• Home
  • LDS.org
  • El efecto de los programas inspirados por el Señor para la Juventud

El efecto de los programas inspirados por el Señor para la Juventud

 

POR EL ÉLDER JORGE S. DOMÍNGUEZ 

De los Setenta, septiembre 2012


 

 

Los maravillosos programas para la juventud

En  Doctrina y Convenios 18:10 se nos enseña que el valor de un alma es grande a la vista de Dios.  Al llegar a entender mucho mejor lo que Nuestro Padre Celestial desea que aprendamos de esta maravillosa escritura podremos poner todo  nuestro empeño para ayudar a otros a regresar con gozo a Nuestro Padre Celestial al  amarles y servirles, poniendo en  práctica el principio de la ministración.

Embarcados en salvar almas, muchos de nuestros jóvenes adultos solteros y líderes de la juventud participaron en las capacitaciones y el aprendizaje de la dinámica de este nuevo programa en nuestra área: La conferencia multi-estaca especial para la juventud, que en este año 2012 se llamó: ¨Levantaos y brillad¨, basada en el lema de la mutual de este año (Doctrina y Convenios 115:5).

La Presidencia del Área del Caribe autorizó comenzar con estas maravillosas conferencias para jóvenes de 14 a 18 años, iniciándose este programa en Puerto Rico, donde vimos como  muchos de los hombres y mujeres jóvenes fueron tocados por el Espíritu a medida que participaban en las diferentes actividades y compartían unos con otros.  Todo esto fue posible gracias al trabajo arduo  y entusiasta de los jóvenes adultos solteros y los líderes adultos.

Las sesiones en la República Dominicana iniciaron el 2 de julio y terminaron el sábado 21 del mismo mes.  Participaron alrededor de 1,750 hombres y mujeres jóvenes acompañados en su totalidad de unos 268 líderes distribuidos entre cada una de las sesiones de la conferencia.  A pesar de los grandes desafíos de buscar un lugar apropiado donde se pudieran llevar a cabo los diferentes programas de la conferencia y la logística de la misma, gracias a los sacrificios y esfuerzos llevados a cabo antes y durante las diferentes sesiones, el Señor nos bendijo al ver como los jóvenes fueron tocados a medida que los días pasaban, esforzándose  junto con los jóvenes adultos solteros  en participar en cada una de las actividades propias del programa.  Verlos tener los devocionales matutinos, al pasar en esos momentos por los alrededores parecía como si estuviéramos pisando tierra santa, era algo impresionante.  Podíamos ver el cumplimiento de los consejos que Alma dio a su hijo Helamán en Alma 37 cuando le decía  que aprendiera sabiduría en su juventud.

A medida que cada sesión terminaba y los jóvenes llegaban a sus respectivas áreas comenzábamos a escuchar los testimonios. 

El mismo sábado en la tarde mi esposa y yo llegamos a la casa de huéspedes del templo y ya habían jóvenes allí  listos para asistir a las sesiones de bautismo, para de alguna forma darles las gracias  a Dios por lo que habían vivido en la conferencia. Las redes sociales, los correos electrónicos  y los mini mensajes en los celulares fueron llenos de testimonios expresados por los jóvenes, padres y líderes, comentando sobre el gran cambio que habían experimentado y la forma en que el Espíritu del Señor les tocó. ¨Y tus hijos serán instruidos por el Señor; y grande será la paz de tus hijos¨, (3 Nefi 22:13).

Sé que el impacto que las sesiones de esta conferencia ha tenido, se podrán apreciar en la participación de los jóvenes en los programas  tanto de seminario como de instituto.  Estos dos programas crean un puente entre el joven y su Salvador, porque les ayudan a acercarse a Él.  Al vivir diariamente las experiencias de estudiar las escrituras, aplicar sus enseñanzas y compartir con jóvenes que tienen sus mismas creencias y estilo de vida, la juventud establecerá un cimiento firme.

Te invitamos a participar

Exhortamos a todos los padres a motivar e invitar a sus hijos a participar del programa de seminario e instituto.  Cada año vemos como miles de jóvenes son tocados por estos programas, convirtiéndose estos, en una parte importante de su crecimiento y desarrollo  espiritual, que les ayudará a enfrentar los grandes desafíos y a tomar las decisiones que afectarán sus vidas.  Como dijo el Señor en Proverbios 22:6 “instruye al niño en su camino; y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él.”  El Presidente Spencer W. Kimball añadió:  “y si se apartare, si fue educado de la forma correcta volverá.”

Amados hermanos, el Padre nos ha dado múltiples herramientas en estos últimos días para ayudarnos en nuestro papel de padres en Sión.  También Él ha revelado a los líderes programas inspirados para los jóvenes para ayudarles en el desarrollo de sus testimonios. Pero éstos solos  no son suficientes.  Ellos necesitan nuestra ayuda, la supervisión de nosotros los padres, para que puedan tener mayor efecto en las  vidas de ellos  y en nosotros al participar con nuestros hijos.  Qué hermoso es ver una madre ayudando a su hija con el progreso personal, ambas trabajando en las metas y en los proyectos, al igual que los padres trabajando con sus hijos ayudándoles a cumplir con el programa de mi deber a Dios.  Tuve la  experiencia de ayudar a mis hijos a cumplir con la meta de recorrer en bicicleta 30 kilómetros.  Fue difícil para mí, pero mi deseo de ayudar a mis hijos de lograr esta meta era suficiente para yo olvidarme de mi flaqueza física y contribuir con uno de sus logros.  Les testifico que valió la pena.

Les expreso mi testimonio de la gran fuerza que estos programas tienen en nuestras vidas.  El Señor me ha dado la oportunidad de poder participar en cada uno de ellos.  Hoy  que soy padre y tengo que criar hijos puedo ver más profundamente su importancia en la vida de ellos.  Les testifico que el Señor les bendecirá y les guiará si hacen su mayor esfuerzo  en poner en práctica los principios aprendidos.

Padres, líderes y jóvenes, que podamos juntos levantarnos y brillar, para que nuestras luz nos ilumine unos a otros y así poder cumplir con el mandato de Nuestro Salvador cuando dijo: ¨Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos¨.  (Mateo 5:16).