TERCER NEFI EL LIBRO DE NEFI HIJO DE NEFI, QUE ERA HIJO DE HELAMÁN

CAPÍTULO 26

Jesús explica todas las cosas desde el principio hasta el fin—Los niños, aun los más pequeñitos, hablan cosas maravillosas que no se pueden escribir—Los de la Iglesia de Cristo tienen todas las cosas en común. Aproximadamente 34 d.C.

  Y acaeció que cuando Jesús hubo declarado estas cosas, las explicó a la multitud; y les explicó todas las cosas, grandes así como pequeñas.

  Y dijo: aEstas Escrituras que no habíais tenido con vosotros, el Padre mandó que yo os las diera; porque en su sabiduría dispuso que se dieran a las generaciones futuras.

  Y les explicó todas las cosas, aun desde el principio hasta la época en que él viniera en su agloria; sí, todas las cosas que habrían de suceder sobre la faz de la tierra, hasta que los belementos se derritieran con calor abrasador, y la tierra se cplegara como un rollo, y pasaran los cielos y la tierra;

  y hasta el agrande y postrer día en que todos los pueblos, y todas las familias, y todas las naciones y lenguas bcomparezcan ante Dios para ser juzgados por sus obras, ya fueren buenas o malas;

  si fueren buenas, a la aresurrección de vida eterna; y si fueren malas, a la resurrección de condenación; por lo que constituyen un paralelo, lo uno por un lado y lo otro por el otro, según la misericordia, y la bjusticia, y la santidad que hay en Cristo, el cual existía desde cantes del principio del mundo.

  Y ahora bien, no puede escribirse en este libro ni la acentésima parte de las cosas que Jesús verdaderamente enseñó al pueblo;

  pero he aquí, las aplanchas de Nefi contienen la mayor parte de las cosas que enseñó al pueblo.

  Y he escrito estas cosas, que son la menor parte de lo que enseñó al pueblo; y las he escrito con objeto de que nuevamente lleguen ade los gentiles a este pueblo, según las palabras que Jesús ha hablado.

  Y cuando hayan recibido esto, que conviene que obtengan primero para probar su fe, y si sucede que creen estas cosas, entonces les serán manifestadas las cosas amayores.

 10  Y si sucede que no creen estas cosas, entonces les serán aretenidas las cosas mayores, para su condenación.

 11  He aquí, estaba a punto de escribirlas, cuantas se grabaron sobre las planchas de Nefi, pero el Señor lo prohibió, diciendo: Pondré a aprueba la fe de mi pueblo.

 12  Por lo que, yo, Mormón, escribo las cosas que el Señor me ha mandado. Y ahora yo, Mormón, concluyo mis palabras, y procedo a escribir las cosas que se me han mandado.

 13  Por tanto, quisiera que entendieseis que el Señor verdaderamente enseñó al pueblo por el espacio de tres días; y tras esto, se les amanifestaba con frecuencia, y partía bpan a menudo, y lo bendecía, y se lo daba.

 14  Y sucedió que enseñó y ministró a los aniños de la multitud de que se ha hablado; y bsoltó la lengua de ellos, y declararon cosas grandes y maravillosas a sus padres, mayores aún que las que él había revelado al pueblo; y desató la lengua de ellos de modo que pudieron expresarse.

 15  Y aconteció que después que hubo ascendido al cielo —la segunda vez que se había manifestado a ellos, y había vuelto al Padre, después de haber asanado a todos sus enfermos y sus cojos, y abierto los ojos de sus ciegos, y destapado los oídos de los sordos, y aun había efectuado toda clase de sanidades entre ellos, y resucitado a un hombre de entre los muertos, y manifestado a ellos su poder, y ascendido al Padre—,

 16  he aquí, sucedió que al día siguiente se reunió la multitud, y oyó y vio a estos niños; sí, aun los más apequeñitos abrieron su boca y hablaron cosas maravillosas; y las cosas que dijeron, se prohibió que hombre alguno las escribiera.

 17  Y aconteció que los adiscípulos que Jesús había escogido empezaron desde entonces a bbautizar y enseñar a cuantos venían a ellos; y cuantos se bautizaron en el nombre de Jesús fueron llenos del Espíritu Santo.

 18  Y muchos de ellos vieron y oyeron cosas indecibles, que ano es lícito escribir.

 19  Y enseñaron y se ministraron el uno al otro; y tenían atodas las cosas en bcomún, todo hombre obrando en justicia uno con otro.

 20  Y sucedió que hicieron todas las cosas, así como Jesús se lo había mandado.

 21  Y los que fueron bautizados en el nombre de Jesús, fueron llamados la aiglesia de Cristo.