La importancia de la verdad para llevar una vida virtuosa

Mujeres Jóvenes, Manual 1, 1994


Objetivo

Que cada una de las jovencitas entienda lo importante que es la verdad para llevar una vida virtuosa.

Preparación

  1. 1.

    Prepare las tiras de cartulina que se indican al principio de la lección.

  2. 2.

    Haga una gráfica tal como la que se ilustra en la segunda sección de la lección (o prepárese para dibujarla en la pizarra).

  3. 3.

    Optativo: Si lo desea, prepare una tarjeta o una hoja de papel para cada alumna con el recordatorio que se ilustra en “Aplicación de la lección”.

  4. 4.

    Asigne a las jóvenes los pasajes de las Escrituras, los relatos o las citas que desee que se lean en la clase en voz alta.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Podemos saber la verdad de todas las cosas

Ejercicio

Escriba en la pizarra la siguiente cláusula: “La___________ es el conocimiento de las cosas como________ , como__________ y como____________”. Diga a las alumnas que busquen Doctrina y Convenios 93:24 para encontrar las palabras que faltan en esta definición. Después que las hayan mencionado, dígales que marquen ese versículo y pida a una de ellas que lo lea en voz alta.

Presentación por la maestra

Refiriéndose a ese versículo, hágales comprender que la verdad eterna no cambia. La verdad que Dios nos ha revelado en esta tierra es la misma que se nos enseñó en nuestra vida premortal y seguirá siendo la misma eternamente. Nunca cambia.

Tira de cartulina

Coloque a la vista la tira de cartulina que diga: “La verdad no cambia”.

Análisis de pasajes de las Escrituras

• ¿Cómo encontramos la verdad?

Pida a dos jóvenes de la clase que busquen y lean respectivamente Santiago 1:5 y Jacob 4:13. Haga hincapié en el hecho de que Dios es la fuente de toda verdad. Si oramos a nuestro Padre Celestial y le pedimos que nos dé a conocer Su verdad, podremos conocerla por medio del Espíritu Santo.

Cita

El presidente Spencer W. Kimball nos dejó estas palabras como guía para buscar la verdad:

“Tú puedes llegar a saber; no tienes por qué debatirte en la duda… el procedimiento necesario es: Estudiar, meditar, orar y… ser un hacedor… El Señor nos ha prometido que nos dará el conocimiento de las cosas espirituales, una vez que nos pongamos en el estado mental adecuado… ‘Y por el poder del Espíritu Santo podréis conocer la verdad de todas las cosas’ (Moroni 10:5)” (“La verdad absoluta”, Liahona, julio de 1979, pág. 9; cursiva agregada).

Análisis

• Según lo que indica el presidente Kimball, ¿cuáles son los cuatro pasos que nos conducirán a la verdad?

Al mismo tiempo que las jovencitas responden, vaya colocando a la vista las tiras de cartulina correspondientes: “Podemos saber la verdad si:”, “Estudiamos”, “Meditamos”, “Oramos”, “Aplicamos lo aprendido”. Utilice los pasajes de las Escrituras que se sugieren a continuación para que las alumnas entiendan cómo aplicar ellas mismas esos pasos:

  1. 1.

    Estudiar (Juan 5:39).

  2. 2.

    Meditar (3 Nefi 17:2–3; Moroni 10:3; D. y C. 88:62–63).

  3. 3.

    Orar (Jeremías 29:12–13; Alma 5:45– 46; Moroni 10:4).

  4. 4.

    Ser hacedoras (Juan 7:16–17).

Relato

El élder Richard G. Scott, del Consejo de los Doce, hace el siguiente relato:

“Cuando vivimos con rectitud, el Señor nos da la verdad. A veces nos llega como respuesta a una oración ferviente y sincera en la que hemos suplicado recibir guía. Recuerdo una noche, en la obra misional… tuve una impresión muy fuerte de que uno de los misioneros se hallaba en dificultades; traté de darme cuenta de quién se trataría, pero no pude… Me fui a la parte horizontal del techo de nuestra casa de la misión y allí me pasé toda la noche, repasando mentalmente cada par de misioneros, tratando de recordar todo lo que sabía de cada uno de los misioneros, y le supliqué al Señor que me hiciera saber cuál era el que necesitaba esa ayuda especial. Al fin, al despuntar el alba, tuve una impresión que me hizo saber en qué parte de la misión se hallaba… Me dirigí a ese lugar y, una vez allí, por medio de las entrevistas apropiadas, encontré al joven que el Señor quería socorrer y le di la ayuda que necesitaba. Sí, Dios contesta las oraciones y nos da la verdad cuando somos obedientes y ejercemos la debida fe” (“Truth”, Speeches of the Year, 1978, Provo: Brigham Young University Press, 1979, pág. 101).

Análisis

Hágales notar que el élder Scott, siendo presidente de misión, empleó los cuatro pasos que se indicaron anteriormente; destaque el hecho de que el Señor se valió de una “impresión” para darle la inspiración que buscaba y que, antes de poder saber lo que tenía que hacer, él tuvo que meditar, hacer un esfuerzo repasando mentalmente todo lo que sabía y, por último, suplicar al Señor.

Relato

Comente sobre las siguientes palabras del presidente Joseph F. Smith:

“…En mi juventud, frecuentemente iba y le pedía al Señor que me manifestara alguna cosa maravillosa, a fin de que pudiese recibir un testimonio. Pero el Señor no me concedió milagros, sino que me mostró la verdad, línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí, hasta que me hizo saber la verdad desde la corona de mi cabeza hasta las plantas de mis pies, y hasta que fui completamente depurado de la duda y del temor… Mediante el susurro de la voz quieta y delicada del Espíritu del Dios viviente, El me dio el testimonio que poseo; y por este principio y poder dará a todos los hijos de los hombres un conocimiento de la verdad que permanecerá con ellos y los hará conocer la verdad como Dios la conoce y cumplir con la voluntad del Padre como Cristo la cumple” (Doctrina del evangelio, pág. 7).

Resumen

Haga un breve resumen de esta parte de la lección señalando y repitiendo lo que dicen las tiras de cartulina.

Basándonos en la verdad podemos llevar una vida virtuosa

Análisis de pasajes de las Escrituras

Lean y marquen los pasajes cuyas referencias se dan a continuación. Empleándolos como base para el análisis, haga comprender a las jovencitas los puntos siguientes:

  1. 1.

    Moisés 5:58; Moisés 5:12. A Adán y a Eva se les enseñó la verdad del evangelio, y ellos, a su vez, la enseñaron a sus hijos.

  2. 2.

    Moisés 5:13. Satanás fue entre los descendientes de Adán y Eva engañando a muchos con sus mentiras. “El rechazar a Dios pone a los hombres bajo la influencia de Satanás y, en esa situación, se vuelven carnales, sensuales y diabólicos” (Marion G. Romney, “Truth and Knowledge”, Speeches of the Year, 1977, Provo: Brigham Young University Press, 1978, pág. 63).

Gráfica (cartel o pizarra)

Explíqueles que uno de los motivos por los que estamos aquí es aprender a reconocer la verdad a fin de que podamos elegir lo bueno en lugar de lo malo. Es preciso que comprendamos que Satanás hará todo lo posible por engañarnos y llevarnos a ser “carnales, sensuales y diabólicos”. (Si preparó el cartel con la gráfica, colóquelo a la vista; de lo contrario, haga la gráfica en la pizarra de acuerdo con lo que se muestra en la siguiente ilustración.)

arrow paths

Análisis

Señalando la gráfica, haga a la clase las siguientes preguntas:

• ¿En qué condición estamos al nacer en esta tierra?

• Al crecer y comenzar a relacionarnos con otras personas, ¿cuál de los dos caminos nos llevará por el curso trazado por Satanás?

• ¿Qué tipo de conducta nos llevará por el curso que sigue la verdad de Dios?

• ¿Cuál de los dos caminos representa lo que es la vida en la eternidad?

• ¿Cuál de los dos es un engaño?

Pasaje de las Escrituras

Dígales que nuestro Padre Celestial nos ha dado una clave para distinguir lo bueno de lo malo y reconocer Su verdad. Haga que lean y marquen Moroni 7:15–17. Según nos enseñan esos versículos, cuando nos enfrentemos con una decisión y queramos saber si algo es bueno o es malo, debemos preguntarnos: “¿Me invita a hacer lo bueno? ¿Fortalecerá esto mi fe en Cristo?”

Relato

Pídales que busquen y lean Juan 8:32. Después, cuénteles los siguientes relatos, que les ayudarán a comprender la importancia de la verdad, la forma de reconocerla y la manera de proceder para aplicarla.

Ana María se hallaba en una situación difícil; salía con un muchacho que le gustaba mucho pero que no era miembro de la Iglesia. “Recuerdo que oré para saber si estaba haciendo bien, pero cuando recibí la respuesta no quise escucharla. Pensaba que si cortaba mi relación con él, me iba a sentir muy desgraciada, porque lo quería. Así que, aunque reconocía que las impresiones que había recibido en mis oraciones me indicaban lo correcto, traté de hacerlas a un lado. En el fondo, sabía que el continuar en esa relación me apartaría del camino que debía seguir. Me debatí con esas ideas, pero al fin tuve el valor de seguir la inspiración que había recibido como respuesta a mis oraciones. Sé que nuestro Padre Celestial nos ama y que a El le duele vernos sufrir cuando tenemos que tomar una decisión difícil”.

Análisis

• ¿Cómo supo Ana María la verdad de su relación con el muchacho que le gustaba?

• ¿Qué podría haberle pasado si hubiera dado la espalda a la verdad y continuado con la idea de que esa relación era buena para ella?

• ¿En qué sentido la liberó el hecho de darse cuenta de la verdad y aplicarla?

• ¿Cuál de los dos cursos de la gráfica siguió Ana María?

Relato

Virginia tuvo una entrevista con el obispo. Cuando él le preguntó si guardaba cierto mandamiento, describiendo el comportamiento correcto para obedecerlo, ella se dio cuenta de que había hecho algo malo. Sintió que el corazón le latía más rápidamente y que las manos se le humedecían de transpiración. En ese momento, podía murmurar vagamente “Sí” y dejar que el asunto pasara sin entrar en detalles, o podía admitir que tenía un problema y contárselo al obispo.

Análisis

Analicen qué comportamiento indicaría en este caso una falta de control de parte de Virginia y con cuál demostraría tener autodominio.

• ¿Cuáles podrían ser las consecuencias si no hiciera caso a su conciencia y decidiera mentirle al obispo? ¿En cuál de los dos caminos se encontraría?

Cita

Léales la siguiente descripción de las consecuencias que acarrea el evadir la verdad:

“Nadie que viva en medio de la mentira será jamás del todo libre. Solamente aquel que haya cargado o cargue el yugo continuo del engaño puede captar debidamente el significado de tal declaración. Debemos siempre tener presente que algo que está mal no pasa de pronto a estar bien simplemente porque muchos lo practiquen. Un hecho erróneo no pasa de pronto a ser correcto simplemente porque nadie lo haya descubierto” (Marvin J. Ashton, “ ‘No hay nada de malo’ “, Liahona, julio de 1982, pág. 21).

Haga hincapié en que Satanás está continuamente tratando de engañarnos y que, si queremos evitar que nos haga entrar en su camino, debemos tener el valor de hacer lo que sintamos que es lo correcto.

Conclusión

Explíqueles que si estudiamos, meditamos, oramos y hacemos lo debido diligentemente, nuestra vida estará basada en el fundamento seguro de la verdad del evangelio. Comprenderemos los principios del evangelio y, al esforzarnos por obedecerlos, el Señor nos sostendrá en todas nuestras pruebas, aflicciones y decisiones difíciles. El ser obedientes a la verdad nos hará libres de la culpabilidad, del dolor y del pecado; tendremos la libertad de vivir virtuosamente y de llegar a experimentar un gozo eterno, porque “la verdad permanece para siempre jamás” (D. y C. 1:39).

Aplicación de la lección

Entregue a las jovencitas la tarjeta u hoja de papel que les haya preparado como recordatorio de esta lección. Pídales que lo utilicen para discernir entre lo bueno y lo malo, entre la verdad y el error, previendo si su comportamiento las conducirá hacia el Señor o las alejará de El.