La familia actual: Elijan actividades recreativas sanas


“Así como el trabajo hace dulce el descanso, la recreación sana es el amigo y compañero estabilizante del trabajo”, dice el élder D. Todd Christofferson, del Quórum de los Doce Apóstoles.

Como otros profetas y apóstoles de nuestro tiempo, el élder Christofferson hace hincapié en el valor de la recreación adecuada. Dice que nuestro Padre en los Cielos diseñó la vida mortal como una mayordomía del tiempo y las elecciones que exigen un “esfuerzo casi constante”. El trabajo posibilita y sustenta la vida, brinda un sentido de autoestima y consagra una vida para los propósitos de Dios. Sin embargo, las actividades recreativas sanas son importantes para crear un equilibrio con el día de trabajo duro.

“La música, la literatura, el arte, el baile, el drama, los deportes, todos proporcionan entretenimiento para enriquecer la vida y consagrarla aún más”, dice el élder Christofferson. “Al mismo tiempo, casi es innecesario decir que mucho de lo que hoy se llama entretenimiento es ordinario, degradante, violento, aturde los sentidos y es una pérdida de tiempo. Irónicamente, a veces requiere gran esfuerzo encontrar entretenimiento sano”.

Ennoblecer en lugar de rebajar

El élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseña que el tiempo libre debería estar lleno de actividades que eleven, inspiren y acerquen a las personas al Padre Celestial. Él hace notar y advierte contra la tendencia de dejar de lado el entretenimiento edificante y reemplazarlo con actividades destructivas y degradantes.

“Recuerden que nuestro Salvador, Jesucristo, siempre nos ennoblece y jamás nos rebaja. Debemos aplicar el poder de ese ejemplo en la forma en que usemos nuestro tiempo, incluso en nuestra recreación y diversiones”, dice el élder Oaks. “Consideren los temas de los libros, las revistas, las películas, la televisión y la música que, por fomentarlas, hemos hecho populares en el mundo. Las cosas que representan los entretenimientos que elegimos, ¿ennoblecen o rebajan a los hijos de Dios?”.

Debido a que las actividades que ennoblecen a las personas sirven a la causa del Padre Celestial, las actividades que rebajan sirven a la causa de Satanás, dice el élder Oaks. Los hijos de Dios deben recordar que con cada elección, incluso en la recreación, apoyan una causa u otra.

Participar en la mejor recreación

“Consideremos la forma en que utilizamos nuestro tiempo en las decisiones que tomamos al ver televisión, jugar videojuegos, navegar por internet o leer libros o revistas. Naturalmente es bueno ver diversiones sanas o adquirir información interesante”, dice el élder Oaks. “Pero no todo ese tipo de cosas vale el tiempo que dedicamos para obtenerlas. Algunas cosas son mejores y otras son excelentes. Cuando el Señor nos dijo que buscásemos conocimiento, dijo, ‘…buscad palabras de sabiduría de los mejores libros’ (D. y C. 88:118; cursiva agregada)”. El tiempo libre debe llenarse con las mejores actividades en lugar de aquellas que son simplemente buenas.

El presidente Henry B. Eyring, Primer Consejero de la Primera Presidencia, también da pautas a seguir cuando usamos nuestro tiempo libre: “Con demasiada frecuencia dedicamos muchas horas al placer y la diversión diciendo: ‘Estoy recargando las baterías’. Esas horas podrían dedicarse a leer y estudiar para obtener conocimiento, técnicas y cultura”.

El equilibrio es fundamental

El buscar la mejor recreación realmente puede ofrecer a las familias alimento espiritual para superar las pruebas y resistir la tentación, dice el élder M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles. La recreación debe estar en equilibrio con el aprendizaje del Evangelio. Las noches de hogar y las actividades familiares son dos entornos donde se puede fortalecer a los niños.

“En una era materialista, cuando la recreación y la comodidad son las prioridades sugeridas de nuestra sociedad, bien podríamos preguntarnos: ‘¿Qué tan bien proporcionamos para el bienestar espiritual y el fortalecimiento de nuestras familias?’”, dice el élder Ballard. “¿Estamos vistiendo a los miembros de la familia con ‘gárments de salvación’ tan ansiosamente como les proporcionamos ropa para sus guardarropas? ¿Nuestra dieta de entretenimiento y esparcimiento está en equilibrio con los alimentos ofrecidos por Él, que dijo: “Venid a mí, y participaréis del fruto del árbol de la vida; sí, comeréis y beberéis libremente del pan y de las aguas de la vida (Alma 5:34)”.

Tiempo juntos

El élder Oaks, citado anteriormente, advierte sobre el programar una cantidad excesiva de actividades para las familias aun cuando sean actividades buenas y recreativas como los deportes y otras actividades de la escuela y clubes. Estas actividades también deben regularse cuidadosamente, dice él.

“Los padres deben preservar el tiempo dedicado a la oración familiar, al estudio de las Escrituras en familia, la noche de hogar y otros valiosos momentos para estar todos juntos o en forma individual, por que une a la familia y ayuda a los hijos a valorar las cosas de valor eterno”, dice el élder Oaks. “Los padres deben enseñar lo más importante del Evangelio mediante lo que hacen con los hijos”.