Cómo delegar responsabilidades

Mujeres Jóvenes, Manual 1, 1994


Objetivo

Que cada una de las jóvenes comprenda los principios implícitos en la forma correcta de delegar responsabilidades y los pasos que se deben dar.

Preparación

  1. 1.

    Llevar a la clase papel y lápiz para cada alumna.

  2. 2.

    Optativo: Si lo desea, prepare para cada joven una copia de los cinco pasos en que consiste la delegación, y déselas para llevar a la casa.

  3. 3.

    Dé a dos alumnas la asignación de tomar parte en la dramatización de esos cinco pasos.

  4. 4.

    Asigne a las jóvenes los pasajes de las Escrituras, los relatos o las citas que desee que se lean en la clase en voz alta.

Nota a la maestra

Usted debe estar completamente familiarizada con los cinco pasos de la delegación que se describen en la lección, y haberlos usado ya. Debido a que las habilidades se adquieren con la práctica, se debe dedicar más tiempo a la segunda sección de la lección.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

La delegación es un principio importante en el liderazgo

Relato

Dígales que cierren los ojos por un momento y se imaginen a un grupo de jovencitas jugando un partido de vóleibol. Descríbales las acciones del equipo; por ejemplo, la capitana ha asignado las posiciones de las jugadoras y cada una la ha ocupado y está jugando bien; todas siguen las instrucciones de la capitana; el equipo hace una canasta o dos puntos, todos las vitorean y las jugadoras están muy contentas.

A continuación, dígales que vuelvan a imaginar al mismo grupo jugando otro partido. Esta vez la capitana no se ocupa de asignarles las posiciones ni de darles ninguna instrucción; las integrantes del equipo están confusas y al empezar el juego, corren en todas direcciones, sin saber cómo jugar; la capitana trata de cubrir todas las posiciones y es la única persona del equipo que hace tres canastas.

Análisis en la pizarra

Dígales que abran los ojos, y luego analicen las diferencias de los dos equipos y de lo que ellas sentirían jugando en uno o en el otro. Anote en la pizarra los comentarios, que pueden ser los siguientes: Ejemplo de la pizarra

Equipo 1

Equipo 2

Responsable

Desilusionada

Participante activa

Sin deseos de jugar

Libre de actuar

Inútil

Contenta

Triste

Oportunidad de

Limitada

demostrar mi habilidad

 

• ¿En cuál de los equipos les gustaría jugar? ¿Por qué?

Dígales que cuando nos encontramos en un grupo en el que nos sentimos útiles y sabemos que podemos tomar ciertas decisiones y contribuir al éxito del grupo, progresamos y estamos contentas. El capitán de un equipo, el presidente de un comité o cualquier otro que ocupe una posición de líder y cuyo comportamiento nos haga sentir así estará haciendo uso prudente de un importante principio de liderazgo. Pregúnteles si saben qué principio es ése. Escriba en la pizarra la palabra delegación.

Cuando delegamos, compartimos nuestra labor o responsabilidades con otras personas y les damos la autoridad de actuar en nuestro nombre.

Ejercicio con las Escrituras o Búsqueda de versículos

Utilizando los siguientes pasajes de las Escrituras, haga ver a las alumnas cómo emplea el Señor los principios de la delegación. Hágales las preguntas una por una, dándoles la referencia apropiada de las Escrituras. Que ellas busquen entonces el pasaje, lo lean en silencio y digan la respuesta que hayan encontrado en él.

O puede darles todas las referencias y hacer que tengan una búsqueda de versículos; usted les hace la pregunta y les da tiempo para que busquen la respuesta en las Escrituras; si lo desea, puede darles alguna clave.

  1. 1.

    ¿Cuál es la obra de nuestro Padre Celestial? (Moisés 1:39).

  2. 2.

    ¿A qué otra persona hace partícipe en Su obra? (Juan 6:38).

  3. 3.

    ¿En quiénes delegó responsabilidad el Salvador? (Efesios 4:11–12).

  4. 4.

    Cuando alguien delega responsabilidad en nosotras, ¿qué debemos hacer? (D. y C. 107:99–100).

  5. 5.

    Después de cumplir sus asignaciones, ¿qué hacían los Apóstoles? ¿Qué debemos hacer nosotras? (Marcos 6:30).

Explique a la clase que nuestro Padre Celestial y el Salvador emplean continuamente el principio de la delegación. Este principio contribuye a nuestro progreso, nos permite utilizar el albedrío y el talento que tengamos, y nos exige responsabilizarnos de nuestras acciones.

Empleando ciertos pasos aprenderemos a delegar eficazmente

Dramatización Asegúreles que todas podemos aprender a aplicar con éxito el principio de la delegación. Pida a las jovencitas a quienes haya dado la asignación que presenten la dramatización. Escriba en la pizarra cada uno de los siguientes pasos, para que las dos alumnas hagan la demostración, uno por uno.

Paso 1: Explicar claramente la asignación que se dé.

Presidenta de la clase: Ana, he estado pensando en las Abejitas que acaban de entrar en el programa de las Mujeres Jóvenes. Sería bueno que las conociéramos mejor y que las hiciéramos sentir a gusto y bienvenidas. Nos gustaría que te encargaras de planear una actividad de toda la clase, para que las otras jovencitas conozcamos a estas nuevas compañeras. Hemos fijado la fecha para el 28, dentro de tres semanas.

Paso 2: Explicar la importancia de la asignación y expresar confianza en la otra persona.

Presidenta de la clase: Si esas chicas no se sienten a gusto entre nosotras, quizás busquen amigas en otros lugares. Tú tienes una habilidad especial para relacionarte con otras personas y también para hacer las cosas bien; por eso, pensamos que eres la persona ideal para ayudarnos en esta actividad, para que las chicas nuevas sientan que nuestro interés es sincero.

Ana: [Da una respuesta apropiada.]

Paso 3: Establecer lo que va a hacer cada persona y cuando debe terminarse.

Presidenta de la clase: Como sabes, faltan sólo tres semanas para la actividad. ¿Qué piensas que debemos hacer?

Ana: [Da la respuesta apropiada para el caso.]

Presidenta de la clase: De todo eso, ¿qué crees que deberíamos hacer primero?

Ana: [Da la respuesta apropiada.]

Presidenta de la clase: ¿Cuándo podrás hacer eso?

Ana: [Da la respuesta apropiada.]

Presidenta de la clase: ¿Cuándo debemos hacer lo demás?

Ana: [Da la respuesta apropiada.]

Presidenta de la clase: ¿A quién le pedirás ayuda?

Ana: [Da la respuesta apropiada.]

Presidenta de la clase: ¿Qué le pedirás a cada una que haga?

Ana: [Da la respuesta apropiada.]

Presidenta de la clase: Vamos a anotar todo eso las dos para que no se nos olvide.

Paso 4: Decidir cuándo se verificará el progreso de la asignación.

Presidenta de la clase: Dentro de una semana hablaremos para ver cómo anda todo; si algo cambia o si necesitas algo antes, comunícate conmigo.

Paso 5: Animar a la persona y expresarle agradecimiento.

Presidenta de la clase: Ana, me parecen muy buenos tus planes para la actividad. He oído hablar a algunas de las chicas y están muy entusiasmadas porque van a entrar en el programa de las Mujeres Jóvenes. Muchas gracias por tu ayuda. Siempre que te pido algo, sé que puedo contar contigo.

Hablen de las preguntas o los comentarios que las alumnas hagan. Haga destacar la importancia del paso 3, en el que la persona que reciba la asignación debe establecer claramente qué se va a hacer y cuándo debe hacerse; ésa es la forma en que la persona se compromete a aceptar la responsabilidad. Después, es preciso que la persona encargada verifique el progreso de la asignación preguntándole regularmente a la persona asignada qué está haciendo y cuándo lo terminará. Es posible que a veces se haga mal uso de la delegación si la persona responsable sólo trata de sacarse el trabajo de encima; también se hace mal uso de ese principio si, después de delegar una tarea, no se tiene la paciencia ni la confianza de esperar a que la persona asignada la lleve a cabo y la hace ella misma. Advierta a las jóvenes que se debe evitar esas formas equivocadas de aplicar este principio.

Delegar responsabilidad es provechoso en muchas situaciones

Actividad de la clase en grupo o en parejas

Después de haber visto la demostración, haga que practiquen el delegarse mutuamente responsabilidades con una de las situaciones siguientes, u otra que usted desee presentarles. Dígales que sigan los pasos que se anotaron en la pizarra.

  1. 1.

    Se le ha pedido a la clase que vaya a leerle en voz alta a una viuda ciega que es miembro del barrio. Deben ir dos veces por semana, una hora por vez. Asigna a una alumna para que se haga cargo de esta responsabilidad y de organizar las visitas.

  2. 2.

    Dentro de seis semanas tendrá lugar una conferencia para la juventud, con el tema “Quiero volar alto”. Asigna a alguien que se encargue de la publicidad.

  3. 3.

    Eres la presidenta del coro de estudiantes y, como tal, tienes la responsabilidad de encargarte de las partituras, o sea, de distribuirlas, recogerlas y cerciorarte de que estén todas cuando van a cantar a otra parte. Asigna a una de las que canta en el coro la tarea de idear una forma apropiada de hacerlo y de presentar su idea al coro en el próximo ensayo.

  4. 4.

    Tú eres la mayor de la familia. Un día, surge una emergencia y tus padres deben ausentarse durante tres días, dejándote a cargo de tus tres hermanas menores, de ocho, nueve y doce años. Te encuentras en medio de los estudios para los exámenes escolares. ¿Qué harás para delegar las responsabilidades de preparar la comida, limpiar la cocina y otras tareas de la casa que haya que hacer?

Análisis

Observe a las jóvenes mientras practiquen y déles las sugerencias que sean necesarias. Si el tiempo lo permite, que una pareja o grupo haga la demostración del cumplimiento de la asignación. Las alumnas pueden sugerir otras situaciones (de la Iglesia, la familia, los estudios o el trabajo) en que sea útil saber cómo delegar responsabilidades.

Aplicación de la lección

Entregue papel y lápiz a cada una. Dígales que anoten en el papel las responsabilidades que tengan actualmente; después, que analicen la lista que hayan hecho y vean si podrían emplear el principio de la delegación en alguna de ellas. Exhórtelas a utilizar durante la semana los cinco pasos que se han dado.