Fortalezcamos nuestro testimonio por medio de la obediencia

Mujeres Jóvenes, Manual 2, 1993


Objetivo

Que las alumnas comprendan en qué forma la obediencia a los principios y las ordenanzas del evangelio puede aumentar su testimonio.

Preparación

  1. 1.

    Consiga lápices para todos los miembros de la clase.

  2. 2.

    Optativo: Prepare carteles para ilustrar los ciclos que se describen en la introducción.

  3. 3.

    Prepare para todos los miembros de la clase copias del volante que se describe a continuación: Escriba en una hoja de papel las preguntas que se mencionan en seguida, dejando suficiente espacio debajo de ellas para que las alumnas puedan escribir: “¿Qué es un testimonio?”, “¿Cómo podemos obtenerlo?”, “¿Cómo se puede perder?”, “¿Qué debemos hacer?”

  4. 4.

    Escriba en la pizarra esas mismas preguntas.

  5. 5.

    Optativo: Dé a una de las alumnas la asignación de presentar los conceptos que aparecen en la introducción.

  6. 6.

    Dé a diversas alumnas la asignación de presentar los pasajes de las Escrituras, los relatos y las citas que usted desee.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Introducción

Presentación por la maestra

Explique que cuando el Señor creó la tierra, lo preparó todo para el bienestar físico de Sus hijos. Creó el agua, que es un elemento indispensable para la vida.

Explique el hecho de que el agua está sometida a un fenómeno constante o ciclo. Al calentar el sol los océanos, los lagos y los ríos, el agua se evapora. La evaporación forma las nubes y el agua vuelve a caer a la tierra en forma de lluvia o de nieve. A su vez, la lluvia y la nieve vuelven a evaporarse, y el ciclo comienza otra vez.

Cartel optativo

En caso de que haya preparado un cartel con el dibujo del mencionado ciclo, muéstrelo, o dibuje dicho ciclo en la pizarra.

watercycle

Presentación por la maestra

Explique que el Señor también preparó lo necesario para el bienestar espiritual de Sus hijos, ya que les dio leyes para que, al obedecerlas, obtuvieran la vida eterna. Si son obedientes a Sus leyes, pueden saber la verdad y tener un testimonio de ella.

Explique que cuando obedecemos esas leyes, también se produce un ciclo. Cuando las obedecemos, obtenemos conocimiento y testimonio. Ese testimonio, a su vez, aumenta nuestra obediencia, la cual nos encamina a tener mayor conocimiento y a fortalecer nuestro testimonio. Ese ciclo continúa sin cesar, ayudándonos de ese modo a progresar espiritualmente.

Cartel optativo

Muestre el cartel que haya hecho del ciclo del testimonio y la obediencia, o dibújelo en la pizarra.

testimony

Haga notar que de la misma forma que el ciclo del agua satisface una necesidad material, el ciclo de la obediencia y el testimonio satisface una necesidad espiritual.

Por medio de la obediencia, el testimonio se fortalece

Análisis en la pizarra y actividad

Distribuya entre las alumnas los volantes y los lápices. Pregunte a las jóvenes: “¿Qué es un testimonio?” Escriba en la pizarra las respuestas de las alumnas en la primera columna (sírvase ver el cuadro de muestra para la pizarra que aparece más adelante en esta lección). Indique a las alumnas que escriban las respuestas debajo de la primera pregunta en sus respectivos volantes.

Para terminar el análisis de este punto, pida a una de las jóvenes que lea la siguiente definición: “El testimonio … es una convicción permanente, viviente y conmovedora de las verdades reveladas del Evangelio de Jesucristo” (Marion G. Romney, “Cómo obtener un testimonio”, Liahona, nov. de 1976, pág. 1).

Al pie de esa columna de respuestas, escriba el concepto resumido: “Convicción sobre las verdades del evangelio”. Indique a las alumnas que escriban ese mismo concepto en sus respectivos volantes.

Tras haber establecido lo que es un testimonio, pregunte a las alumnas: “¿Cómo podemos obtener un testimonio?” Escriba las respuestas de las alumnas en la pizarra, en la segunda columna, e indíqueles que escriban las mismas respuestas en sus volantes, debajo de la segunda pregunta. Explique que uno de los elementos de importancia vital para obtener un testimonio es la obediencia. Explique que un testimonio está al alcance de cualquier persona que desee firmemente obtenerlo y que esté dispuesta a obedecer los mandamientos.

Pasaje de las Escrituras

Indique a los miembros de la clase que busquen y marquen Juan 7:17.

Pida a las alumnas que expliquen el significado de ese pasaje de las Escrituras y ponga de relieve que la obediencia equivale a cumplir con la voluntad del Señor. Esa obediencia es fundamental para llegar a conocer la veracidad del evangelio; constituye la base del testimonio.

Citas

Las citas de los líderes de la Iglesia, las cuales se mencionan a continuación, hacen resaltar el estrecho lazo de unión que existe entre la obediencia y el testimonio. Pida a los miembros de la clase que las lean en voz alta y las analicen.

  1. 1.

    “Si cumplimos todos los días con los deberes sencillos y elementales que tenemos a nuestro cargo, iremos adquiriendo cada vez en mayor medida el Espíritu de Dios” (Heber J. Grant, en Conference Report, abril de 1900, pág. 22).

  2. 2.

    “Si a alguno de nosotros le falta fe en esta obra, ello se debe a que no ha guardado los mandamientos de Dios. Si alguno no sabe que ésta es la obra de nuestro Padre, eso se debe a que no ha cumplido con su deber. Yo sé, como sé que vivo, que ésta es la obra del Señor y ese conocimiento es el fruto de la observancia de Sus mandamientos.” (George Albert Smith, en Conference Report, oct. de 1915, págs. 27–28).

  3. 3.

    “Un testimonio firme es la posesión más preciada que cualquiera puede tener. Nos brinda el conocimiento, la esperanza y la seguridad de que podemos, mediante la obediencia a las leyes y ordenanzas del evangelio, llegar a gozar de todas las bendiciones prometidas” (Marion G. Romney, “Cómo obtener un testimonio”, Liahona, nov. de 1976, pág. 2).

Señale la lista de conceptos escritos en la pizarra sobre la forma de obtener un testimonio. Al pie de esa columna, escriba el segundo concepto resumido: “Obediencia a las leyes de Dios”. Indique a las alumnas que escriban ese concepto al pie de la segunda columna en sus respectivos volantes.

Por la desobediencia, el testimonio se debilita

Análisis en la pizarra

Explique que el hecho de que tengamos un testimonio en el momento presente no garantiza que lo tendremos siempre. Por motivo de que un testimonio puede crecer o disminuir, es preciso que nos pongamos en guardia a fin de que no lo perdamos.

Pregunte a las alumnas: “¿Cómo se puede perder un testimonio?” Escriban en la pizarra las ideas que aporten las alumnas debajo de la tercera pregunta. Indíqueles que hagan una lista semejante debajo de la tercera pregunta en sus volantes respectivos. Haga notar que podemos perder nuestro testimonio si dejamos de obedecer los mandamientos de Dios. De la misma forma que nuestro testimonio crece cuando observamos los mandamientos, ese testimonio se debilita cuando desobedecemos los mandamientos.

Citas

Pida a miembros de la clase que lean las citas que usted estime útiles.

  1. 1.

    “El testimonio que el individuo llega a poseer no permanece inalterable, sino que el hecho de que aumente hasta llegar a adquirir la brillantez del sol, o que disminuya hasta extinguirse por completo, depende enteramente de la persona que ha llegado a obtenerlo” (Harold B. Lee, “Cuando el corazón os habla de cosas que vuestra mente desconoce”, Liahona, mar. de 1978, pág. 43).

  2. 2.

    “El testimonio no es algo que se tiene hoy y que se posee siempre. Un testimonio es frágil; es tan difícil de retener como un rayo de luna. Es algo que tenemos que recobrar cada día de nuestra vida” (Harold B. Lee, en J. M. Heslop, “Direct Church; Led by the Spirit”, Church News, jul. de 1972, pág. 4).

Al pie de la tercera columna, escriba el tercer concepto resumido: “Desobediencia a las leyes de Dios”. Indique a las alumnas que añadan ese concepto a sus listas.

Es preciso que obedezcamos los mandamientos para fortalecer nuestro testimonio

Análisis en la pizarra y actividad

Pregunte a las jóvenes: “¿Qué debemos hacer para fortalecer nuestro testimonio?” Anote en la pizarra las ideas que aporten las alumnas en la última columna e indíqueles que también ellas las escriban en sus respectivos volantes. La lista podría ser larga y variada. Inste a las jóvenes a anotar diversas formas de ser obedientes todos los días, tanto individualmente como con amigos y familiares.

Análisis de un pasaje de las Escrituras

Pida a las alumnas que busquen Mateo 22:37–40. Lean juntas dicho pasaje y analicen cómo las sugerencias que anotaron en la última columna ayudan a cumplir esos dos grandes mandamientos. A continuación, hablen de otras formas en que las alumnas podrían fortalecer sus testimonios siendo obedientes a esos dos grandes mandamientos.

Si tuviera tiempo suficiente, relate los ejemplos que se mencionan en seguida sobre cómo algunos jóvenes fortalecieron sus testimonios y experimentaron el gozo que se siente cuando se cumple con la voluntad del Señor.

Citas

  1. 1.

    “Un grupo de estudiantes de secundaria … trabajó en un proyecto especial con algunos empleados impedidos en una de las plantas de Industrias Deseret. Uno de esos jóvenes dijo: ‘Soy más humilde por haber trabajado con ellos’ ”.

  2. 2.

    “Durante sus vacaciones de verano, un grupo de diáconos decidió poner todos sus esfuerzos en la construcción de su nueva capilla. Todavía se refieren a ella como a nuestro edificio.”

  3. 3.

    “Una clase de jovencitas Laureles seleccionó un hospital cercano para hacer servicio voluntario durante el verano; donaron más de 600 horas. En una reunión de testimonios efectuada a fines del verano, una de esas jovencitas dijo: ‘Fue como tener el cielo en la tierra’.“

  4. 4.

    “Está también el comité del obispado para la juventud que decidió arreglar la casa de una viuda. Un joven comentó: ‘Cuando la vi llorar de agradecimiento, me di cuenta de cuál era la clave de la verdadera felicidad’. Una muchacha comentó: ‘Nunca había sabido hasta ahora lo que mis maestros querían decir cuando nos hablaban acerca de la ‘religión pura y sin mácula delante de Dios …’ (Santiago 1:27).”

El élder Robert L. Simpson, que relató esas experiencias, añadió: “Hay cientos de ejemplos similares por toda la Iglesia, cuando los jóvenes de todas partes del mundo obtienen una dulce confirmación de su testimonio por el don del Espíritu al hacer la voluntad de Dios. Enterarse de ello no es suficiente; uno tiene que estar completamente dedicado” (véase “Cómo obtener y preservar nuestro testimonio”, Liahona, oct. de 1972, pág. 31).

Al pie de la lista de la cuarta columna, escriba el concepto resumido: “La obediencia fortalece el testimonio”. Pida a las alumnas que lo escriban en sus respectivos volantes.

Cuadro de muestra para la pizarra

¿Qué es un testimonio?

¿Cómo podemos obtenerlo?

¿Cómo se puede perder?

¿Qué debemos hacer?

1.

1.

1.

1.

2.

2.

2.

2.

3.

3.

3.

3.

4.

4.

4.

4.

Convicción de las verdades del evangelio.

Obediencia a las leyes de Dios

Desobediencia a las leyes de Dios

La obediencia fortalece el testimonio

Conclusión

Cita

Lea lo siguiente:

“Todo Santo de los Últimos Días debe obtener un firme testimonio por sí mismo; un conocimiento personal de que Jesús es el Cristo y el Hijo del Dios viviente, que José Smith es el Profeta por medio de quien el evangelio ha sido restaurado, y que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es ‘ … la única Iglesia verdadera y viviente sobre toda la faz de la tierra … ’ (D. y C. 1:30). “Cualquiera puede adquirirlo siguiendo el procedimiento establecido mediante el cual el Señor da ese testimonio. No hay atajos; es imperativo que se desee creer; aprender la doctrina es esencial; hacer Su voluntad santificará esta enseñanza en nuestro corazón” (Robert L. Simpson, “Cómo obtener y preservar vuestro testimonio”, pág. 31).

Aplicación de la lección

  1. 1.

    Pida a las alumnas que conserven las notas que han tomado en la clase de hoy. Sugiérales que las repasen de vez en cuando para evaluar la fortaleza de sus propios testimonios.

  2. 2.

    Indique a las alumnas que anoten en hojas separadas de papel aspectos de su modo de proceder que les gustaría mejorar para fortalecer su testimonio. Indíqueles que, si lo desean, pueden conservar confidenciales esas listas y esforzarse por mejorar en forma individual o darlas a conocer a sus padres, a sus amigos, a sus maestros en la Iglesia o al obispo con el fin de reafirmar su obediencia a los mandamientos y disfrutar de las bendiciones de un testimonio fortalecido.