CAPÍTULO 2

Lehi lleva a su familia al desierto junto al Mar Rojo—Abandonan sus bienes—Lehi ofrece un sacrificio al Señor y enseña a sus hijos a guardar los mandamientos—Lamán y Lemuel murmuran contra su padre—Nefi es obediente y ora con fe; el Señor le habla y es escogido para gobernar a sus hermanos. Aproximadamente 600 a.C.

  Porque he aquí, aconteció que el Señor habló a mi padre, sí, aun en un sueño, y le dijo: Bendito eres tú, Lehi, por lo que has hecho; y porque has sido fiel, y has declarado a este pueblo las cosas que yo te mandé, he aquí, tratan de aquitarte la vida.

  Y sucedió que el Señor le amandó a mi padre, en un bsueño, que cpartiese para el desierto con su familia.

  Y aconteció que fue aobediente a la palabra del Señor; por tanto, hizo lo que el Señor le mandó.

  Y ocurrió que salió para el desierto; y abandonó su casa, y la tierra de su herencia, y su oro, su plata y sus objetos preciosos, y no llevó nada consigo, salvo a su familia, y provisiones y tiendas, y se adirigió al desierto.

  Y descendió por los contornos cerca de las riberas del aMar Rojo, y viajó por el desierto por los lados que están más próximos a este mar; y viajó por el desierto con su familia, integrada por Saríah, mi madre, y bLamán, Lemuel y Sam, mis hermanos mayores.

  Y aconteció que después de haber viajado tres días por el desierto, asentó su tienda en un avalle situado a la orilla de un río de agua.

  Y sucedió que erigió un aaltar de bpiedras y presentó una ofrenda al Señor, y dio cgracias al Señor nuestro Dios.

  Y al río que desaguaba en el Mar Rojo dio el nombre de Lamán; y el valle se extendía por las riberas del río y llegaba hasta cerca de su desembocadura.

  Y cuando mi padre vio que las aguas del río desembocaban en la fuente del Mar Rojo, habló a Lamán, diciendo: ¡Oh, si fueras semejante a este río, fluyendo continuamente en la fuente de toda rectitud!

 10  Y dijo también a Lemuel: ¡Oh, si fueras tú semejante a este valle, firme, constante e inmutable en guardar los mandamientos del Señor!

 11  Esto habló por causa de la dureza de cerviz de Lamán y Lemuel; pues he aquí, amurmuraban contra su bpadre en muchas cosas, porque era un hombre cvisionario, y los había sacado de la tierra de Jerusalén, abandonando la tierra de su herencia, y su oro, y su plata y sus objetos preciosos, para perecer en el desierto. Y decían que había hecho esto por motivo de las locas imaginaciones de su corazón.

 12  Y así era como Lamán y Lemuel, que eran los mayores, murmuraban en contra de su padre; y hacían esto porque no aconocían la manera de proceder de aquel Dios que los había creado.

 13  Ni creían tampoco que aquella gran ciudad de Jerusalén pudiera ser adestruida conforme a las palabras de los profetas; y eran semejantes a los judíos que estaban en Jerusalén, los cuales procuraban quitarle la vida a mi padre.

 14  Y aconteció que mi padre les habló en el valle de Lemuel con apoder, pues estaba lleno del Espíritu, al grado de que sus cuerpos btemblaron delante de él, y los confundió, de modo que no osaron hablar contra él; por tanto, hicieron lo que él les mandó.

 15  Y vivía mi padre en una tienda.

 16  Y sucedió que yo, Nefi, siendo muy joven todavía, aunque grande de estatura, y teniendo grandes deseos de conocer los amisterios de Dios, clamé por tanto al Señor; y he aquí que él me bvisitó y centerneció mi corazón, de modo que dcreí todas las palabras que mi epadre había hablado; así que no me rebelé en contra de él como lo habían hecho mis hermanos.

 17  Y le hablé a Sam, declarándole las cosas que el Señor me había manifestado por medio de su Santo Espíritu. Y aconteció que él creyó en mis palabras.

 18  Mas he aquí, Lamán y Lemuel no quisieron escuchar mis palabras; por lo que, aafligido por la dureza de sus corazones, rogué al Señor por ellos.

 19  Y aconteció que el Señor me habló, diciendo: Bendito eres tú, Nefi, a causa de tu afe, porque me has buscado diligentemente con humildad de corazón.

 20  Y según guardéis mis mandamientos, aprosperaréis y seréis conducidos a una btierra de promisión, sí, a una tierra que yo he preparado para vosotros, una tierra escogida sobre todas las demás.

 21  Y según se rebelen tus hermanos contra ti, serán aseparados de la presencia del Señor.

 22  Y según tú guardes mis mandamientos, serás puesto por agobernante y maestro sobre tus hermanos.

 23  Porque he aquí, el día en que se rebelaren contra mí, yo los amaldeciré con penosa maldición, y no tendrán ningún poder sobre tu posteridad, a menos que ella también se rebelare contra mí.

 24  Y si tu posteridad se rebelare contra mí, ellos les serán por aazote a tus descendientes, para bestimularlos a que se acuerden de mí.