CAPÍTULO 17

Efraín y Siria guerrean contra Judá—Cristo nacerá de una virgen—Compárese con Isaías 7. Aproximadamente 559—545 a.C.

  Y en los días de Acaz, hijo de Jotam, hijo de Uzías, rey de Judá, aconteció que Rezín, rey de Siria, y Peca, hijo de Remalías, rey de Israel, vinieron sobre Jerusalén para combatirla, mas no pudieron prevalecer contra ella.

  Y fue dado el aviso a la casa de David, diciendo: Siria se ha confederado con aEfraín. Y se le estremeció el corazón, y el corazón de su pueblo, como los árboles del bosque se sacuden con el viento.

  Entonces dijo el Señor a Isaías: Sal ahora a encontrar a Acaz, tú y tu hijo aSear-jasub, al extremo del conducto del estanque superior, por el camino del campo del lavador;

  y dile: Ten cuidado, y permanece tranquilo; no atemas, ni desfallezca tu corazón por estos dos cabos de tizón encendidos que humean, por causa de la furiosa ira de Rezín y de Siria, y del hijo de Remalías.

  Porque Siria, Efraín y el hijo de Remalías han tomado mal acuerdo contra ti, diciendo:

  Subamos contra Judá y hostiguémosla, y aabramos brecha en ella para nosotros, y pongámosle rey en su centro; sí, al hijo de Tabeel.

  Así dice el Señor Dios: No subsistirá ni acontecerá.

  Porque la cabeza de Siria es Damasco, y la cabeza de Damasco, Rezín; y dentro de sesenta y cinco años, Efraín será quebrantado hasta dejar de ser pueblo.

  Y la cabeza de Efraín es Samaria, y la cabeza de Samaria, el hijo de Remalías. Si ano creéis, de cierto no permaneceréis.

 10  Además, habló el Señor otra vez a Acaz, diciendo:

 11  Pide para ti una aseñal del Señor tu Dios; pídela ya sea abajo en lo profundo, o en lo alto arriba.

 12  Mas dijo Acaz: No pediré, ni atentaré al Señor.

 13  Y él respondió: Oíd ahora vosotros, ¡oh casa de David! ¿Es cosa pequeña para vosotros molestar a los hombres, que molestéis también a mi Dios?

 14  Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: He aquí que una avirgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre bEmanuel.

 15  Mantequilla y miel comerá, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno.

 16  Porque antes que el aniño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra que tú aborreces será abandonada de sus bdos reyes.

 17  El Señor atraerá sobre ti, sobre tu pueblo y sobre la casa de tu padre, días cuales nunca han venido desde el día en que bEfraín se apartó de Judá, esto es, al rey de Asiria.

 18  Y acontecerá que en aquel día el Señor asilbará a la mosca que está en la parte lejana de Egipto, y a la abeja que se halla en la tierra de Asiria.

 19  Y vendrán y se establecerán todas en los valles desolados, y en las hendiduras de las rocas, y en todo zarzal y en toda mata.

 20  En aquel día aafeitará el Señor con navaja alquilada, por los de la otra parte del río, por el brey de Asiria, la cabeza y pelos de los pies; y también raerá la barba.

 21  Y acontecerá en aquel día que un hombre acriará una vaca y dos ovejas;

 22  y acontecerá que por la abundancia de leche que ellas darán, comerá mantequilla; porque mantequilla y miel comerán todos los que permanecieren en la tierra.

 23  Y sucederá que en aquel día, todo lugar en donde había mil vides que valían mil siclos de aplata, se quedará para cardos y espinas.

 24  Con flechas y arcos los hombres entrarán allá, porque toda la tierra será cardos y espinas.

 25  Y a todos los collados que fueren cavados con azada, no llegarán por temor a los cardos y espinas, mas serán para pasto de bueyes y para ser pisados de ganado amenor.