CAPÍTULO 2

La redención viene por medio del Santo Mesías—La libertad para escoger (el albedrío) es esencial para la existencia y el progreso—Adán cayó para que los hombres existiesen—Los hombres son libres para escoger la libertad y la vida eterna. Aproximadamente 588—570 a.C.

  Y ahora, Jacob, te hablo a ti: Tú eres mi aprimer hijo nacido en los días de mi tribulación en el desierto. Y he aquí, tú has padecido aflicciones y mucho pesar en tu infancia a causa de la rudeza de tus hermanos.

  No obstante, Jacob, mi primer hijo nacido en el desierto, tú conoces la grandeza de Dios; y él consagrará tus aflicciones para tu provecho.

  Por consiguiente, tu alma será bendecida, y vivirás en seguridad con tu hermano Nefi; y tus días se emplearán al servicio de tu Dios. Por tanto, yo sé que tú estás redimido a causa de la justicia de tu Redentor; porque has visto que en la plenitud de los tiempos él vendrá para traer la salvación a los hombres.

  Y en tu juventud has avisto su gloria; por lo tanto, bienaventurado eres, así como lo serán aquellos a favor de quienes él ejercerá su ministerio en la carne; porque el Espíritu es el mismo, ayer, hoy y para siempre. Y la vía está preparada desde la caída del hombre, y la salvación es bgratuita.

  Y los hombres son suficientemente instruidos para adiscernir el bien del mal; y la ley es dada a los hombres. Y por la ley ninguna carne se bjustifica, o sea, por la ley los hombres son cdesarraigados. Sí, por la ley temporal fueron desterrados; y también por la ley espiritual perecen en cuanto a lo que es bueno, y llegan a ser desdichados para siempre.

  Por tanto, la aredención viene en el Santo bMesías y por medio de él, porque él es lleno de cgracia y de verdad.

  He aquí, él se ofrece a sí mismo en asacrificio por el pecado, para satisfacer las demandas de la ley, por todos los de corazón quebrantado y de espíritu contrito; y por nadie más se pueden satisfacer las bdemandas de la ley.

  Por lo tanto, cuán grande es la importancia de dar a conocer estas cosas a los habitantes de la tierra, para que sepan que ninguna carne puede morar en la presencia de Dios, asino por medio de los méritos, y misericordia, y gracia del Santo Mesías, quien da su vida, según la carne, y la vuelve a tomar por el poder del Espíritu, para efectuar la bresurrección de los muertos, siendo el primero que ha de resucitar.

  De manera que él es las primicias para Dios, pues él aintercederá por todos los hijos de los hombres; y los que crean en él serán salvos.

 10  Y por motivo de la intercesión hecha por atodos, todos los hombres vienen a Dios; de modo que comparecen ante su presencia para que él los bjuzgue de acuerdo con la verdad y csantidad que hay en él. Por tanto, los fines de la ley que el Santo ha dado, para la imposición del castigo que se ha fijado, el cual castigo que se ha fijado se halla en oposición a la felicidad que se ha fijado, para cumplir los fines de la dexpiación;

 11  porque es preciso que haya una aoposición en todas las cosas. Pues de otro modo, mi primer hijo nacido en el desierto, no se podría llevar a efecto la rectitud ni la iniquidad, ni tampoco la santidad ni la miseria, ni el bien ni el mal. De modo que todas las cosas necesariamente serían un solo conjunto; por tanto, si fuese un solo cuerpo, habría de permanecer como muerto, no teniendo ni vida ni muerte, ni corrupción ni incorrupción, ni felicidad ni miseria, ni sensibilidad ni insensibilidad.

 12  Por lo tanto, tendría que haber sido creado en vano; de modo que no habría habido ningún aobjeto en su creación. Esto, pues, habría destruido la sabiduría de Dios y sus eternos designios, y también el poder, y la misericordia, y la bjusticia de Dios.

 13  Y si decís que ano hay ley, decís también que no hay pecado. Si decís que no hay pecado, decís también que no hay rectitud. Y si no hay rectitud, no hay felicidad. Y si no hay rectitud ni felicidad, tampoco hay castigo ni miseria. Y si estas cosas no existen, Dios bno existe. Y si no hay Dios, nosotros no existimos, ni la tierra; porque no habría habido creación de cosas, ni para actuar ni para que se actúe sobre ellas; por consiguiente, todo se habría desvanecido.

 14  Y ahora bien, hijos míos, os hablo estas cosas para vuestro provecho e instrucción; porque hay un Dios, y él ha acreado todas las cosas, tanto los cielos como la tierra y todo cuanto en ellos hay; tanto las cosas que actúan como aquéllas sobre las cuales se bactúa.

 15  Y para realizar sus eternos adesignios en cuanto al objeto del hombre, después que hubo creado a nuestros primeros padres, y los animales del campo, y las aves del cielo, y en fin, todas las cosas que se han creado, era menester una oposición; sí, el bfruto cprohibido en oposición al dárbol de la vida, siendo dulce el uno y amargo el otro.

 16  Por lo tanto, el Señor Dios le concedió al hombre que aobrara por sí mismo. De modo que el hombre no podía actuar por sí a menos que lo batrajera lo uno o lo otro.

 17  Y yo, Lehi, de acuerdo con las cosas que he leído, debo suponer que un aángel de Dios había bcaído del cielo, según lo que está escrito; por tanto, se convirtió en un cdiablo, habiendo procurado lo malo ante Dios.

 18  Y porque había caído del cielo, y llegado a ser miserable para siempre, aprocuró igualmente la miseria de todo el género humano. Por tanto, dijo a bEva, sí, esa antigua serpiente, que es el diablo, el padre de todas las cmentiras, así le dijo: Come del fruto prohibido, y no morirás, sino que serás como Dios, dconociendo el bien y el mal.

 19  Y después que Adán y Eva hubieron acomido del fruto prohibido, fueron echados del jardín de bEdén, para cultivar la tierra.

 20  Y tuvieron hijos, sí, la afamilia de toda la tierra.

 21  Y los días de los hijos de los ahombres fueron prolongados, según la voluntad de Dios, para que se barrepintiesen mientras se hallaran en la carne; por lo tanto, su estado llegó a ser un estado de cprobación, y su tiempo fue prolongado, conforme a los mandamientos que el Señor Dios dio a los hijos de los hombres. Porque él dio el mandamiento de que todos los hombres se arrepintieran; pues mostró a todos los hombres que estaban dperdidos a causa de la transgresión de sus padres.

 22  Pues, he aquí, si Adán no hubiese transgredido, no habría caído, sino que habría permanecido en el jardín de Edén. Y todas las cosas que fueron creadas habrían permanecido en el mismo estado en que se hallaban después de ser creadas; y habrían permanecido para siempre, sin tener fin.

 23  Y no hubieran tenido ahijos; por consiguiente, habrían permanecido en un estado de inocencia, sin sentir gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado.

 24  Pero he aquí, todas las cosas han sido hechas según la sabiduría de aquel que todo lo asabe.

 25  aAdán bcayó para que los hombres existiesen; y cexisten los hombres para que tengan dgozo.

 26  Y el aMesías vendrá en la plenitud de los tiempos, a fin de bredimir a los hijos de los hombres de la caída. Y porque son redimidos de la caída, han llegado a quedar clibres para siempre, discerniendo el bien del mal, para actuar por sí mismos, y no para que se actúe sobre ellos, a menos que sea por el castigo de la dley en el grande y último día, según los mandamientos que Dios ha dado.

 27  Así pues, los hombres son alibres según la carne; y les son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres para bescoger la libertad y la vida ceterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo; pues él busca que todos los hombres sean miserables como él.

 28  Y ahora bien, hijos míos, quisiera que confiaseis en el gran aMediador y que escuchaseis sus grandes mandamientos; y sed fieles a sus palabras y escoged la vida eterna, según la voluntad de su Santo Espíritu;

 29  y no escojáis la muerte eterna según el deseo de la carne y la iniquidad que hay en ella, que da al espíritu del diablo el poder de acautivar, de hundiros en el binfierno, a fin de poder reinar sobre vosotros en su propio reino.

 30  Os he hablado estas pocas palabras a todos vosotros, hijos míos, en los últimos días de mi probación; y he escogido la buena parte, según las palabras del profeta. Y no tengo ninguna otra intención sino el eterno bienestar de vuestras almas. Amén.