CAPÍTULO 3

José, en Egipto, vio a los nefitas en visión—Profetizó en cuanto a José Smith, el vidente de los últimos días; en cuanto a Moisés, que libraría a Israel; y en cuanto al advenimiento del Libro de Mormón. Aproximadamente 588—570 a.C.

  Y ahora te hablo a ti, José, mi apostrer hijo. Tú naciste en el desierto de mis aflicciones; sí, tu madre te dio a luz en la época de mis mayores angustias.

  Y el Señor te consagre también a ti esta atierra, la cual es una tierra tan preciosa, por herencia tuya y la herencia de tu posteridad con tus hermanos, para vuestra seguridad perpetua, si es que guardáis los mandamientos del Santo de Israel.

  Y ahora bien, José, mi último hijo, a quien he traído del desierto de mis aflicciones, el Señor te bendiga para siempre, porque tu posteridad no será enteramente adestruida.

  Porque he aquí, tú eres el fruto de mis lomos; y yo soy descendiente de aJosé que fue llevado bcautivo a Egipto. Y grandes fueron los convenios que el Señor hizo con José.

  Por lo tanto, José realmente avio nuestro día. Y recibió del Señor la promesa de que del fruto de sus lomos el Señor Dios levantaría una brama cjusta a la casa de Israel; no el Mesías, sino una rama que iba a ser desgajada, mas no obstante, sería recordada en los convenios del Señor de que el dMesías sería manifestado a ellos en los últimos días, con el espíritu de poder, para sacarlos de las etinieblas a la luz; sí, de la obscuridad oculta y del cautiverio a la libertad.

  Porque José en verdad testificó diciendo: El Señor mi Dios levantará a un avidente, el cual será un vidente escogido para los del fruto de mis blomos.

  Sí, José verdaderamente dijo: Así me dice el Señor: Levantaré a un avidente escogido del fruto de tus lomos, y será altamente estimado entre los de tu simiente. Y a él daré el mandamiento de que efectúe una obra para el fruto de tus lomos, sus hermanos, la cual será de mucho valor para ellos, aun para llevarlos al conocimiento de los convenios que yo he hecho con tus padres.

  Y le daré el mandamiento de que ano haga ninguna otra obra, sino la que yo le mande. Y lo haré grande a mis ojos, porque ejecutará mi obra.

  Y será grande como aMoisés, de quien dije que os lo levantaría para blibrar a mi pueblo, ¡oh casa de Israel!

 10  Y levantaré a Moisés para librar a tu pueblo de la tierra de Egipto.

 11  Pero del fruto de tus lomos levantaré a un vidente, y a él daré apoder para llevar mi palabra a los de tu descendencia; y no solamente para llevarles mi palabra, dice el Señor, sino para convencerlos de mi palabra que ya se habrá declarado entre ellos.

 12  Por lo tanto, el fruto de tus lomos aescribirá, y el fruto de los lomos de bJudá cescribirá; y lo que escriba el fruto de tus lomos, y también lo que escriba el fruto de los lomos de Judá, crecerán juntamente para dconfundir las falsas doctrinas, y poner fin a las contenciones, y establecer la paz entre los del fruto de tus lomos, y ellevarlos al fconocimiento de sus padres en los postreros días, y también al conocimiento de mis convenios, dice el Señor.

 13  Y de la debilidad él será hecho fuerte, el día en que mi obra empiece entre todo mi pueblo para restaurarte, oh casa de Israel, dice el Señor.

 14  Y así profetizó José, diciendo: He aquí, el Señor bendecirá a ese vidente, y los que traten de destruirlo serán confundidos; porque se cumplirá esta promesa que he recibido del Señor tocante al fruto de mis lomos. He aquí, estoy seguro del cumplimiento de esta promesa;

 15  y su anombre será igual que el mío; y será igual que el bnombre de su padre. Y será semejante a mí, porque aquello que el Señor lleve a efecto por su mano, por el poder del Señor, guiará a mi pueblo a la salvación.

 16  Sí, José así profetizó: Estoy seguro de esto, así como estoy seguro de la promesa de Moisés; porque el Señor me ha dicho: aPreservaré a tu descendencia para siempre.

 17  Y ha dicho el Señor: Levantaré a un Moisés; y le daré poder en una vara, y le daré prudencia para escribir. Mas no desataré su lengua para que hable mucho, porque no lo haré grande en cuanto a la palabra. Pero le aescribiré mi ley, con el dedo de mi propia mano, y prepararé a un bportavoz para él.

 18  Y también me dijo el Señor: Levantaré a uno para el fruto de tus lomos, y prepararé para él un portavoz. Y he aquí, le concederé que escriba la escritura del fruto de tus lomos, para el fruto de tus lomos; y el portavoz de tus lomos la declarará.

 19  Y las palabras que él escriba serán las que yo en mi sabiduría juzgue conveniente que lleguen al fruto de tus lomos; y será como si los del afruto de tus lomos les hubiesen clamado bdesde el polvo, porque conozco su fe.

 20  Y aclamarán desde el polvo; sí, el arrepentimiento a sus hermanos, sí, aun después de haber pasado sobre ellos muchas generaciones. Y sucederá que su clamor saldrá, sí, según la sencillez de sus palabras.

 21  A causa de su fe sus apalabras saldrán de mi boca a sus hermanos, que son el fruto de tus lomos; y la debilidad de sus palabras yo fortaleceré en su fe, a fin de que recuerden mi convenio que hice con tus padres.

 22  Y ahora bien, he aquí, mi hijo José, así fue como aprofetizó mi padre de antaño.

 23  Por lo tanto, bendito eres por causa de este convenio; porque tus descendientes no serán destruidos, pues escucharán las palabras del libro.

 24  Y se levantará entre ellos uno poderoso que efectuará mucho bien, tanto en palabras como en obras, siendo un instrumento en las manos de Dios, con gran fe, para obrar potentes maravillas y realizar aquello que es grande a la vista de Dios, para efectuar mucha restauración a la casa de Israel y a la posteridad de tus hermanos.

 25  Y ahora bien, bendito eres tú, José. He aquí, eres pequeño; escucha, por tanto, las palabras de tu hermano Nefi, y será hecho contigo de conformidad con las palabras que he hablado. Recuerda las palabras de tu padre, que está para morir. Amén.