Un Apóstol del Señor Elder Neil L. Andersen se reúne con los Jóvenes Adultos Solteros


El sábado 16 de Febrero un Apóstol del Señor el Elder Neil L. Andersen visitó, junto a su esposa y otros líderes de la Iglesia, el edificio del Instituto de Religión de Santiago y compartió una charla con los Jóvenes Adultos Solteros (de 18 a 30 años de edad) de esta región.

El Élder Neil L. Andersen en su equipaje llevaba, entre otras cosas, un frasco con una mariposa artificial que parecía real, con la que ilustraría sus enseñanzas a los jóvenes quienes lo esperaban de pie, ansiosos, pero controlados por un espíritu de solemnidad.

“Al poder  verte más allá de ti mismo, comenzarás a verte en la forma que el Señor quiere que te conviertas”, refiriéndose sobre la necesidad de transformarse como una oruga a una bella mariposa.

A fin de ilustrar este concepto comentó que en Estados Unidos hay mariposas que ponen sus huevos, los huevos se hacen orugas, toman unas semanas y después de convertirse en mariposas comienzan a alejarse hacia el sur. Dependiendo del tipo de mariposa en que se conviertan, quizás solamente vivan de dos a seis semanas, vuelan hacia el sur y ponen sus huevos y mueren”.

“Entonces viene la próxima generación, se convierten en mariposas, vuelan hacia el sur, hacia México, y allí, esa generación inverna durante el invierno, ponen sus huevos y se mueren. La próxima generación empieza a moverse hacia atrás, hacia el norte, sólo llegan a la mitad del camino, ponen sus huevos, y se mueren. Y finalmente, la cuarta generación retorna a donde comenzó la historia. Este proceso toma cuatro generaciones”.

Después de preguntar a los jóvenes qué se podía aprender de ese proceso, se centró en exhortar a todos los presentes a no pensar solamente en sí mismos, sino también en los que estuvieron antes y en los que vendrán después, citando al presidente Gordon B. Hinckley, que siempre pensaba en sus abuelos, sus padres, sus hijos y nietos, y ese gran eslabón que los unía a todos.

“Ahora, si ustedes solo piensan en ustedes mismos y yo solo pienso en mí mismo, nunca se convertirán en las mariposas que pueden llegar a ser; tienen que pensar en los otros”, exhortó el Élder Andersen, para luego mostrar una fotografía del bisabuelo de su esposa Katty, quien se había convertido a la Iglesia en 1848 en Florida, y asegurándole a su esposa e hijos haber encontrado la verdad, recorrió 5 mil kilómetros con su familia para sellarse en el Templo de Lago Salado, Utah.

“Nosotros pensamos en los que estuvieron antes que nosotros y pensamos en los que van a venir después de nosotros, eso nos ayuda a ser las hijas e hijos de Dios que debemos llegar a ser. Ahora piensen en dónde están ustedes, quiénes son, y sobre aquellos en los que ustedes pueden influir. Ahora, quizás no todos estén casados, quizás no todos se vayan a casar,  pero eso no afecta la influencia que podamos tener sobre otros, y cuando pensamos en otros, pensamos en las enseñanzas del Salvador”.

La reunión fue dirigida por el Presidente Anthony Alberto Almonte, presidente de la Estaca Santiago Sur y transmitida vía satélite a todo el país. Además de discursar el Élder Neil L. Andersen  y su esposa la Hermana Katty Andersen, también nos habló  el Élder J. Devn Cornish, Primer Consejero de la Presidencia de Área y su esposa la Hermana Elaine Cornish, el Élder Jorge Salomón Domínguez, quien sirve como Setenta de Área y  quien también estuvo acompañado de su esposa la Hermana Jacqueline Domínguez.

Un principio enseñado por el Élder Neil L. Andersen se centró en recordar que todos somos hijos de Dios con posibilidades eternas a nuestra disposición, asegurando que el Padre Celestial ama a todos sus hijos por igual, sin hacer acepción entre ninguno, a pesar de las diferencias de talentos e intereses entre unos y otros. Fue en este punto que la Hermana Cornish testificó sobre la oración y la certeza de ser escuchada por Dios. Mientras que la Hermana Katty Andersen testificó sobre la necesidad de hacer lo correcto.

Por su parte, el Élder Cornish enfatizó a los presentes la importancia de  recordar  que  lo que el hombre siembra eso mismo segará, y que  no puede existir el albedrío si no hay consecuencias de las acciones que se ejecuten.  Recordó que por la expiación de Jesucristo toda injusticia será corregida, y  exhortó a escoger lo correcto ya que no se puede hacer lo malo y recibir el galardón de los que hacen lo bueno y que no se puede hacer lo malo y ser feliz porque la maldad nunca fue felicidad, por lo que “a medida que elegimos lo bueno, seremos felices”.

El Élder Neil L. Andersen enseñó lo siguiente: “Para llegar a ser lo que Dios quiere que seamos, necesitamos al Salvador y hacer elecciones correctas” y  aseguró que sin Él no se podría lograr resucitar, ni ser limpios, ni regresar al hogar celestial.

Enseñó que cada oruga tiene la posibilidad de convertirse en mariposa, y que en nuestro caso debíamos de escoger lo correcto para que se produjera un cambio en el corazón “para poder convertirnos de oruga a mariposa” y llegar a ser lo que Dios espera de cada uno de Sus hijos.

“Tus sentidos espirituales son refinados y delicados si están protegidos por la honestidad y la obediencia”, enseñó el Élder Andersen, llamando al Élder Jorge Salomón Domínguez quien participó exhortando a vivir las cosas espirituales para que el Espíritu Santo pueda morar en nuestras  vidas y que el mismo no se ofenda por medio de nuestras acciones.

Invitó a todos a “Que puedan conocer a Su Salvador y recibir un conocimiento seguro, eterno, porque Él Vive”. Dejó una bendición apostólica sobre los Jóvenes Adultos Solteros de Santiago, después de testificar de que “somos hijos e hijas de Dios” y que un día toda alma viviente confesará que Jesús es el Cristo y que guía Su Iglesia a  través de sus profetas y apóstoles.