Necesitamos profetas vivientes


“Puesto que el Padre Celestial ama a Sus hijos, Él no los ha dejado caminar a través de esta vida mortal sin orientación ni consejo”.

—presidente Dieter F. Uchtdorf

Los miembros de la Iglesia en todo el mundo dan testimonio de profetas y apóstoles vivientes y hablan de las bendiciones de paz y esperanza que surgen de ese conocimiento. En el video, los miembros de la Iglesia cuentan experiencias en las cuales se fortaleció su fe en los profetas y a continuación dan testimonio de la realidad de los profetas y apóstoles de hoy en día.

“Puesto que el Padre Celestial ama a Sus hijos, Él no los ha dejado caminar a través de esta vida mortal sin orientación ni consejo”, dijo el presidente Dieter F. Uchtdorf. “…por esa razón nos exhorta tan fervientemente mediante Sus profetas. Así como nosotros queremos lo mejor para nuestros seres queridos, nuestro Padre Celestial desea lo mejor para nosotros”.

Los profetas y apóstoles que nos hablan hoy representan y llevan a cabo la voluntad del señor al guiar a Sus hijos en esta dispensación. El presidente Uchtdorf dijo: “Nuestro destino y el destino del mundo dependen de que escuchemos y hagamos caso a la palabra revelada de Dios a Sus hijos”. El presidente Uchtdorf hizo sus comentarios en el mensaje de la Primera Presidencia publicado en la revista de la Iglesia y en muchos idiomas en todo el mundo en marzo de 2012.