TERCER NEFI EL LIBRO DE NEFI HIJO DE NEFI, QUE ERA HIJO DE HELAMÁN

CAPÍTULO 23

Jesús aprueba las palabras de Isaías—Manda al pueblo que escudriñe los profetas—Se agregan a los anales de ellos las palabras de Samuel el Lamanita concernientes a la Resurrección. Aproximadamente 34 d.C.

  Y he aquí, ahora os digo que debéis aescudriñar estas cosas. Sí, un mandamiento os doy de que escudriñéis estas cosas diligentemente, porque grandes son las palabras de bIsaías.

  Pues él ciertamente habló en lo que respecta a todas las cosas concernientes a mi pueblo que es de la casa de Israel; por tanto, es menester que él hable también a los gentiles.

  Y todas las cosas que habló se han cumplido, y se acumplirán, de conformidad con las palabras que habló.

  Por tanto, escuchad mis palabras; escribid las cosas que os he dicho; y de acuerdo con el tiempo y la voluntad del Padre, irán a los gentiles.

  Y quienes escuchen mis palabras, y se arrepientan y sean bautizados, se salvarán. Escudriñad los aprofetas, porque muchos son los que testifican de estas cosas.

  Y aconteció que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, les volvió a hablar, después que les hubo explicado todas las Escrituras que habían recibido, y les dijo: He aquí, quisiera que escribieseis otras Escrituras que no tenéis.

  Y aconteció que dijo a Nefi: Trae los anales que habéis llevado.

  Y cuando Nefi llevó los anales, y los puso ante él, Jesús los miró y dijo:

  En verdad os digo que yo mandé a mi siervo, aSamuel el Lamanita, que testificara a este pueblo que el día en que el Padre glorificara su nombre en mí habría bmuchos csantos que se dlevantarían de entre los muertos, y aparecerían a muchos, y les ministrarían. Y les dijo: ¿No fue así?

 10  Y sus discípulos le contestaron, y dijeron: Sí, Señor, Samuel profetizó según tus palabras, y todas se cumplieron.

 11  Y Jesús les dijo: ¿Por qué no habéis escrito esto, que muchos santos se levantaron, y se aparecieron a muchos, y les ministraron?

 12  Y sucedió que Nefi se acordó de que aquello no se había escrito.

 13  Y acaeció que Jesús mandó que se escribiera; de modo que se escribió, de acuerdo con lo que él mandó.

 14  Y aconteció que cuando Jesús hubo aexplicado en una todas las Escrituras que ellos habían escrito, les mandó que enseñaran las cosas que él les había explicado.