Ama el Pastor las ovejas


139

Ama el Pastor las ovejas

Con calma

Himnos

Ama el Pastor las ovejas,
con un amor paternal.
Ama el Pastor Su rebaño,
con un amor sin igual.
Ama el Pastor Sus corderos
que descarriados están,
y conmovido los busca
por dondequiera que van.


Andan en yermos, errantes,
tristes, cansados, sin Él.
Sígueles pues el Maestro;
vuélveles a Su redil.


Ama el Pastor Sus corderos,
con infinito amor,
los que a veces, perdidos,
se oyen gemir de dolor.
Ved al Pastor, conmovido,
por los collados buscar.
Vuelven ya todos gozosos;
salvos por Él se verán.


Andan en yermos, errantes,
tristes, cansados, sin Él.
Sígueles pues el Maestro;
vuélveles a Su redil.


Ama las noventa y nueve
que en el aprisco guardó.
Ama la que, descarriada,
por el desierto dejó.
¡Oye! La voz del Maestro
llama con tierno amor:
“¿No buscaréis mis ovejas,
las que padecen dolor?”


Andan en yermos, errantes,
tristes, cansados, sin Él.
Sígueles pues el Maestro;
vuélveles a Su redil.


Son deliciosos Tus pastos,
quietas Tus aguas, Señor.
Henos aquí, oh Maestro;
Tu comisión da nos hoy.
Haznos obreros fervientes;
llénanos de Tu amor
por las ovejas perdidas
de Tu redil, buen Señor.


Andan en yermos, errantes,
tristes, cansados, sin Él.
Sígueles pues el Maestro;
vuélveles a Su redil.


Letra: Mary B. Wingate, n. 1899.

Música: William J. Kirkpatrick, 1838-1921.