley? (Daniel 6:7).

  7. 7.

    ¿Qué hizo Daniel, aun sabiendo cuál era el castigo por no obedecer el decreto? (Daniel 6:10).

    “Los que querían deshacerse de Daniel lo espiaron cuando estaba en su casa, y, cuando lo vieron orando, fueron a decírselo al rey. Este quería mucho al joven y se dio cuenta de la mala pasada que le habían jugado los príncipes malvados; trató de cambiar la ley para salvarlo del foso de los leones, pero los príncipes le recordaron que no se podía cambiar ninguna ley que el rey hubiese decretado” (Perry, “In the World”, pág. 6).

  8. 8.

    ¿Qué le dijo el rey a Daniel al echarlo en el foso de los leones? (Daniel 6:16).

    “Daniel había sido para el rey un ejemplo tan excelente, que éste confiaba en que el Dios del joven lo librara del foso de los leones. Esa noche, el rey se dedicó a ayunar por su amigo y, al llegar la mañana, corrió hasta el foso de los leones y lo llamó a voces” (Perry, “In the World”, pág. 6).

  9. 9.

    ¿Qué le preguntó el rey a Daniel? (Daniel 6:20). ¿Cuál fue la respuesta del joven? (Daniel 6:22).

  10. 10.

    Después de ser testigo de ese milagro y de observar la lealtad de Daniel hacia su Dios, ¿qué decretó el rey? (Daniel 6:26–27). (Adaptado del discurso de L. Tom Perry, “In the World”, Speeches of the Year, 1981, Provo: Brigham Young University Press, 1981, págs. 2–7.)

Análisis

Pida a las jovencitas que, en silencio, comparen con la de Daniel la determinación que ellas tengan de ser leales a sus creencias.

• ¿Tendrían ustedes el valor de hacer lo que hizo Daniel?

Haga hincapié en que, por haber tomado la decisión de vivir con rectitud, Daniel tuvo una influencia extraordinaria sobre todo un reino.

Presentación por la maestra

Hágales notar que las pruebas y dificultades que enfrentemos en la actualidad son diferentes de las de Daniel, pero las tendremos, y quizás nos parezcan tan graves como a él le parecían las suyas; y las decisiones que tomemos entonces tendrán consecuencias de proporciones similares.

Relato

Cuénteles este relato sobre una joven que se negó a rebajar sus normas en su relación con un muchacho.

“Era la única chica miembro de la Iglesia en su clase; era una jovencita muy popular con los muchachos, y tenía muchas oportunidades de salir con varios de ellos. Los jóvenes de su clase no vivían de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia; por lo tanto, decidió que a cada chico que la invitara a salir, le hablaría de las normas por las cuales dirigía su vida; si deseaban salir con ella, debían comportarse de acuerdo con tales normas. Siempre obtenía una promesa de los jóvenes antes de aceptar cualquier invitación. Un día, uno de los mejores jugadores de fútbol, la estrella del equipo, se dirigió a ella un poco antes del baile especial del año y le dijo: ‘Sabes, me gustaría pedirte que fueras conmigo al baile, si te olvidaras un poco de tus normas’. La chica no vaciló en contestarle; ‘Con salir contigo ya estaría olvidando mis normas’ ” (L. Tom Perry, “El arte de tomar decisiones”, Liahona, enero de 1980, pág. 51). O sea, que en otras palabras, lo que la chica le dijo fue: “Lo lamento, pero si el salir contigo lleva implícito que rebaje mis normas de conducta, no saldré. Tengo la determinación de vivir de acuerdo con ellas sea quien sea el que me invite a salir”.

Análisis

• ¿Qué le daría a esa joven el valor de responder como lo hizo?

Presentación por la maestra

Hágales comprender que el Señor no dejó solo a Daniel cuando éste decidió vivir con rectitud, y que tampoco nos dejará solas a nosotras. El quiere a todos Sus hijos, desea que logremos el éxito y no nos ha dejado para que andemos indefensos dando tumbos. Por otra parte, El quiere que aprendamos las lecciones que nos dan nuestras experiencias, a fin de que tengamos conocimiento y valor para actuar más frecuentemente con rectitud.

Cita

Lea las siguientes palabras:

“El es un Padre amoroso que desea que obtengamos la felicidad que se recibe no tanto por simple inocencia sino por rectitud probada. Por lo tanto, habrá veces en que no nos evitará las duras experiencias de aprendizaje que podamos tener, aun cuando nos ayude a enfrentarlas” (Neal A. Maxwell, “Talk of the Month”, New Era, mayo de 1971, pág. 30; cursiva agregada).

Análisis en la pizarra

• Además de la ayuda que recibamos de nuestro Padre Celestial, ¿a cuáles otras podemos recurrir en nuestros esfuerzos por vivir con rectitud?

Escriba en la pizarra lo que las alumnas contesten. Entre las respuestas probablemente mencionen estas ideas: Sus padres y otros familiares, el Espíritu Santo, las Escrituras, los líderes del sacerdocio (locales) y de la Iglesia, los buenos amigos. Pídales que den ejemplos de casos en los que empleen esos recursos para conducirse correctamente, y que cuenten experiencias que hayan tenido al tratar de vivir con rectitud en medio de las presiones del mundo.

Los que viven con rectitud reciben gozo y bendiciones

Presentación por la maestra

• ¿Qué bendiciones recibió Daniel como resultado de sus firmes convicciones?

Hágales ver que Daniel sabía que no le sería posible tener una buena opinión de sí mismo si desobedecía a Dios; esa desobediencia habría sido para él peor que la muerte. ¿Cómo habría podido tener gozo verdadero y paz interior si hubiera vuelto la espalda a la verdad y se hubiera negado a dar a conocer sus convicciones? Por ese motivo, a pesar de las presiones del mundo y de las difíciles circunstancias en que se hallaba, tomó la decisión de vivir con rectitud, y por hacerlo fue bendecido por nuestro Padre Celestial y recompensado por el rey. Nosotras también somos bendecidas cuando llevamos una vida virtuosa y recta. Enfrentaremos pruebas y quizás no obtengamos las riquezas ni la fama que el mundo considera tan preciadas, pero seremos ricas en los aspectos realmente importantes de nuestra vida. El élder James E. Faust, del Consejo de los Doce, dijo lo siguiente:

“En vista de que la virtud y la fe no son elementos que se pueden adquirir en cualquier lugar, quizás muchos piensen que pueden vivir siguiendo las normas que bien les plazca. En una sociedad donde los valores, la moral y las normas no cuentan, muchas personas carecen de sentimientos de valor, respeto y dignidad personales. Hay jóvenes, y también personas maduras, que no se dan cuenta de que la virtud es una cualidad humana que continúa aun después de la muerte” (“El valor de una persona”, Liahona, agosto de 1981, pág. 11).

Análisis

• ¿Cuáles son algunas de las bendiciones que se reciben por llevar una vida virtuosa y recta? ¿Por qué son esos elementos más importantes que recibir el honor de las alabanzas y la gloria del mundo?

Conclusión

A pesar del cuadro más bien tétrico que el mundo muchas veces representa, en nuestro medio tenemos personas semejantes a Daniel. Y nosotras, igual que él, podemos vivir con rectitud en medio de las presiones del mundo que nos rodean sabiendo que nuestro Padre Celestial siempre está disponible para sostenernos y bendecirnos. Nosotras también podemos ser “firmes en la fe” y no fallarle al Señor.

Himno

Para terminar, canten “Firmes creced en la fe”, que es el Nº 166 del himnario nuevo.

Recordatorio (optativo) “Que sea yo capaz de soportar las presiones del mundo hoy a fin de que en las eternidades reine en gloria celestial”.