Venid, los que tenéis de Dios el Sacerdocio


 

La obra misional es una característica distintiva de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Siempre lo ha sido y siempre lo será. Como dijo el profeta José Smith: “Después de todo lo que se ha dicho, el mayor y más importante deber es predicar el Evangelio” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, pág. 350)…

El desafío es ser siervos más útiles en la viña del Señor. Eso se aplica a todos nosotros, sin importar la edad que tengamos, y no sólo a los que se estén preparando para servir como misioneros de tiempo completo, puesto que el mandato de compartir el evangelio de Cristo se dirige a cada uno de nosotros.

Quisiera sugerir una fórmula que nos asegurará el éxito: primero, escudriñen las Escrituras con diligencia; segundo, planifiquen su vida con un propósito (y, agregaría, planifiquen su vida sin importar la edad que tengan); tercero, enseñen la verdad con testimonio; y cuarto, sirvan al Señor con amor.

Descargar este video.