CAPÍTULO 3

Los élderes ordenan presbíteros y maestros mediante la imposición de manos. Aproximadamente 401—421 d.C.

  La forma en que los discípulos, que eran llamados los aélderes de la iglesia, bordenaban presbíteros y maestros:

  Después de haber orado al Padre en el nombre de Cristo, les imponían las manos, y decían:

  En el nombre de Jesucristo, te ordeno para que seas presbítero (o si fuera maestro, te ordeno para que seas maestro) para predicar el arrepentimiento y la aremisión de pecados, por medio de Jesucristo, mediante la perseverancia en la fe en su nombre hasta el fin. Amén.

  Y de este modo aordenaban presbíteros y maestros, según los bdones y llamamientos de Dios a los hombres; y los ordenaban por el cpoder del Espíritu Santo que había en ellos.