Plan del Área del Caribe 2012

Por la Presidencia de Área


Meta del Área, Prioridades, Principios, y Puntos de Énfasis para este Año, con los Indicadores Clave respectivos.

A fin de tener consistencia, continuidad y estabilidad, la Presidencia de Área continuará durante el año 2012 con la misma Meta, Prioridades y Principios, Puntos de Énfasis para este año con Indicadores Clave respectivos que fueron establecidos en el Plan del Área de los años 2009, 2010 y 2011 con unos pequeños cambios. Para fomentar la unidad y seguir la dirección recibida de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce, es esencial el evitar cambios de dirección y énfasis que pudieran confundir y distraer a los líderes del sacerdocio y a los miembros.

Meta del Área Nuestra Meta del Área es incrementar la fe en el Salvador y fortalecer a las familias al vivir vidas rectas así como realizar y guardar convenios sagrados de bautismo, el sacerdocio, y del templo. Como se describe en la sección 3.4 del Manual 2.

Las Prioridades y los Principios a Seguir son:

1. Enfocarse en el rescate “del individuo” por medio de instar a los hijos de Dios en el Caribe a recibir todas las ordenanzas esenciales de bautismo, del sacerdocio y del templo y a guardar los convenios respectivos  Hacer hincapié en las ordenanzas y los convenios del templo y hacer del templo el objetivo de la esperanza del pueblo.

2. Realizar actividades significativas para la juventud y para los jóvenes adultos solteros.

3.  Re-enfatizar la ley del diezmo y las ofrendas.

4.  Cuidar de los pobres y los necesitados.

5.  Fortalecer las ramas y distritos para que se conviertan en barrios y estacas.

6.  Enseñar el diseño divino del gobierno y la disciplina de la Iglesia.

7.  Reducir la burocracia y la reglamentación.

8. Enseñar la reverencia en los lugares de adoración.

Puntos de Énfasis para Este Año con Indicadores Claves Respectivos

Las siguientes prioridades contemplan las necesidades específicas del Área y se enseñarán y se implementarán constantemente por la Presidencia de Área y los Setenta de Área quienes se enfocarán en magnificar y fortalecer a los presidentes de estaca para lograrlas.  Los indicadores subsiguientes a cada enfoque serán utilizados para medir nuestro progreso al respecto.  En vez de poner metas específicas, mediremos el progreso por el aumento observado en cada indicador. 

1.     Fomentar la adoración en el Templo (Número de adultos investidos con recomendación vigente para el templo, Número de adultos sellados con su cónyuge. Número de investiduras propias recibidas).

Santo Domingo disfruta de un templo grande y hermoso el cual se utiliza mucho menos de lo debido.  Esto se entiende en vista de lo nueva que es la Iglesia en el Caribe (la República Dominicana y Haití solo se dedicaron para la predicación del evangelio en 1978 y 1983 respectivamente). Ha llegado el momento de enfocarnos más en las bendiciones del templo y en nuestra responsabilidad para efectuar la obra del templo tanto para nosotros como para nuestros familiares fallecidos.  En el año pasado, hemos sostenido un esfuerzo para incrementar la cantidad de obreros locales del templo tanto de la República Dominicana como de Puerto Rico.  También trabajaremos para incrementar la participación de miembros en trabajos de Historia Familiar, con énfasis especial en involucrar a los jóvenes.

2. Establecer una base del sacerdocio (Número de poseedores del Sacerdocio de Melquisedec activos que pagan un diezmo íntegro).

Este ha sido un enfoque del Área durante los dos años pasados.  Muy pocas de las 27 estacas cuentan con el número indicado de poseedores del Sacerdocio de Melquisedec activos que pagan un diezmo íntegro requeridos si la estaca se organizara hoy.  Este énfasis requerirá de la ayuda de los misioneros de tiempo completo para enseñar y bautizar a varones comprometidos con guardar la ley del diezmo.  También será esencial un esfuerzo más amplio de parte de los obispos y presidentes de rama para entrevistar y enseñar a los miembros durante el ajuste de diezmos al fin del año y en otras ocasiones apropiadas. 

3. Preparar a los futuros líderes (Número de misioneros de tiempo completo que están sirviendo de nuestra Área, Número de jóvenes adultos solteros activos).

Deseamos enviar a más misioneros de tiempo completo al campo misional.  Pero a la vez deseamos que estén más preparados espiritual, emocional, y temporalmente para este servicio. Nuestro empeño se dirigirá a los obispos y presidentes de rama para que ellos se responsabilicen de comenzar temprano a preparar a los hombres jóvenes para el servicio misional de tiempo completo. Se pondrá énfasis en el Seminario y el Instituto.  Esperamos que muchos más se beneficien de una enseñanza diaria o semanal del evangelio.  En el  año 2012 celebraremos el centenario de los Seminarios y lo haremos promoviendo una mayor inscripción en el Seminario y el estudio diario de las escrituras.  Ayudaremos también a las estacas y los barrios en sus esfuerzos por encontrar y retener a todo joven adulto soltero. 

4. Establecer la Iglesia más completamente (Número de nuevos conversos, porcentaje de conversos retenidos, y asistencia a la Reunión Sacramental). 

Desafortunadamente, mucho del crecimiento de la Iglesia en el Caribe no se ha mantenido.  De los 177,654 miembros de la Iglesia en el Área, 32% de ellos están en el archivo de direcciones desconocidas.  De los 120,805 miembros en los registros de los barrios y ramas del Área, 27% asisten a la reunión sacramental y solo 12% de los miembros adultos pagan un diezmo íntegro.  Mejorar estas cifras costará un esfuerzo concertado comenzando con los misioneros que no han de bautizar a personas a menos que  hayan experimentado un profundo cambio de corazón, seguidos por líderes del sacerdocio que mantienen fielmente los registros de la Iglesia para ayudar a todo miembro nuevo a progresar en el evangelio con el apoyo de amigos, con una asignación o un llamamiento, y con ser nutridos por la buena palabra de Dios.  Este énfasis anticipa un crecimiento real de la Iglesia, el cual lleva hacia las ordenanzas del templo. 

Las Metas, Prioridades y Puntos de Énfasis que se encuentran en el presente plan brindarán un marco de referencia para los líderes de las diferentes unidades de la Iglesia para que sean capaces de formular sus propias metas anuales en torno a lo que deseen lograr al establecer la Iglesia en sus propias unidades y en los corazones de aquellos sobre quienes presidan. Al formular sus metas, los líderes deben hacerse preguntas como: “¿Qué debemos hacer diferente, en lo adelante, para ayudar a que los miembros reciban la siguiente ordenanza indicada?”  Solo de esta manera podrán lograr sus metas.