El presidente Uchtdorf enseña cómo centrarnos en el verdadero significado de la Navidad

El presidente Uchtdorf en el devocional de Navidad, el domingo 5 de diciembre de 2010

Meditar en el verdadero significado de la Navidad nos ayuda a apreciar más plenamente al Salvador y Su mensaje, dijo el presidente Dieter F. Uchtdorf, segundo consejero de la Primera Presidencia, en el devocional de Navidad de la Primera Presidencia el 5 de diciembre, en el Centro de Conferencias de Salt Lake City.

Utilizando al Grinch, un personaje de un conocido cuento infantil, como analogía, el presidente Uchtdorf preguntó, “¿Quién de entre nosotros no se ha sentido preocupado por la comercialización, e incluso la codicia, de la época navideña? ¿Quién no se ha sentido abrumado por los calendarios apretados, el estrés de encontrar regalos, la presión de planificar comidas y eventos?”

Vínculos relacionados


     

“Nosotros sabemos cómo debería ser la Navidad”, dijo el presidente Uchtdorf. “Sabemos que debiera ser una época de reflexión en el nacimiento del Salvador, una época de celebración y de generosidad; pero a veces nos centramos tanto en las cosas que nos desagradan y nos abruman, que casi podemos oírnos decir al unísono con el Grinch: ‘¡He soportado esto por 53 años! ¡TENGO que evitar que este año venga la Navidad!… ¿Pero CÓMO haré para lograrlo?’”.

El devocional es una oportunidad para que cada año el Presidente de la Iglesia y sus consejeros den testimonio del Salvador y ofrezcan mensajes navideños a los miembros de la Iglesia y a otros que buscan seguir al Señor Jesucristo. El evento también se transmite por el sistema de satélite de la Iglesia, así como por las emisoras afiliadas a la Universidad Brigham Young, lo que hace que el número total de oyentes ascienda a cientos de miles.

El presidente Uchtdorf resaltó que, a pesar de las características negativas que muchos han llegado a asociar con la Navidad, sólo tenemos que mirar para experimentar el “poderoso mensaje del nacimiento del Hijo de Dios y sentir la esperanza y la paz que Él brinda al mundo. Nosotros, al igual que el Grinch, podemos ver la Navidad con nuevos ojos”.

El presidente Uchtdorf compartió la tradición de su familia de observar el Adviento de la Navidad. Los domingos por la tarde, en su familia encendían velas y leían pasajes de las Escrituras “centradas en Cristo”. 

Para evitar una actitud como la del Grinch hacia la Navidad y regresar al verdadero significado de la Navidad, el presidente Uchtdorf sugirió que tomásemos tiempo personal y como familias “para estudiar y reflexionar sobre el verdadero significado de la Navidad... Cuando nos preparamos para la Navidad meditando en su verdadero significado, nos preparamos para sentir al Cristo y Su mensaje”.

Compartió tres maneras en las que nos podemos preparar:

  • Regocijémonos en el nacimiento de nuestro Salvador.
  • Meditemos en Su influencia actual en nuestra vida.
  • Aguardemos anhelosamente Su venida.

Al hacer estas cosas y al buscar lo bueno de la época, “veremos esta época del año con nuevos ojos, tal vez incluso con los ojos de un niño”. Entonces, dijo, puede que nuestro corazón al igual que el corazón del Grinch, cambie si miramos más allá del mundanal aspecto de la Navidad y lleguemos a comprender y recentrarnos en el verdadero significado de la Navidad.